Jánuca: Hecho y Ficción


En este estudio especial, Jánuca: Hecho y Ficción Nehemia Gordon explica la verdadera historia de Jánuca, de donde viene la tradición rabínica de encender velas durante ocho días, y cómo se debe celebrar la victoria hoy. Sandra escribió: “¡Esta es una excelente información! Gracias por su dedicación en la obtención de la verdad y ayudar a disolver la ficción para que el hecho pueda brillar a través de!”

La persecución judía griega seléucida

El milagro de Jánuca nació en las llamas de la persecución griega seléucida de los judíos. Esto comenzó tres años antes del primer Jánuca cuando el rey griego seléucida Antíoco IV Epífanes, emitió una serie de decretos diseñados para erradicar la fe judía. La primera ronda de decretos antijudíos entró en vigor el 3er día de Tishrei en el año 168 a. C. Estos decretos se registran en un documento del siglo I d.C. llamado “El pergamino del ayuno”(Megillat Ta’anit) que dice:

“en el tercero de Tishrei… el malvado reino griego decretó la erradicación de Israel diciéndoles: ‘Niega el Reino de los cielos’ y di ‘no tenemos porción con el Dios de Israel’ y no mencionarás el nombre del Dios de los cielos en tus bocas.” Megillat Ta’anit, Tishrei

Estos decretos iniciales fueron seguidos con la prohibición de practicar la circuncisión y observar el día de reposo (Shabat). Tres meses más tarde, en el día 25 de Kislev (mes 12 del calendario), los griegos rededicaron el Templo de Jerusalén como santuario al dios del sol Apolo, sacrificando cerdos en el altar. Esta fue la paja que rompió la espalda del camello (frase idiomática en el inglés, en español probablemente diríamos “esta fue la gota que colmó la copa”), y condujo a un levantamiento judío.

Después de tres años de lucha, los Macabeos liberaron el Templo, derribaron el altar profanado y en el tercer aniversario de su profanación se dedicó uno nuevo. Al día de hoy, el nombre completo de la fiesta es Hanukkat Ha-Mizbe’ach, Dedicación del Altar, en memoria de este acontecimiento. El verdadero milagro de Jánuca es la victoria de un grupo de granjeros y sacerdotes mal equipados y no entrenados que derrotan un superpoder mundial que trató de obligarlos a comer cerdo, renunciar a la circuncisión y al día de reposo (Shabat), y les prohibió pronunciar el nombre de nuestro Padre celestial Yehovah.

Trescientos años después de ese primer Jánuca, el emperador romano Adriano volvió a instituir los decretos antijudíos. Un líder judío, el rabino Hanina ben Teradion, fue quemado en los incendios romanos por desafiar estos decretos. Según el Talmud, fue envuelto en un pergamino de la Torá y quemado vivo “porque solía pronunciar el nombre de la forma en que está escrito” (Avodah Zarah 17b-18a). ¡Este rabino fue sólo uno de los miles martirizados por los romanos por proclamar públicamente el nombre de nuestro Padre celestial “Yehovah”

Jánuca como un Día de La Alegría

La fiesta de Jánuca no se ordena en el Tanach, pero no hay nada inherentemente malo en ello, siempre y cuando puedas separar el hecho de la ficción. En términos bíblicos, Jánuca sería clasificado como un Yom Simchah, un día de alegría. Números capítulo 10 versículo 10 habla acerca de soplar las trompetas de plata “en sus días de alegría, en sus tiempos designados y en sus lunas nuevas”. En los tiempos modernos, el pueblo judío observa una serie de días de alegría como el Día de Jerusalén en conmemoración de la liberación de la Ciudad Santa en 1967 y el Día de la Independencia en memoria de Israel sobreviviendo a una invasión de varios ejércitos árabes en 1948-1949. Celebro cada año estos Días de Alegría para honrar los milagros que nuestro Creador nos concedió en estos dos acontecimientos históricos.

Hasta la destrucción del Templo en el año 70 d.C. el pueblo judío observó decenas de días de gozo en honor de grandes acontecimientos que tuvieron lugar en ese período. Estos días de alegría se enumeran en el mencionado documento del siglo I Megillat Ta’anit, el Pergamino del Ayuno. El pergamino consiste en una lista de fechas y eventos asociados que se observaron como días nacionales de alegría. El propósito del pergamino era instruir a la gente cuándo no ayunar. El ayuno se asocia con el duelo y la tristeza y no sería apropiado ayunar en un día de alegría. El día más importante de la alegría enumerado en Megillat Ta’anit fue el Día de Nicanor, que conmemoró la batalla decisiva entre Judá el Macabeo y el general griego seléucida Nicanor el 13 de Adar en 161 a. C. Cuando el Templo fue destruido en el año 70 d.C., todos los días de gozo fueron abolidos con la única excepción de los 8 días de Jánuca.

