Perlas de los Profetas #19 – Terumah (1 Reyes 5:12[26]-6:13)

En este episodio de, Perlas de los Profetas #19 – Terumah (1 Reyes 5:12[26]-6:13) Nehemia Gordon y Keith Johnson proporcionan volúmenes de información contextual sobre esta aparentemente sencilla parte de “Cómo construir un templo”. Aprenderemos la importancia de la fecha de “480 años” dada en este pasaje, que el trabajo forzado usado para construir el Templo de Salomón se compara favorablemente con las prácticas modernas, y cómo el colorido de las “piedras de cantería” embelleció el Templo.

Gordon ofrece una razón política por la que la palabra cananea “Ziv” puede haber sido usada aquí. Aprendemos la palabra de la semana – “d’veer” (dalet-bet-yod-reish) – y su conexión con el mundo de los insectos. Mientras que la palabra “cantera” no aparece en el texto hebreo, Gordon nos dice lo que el texto dice y nos da una fascinante historia de las leyendas que los rabinos han hilado sobre un shamir, – un mítico gusano que hace una cantera innecesariamente. Aprenderemos cómo las leyendas asociadas a este gusano llevaron a los fariseos a suponer que Yeshua había aprovechado el poder de los demonios. Para terminar, Gordon oró para que los oyentes encontraran todo el conocimiento en la palabra de Dios y se presentaran ante él con la verdad.

Las Perlas de los Profetas #19 – Terumah (1 Reyes 5:12 [26] – 6:13)

Estás escuchando Las Perlas de los Profetas con Nehemia Gordon y Keith Johnson. Gracias por apoyar a la la Fundación Hebrea Makor de Nehemia Gordon. Más información en ElMurodeNehemia.com.

Nehemia: ¡Las Perlas de los Profetas! Conoce a los profetas. Son personas que han salido de la historia. Nehemia y Keith, están buscando Las Perlas de los Profetas. Algún día, tal vez Keith gane la batalla y Nehemia vea la luz. Las Perlas de los Profetas, tienen un tiempo de Yehovah, un tiempo de Yehovah; tienen un tiempo de Las Perlas de los Profetas. ¡Wilma!

Keith: Bien, damas y caballeros, esa fue la introducción del único e inigualable Nehemia Gordon, que ha hecho una introducción original a Las Perlas de los Profetas. Aquí vamos, Nehemia.

Nehemia: Mira, admite a la gente que esta fue tu idea, Keith.

Keith: No, no. Escucha, si se te ocurre algo original. Vamos a estar en la tierra de Israel aquí en las próximas semanas. Después de eso, volveremos a nuestras buenas y anticuadas presentaciones. Pero mientras tanto, hemos tenido que hacer algunas cosas en diferentes lugares. Has hecho las últimas presentaciones, que creo que ¿pasaron de la Guerra de las Galaxias a…?

Nehemia: Star Trek.

Keith: A Star Trek.

Nehemia: Oh, debería hacer Star Wars. Es una gran idea.

Keith: A Los Picapiedras. No puedo esperar hasta la próxima semana. Literalmente no puedo esperar hasta la semana que viene. Nehemia, ¿qué vas a hacer?

Nehemia: Ya lo verás.

Keith: ¿Qué vas a hacer la semana que viene? Hazme un favor, sea lo que sea lo que se te ocurra, asegúrate de escuchar el tema musical.

Nehemia: No ayudará.

Keith: ¿Dónde estás? ¿Dónde estoy? Estoy al otro lado de la tierra. Este es nuestro tercer intento de grabación. ¿Por qué estamos en nuestro tercer intento? Porque estamos en una pequeña lucha. Digamos que estamos en una situación delicada. Estoy en una situación sensible en la que a veces las cosas no… No somos capaces de decir todo lo que queremos decir. Por supuesto, ¿dónde estás, Nehemia? Sólo quiero ser claro. ¿Dónde estás?

Nehemia: Soy el judío errante de San Antonio, Texas.

Keith: Pero estabas viviendo en San Antonio, Texas. ¿Dónde estás?

Nehemia: Estoy en un hotel.

Keith: Ha pasado algo. ¿Qué ha pasado?

Nehemia: Así que algunas personas realmente maravillosas me hospedaron, y yo estaba en Washington y descubrí, cuando estaba en Washington, que había algunos problemas en la casa donde me estaba quedando, y ahora está bajo reparaciones. Así que volví y no había espacio en la posada para que pudiera recostar la cabeza, así que tuve que ir al Best Western.

Keith: Bien, entonces estás en el Best Western. Rompiste algo en la casa.

Nehemia: No, no he roto nada. Ni siquiera estaba en el estado.

Keith: He estado contigo varias veces en casas, te lo digo. Sólo estoy bromeando. Bueno, escucha, y acabo de volver. Con suerte, si estás escuchando esto ahora mismo, he vuelto a salvo a la ciudad más poblada del mundo, donde algunas puertas se están abriendo. No puedo esperar para estar con ustedes cara a cara, Nehemia, en la Tierra de Israel, donde podemos hablar de ello, basado en sus experiencias y las mías. Estoy deseando que llegue el momento. Pero amigos, deben saber que estamos grabando esta semana y la próxima con la esperanza de que nos encontremos cara a cara en Bubby Dina’s. Así es, amigos, vamos a traer Las Perlas de los Profetas, grabando desde la Tierra de los Profetas en un lugar al que no puedo esperar a llegar.

Nehemia: En vivo desde Jerusalén, Israel.

Keith: Estamos en vivo desde Jerusalén, Israel. Creo que vamos a tomar una motocicleta por allí. Una vez que lleguemos allí, vamos a intentar grabar tantos como sea posible cara a cara porque nuestros horarios de viaje, y la logística, y la tecnología han sido horribles. Tenemos algunos lugares en los que vamos a estar en los próximos meses, en los que no estamos seguros de quién va a estar dónde, y es muy difícil hacerlo. Así que la puerta se ha abierto. Vamos a estar en la Tierra de los Profetas, y vamos a necesitar su ayuda. ¿Puedo decir esto ahora mismo, Nehemia?

Nehemia: Sí.

Keith: Vamos a necesitar la ayuda de la gente porque cuando hagamos esto, obviamente vamos a hacer todo esto. Ahora, vamos a estar preparados porque hemos leído… Estoy leyendo y estudiando y preparándome. Pero voy a pedirle a la gente aún más durante las próximas semanas, cuando los grabemos en marzo, que la gente haga un trabajo con nosotros antes de tiempo. Que empiecen a mirar las secciones que vamos a grabar y a rellenar los huecos donde podamos haberlos pasado por alto. Trae algo de perspectiva. Comente nuestras páginas, ElMurodeNehemia.com, bfainternational.com, y dé sus comentarios sobre estas Perlas de los Profetas. Así que esto cambia el juego. Es un poco diferente de lo que esperábamos, pero creo que es algo emocionante. Así que veamos si podemos grabar esta semana, Nehemia.

Nehemia: Sí.

Keith: En realidad estamos en una gran sección en 1 Reyes capítulo 5 versos 26 a 1 Reyes capítulo 6 versículo 13. Nuestros compañeros de Las Perlas de los Profetas, que son los dos sirvientes de El Elyon, Yehovah El Elyon. No les gusta tener su nombre… pero han sido increíbles. Nos han estado apoyando. De hecho han apoyado… se han convertido en Socios de Las Perlas de los Profetas para cuatro o cinco de estas secciones. Así que esta, sólo quiero decirles, ellos saben quiénes son, muchas gracias por apoyarnos. Como pueden ver, es un desafío. Nehemia está actualmente en un hotel. Estoy al otro lado de la tierra habiendo regresado de África, y los latidos siguen llegando. Así que gracias a nuestros Socios de Las Perlas de los Profetas. Vamos a saltar, Nehemia, 1 Reyes capítulo 5 versículo 26.

Nehemia: Sí. Así que estamos aquí en la sección de Las Perlas de los Profetas que corresponde a la porción de la Torá de Terumah. La porción de la Torá es del Éxodo 25:1 al 27:19. La porción del Profeta es 1 Reyes 5:26 hasta 6:13.

Keith: ¿Cuál es la conexión que ves ahí? Cuando lees eso, ¿es este uno de esos chistes? Quiero decir, ¿está bastante claro?

Nehemia: Sí, está bastante claro. Así que en Éxodo 25, tenemos la construcción del Tabernáculo, y en 1 Reyes 5:26 a 6:13 tenemos la construcción del Templo. Está bastante claro, sí. Increíble.

Keith: Muy bien. Ahora, quiero hacerte una pregunta. Básicamente, si la gente mira 1 Reyes 5:26, ¿dónde se abre para ti?

Nehemia: 1 Reyes capítulo 5, veamos. ¿Tendrías diferentes números de versículos en tu Biblia en inglés?

Keith: De acuerdo. Veremos, aquí en 1 Reyes, termina en verso…

Nehemia: Tienes 5:26 en el…

Keith: Dice…

Nehemia: ¡Oh, ya veo!

Keith: Sí.

Nehemia: Así que tienes diferentes… ¡Vaya! Están muy equivocados, chicos.

Keith: Sí.

Nehemia: Así que ese es el verso 12 en el inglés. Vale. No lo sabía. 1 Reyes 5:12 en inglés, sí.

Keith: ¿Es 1 Reyes 5:12 en inglés?

Nehemia: Sí. Lees la sección correcta, ¿verdad?

Keith: Sí. Definitivamente. No hay duda de eso. Lo que iba a decir que era interesante es que cuando dice 5:26 para nosotros – y sólo estoy mirando aquí, estoy leyendo, amigos, en mi fiel versión NIV. ¿Por qué me gusta la NIV? Porque es muy buena en cuanto a lenguaje moderno; no lo hace tan bien como siempre, coincidiendo con la intención original de las Escrituras. Pero soy capaz de ir y venir. Así que, en términos de comunicación, me encanta la forma en que la versión NIV usa el idioma inglés, que es, chico, podría darte una historia. No lo haré.

Pero como mencioné, cuando abrí la Biblia hebrea, obviamente es un poco diferente. Ahora, Nehemia, muy rápido, cuando ves tu Biblia hebrea, dice 5:26. Ahora bien, ¿tienes la capacidad – creo que la tienes con el ordenador – de ver la diferencia entre dónde se abre la Biblia hebrea para esta sección y dónde se abre la Biblia en inglés? Así que el versículo en inglés es muy claro…

Nehemia: 1 Reyes 5:12.

Keith: Lo cual es realmente interesante. En la versión NIV está en medio de un párrafo. Así que la sección se abre en medio de un párrafo en mi Biblia inglesa. Pero para ti, comienza como…

Nehemia: Oh, ¿es la mitad de un párrafo?

Keith: Sí.

Nehemia: Bueno, comienza, “Y Yehovah dio sabiduría a Salomón”, a Shlomo, “como le había hablado, y hubo paz entre Hiram y entre Shlomo, e hicieron un pacto entre ellos”.

Keith: De acuerdo. Increíble.

Nehemia: Así es como empieza, 1 Reyes 5:26, que son las 5:12 en inglés.

Keith: 5:12 en inglés, así que hay muchos versos en los que nos vamos, amigos, tengan paciencia mientras pasamos por aquí. “El Rey Salomón reclutó trabajadores de todo Israel”.

Nehemia: Nuestros versos están apagados; nuestro sonido está apagado porque estás en…

Keith: Sí, el tiempo se ha acabado. Estoy un día por delante de ti. Es curioso que cuando intentábamos organizar esto, Nehemia dijo: “Nos reuniremos el día 13”. Así que, por supuesto, estaba listo el día 13, que resulta ser ayer, pero ahora es el 14. El tiempo se ha acabado. Estás en… No sé dónde estás.

Nehemia: Estoy en América. En América, sólo conocen su propio tiempo.

Keith: Tengo que decirte algo sobre eso. Todos los días cuando me levanto por la mañana, bajo, hay un calendario delante de mí cuando salgo, preparándome para salir a la lluvia o donde sea. El calendario hace dos cosas. Muestra qué hora es según el calendario gregoriano, y luego dice que es la hora que es según el calendario lunar. Así que cada día en esta parte de China…

Nehemia: Por lunar, ¿te refieres al calendario judío?

Keith: La luna, bueno, puedes llamarla el calendario judío.

Nehemia: Es un calendario lunar usado por los chinos, ¿quieres decir, no el bíblico?

Keith: Sí, el calendario lunar usado por los chinos. Por supuesto que sí.

Nehemia: Oh, está bien.

Keith: Cuando sales ves ambas fechas, y es realmente interesante porque cada día me enfrento al hecho de que aquí reconocen ambas fechas. Chico, ojalá pudiera… No los aburriré con todo eso, pero hay algunas cosas realmente emocionantes sobre lo que llamo las vistas, los sonidos, los olores de lo que a veces siento cuando estoy leyendo las Escrituras o las cosas que he aprendido sobre el tiempo de Dios en los últimos años. Ahora, para ver cómo aquí, en esta cultura, de acuerdo con el ciclo lunar – y aquí cuentan los días basados en el antiguo Papa Gregorio y cuentan los días basados en el ciclo de la luna. Pienso que, para mí, cuando veo eso, estoy como, “Vaya, eso es algo interesante”.

Pero de todos modos, volviendo a la cuestión de las fechas y las horas y cómo estamos confundidos de un lado a otro y tenemos los versos de un lado a otro.

Nehemia: Es interesante que hayas mencionado que hay un doble… ¿Hiciste eso a propósito? ¿Porque quieres hablar del capítulo 6, versículo 1?

Keith: Sí.

Nehemia: Oh… Keith, ¿puedes guardar eso hasta que lleguemos a las 6:1?

Keith: Estoy intentando que te detengas y no… Es muy interesante.

Nehemia: Estamos en las 5:26, que tú llamas 5:12.

Keith: Exactamente. ¿Estáis listos?

Nehemia: Hagámoslo.

Keith: “Los envió al Líbano en turnos de diez mil al mes”. ¿Podemos parar un segundo? Así que Salomón… dice la palabra “reclutado”. ¿Qué dice la Biblia hebrea de allí?

Nehemia: Dice: “Y el rey Shlomo recaudó un impuesto de todo Israel”.

Keith: Me encanta esto.

Nehemia: “Y el impuesto era de treinta mil hombres”.

Keith: Ahora, Nehemia, cuando lees eso, ¿qué piensas? En serio, cuando escuchas esas palabras, ¿qué te viene a la mente?

Nehemia: Así que, en primer lugar, honestamente lo primero que pensé cuando vi “impuesto” y “Salomón” aquí es lo que pasa después con toda la historia de Roboam, su hijo, que tiene un encuentro con Jeroboam, o Jerovam. Lo que pasa allí es que vienen al hijo de Salomón y le dicen: “Mira, la carga de tu padre era muy pesada. ¿Puedes aligerar la carga?” Los ancianos dicen: “Sí, si les sirves hoy, te servirán para el resto de tu vida”. Pero sus amigos, que tienen su edad, le dicen: “No, hazles saber que no eres un cobarde. Que si tu padre Salomón los golpeó con látigos, tú los vas a golpear con escorpiones.” Lo que significa que los impuestos van a ser mucho más altos.

Me encanta lo que pasa después de eso. Envía a su recaudador de impuestos – Roboam, el hijo de Salomón envía a su recaudador de impuestos… Está en 1 Reyes 12:18 en hebreo, no sé qué versículo es en inglés. 1 Reyes 12:18, oh, es lo mismo en inglés. Dice, “Entonces el rey Roboam envió a Adoram, que estaba sobre el tributo”, en hebreo dice, “sobre el impuesto”, “sobre el mas“. “Y todo Israel lo apedreó con piedras, él murió. Por lo tanto, el rey Roboam se apresuró a subirlo a su carro, para huir a Jerusalén.”

Así que envía al recaudador de impuestos y lo apedrean, lo matan, y el mismo rey tiene que huir. La semilla de ese evento que llevaría a la división del reino, este reino dividido en dos, está en este versículo que acabamos de leer, donde Salomón dice, “Tengo que construir un gran templo, un hermoso templo para un gran y maravilloso Dios – que requiere impuestos”. Ese impuesto era un trabajo forzado.

Es interesante… hagamos la pregunta si esto no es demasiado controvertido. A primera vista, es como, espera, eso es un poco bárbaro. Sus impuestos fueron el trabajo forzado. ¿Es nuestro sistema diferente?

Keith: De acuerdo, amigos, vamos a editar eso. Sigamos adelante. No, sólo estoy bromeando. Estoy bromeando. En otras palabras, pongamos esto en términos prácticos. Lo que me gusta de que leamos los Profetas ayer, hoy y mañana… Así que por hoy, en términos de algún paralelo con lo que estaba sucediendo entonces, qué sería, si dijeras… Como, dámelo claro.

Nehemia: Una forma de mirar es decir, “¿Dónde está una persona obligada a trabajar para el gobierno?” La respuesta a eso sería como si tuvieras que hacer servicio comunitario. Eso podría ser un paralelo. Pero no creo que sea un paralelismo justo porque es un castigo, el servicio comunitario es… Como, para ser un ciudadano, tienes que proporcionar este servicio.

Me replanteo el paralelismo. Si alguien en los EE.UU., por ejemplo, paga, no lo sé. Vamos a tirar… O, en muchos países puedes pagar una tasa de impuestos que es, digamos que es del 25%, ¿verdad? Así que la forma en que lo vemos es que estás pagando un cuarto de tu dinero. Pero la forma en que lo describen aquí es, básicamente, uno de cada cuatro días que trabajas para el gobierno. Eso es lo que se describe aquí en la historia de Salomón – es uno de cada tres… durante un mes trabajarían para el gobierno, y podrían volver a casa durante dos meses y trabajar para sí mismos. Luego volvían el cuarto mes y trabajaban para el gobierno. Dos meses más; cinco y seis, vuelven a casa, el séptimo mes trabajan para el gobierno, trabajan para Salomón. Ese es el ciclo que se describe allí.

Keith: Ok. Así que en cierto sentido, cuando una persona va a entrar y mira su cheque, podría calcular y decir, “De la cantidad total que he hecho este mes, este día fue un día en el que gasté para trabajar específicamente para el gobierno porque ellos tomaron…”

Nehemia: “Todo el día trabajé duro y sudé y trabajé, y fue para el gobierno de los EE.UU.”, exactamente, o el país en el que estés.