El “Milagro” de Jánuca

Hoy en día, Jánuca es más conocido como un festival conmemorativo de un milagro que supuestamente ocurrió en 165 a. C., cuando los Macabeos liberaron el templo de los griegos seléucidas. Según la conocida historia, los macabeos victoriosos buscaron en el templo el templo en busca de aceite de oliva para usar en la Menorah, el candelabro que según Exodo 27:20-21 debe ser iluminado todos los días. La gente había sido asesinada en la liberación del Templo y, por lo tanto, todo su contenido se consideraba ritualmente impuro. Los Macabeos buscaron desesperadamente un frasco de aceite con su sello intacto porque el sello lo protegería de la impureza ritual de los muertos. Esto es de acuerdo con Números 19:15,

“Y todo recipiente abierto, que no tiene cobertura atada sobre él, es inmundo.”

Según la historia, los Macabeos sólo encontraron un solo vial de aceite con el sello intacto e inmediatamente encendieron la Menorah con esta dosis única de aceite. La purificación ritual de los muertos es un proceso de siete días (Números 19) por lo que no pudieron trabajar en la producción de un nuevo lote de aceite puro hasta el octavo día. El milagro, se nos dice, fue que el único frasco de aceite ardió durante ocho días en lugar de uno, dando a los Macabeos tiempo para preparar un nuevo lote de aceite ritualmente puro.

El problema con este maravilloso milagro es que nunca sucedió. Es una obra pura de ficción inventada después de que el Templo fue destruido. No se menciona en una sola fuente que sea anterior a la Destrucción del Templo. Al día de hoy, el nombre completo de la fiesta de Jánuca (Dedicación) es Hanukkat Ha-Mizbe’ach, que significa “Dedicación del Altar”. Después de que los romanos destruyeron el altar en el año 70 d.C., los rabinos inventaron el milagro del óleo para dar un nuevo significado a esta fiesta.

Como su nombre lo indica, el significado original de Jánuca fue la dedicación del altar en el año 165 a. C. Los griegos seléucidas habían profanado el altar en el templo sacrificando un cerdo en él al dios del sol Apolo. Lo hicieron el 25 de Kislev en el año 168 a. C. Después de liberar el Templo en 165 a. C., los Macabeos derribaron el altar profano y construyeron uno nuevo.

Dedicaron este nuevo altar el 25 de Kislev, tres años después de que fuera profanado por los griegos.

Por qué ocho días de Hankkuah

Los acontecimientos históricos que rodean Jánuca se describen en dos obras históricas llamadas

1 Macabeos y 2 Macabeos, escritas poco después de los acontecimientos. Ambos libros describen los acontecimientos con detalles específicos. Ambos libros cuentan la historia de la liberación del Templo, pero ninguno dice una sola palabra sobre el supuesto milagro del aceite. En cambio, dan tres razones para celebrar Jánuca durante ocho días. La primera razón fue un milagro que se repitió en los días de Moisés y Salomón, ambas veces asociado con ocho días de dedicación. Cuando Moisés dedicó a Aarón y a sus hijos como sacerdotes en el desierto, la ceremonia duró ocho días. En el octavo y último día de la dedicación, un fuego salió del cielo y consumió los sacrificios que Aarón y sus hijos ofrecieron en el altar (Lev 9:1, 24). Este milagro ocurrió de nuevo cuando Salomón dedicó su altar durante ocho días (2Chr 7:1, 9). El libro de 2 Macabeos menciona explícitamente esto como la razón de ocho días de Jánuca.

La segunda razón de ocho días fue como una especie de “Segundo Sukkot”. En Números 9 dice que si alguien no participa del sacrificio de la Pascua en el Primer Mes, puede observar una Segunda Pascua en el Segundo Mes. Los Maccabees no habían observado a Sukkot mientras luchaban contra los griegos. Tan pronto como liberaron el Templo, siguieron el ejemplo de Números 9 y lo compensaron con un Segundo Sukkot, como explica 2 Macabeos:

“Y lo celebraron durante ocho días con regocijo, a la manera de la fiesta de las cabañas, recordando que no mucho antes, durante la fiesta de las cabañas, habían estado vagando por las montañas y cuevas como animales salvajes.” (10:6)

Por supuesto, Sukkot es de siete días con el Octavo de Asamblea (Shemini Atzeret) pegado hasta el final, de ahí los ocho días de Jánuca.