Keith: De acuerdo. Bueno, voy a tener que estar de acuerdo contigo, creo que es apropiado para la situación.

Nehemia: Ok.

Keith: Así que eso es lo que hizo, les cobró impuestos. Dice, “Los envió al Líbano en turnos de diez mil al mes, así que pasaron un mes en el Líbano y dos meses en casa.” Vaya. Chico, podría ir más lejos. Déjame preguntarte esto, Nehemia; en Israel ahora mismo con los militares, tienen a los voluntarios que sirven en un cierto tiempo dependiendo… digamos que no es un tiempo específicamente como la guerra de los 50 días de Gaza, sino de manera normal donde hay un tipo que está trabajando en una compañía, y trabaja en esa compañía pero hay un entendimiento de que en un cierto tiempo va a ser parte de la reserva. ¿Es eso cierto?

Nehemia: Sí. Israel tiene un sistema que algunas personas argumentarían que está basado en esto, pero en realidad está basado en – y puede estar parcialmente basado en esto – pero estaba basado directamente en el ejército suizo, no en la navaja del ejército suizo, sino en el ejército suizo. En realidad fueron a Suiza y estudiaron el sistema allí, e implementaron una versión israelí del mismo, que es… La forma en que funciona hoy en día… Tomaré por ejemplo, a mi sobrino. Mi sobrino, cuando cumplió 18 años, fue reclutado por el ejército israelí, y ahora está en una unidad de combate de élite llamada Golani, y está en esa unidad durante tres años. Ahora, al final de tres años, podrían decir, “Vaya, eres el mejor soldado que hemos tenido. Queremos que te quedes más tiempo”. Así que puede ofrecerse como voluntario para quedarse más tiempo, y aunque no termine quedándose más tiempo – tienen que invitarlo a hacerlo – aunque termine después de tres años, lo que la mayoría de la gente hace, entonces lo llamarán una vez – y varía, el sistema cambia todo el tiempo – pero más o menos lo llamarán durante un mes cada año, o cada dos años, dependiendo de cómo esté configurada su unidad.

Así que podrías tener a mi sobrino que, dentro de cinco años, trabajará para una empresa de alta tecnología. Trabajará para la compañía de alta tecnología once meses al año, y ese doceavo mes, cuando eso suceda, le dirán, “Tienes que venir y servir en tu unidad del ejército”, y todas las demás personas de su unidad del ejército vendrán y servirán también. Así que está parcialmente basado en esto, se podría decir.

Keith: Creo que es interesante que la sociedad, en la actualidad, sólo esa imagen, básicamente, sí, así es. Hay reservas en el Ejército de los Estados Unidos. He conocido gente, en diferentes momentos, que saben que es un fin de semana, van y sirven en la reserva. Pero esta imagen…

Nehemia: Bien. Pero las diferencias en el ejército de los EE.UU., tienes un reclutamiento; ya no tienes un reclutamiento. Así que ya no entras en ese sistema de reserva en primer lugar a menos que te ofrezcas voluntario para estar en él.

Keith: Correcto.

Nehemia: Mientras que en el ejército israelí, tenemos un ejército popular donde todo el mundo – no todos, pero la mayoría de los ciudadanos – están en el ejército o se supone que están en el ejército, ciertamente, cuando son jóvenes. Así que mi sobrino, por ejemplo, puede continuar haciendo eso hasta que tenga 40 o 45 años.

Keith: ¿No es eso algo?

Nehemia: ¿No lo es? Sí.

Keith: De acuerdo. Bueno, aquí dice: “Salomón tenía setenta mil portadores y ochenta mil canteros en las colinas, así como tres mil trescientos capataces que supervisaban el proyecto y dirigían a los obreros”. Lo que significa que tenía un sistema.

Nehemia: Espere, espere.

Keith: Adelante.

Nehemia: Esa palabra… Sí, vaya. Así que te diré lo que dice en hebreo. Era el verso 30, ¿verdad? O el verso 16 en el inglés.

Keith: Sí.

Nehemia: De acuerdo, leamos la parte final. Dice, “Harodim ba’am ha’osim bamalacha”, que el tuyo traducido como “Tener a cargo a la gente que hizo el trabajo”, ¿es eso…?

Keith: “Dirigir a los trabajadores”, sí.

Nehemia: De acuerdo. Luego en la versión JPS, dice, “que estaban a cargo del trabajo y supervisaban a las bandas que hacían el trabajo”. Lo que dice en hebreo es, “Harodim ba’am”, “que tenía dominio sobre el pueblo”. Es la misma palabra que usa en el Génesis donde dice, “Sed fecundos y multiplicaos y dominad la tierra”. Es una palabra de conquista, una palabra de subyugación de algo para servir a sus necesidades. Es realmente una palabra de subyugación. Así que en realidad, es “quién subyugó a la gente”, o “quién dominó a la gente que hizo el trabajo”. Esto no se está describiendo en términos positivos. Esto es un presagio de lo que sucederá más tarde en 1 Reyes 12 cuando vengan a Roboam.

Keith: Me gusta esa palabra “presagiar”.

Nehemia: Nos está preparando para eso.

Keith: Es un presagio.

Nehemia: Sí.

Keith: Sí. “A la orden del rey retiraron de la cantera grandes bloques de piedra de calidad para proporcionar una base de piedra vestida para el templo.” Déjame leer este último verso aquí. “Los artesanos de Salomón e Hiram y los hombres de Gebal cortaron y prepararon la madera y la piedra para la construcción del templo.”

Tengo que decir que puedes leer algo como esto y puedes leerlo, y puedes seguir adelante, y puedes obtener una especie de imagen, y has visto imágenes y has visto ese tipo de cosas. Pero tengo que decirte, Nehemia, esto realmente me lleva al principio de la época en que tú y yo nos conocimos. Ahora, alguien me hizo la pregunta – mi esposa, Andrea – ella dijo, “¿Cuánto tiempo hace que usted y Nehemia se conocen? ¿Cuántos años llevas caminando por este camino de la Biblia y eso?” Dije: “Han pasado más de 12 años, 2002 es cuando nos conocimos. Nuestro primer encuentro fue alrededor del pergamino de la Torá. Nuestra segunda reunión fue justo afuera del lugar donde Yehovah puso Su nombre para siempre.” Pero estábamos esperando para ir por debajo de la Ciudad Vieja de Jerusalén, hacia los túneles, y tengo que decirte que esa imagen de ahí abajo se me queda grabada en el cerebro cuando leo algo como esto, y habla de las piedras y de lo que… Lo que fue que Salomón… Estoy hablando específicamente de lo que hay hoy en día. No hablo de mirar la piedra que Salomón movió, sino de la forma en que las piedras y cuán grandes son, y la forma en que estas piedras se usan y se mueven y lo que habrían hecho. Quiero decir, todavía me abruma la forma en que lo hicieron. Ahora, tu vienes de un fondo arqueológico. Así que cuando escuchas esto, ¿qué te viene a la mente sobre estas piedras y qué era lo que Salomón estaba haciendo?

Nehemia: Sí. Así que una de las primeras cosas que pienso sobre estas grandes piedras cortadas es, vamos al Museo de Israel, tienen este lugar, la sección de arqueología, donde tienen estas piedras negras gigantes. ¿Recuerda eso? Son piedras negras gigantes y tienen como un león en el costado. Están hechas de lo que se llama basalto, que es una roca volcánica y que se usó para estas decoraciones en las esquinas, eso es probablemente lo que está describiendo. Estas son las piedras preciosas que fueron talladas como piedras de corte. La razón por la que el basalto fue usado especialmente para eso es una, era negro y se destacaba contra la piedra caliza, que era el resto de las piedras. Pero también, es una piedra muy dura, por lo que es una gran piedra para un cimiento, una piedra muy fuerte, genial para las esquinas, no se va a agrietar o romper. Es difícil de cortar, pero una vez que se corta esa cosa, es hermoso, eso va a sostener realmente el edificio. Eso es lo que pienso cuando oigo hablar de estos sillares o piedras talladas.

Keith: ¿En serio? Vaya. De todas formas, estamos tratando con estas piedras. Estamos tratando con lo que hizo Salomón. De nuevo, vas a tener que ayudarme de verdad con esto, porque mientras leemos, de nuevo, me cuesta mucho trabajo en cuanto a la historia. Leyendo la Biblia, entendiendo la historia de lo que ocurrió en la batalla actual – porque hablamos de ayer, hoy y mañana. Bueno, hoy, la batalla sobre dónde estaba el templo y todo eso. He dicho que no vamos a entrar en todo eso. Pero digamos esto – hay una habilidad para cortar estas piedras del lugar donde el templo fue construido. En otras palabras, hay piedras allí. Quiero decir que hay canteras, ese tipo de cosas. Supongo que eso es a lo que estaba tratando de llegar. Pensé que ibas a ponerte tu cosa, [imitando a Nehemia] “Obtuve mi título de arqueología en la Universidad Hebrea”. Y vas a estar hablando de eso.

Nehemia: Tengo mi título de arqueología de la Universidad Hebrea. ¿Qué tiene que ver eso con esto?

Keith: Lo tienes. Absolutamente, lo tienes. Estoy muy orgulloso de ello.

Nehemia: Está bien. Así que le estaba dando la respuesta al arqueólogo, que es que probablemente era una de estas grandes piedras negras de basalto, que contrastaba muy bien con toda la caliza blanca que habría estado encima y alrededor de ella. Esos habrían sido los grandes cimientos allí. Ahora, eso obviamente no es lo que Herodes hizo mil años después. Lo que hizo fue tomar piedra caliza de la parte norte del Monte del Templo, y la deslizó a lo largo de la ladera y luego la usó para construir la parte sur, que era una especie de depresión y la aplanó. ¿Es eso lo que estabas buscando?

Keith: Eso es lo que estaba buscando. Hoy no estás cooperando. Estás como, escucha…

Nehemia: Te estoy dando la respuesta de la arqueología, no la respuesta del turista.

Keith: Nehemia, tú eres como esta tecnología. Mientras hacemos esto, amigos, he cambiado entre tres cosas diferentes sobre la marcha. De hecho, en uno de los acuerdos, la batería se estaba agotando, el otro, la batería… Ya sabes, esto es realmente… Así que cuando te doy estas softballs, normalmente es porque estoy intentando averiguar cómo mantenernos en marcha aquí.

Nehemia: Oh…

Keith: En los viejos tiempos, Nehemia, cuando hacíamos Las Perlas Originales de la Torá, había veces que hablabas durante horas. No parabas de hablar y yo tenía que interrumpirte. Pero ahora, estás siendo tan complaciente y te detienes y no interrumpes. No estoy acostumbrado a esto, Nehemia.

Nehemia: Porque sigues interrumpiendo, y no puedo oírte. Está bien. Voy a saltar a… y aquí está la tarea para la gente, porque no vamos a llegar a todo esto.

Keith: No.

Nehemia: La tarea para la gente es que tienen que ir – no puedes leer una sección de Reyes como esta sin mirar el pasaje paralelo de Crónicas.

Keith: Sí.

Nehemia: No puedes hacerlo.

Keith: No puedes hacerlo.

Nehemia: Así que tienen que ir, para hacer los deberes, y leer 2 Crónicas capítulos 2 y 3.

Keith: Ahí está.

Nehemia: No vamos a leerlos todos ahora mismo. Específicamente, lo que quiero que la gente haga es mirar los números. Podríamos pasar toda una sesión, todo un programa, hablando de los números, cómo se comparan entre Crónicas y Reyes. No tenemos tiempo para eso. No vamos a hacer eso. Pero quiero leer una pequeña sección de la interacción entre Salomón y Huram, o Hiram de Tiro, de la que no oímos hablar. Sólo oímos que hicieron un pacto, o un tratado, en tu inglés, y que tuvieron este tipo de interacción. En realidad no sabemos mucho sobre eso. Pero me encantan los detalles que aparecen en el libro de las Crónicas. Voy a leerles de la versión JPS, 2 Crónicas 2:2, e intentaré leerlo rápidamente.

Keith: Porque la gente también lo va a leer. Le has dicho a la gente que lo lea.

Nehemia: De acuerdo, pero vamos a discutir parte de esto. “Salomón envió este mensaje al Rey Huram de Tiro, ‘A la vista'”, y ahora está entre comillas, obviamente, en el original, no hay comillas, pero esta es la carta. “En vista de lo que hiciste por mi padre David al enviarle cedros para construir un palacio para su residencia – mira, tengo la intención de construir una casa para el nombre de Yehovah mi Dios; se la dedicaré para hacer ofrendas de incienso de especias dulces en su honor, para las filas regulares de pan, y para los holocaustos matutinos y vespertinos de los sábados, lunas nuevas y festivales, como es el deber eterno de Israel. La casa que pretendo construir será grande, ya que nuestro Dios es más grande que todos los dioses”. Ahora, ¿podemos ser honestos? Salomón no era políticamente correcto. Quiero decir, ¿podría imaginar que hoy esto ocurriera? Netanyahu enviando una carta a Abu Mazen y diciendo, “Querido Presidente de…”

Keith: ¿Qué hay del Rey de Jordania? No hagamos lo de Abu Mazen. Pongamos Rey de Jordania.

Nehemia: O, “Su Majestad, el Rey…” Ni siquiera sé el nombre del rey de Jordania. “Rey Abdullah, nuestro Dios es el más grande de todos los dioses, Yehovah, el Creador del universo. Es el más grande de todos los dioses”. ¿Puedes imaginarte cuál sería la reacción del rey de Jordania? El mundo diría “¡los ha insultado!” Pero este es Salomón. “La casa que pretendo construir será grande en la medida en que nuestro Dios es más grande que todos los dioses. ¡Quién es capaz de construir una casa para Él! Ni siquiera el cielo puede contenerlo, y ¿quién soy yo para construirle una casa, si no es para hacerle un holocausto?” Es una declaración teológica muy interesante. En otras palabras, Dios no vive realmente en la casa. Este es sólo un lugar para traer sacrificios. Eso es fascinante.

“Ahora envíame un artesano para trabajar en oro, plata, bronce y hierro, y en púrpura”, etc. Así que terminan enviándolo, él termina recibiendo su versión de Bezalel. Recuerden que en la Torá, estaba el tipo Bezalel, que se inspiró para trabajar en todo este trabajo, y así tienen su propia versión de Bezalel, que Hiram de Tiro envía.

Así que pasemos al versículo 10, “Hiram, rey de Tiro, envió a Salomón este mensaje escrito en respuesta, ‘Porque Yehovah amó a su pueblo, te hizo rey sobre ellos’. Huram continuó: ‘Bendito sea Yehovah, Dios de Israel, que hizo los cielos y la tierra, que dio al rey David un hijo sabio, dotado de inteligencia y entendimiento, para que construyera una casa para Yehovah y un palacio real para sí mismo'”, etc. Etc.

¿No es increíble? En lugar de lo que tendríamos hoy en día donde la ONU vendría y condenaría al rey Salomón por insultar al dios de los jordanos, en lugar de Huram, o Hiram, como se le llama en algunos lugares, el rey de Tiro responde y dice: “Sí, tu Dios es asombroso. Conozco su nombre y lo bendigo”. Hiram de Tiro no está condenado por pronunciar este nombre, que es demasiado sagrado para que lo pronuncie un gentil. En su lugar, las Escrituras lo presentan como, “Mira, incluso este Rey de Tiro reconoció lo grande que es el Dios de Israel.”

Keith: Alabado sea Dios.

Nehemia: Amén.

Keith: Sí. Es increíble. Así que escucha, déjame decir esto ahora mismo, Nehemia, si no me oyes, sigue hablando.

Nehemia: Sí.

Keith: Tenemos un editor increíble.

Nehemia: No hay problema. Yo lo haré.

Keith: Tenemos un editor increíble. Tenemos esta configuración para que nuestras voces lleguen a través de dos canales diferentes, así que lo que puede hacer es que si escucho las ediciones, y no me gusta lo que estás diciendo, haré que me interrumpa, y entonces…

Nehemia: No, espera. No, eso no va a pasar.

Keith: No funcionará de esa manera. Hará que este sea mi último par de semanas de hacer esto. Así que puedes hablar todo el tiempo que quieras. Si no me gusta, lo cortará.

Nehemia: Espera. Ok.

Keith: ¿Ahora podemos ir a la 2?

Nehemia: Por favor.

Keith: De hecho, me gustan tu tarea para la gente.

Nehemia: Hagámosla.

Keith: Porque no puedes… chico. Chico, oh, chico. Al leer las secciones de las Escrituras sobre esto, creo que es un cuadro asombroso. Aquí dice, “El templo”, y en realidad, quiero preguntarte. Oh, vaya. “El templo que el rey Salomón construyó para Yehovah tenía sesenta codos de largo, veinte de ancho y treinta de alto”. Eso es lo que dice.

Nehemia: Sí. Vas a arrastrarnos al tema de las dimensiones y a hablar de las Crónicas; ¿es eso lo que quieres?

Keith: En realidad he investigado un poco sobre esto, y no quiero arrastrarnos a la cuestión, pero me sorprendió lo lejos que llega la gente para explicar cómo es esto en realidad, las dimensiones exactas de esto, y luego las dimensiones exactas de la conexión de esto con el mishkan.

Nehemia: Bien… ¿No sabes que hay un profundo simbolismo en estos números? Cuando dice 60, en realidad tiene un significado profético.

Keith: Sí. Bien. Escucha, sé que vas a ir y empezarás a tocar tu tambor. Pero déjame decirte algo – es un estudio realmente fascinante sólo para ir y preguntar que potencialmente… Ahora, sin ir más allá de las Escrituras, sin embargo, estos números que saltan – ahora me conoces, Nehemia, desde que me conoces he sido como un tipo de grandes números. Me encantan los números. Voy a dejar que todos sepan que soy un tipo de números.

Nehemia: Eres el chico de los números.

Keith: Soy el tipo de los números. Sólo porque a veces los números saltan de la página y no tienes que hacer gimnasia con ellos, sólo como, wow, 50 bucles del da da da da da… quiero decir el arca y todo eso. Pero es justo decir que esto nos da las dimensiones reales de esto en particular… lo que Salomón está construyendo. De nuevo, Sr. Arqueólogo, cuando oímos hablar del Segundo Templo que fue construido, y no quiero que entremos en grandes detalles, pero ¿cuán grande es la diferencia entre lo que construyó Herodes y lo que construyó Salomón? De entrada, ¿cuán grande crees que fue la diferencia?