El libro de 2 Macabeos da una tercera razón, bastante extraña, para el festival de Jánuca. Aparentemente este festival existía de una forma u otra que se remontaba a la época de Nehemías cuando se conocía como “La fiesta del fuego”. 2 Macabeos explica que cuando Nehemías ofreció sacrificios por primera vez en su altar esperaba que un fuego bajara del cielo tal como lo había hecho en la época de Moisés y Salomón. El mismo milagro también ocurrió cuando David ofreció sacrificios por primera vez en su altar (1Crónicas 21:26) y cuando Elías reconstruyó el altar en el Monte Carmelo en su desafío a los sacerdotes de Baal (1Reyes 18:38). Naturalmente, cuando no se materializó el fuego, Nehemías estaba extremadamente decepcionado. Había una leyenda de que los sacerdotes del 1er Templo escondieron las últimas brasas ardientes del altar de Salomón en una cueva. Nehemías envió sacerdotes para recuperarlo, pero todo lo que encontraron después de setenta años fue un “líquido grueso”. Recogieron este aceite grueso y lo vertieron en el altar, pero no pasó nada. Entonces de repente se encendió, como explica 2 Macabeos:

“Cuando esto terminó y algún tiempo había pasado y el sol, que había sido nublado, brilló, un gran fuego ardía, de modo que todos se maravillaron.” (1:22).

¿Cuál fue el aceite que se encendió espontáneamente cuando se expuso a la luz solar? 2 Maccabees explica:

‘Nehemías y sus asociados llamaron a esto “nephthar”, que significa purificación, pero por la mayoría de la gente se llama nafta.’ (1:36).

La nafta era un producto de petróleo natural bien conocido, pero normalmente no se encendía cuando se expone a la luz. Este aceite que se enciende espontáneamente cuando se expone a la luz del sol dio lugar a la “Fiesta del Fuego”.

Esto es lo realmente importante. Los dos libros de Macabeos dan estas tres razones para Jánuca:

1) Las dedicatorias de ocho días de Moisés y Salomón, 2) Segundo Sukkot y 3) “Festival de Fuego” de Nehemías. ¡Ni una sola palabra sobre el milagro de la quema de aceite durante ocho días! Josefo también habla de Jánuca y se refiere a él como el “Festival de las Luces”, pero no dice nada sobre el milagro de la quema de aceite durante ocho días. En su lugar, dice:

“celebramos este festival, y lo llamamos Luces. Supongo que la razón era, porque esta libertad más allá de nuestras esperanzas se nos apareció; y de ahí fue el nombre dado a ese festival. (José, Antiguedades 12:325)

Si el Festival de las Luces tuviera algo que ver con ocho días de aceite milagroso, ¿no diría Josefo esto? Obviamente no estaba al tanto de esta razón para el festival. La historia de los ocho días de aceite milagroso también falta en el Pergamino del Ayuno, ese documento del siglo I d.C. que enumera todos los días de alegría de los judíos de la época. La primera vez que se menciona este milagro es en el Talmud babilónico (Sábado 21b) en una sección escrita más de trescientos años después de los acontecimientos.

En caso de que se celebre Jánuca

Si decides celebrar Jánuca, evita la parte que se suma a la Torá de Dios. Específicamente, la bendición sobre las velas que agradece a Dios por mandarnos encender las velas, algo que nunca mandó. Esto es una violación de Deuteronomio 4:2 que dice:

“No añadiréis a la palabra que os mando, ni disminuiréis de ella, para que guardéis los mandamientos de Yehovah vuestro Dios que os mando.”

El mismo mandamiento se reitera en Deuteronomio 12:32 [13:1] y por tercera vez en Proverbios 30:6:

“No añadas a sus palabras, no sea que te repruebe, y te encuentre mentiroso.”