Nehemia: Bien. Así que la verdadera respuesta es que no sabemos exactamente cuán grande era su templo. Lo que podríamos decir con seguridad, arqueológicamente, es que la plataforma del Monte del Templo – nos dicen que duplicó su tamaño. Ese era incluso el templo que Zorobabel había construido sobre las ruinas del Templo de Salomón, Herodes vino y duplicó todo el recinto. Así que lo que vemos hoy en día que llamamos el Monte del Templo – sólo la mitad de eso era en realidad el área del Templo de Salomón. Técnicamente, podría ser una cuarta parte, porque si duplicó la longitud y duplicó el ancho eso lo hace cuatro veces más grande. Así que podría ser sólo un cuarto del área que fue el templo original de Salomón.

Keith: Ahora, Nehemia, de nuevo, espero que no nos corten, gente que está escuchando ahora mismo, sólo tengo que tirar esto. No puedo dejarnos libres porque no estoy seguro de cuándo vamos a hablar de esto otra vez, aparte de que yo lo saque a relucir ya que estamos en Israel. Pero se ha discutido que la gente dice que quizás el actual Monte del Templo, donde estaba el Segundo Templo, donde Herodes construyó su templo, no es el lugar donde estaba el Primer Templo. Recibo notas de la gente sobre esto todo el tiempo. Me ha sorprendido, ha habido mucha gente que ha estado comprando libros…

Nehemia: Bien. Esta teoría está ganando en popularidad. Sí.

Keith: Cuando te enteres de eso, dime qué piensas. ¿Puedo ponerte en un aprieto?

Nehemia: Sí, claro. Me entregaron el libro que empezó todo esto hace unos 10 años, ¿podría haber sido hace tanto tiempo? Por nuestro amigo mutuo Bruce Brill, y me preguntó, “¿Puedes ayudarme a discernir esto?” Leí el libro, donde presentaba la teoría de que el templo original no estaba en el lado de lo que hoy llamamos el Monte del Templo, sino que en realidad estaba en el sitio del Manantial de Gihon, que está a unos pocos cientos de metros, o, no sé… está cerca. Está dentro de la vista visual del Monte del Templo, pero no es el lugar exacto.

Keith: Bajando la colina.

Nehemia: Está bajando la colina. Parte de su argumento, o parte del argumento de este tipo que escribió el libro hace diez años o cuando, cuando lo leí, podría haber sido hace diez años… Parte de su argumento era que lo que vemos hoy y llamamos el Monte del Templo, que no fue construido por Herodes, fue construido por la Décima Legión romana cuando ocuparon las ruinas de Jerusalén. Mi respuesta a eso, después de mirar toda la evidencia, es shtuyot bemitz agvaniot, que en hebreo se traduce como, “tonterías en el jugo de tomate”.

Keith: ¡La palabra de la semana, amigos!

Nehemia: “Shtuyot bemitz agvaniot”, “una completa y absoluta tontería”.

Keith: La gente está vendiendo libros, Nehemia. Hay videos sobre esto.

Nehemia: Bueno, recientemente, creo que salió en la Biblical Archaeology Review, y es por eso que está obteniendo toda esta popularidad. Pero realmente es… sí, no voy a decirlo.

Keith: De acuerdo. Bueno, me alegro de que hayas dicho eso, y tenemos en cinta que básicamente está grabado que el nuevo sabor de la semana, el nuevo color del mes, en cuanto a que el Monte del Templo no está allí, el Templo no está donde actualmente llamamos el Monte del Templo, es una forma conveniente de decir, “Bueno, con todo el caos y la confusión, no es donde estaba de todos modos, así que no nos preocupemos por eso. Sigamos adelante y reclamemos otro lugar”. Lo cual no es muy diferente a otras cosas que son algo así, donde toman lo que es original y lo mueven a otro lugar y dicen, “Ahora, este es el lugar”. Lo vemos una y otra vez.

Por cierto, gente, si no han tenido la oportunidad de venir a Israel, estar en Israel, hay oportunidades para eso. Nehemia, quiero ponerte en un aprieto aquí, porque una de las cosas que haces, y una de las cosas que has hecho, es que actualmente no vives en la Tierra de Israel, pero cuando vivías en la Tierra de Israel, recibías regularmente a gente que venía a la tierra y la llevaba en viajes individuales. Ahora, cuando estén en Israel, podrás…

Nehemia: En realidad estoy haciendo dos de esos este año.

Keith: Háblanos de eso. Cuéntanos sobre el significado de que la gente esté en la tierra. Me refiero a estar físicamente en esos lugares, y específicamente centrándonos en el tema del que estamos hablando ahora mismo, el Monte del Templo donde Salomón construyó el templo, el Primer Templo, el Segundo Templo. Para ti, ¿cómo es dirigir a la gente? Y sólo danos una pequeña muestra de eso.

Nehemia: Para mí, viví en Israel durante 20 años, y todos los días, incluso a los 18-19 años, caminaba como, “¿Estoy… estoy caminando por la misma calle donde David luchó contra los filisteos?” Esto es increíble. Realmente lo es. Es increíble. Quiero decir que esto es lo que mis antepasados soñaron, cantaron canciones y rezaron durante 2.000 años, volviendo a la tierra, y ahora podemos hacerlo. Creo que es una bendición. Realmente siento que estoy allí en la tierra y voy a estos lugares y siento el espíritu, el Espíritu de Yehovah en estos lugares. Ahora, voy a decir que, “Oh, no, tiene que ser lo que llamamos el Monte del Templo, porque sentí el espíritu allí y no lo sentí en la Primavera de Gihon.” No voy a decir eso. Eso es ridículo. Eso sería una cosa muy tonta de decir. Geográficamente, no hay duda de que el Monte del Templo es el Monte del Templo…

Keith: Sí.

Nehemia: No el manantial de Gihon. La fuente Gihon es donde Salomón fue ungido. Hay muchas cosas importantes que ocurrieron allí. Cuando la Escritura quiere decir la fuente de Gihon, sabe cómo decir la fuente de Gihon.

Keith: ¿No es esa la verdad?

Nehemia: Así que no es que geográficamente no lo sea. Pero estar realmente en la tierra es una bendición. De hecho, Keith, estás haciendo una especie de gira ahora mismo, ¿no estás con tu ministerio?

Keith: Sí. De hecho, ya es demasiado tarde, porque mientras están escuchando esto…

Nehemia: Estoy seguro de que harás otra gira en los próximos años. De hecho, conocí a algunas personas en Washington que dijeron, “Oh, vamos a hacer la pequeña gira de Keith”. Esas fueron sus palabras exactas.

Keith: ¿Dijeron esas palabras, Nehemia? Porque me vas a ofender.

Nehemia: En realidad dijeron, “La pequeña gira de Keith”. Dije: “Se lo voy a decir a Keith”.

Keith: Sí. Bueno, amigos, déjenme decirles esto, y no estoy seguro de lo que va a pasar, esta será la tercera vez que estaremos allí, y en realidad, ustedes y yo estaremos en la Tierra de Israel, físicamente, al mismo tiempo. Vamos a hacer una gira con gente de diferentes partes del país, incluso de partes del mundo que vienen para eso. Estarás allí haciendo la búsqueda de Aviv, lo cual me frustra un poco, ya que el año pasado pude unirme a la gente que estaba en la búsqueda de Aviv. El año anterior, pude unirme a ustedes en algunas partes de la misma. Pero ahora este año, tú estarás allí, yo estaré allí, tendremos gente en el Tour Internacional de la BFA. Tú estarás allí, buscando la hora que sea. Es muy interesante, Nehemia, y amigos, creo que vamos a tener que esperar hasta que lleguemos a Israel para sacar el tema, pero lo que está pasando en esa época del año, es realmente increíble. Creo que es significativo, Nehemia, que vayamos a estar allí, y el trabajo que estás haciendo allí para saber qué hora es. ¿Podemos esperar…? Esperemos un poco para discutir eso cuando estemos en la Tierra de Israel.

Nehemia: Claro.

Keith: Sigamos adelante porque estamos conectando aquí. Aquí dice, esta es una pequeña frase que quiero sacar a colación, “En la construcción del templo”, versículo 7 de la versión NIV, “En la construcción del templo, sólo se usaron bloques preparados en la cantera”. “La cantera”, es como si fuera un hecho.

Nehemia: Ahora, ¿en qué verso estás? Estoy muy confundido.

Keith: Estoy en el verso 7 del capítulo 6.

Nehemia: ¿De qué capítulo?

Keith: Capítulo 6.

Nehemia: Oh… Así que en el capítulo 6, está diciendo – espera, ¿cómo saltaste al verso 7 del capítulo… Vale, tenemos que hablar de ese verso. Pero de todos modos, adelante. Hablemos de ello.

Keith: “En la construcción del templo, sólo los bloques preparados a la…”

Nehemia: Espera… Espera, lo siento, no puedo dejarte hacerlo.

Keith: ¿No me dejas hacerlo?

Nehemia: No, no puedo. De ninguna manera.

Keith: De acuerdo. Bueno, has ganado.

Nehemia: ¿Cómo te has saltado el capítulo 6, versículo 1? ¿Me estás tomando el pelo?

Keith: No, no.

Nehemia: Eres el chico del tiempo.

Keith: Estabas hablando de lo que pasaba en cuanto a las medidas del templo cuando estábamos en el verso 2. Luego estabas en hebreo… así que volvamos al 6:1.

Nehemia: Hagamos 6:1. Leeré en hebreo: “Y aconteció que beshmonim shana ve’arbameot shana“, “y el año cuatrocientos ochenta de la salida de los hijos de Israel de la tierra de Egipto, en el cuarto año, en el mes de Ziv, que es el segundo mes de Shlomo gobernando sobre Israel, y edificó la casa de Yehovah”, es lo que dice en 1 Reyes 6:1. Así que eso es fascinante. Esta es la primera vez – ciertamente en el libro de los Reyes – donde tenemos esta referencia a una fecha basada en la salida de los hijos de Israel de la tierra de Egipto, y es el año cuatrocientos ochenta. Eso es extremadamente importante. ¿Por qué es extremadamente importante?

Keith: Es una enorme…

Nehemia: Así que hagamos las cuentas. No sabemos exactamente cuándo tuvo lugar, pero digamos que fue en algún momento alrededor de… fue en el 900, lo sabemos. Así que 900+480 años significa que los hijos de Israel dejaron Egipto en algún momento alrededor del 1450 a.C. Lee cualquier libro de historia – y por libro de historia me refiero a la historia secular moderna – y te dirán, “Oh, no, los hijos de Israel ni siquiera existieron como pueblo, hasta el 1200 a.C.” ¿En qué se basa eso? Se basa en la cronología de los reyes egipcios, establecida por los egiptólogos, que tienen una referencia alrededor del 1200 a.C., esa es la primera referencia escrita en las fuentes egipcias a Israel, alrededor del 1200 a.C. Parece que se les describe como una tribu allí, aunque algunos arqueólogos han llegado y han dicho, “En realidad, eso ni siquiera es Israel. Es Jezreel, el valle. Son algunas tribus que vivían en el Valle de Jezreel”. Pero entonces la gran pregunta es, ¿cómo se corresponde la cronología egipcia con nuestro sistema de a.C y e.C, que obviamente no existía en ese entonces, verdad? Lo que significa que en el 1200 a.C., el Rey Ramsés, o quienquiera que fuera, no sabía que era el 1200 a.C., sabía que era el año tres de su reinado.

Keith: Exactamente.

Nehemia: Entonces, ¿cómo correspondemos esos dos sistemas? Ahí es donde las cosas se ponen muy, muy complicadas. Mi conclusión, de todos los años que estudié arqueología, y todos los años desde entonces, de leer sobre arqueología y todo, es que los arqueólogos, especialmente los egiptólogos, simplemente no tienen un sistema útil – es decir, realmente no saben. Creen que lo saben, pero su sistema está tan desordenado. Hay muchas inexactitudes sobre eso.

Keith: Quiero decir esto – en realidad tuve un par de personas, los llamo los dos testigos, que estaban mirando hacia adelante en algo de esto, y estaban dando un muy buen desafío en este verso real con respecto al año cuatrocientos ochenta, y cómo hay diferentes personas que usaron estas fechas y perspectivas particulares para llegar a él desde un nivel diferente. Yo sólo diría una cosa, en la Septuaginta, dice, “el año cuatrocientos cuarenta”, creo que es, en la Septuaginta. Hablamos de eso antes, Nehemia, donde estamos hablando de las diferencias en la Septuaginta, ya sea en los versos que son diferentes, o ciertamente, en la traducción, bueno, lo que suceda. Ese es un ejemplo donde tienes una diferencia de fecha real.

Pero creo que lo que me impacta es que hay gente que ha estudiado a fondo este versículo y ha averiguado la historia, y hay algunos que usan este mismo versículo para argumentar por qué el cálculo bíblico del tiempo está muy lejos, porque pueden tomar esto y conectarlo con otra cosa. Una vez más, no es algo en lo que yo haya podido sumergirme, pero creo que es fenomenal, y me alegro mucho, Nehemia, de que no me hayas dejado estropear esto. Porque lo que estaba sucediendo era que estábamos hablando de los números de versos, y yo estaba leyendo el número de versos, y fuimos al área de las Crónicas basados en las dimensiones reales del templo. Mientras hablamos de las dimensiones del templo que está después de este verso realmente clave.

Nehemia: ¿Así que tú ojo saltó al siguiente verso?

Keith: Mi ojo saltó a la siguiente cosa. Pero diré…

Nehemia: No, estabas tratando de ocultarlo. Sé que estabas intentando esconderlo.

Keith: De todas formas, déjame decir esto.

Nehemia: Sabes que esto refuta completamente todo tu sistema metodista. El hecho de que este sea el año 480 destruye a los metodistas. Sé que estás tratando de ocultarlo. Es una conspiración.

Keith: Sí, bueno, sabes qué, hay un número de libros… Quiero hacer esto, con suerte, durante este tiempo, pondremos algunos recursos que la gente pueda comprobar que tiene una forma de equilibrarnos porque de nuevo, estamos presionados por el tiempo, y no sabemos si la tecnología va a continuar. Eso es a lo que estaba tratando de llegar.

Nehemia: Bien.

Keith: ¿Podemos seguir adelante? Ahora, ¿podemos ir al verso 7?

Nehemia: No. ¿De qué estás hablando? Aquí se menciona el mes de Ziv, que es el segundo mes. Así que tenemos nombres de tres meses que se mencionan en esta historia, y por historia me refiero a esta sección de Reyes, no a este capítulo, sino a esta sección básica, y todos ellos están en el contexto de las interacciones que Salomón tiene con el rey Hiram de Tiro. Menciona el mes de Ziv, el mes de Eitanim y el mes de Bul. Sabemos de Bul por los escritos cananeos. Hiram era un cananeo de Tiro. La gente me ha dicho, “Oh, Ziv, Eitanim y Bul, esos son los verdaderos nombres hebreos de estos meses.” La respuesta es absolutamente no.

Keith: Nehemia, nadie te ha dicho nunca eso.

Nehemia: Ah, sí. Sí, por supuesto. Esto es lo que la gente enseña. Esto es una gran enseñanza ahí fuera. “No recordamos. No sabemos cómo se llama realmente el cuarto mes, o el quinto mes. Pero sabemos que el segundo mes era originalmente Ziv.” No. El segundo mes fue originalmente llamado “hachodesh hasheni”, que significa “el segundo mes”. Ziv es como lo llamaron los cananeos; Bul es como lo llamaron los cananeos uno de los meses; Eitanim es como lo llamaron los cananeos uno de esos meses. Por eso dice: “El mes de Ziv, que para los israelitas es el segundo mes”.

Keith: Ahí está. Me encanta.

Nehemia: Ahora, ¿por qué menciona a Ziv como nombre del mes? Dos razones, posiblemente. Una es que es por respeto a Hiram, que es mencionado en este capítulo; tal vez su gente venga y lea este capítulo también. La segunda es que esto puede estar basado en fuentes que fueron fuentes cananeas. En otras palabras, cuando los profetas se sentaron a escribir toda esta información, ¿testificó él personalmente que había 10.000 personas que fueron a cortar la madera? ¿O había documentos que fueron guardados por estos cananeos, tal vez los cananeos estacionados en Israel? Tenía esos documentos y dijo: “Bien, aquí dice que era el mes de Ziv. Bueno, sé que es el segundo mes”. Así que escribe y nos explica lo que significa el documento.

Keith: Esa es una gran explicación.

Nehemia: Esa es probablemente la respuesta. De acuerdo. Así que eso tiene mucho sentido. Ahora miremos en el versículo 3, y lo haré muy rápido porque estamos presionados por el tiempo, pero tenemos… Creo que hemos mencionado esto antes, esta será la Palabra de la Semana. Así que tenemos las tres secciones del Tabernáculo, la exterior se llama “el patio” o en hebreo “Azharah”. Luego dentro está el “Kodesh”, “la sección sagrada”, y luego “Kodesh HaKodashim”, “el Santo de los Santos”. Bueno, tenemos las mismas tres secciones pero con diferentes nombres en el templo. Es el ulam, hichal y d’veer. El ulam creo que se traduce como atrio, tal vez; hichal es el santuario, y d’veer es el santuario interior. Quiero decir que no sé cómo lo traducen en inglés. Pero es ulam, hichal y d’veer. D’veer es el santuario interior, y mencionamos en uno de los episodios anteriores que la palabra Débora, que significa abeja, puede estar conectada con esta palabra d’veer, que significa el santuario interior, porque las abejas viven en un santuario, que llamamos colmena. Así que tal vez ese sea el santuario interior relacionado con la palabra Débora. No es seguro, pero es posible. Así que esa es mi palabra de la semana, la palabra d’veer.

Keith: Dinos qué es.

Nehemia: Dalet, bet, yud, resh.

Keith: Okay.

Nehemia: Dalet, bet, yud, resh, de la raíz dalet, bet, resh.

Keith: Bien. Impresionante. Por supuesto, ya que estamos lidiando con eso, como dije, podríamos profundizar en el significado, no sólo de la palabra, sino de cómo funcionaba y qué hacía Salomón. De nuevo, con suerte, tendremos otras secciones en las que podremos profundizar aún más.

Nehemia: Ahora podemos hablar del verso 7.

Keith: Bien, ahora, el verso 7, “En la construcción del templo, sólo se usaron bloques preparados de cantera, y ningún martillo”, esto…

Nehemia: ¿Qué?

Keith: Eso es lo que dice.

Nehemia: Eso no es lo que dice. ¡No! No dice eso. No te creo.

Keith: Dice, “y no…”

Nehemia: ¿Dice eso en tu versión NIV?

Keith: Dice, “y no se escuchó ningún martillo, cincel o cualquier otra herramienta de hierro en el sitio del templo mientras se construía”. Eso es lo que dice.

Nehemia: Vaya. Así que leamos la versión NRSV. Dice, “La casa fue construida con piedra terminada en la cantera, de modo que ni martillo, ni hacha, ni ninguna herramienta de hierro se escuchó en el templo mientras se construía.” Vaya. Así que realmente no hay ningún problema aquí. Quiero decir, está tan claro que… Hmm, interesante. Sí, eso ni siquiera…

Keith: Nos estamos perdiendo algo.

Nehemia: No puedo creer que diga eso. Así que aquí tenemos en el versículo 7, la palabra “cantera” ni siquiera aparece allí. La palabra es “massah”, que en realidad significa “llevar”. Es de la palabra “nasah”, viajar. Estas son piedras que fueron traídas, ese es el significado de esto, que estas piedras fueron traídas de otro lugar. En realidad, podrías traducirlo posiblemente como… Podrías leerlo de forma muy diferente. Podrías decir, “Y el templo”, o la casa, literalmente, “cuando se estaba construyendo se construyó con piedras completas que fueron llevadas”. Lo que significa que eran piedras completas que estaban de la misma manera en que fueron cortadas de la montaña, o la manera en que fueron encontradas en los campos, es la forma en que fueron usadas.

Luego tiene esta extraña frase, dice, “y martillos y hachas y cualquier implemento de hierro no se escuchaba en la casa cuando se estaba construyendo.” Así que es una declaración muy interesante, y nos lleva de vuelta al capítulo 20 del Éxodo, versículo 25, que dice – Éxodo 20:25. Dice… voy a leer en la Biblia King James, “Y si me haces un altar de piedra, no lo edificarás de piedra tallada, porque si levantas tu herramienta sobre él, lo has contaminado.” Es interesante, dice ahí, herramienta. En la Nueva Versión Estándar Revisada, dice, “Si usas un cincel sobre él, lo profanas”. Veamos la version JPS, dice, “Porque al blandir tu herramienta sobre ellos los has profanado”. La palabra que están traduciendo “herramienta” y “cincel” e “implemento” en todos ellos es la palabra “cherev”, que significa espada, y eso revela cuál es el problema aquí. Que cualquier implemento de metal es esencialmente visto como una forma de espada, es un objeto de metal afilado, y el punto es, el altar de Dios es sagrado y no debe ser moldeado, no debe ser cincelado usando una espada o algo como una espada – un objeto de metal. Entonces, ¿cómo lo cortó sin usar metal? ¿Cómo es posible que lo haya cortado sin usar metal?

Keith: Buena pregunta.

Nehemia: Así que tu traducción resolvió el problema para nosotros diciéndonos que lo terminó en la cantera. Así que usó metal, sólo usó metal en la cantera. Mira, es posible – aunque no es lo que dice en el verso – es posible que eso sea lo que realmente ocurrió. Es decir, ese es el punto de decir que ninguna herramienta de hierro, como dice la versión JPS, “de modo que no se escuchó ningún martillo o hacha o ninguna herramienta de hierro en la casa mientras se construía”. En otras palabras, se escuchó en la cantera, pero no en el templo. De nuevo, la palabra cantera no está en este verso en el hebreo. Pero tal vez moldearon estas piedras lo suficientemente lejos del templo como para que no se oyeran en el templo. ¿Eso tiene sentido? ¿Estás ahí?

Keith: Sí, estoy aquí.

Nehemia: Bien… ¿Estás conmigo?

Keith: Sí.

Nehemia: Bien, pero esto abre la puerta para que los rabinos vengan y tejan una red entera de historias sobre esto. ¿Conoces las historias rabínicas sobre este pasaje?

Keith: No, no las conozco. No las conozco.

Nehemia: Así que hay casi toda una literatura sobre este verso en particular, definitivamente toda una constelación de leyendas. Entonces, ¿cómo cortó Salomón las piedras? Bueno, todos los niños judíos que crecen saben que Salomón cortó las piedras usando el shamir. ¿Qué es el shamir? El shamir, en fuentes posteriores, se describe como un cierto tipo de gusano que comería la piedra.

Keith: No puede ser.

Nehemia: Sí, era un gusano que comía piedra. En las primeras fuentes, no está claro que sea un gusano, pero es algo muy pequeño que come piedra, y de hecho, cortará cualquier tipo de piedra o cristal o cualquier cosa con la que entre en contacto excepto el plomo, y por lo tanto estaba contenido dentro del plomo. Hay un moderno erudito judío que ha sugerido que era algún tipo de sustancia radiactiva porque puede estar contenida dentro del plomo – eso es algo ridículo. Quiero decir que todo el asunto es ridículo, supongo. Pero no hay nada en las fuentes que indique que era radiactivo, pero era una especie de, posiblemente, un gusano o algo que nos dicen que en una fuente era tan delgado como un cabello humano y que cortaría todo, consumiría todo excepto el plomo, y que usaba este gusano para cortar las piedras.

Así que las cortó en el sitio del templo, esto es lo que enseñan los rabinos. Pero lo hizo usando un gusano, no implementos de metal. En realidad, este gusano es muy importante en la literatura rabínica. Se nos dice que fue creado, se nos dice el momento específico de la historia en que fue creado en los escritos de los rabinos, en la Ética de los Padres, que es la sección inicial de la Mishná, llamada en hebreo “Pirkei Avot”. En realidad menciona este shamir, este mítico gusano, como creado en la gira de seis días que va al Shabat. Es decir, el sexto día, al final de la tarde, justo antes del Shabat. Fue una de las pocas cosas que se crearon. Así que es realmente importante en la literatura rabínica esta idea del shamir, este gusano mágico, este gusano mítico.

Ahora, ¿de dónde sacaron el shamir? Esto aparece en el Talmud de Babilonia en el tratado de Gittin 68a. Quiero que la gente vaya a buscarlo por ustedes mismos. Habla de cómo Salomón no sabía de dónde obtener el shamir y por eso tuvo que… no van a creer esto. ¿Estás sentado, Keith?

Keith: Sí. Estoy contigo.

Nehemia: Nos dicen que Salomón fue a hablar con Ashmedai, el príncipe de los demonios, para que Ashmedai, el príncipe de los demonios, le revelara a Salomón cómo podía conseguir este gusano shamir. Ashmedai le reveló que fue usado por la abubilla, que es un tipo de pájaro que vive en las montañas. La abubilla la usaba para cortar rocas y que podía engañar a la abubilla para que volteara el gusano y lo usara para construir el templo. En el Talmud, Salomón capturó a Ashmedai, el rey de los demonios, o príncipe de los demonios, y lo manipuló para obtener esta información. ¿Qué tienes que decir al respecto, Keith?

Keith: Me alegro de que estemos a punto de terminar esta, una de las grabaciones más difíciles. Creo que si vieras lo que estoy haciendo aquí mientras hablas, trabajando sobre algo…

Nehemia: ¿Qué estás haciendo? Escuchamos que estás pasando páginas.

Keith: Sí, estás trayendo una fuente que ni siquiera he leído.

Nehemia: Sí.

Keith: Seré honesto contigo, no me conmueve, Nehemia…

Nehemia: Cuando escucho esto, que los rabinos están empañando el nombre de Salomón diciendo que habló con un demonio y usó este poder demoníaco para luego construir el templo, me preocupa eso, me preocupa profundamente. Me hace pensar en el capítulo 9 de Mateo, versículo 34, y luego otra vez en Mateo 12:24, y luego en los paralelos de los otros evangelios. Dice en 9:34, “Pero los fariseos dijeron,” sobre Yeshua, “es por el príncipe de los demonios que expulsa a los demonios”. Y otra vez en 12:24 de Mateo, “Pero cuando los fariseos lo oyeron, dijeron: ‘Este no echa fuera los demonios, sino por Belcebú, el príncipe de los demonios'”. Entonces, lees eso en los Evangelios y piensas, “¿Qué? ¿Por qué acusarían a Yeshua de utilizar el poder de los demonios?” Pero en su mente, tenía perfecto sentido, porque creían que Salomón había aprovechado el poder del príncipe de los demonios. Piensen en eso.

Keith: Tienes que darnos la fuente, Nehemia, de la que hablabas, porque la gente tiene que ver esta fuente por sí misma. No pueden oírte decir, esto es lo que…

Nehemia: Sí. Tienen que verlo por ustedes mismos. Por supuesto. Está en el Talmud de Babilonia, el tratado de Gittin 68 A, y entra en el 68 B. Habla allí… es una larga historia, un largo relato de Salomón enviando a Benayahu, el hijo de Yehoyada, a capturar a Ashmedai, el príncipe de los demonios, y lo trae de vuelta como prisionero y finalmente le revela, lo traducen al inglés como un pájaro carpintero, pero en realidad es una abubilla, que tiene este gusano especial.

De todos modos, aquí hay otro pasaje del Talmud en Pesajim 1:10 A. Dice: “El rabino Joseph dijo: ‘El demonio Joseph me dijo que Ashmedai, el rey de los demonios, está designado sobre'”, bla, bla, bla, y continúa. Lo que significa que según el Talmud había rabinos que hablaban con los demonios y obtenían información de ellos. Ahora, no sé si realmente lo hicieron, pero afirman que hablan con los demonios y obtienen información mística secreta de los demonios. Afirman que Salomón obtuvo información mística secreta de los demonios. Así que ahora tiene sentido por qué acusarían a Yeshua de estar aliado con los demonios, porque creían que estaban aliados con los demonios, según sus propias fuentes.

Ahora, aquí hay una cosa realmente interesante que encontré durante mi preparación. Miré los comentarios rabínicos sobre este verso para ver lo que decían. Así que era del Talmud, acabo de leerlo. El Talmud fue completado alrededor del año 500 d.C. Hay un rabino en el siglo 13 llamado RaDaK o Rabino David Kimchi, y escribe en su comentario sobre 1 Reyes capítulo 6 versículo 7 sobre toda esta historia del shamir, este gusano mágico que se supone que corta la piedra. Sin embargo, no menciona a los demonios. Dice, “Esto fue transmitido por la tradición por los sabios desde los días de Moisés nuestro rabino, y no debe ser dudado.” Vaya.

Keith: Vaya.

Nehemia: ¿Estás conmigo, Keith?

Keith: Sí.

Nehemia: Entonces, él está diciendo que cómo sabemos acerca de este mítico… él no lo llama mítico. ¿Cómo sabemos acerca de este gusano sagrado que puede cortar la piedra? Porque nuestros rabinos lo sabían desde los tiempos de Moisés, porque Moisés también usó el gusano para incitar las piedras del efod. Eso es lo que dicen. ¿Cómo lo sabían los rabinos? Porque suena ridículo, ¿había un gusano que comía piedra? ¿Qué…? Dice que no se puede dudar porque esto fue transmitido por la tradición de los rabinos desde los días de Moisés.

Ahora, de acuerdo con la fuente rabínica anterior, no se remonta a Moisés, sino a Ashmedai, el príncipe de los demonios. Entonces, ¿cuál es? Los primeros rabinos atribuyeron este conocimiento secreto a algo revelado por los demonios; los rabinos posteriores afirman que se remonta a una tradición mosaica, la Ley Oral. Ahora, voy a terminar con esto: ¿lo sabían por la Ley Oral revelada a Moisés, o por Ashmedai el príncipe de los demonios? Tal vez la Ley Oral viene de los demonios, no de Moisés.

Keith: Les diré lo que pasó. Mientras Nehemia no paraba de hablar de estas fuentes, lo que sea, yo estaba aislado. No me enteré.

Nehemia: Gracias a Dios.

Keith: Ahora voy a sugerir, y esto acaba de pasar al número uno de las grabaciones más frustrantes que hemos hecho, incluso por delante de la que nos cortaron ocho veces. Así que ahora estoy en el lugar donde estamos casi al final de esta sección. Así que Nehemia, voy a preguntar a la gente, si tienes algo más que quieras decir, voy a mantener mi frustración.

Nehemia: Keith es capturado en una guerra de tiempo.

Keith: Así que, diré esto, la gente, podría realmente escuchar… No, estoy en un túnel del tiempo, y sabes, es interesante que cuando hablabas de eso, se cortó y pude escuchar que hablabas de algo sobre un gusano y fuentes rabínicas.

Nehemia: Creo que Keith ha caído en una singularidad. Por eso está hablando así.

Keith: ¿Puedes oírme ahora?

Nehemia: Sí.

Keith: Bien. Lo que digo es que esta es la grabación frustrante número uno, así que me gustaría entregarte esto. ¿Hay algo más que quieras decir sobre esta sección?

Nehemia: ¡Te acabas de perder el número uno de la sección Las Perlas de los Profetas! Pero como sea. Está bien. No, está bien. Dios te impidió hablar para que la gente pudiera oírme.

Keith: Amén. Cualquier cosa que me detenga de nuevo.

Nehemia: ¿Quién sabe? Está bien. Sí, probablemente. Terminemos con el último par de versos. Este es mi 11 al 13 en el capítulo 6. Creo que es lo mismo para ti. Tenemos esta declaración aquí, dice en el versículo 12: “Esta casa”, o este templo, “que estás construyendo, si andas en mis estatutos y mis juicios harás y guardas mis mandamientos para andar en ellos, yo los estableceré”, o levantar, literalmente, “mi palabra contigo de que hablé con David tu padre”. Y habitaré en medio de los hijos de Israel y no dejaré a mi pueblo Israel”. Así que tenemos esta promesa. Si guardamos los mandamientos, Dios estará con nosotros. No dice lo negativo de lo que sucede, pero sabemos que en otros lugares. Creo que voy a terminar el programa yo mismo. Parece que Keith no está allí.

Keith: ¿No es eso lo que nuestro…

Nehemia: Oh, ahí estás.

Keith: No, estoy aquí. Nehemia, estoy aquí. Sigo aquí. ¿Puedes oírme?

Nehemia: Sí, y se ha ido. Bueno, la buena noticia es que tenemos un programa más que tenemos que hacer antes de llegar a Israel, y esa es la parte de Tetzaveh, que haremos en algún momento. Muy bien, terminemos con esto. ¿Podemos terminar con una oración?

Keith: Por favor. Adelante, ora por nosotros, Nehemia.

Nehemia: Yehovah, avinu shebashamayim. Yehovah, nuestro Padre en el cielo. Vengo ante Yehovah, y te pido que pongas tu bendición en este programa, que nos des la capacidad de reunirnos y hablar de tu palabra. Tal vez los desafíos que enfrentamos, tal vez esta es una imagen de lo que tenemos que hacer, porque podemos estar sentados en lados opuestos del mundo hablando por Skype, pero el terreno común no está ahí. Si estamos sentados en el mismo lugar y tenemos un terreno común físico, entonces esto se convierte en una imagen del terreno común en el que podemos concentrarnos, buscando Tu verdad en Tu palabra.

Yehovah, te pido que nos des esta oportunidad, que nos bendigas de manera que podamos reunirnos y todo se resuelva. Oro para que podamos continuar compartiendo Tu palabra y estudiar Tu palabra y sumergirnos en las profundidades del océano y sacar esas Perlas de los Profetas y compartirlas con la gente. Yehovah, ha sido realmente una bendición para mí poder repasar estas porciones con Keith, y he aprendido mucho más al repasar las porciones y ser forzado a dialogar sobre ellas de una manera constructiva y que te honre.

Yehovah, ruego que en el espíritu de Salomón construyendo este templo y hablando con Hiram de Tiro podamos hablar al mundo y hacerles saber que Tú eres grande; que Tú eres el Dios más grande; que no hay ninguno tan grande como Tú, y que no deberíamos avergonzarnos de proclamarlo, incluso a un cananeo como Hiram. Que podemos proclamar esto a todo el mundo, que Yehovah ata hu haElohim, que Yehovah, Tú eres Elohim, Tú eres el único Dios verdadero, ein od, no hay otro.

Yehovah, te pido que todo nuestro conocimiento venga de Ti, y no de los demonios o de la gente que dice obtener su información de los demonios, sino sólo de Tu palabra y sólo de Ti y que todos nos presentemos ante Ti en la verdad. Que esta sea Tu voluntad, Yehovah. Amén.

Keith: Amén.

Nota de los traductores: Al leer esta traducción debe recordar que proviene de una transcripción de diálogos en inglés entre tres personas. Cada uno de ellos de países y culturas distintas. El formato del programa incluye la lectura de las porciones de la semana, comparando las versiones disponibles en inglés y el original hebreo directamente traducido por Nehemia Gordon. En los diálogos hay muchas frases idiomáticas en inglés que no necesariamente tenemos en el español, además se suma la dificultad de los regionalismos propios de nuestros países hispanoparlantes. Se han hecho cambios leves para mejorar la fluidez de la lectura y anotaciones en paréntesis cuando se ha entendido necesario aclarar el escrito. Las transliteraciones del hebreo, y el hebreo se han dejado igual que en la transcripción del original.

Esperamos que la transcripción anterior haya demostrado ser un recurso útil en su estudio. Si bien se ha realizado un gran esfuerzo para proporcionarle esta transcripción, debe tenerse en cuenta que el texto no ha sido revisado por los oradores y no se puede garantizar su precisión. Si desea apoyar nuestros esfuerzos para transcribir las enseñanzas en NehemiasWall.com, visite nuestra página de apoyo. ¡Todas las donaciones son deducibles de impuestos (501c3) en Estados Unidos y nos ayudan a empoderar a las personas de todo el mundo con las fuentes hebreas de su fe!

Leave a Reply