Además, asegúrese de separar el hecho de la ficción. Jánuca significa “dedicación”. El nombre completo de la fiesta es Channukat Hamizbe’ach, Dedicación del Altar. Los macabeos tuvieron que rededicar el altar del templo que había sido profanado por los griegos seléucidas. Celebraron esta dedicación durante 8 días en memoria de los 8 días que tanto Moisés como Salomón celebraron en la dedicación del Tabernáculo y del Primer Templo. El supuesto milagro de 8 días de aceite no era originalmente parte de Jánuca. No se menciona en los dos libros de Macabeos escritos poco después de los acontecimientos. Sólo se compuso después de que el altar fue

destruido por los romanos en el año 70 d.C., para dar a la fiesta un nuevo propósito. El verdadero milagro de Jánuca es la victoria de una banda de granjeros y sacerdotes mal equipados y no entrenados que derrotan un superpoder mundial que había tratado de obligarlos a comer cerdo y renunciar a la circuncisión y el día de reposo (Shabat).

Al mirar alrededor de Jerusalén las lámparas Jánuca que alcanzan el pico de las ventanas, y la decoración de las puertas, recuerdo a todos los que murieron en siglos pasados en los fuegos de la persecución por vivir por la palabra de Dios y proclamar Su santo nombre. Estoy agradecido de que hoy, a pesar de las presiones y tradiciones sociales, se me permita proclamar Su nombre sin temor a la muerte.

Foto de Nehemia Gordon con Georgia posando frente a un aceite de oliva Hanukiyah en Jerusalén. Su mirada de confusión es sobre la bendición que hacen los judíos ortodoxos al encender lámparas Jánuca.

Nota del traductor: Al leer esta traducción debe recordar que proviene de una transcripción de un estudio en inglés donde el original hebreo ha sido directamente traducido por Nehemia Gordon. Puede haber muchas frases idiomáticas en inglés que no necesariamente tenemos en el español, además se suma la dificultad de los regionalismos propios de nuestros países hispanoparlantes. Se han hecho cambios leves para mejorar la fluidez de la lectura y anotaciones en paréntesis cuando se ha entendido necesario aclarar el escrito. Las transliteraciones del hebreo, y el hebreo se han dejado igual que en la transcripción del original.

Esperamos que la transcripción anterior haya demostrado ser un recurso útil en su estudio. Si bien se ha realizado un gran esfuerzo para proporcionarle esta transcripción, debe tenerse en cuenta que el texto no ha sido revisado por los oradores y no se puede garantizar su precisión. Si desea apoyar nuestros esfuerzos para transcribir las enseñanzas en NehemiasWall.com, visite nuestra página de apoyo. ¡Todas las donaciones son deducibles de impuestos (501c3) en Estados Unidos y nos ayudan a empoderar a las personas de todo el mundo con las fuentes hebreas de su fe!

Sukkot (Fiesta de las cabañas) y Shemini Atzeret

En Chag Ha-Sukkot, la Fiesta de las cabañas (Tabernáculos), se nos comandó a construir una Sukkah (Cabaña), utilizando como materiales de construcción las “4 especies” enumeradas en Levítico 23:40.

La tradición rabínica enseña que se debe tomar un manojo de los materiales con los que se edificará, y este debe ser agitado en el aire durante la festividad, conforme a su rito. Continue reading

La Verdad Sobre Shavuot

Joshua 5:11 in the 1611 King James VersionShavuot es un festival bíblico conocido en inglés como la fiesta de las semanas o Pentecostés. Shavuot es una fiesta de peregrinación, en hebreo chag. Como chag, Shavuot es uno de los tres festivales bíblicos anuales en los que se ordena a cada israelita varón que haga una peregrinación al templo. Shavuot también se conoce en la Torá como Chag Ha-Katzir, la fiesta de la cosecha (Exodus 23:16) y Yom Ha-Bikurim, el Día de las Primicias (Números 28:26). Continue reading

Contando el Omer

 Omer El domingo 5 de abril de 2015 fue יוֹם הֲנָפַת הָעֹמֶר Yom Hanafat Ha’omer (Día de Agitar la Gavilla). Cuando el Templo se levantó este día, marcó el comienzo oficial de la cosecha de granos (Deuteronomio 16: 7) y las gavillas de cebada fueron cortadas y llevadas al Templo como una ofrenda de olas (Levítico 23: 9-14). Este día también marca el comienzo del conteo de 50 días para חַג הַשָּׁבֻעוֹת Shavuot (Pentecostés; Fiesta de las Semanas). Yom Hanafat Ha’omer se cuenta como el día 1 y Shavuot como el día 50.El domingo, 12 de abril de 2020 es יוֹם הֲנָפַת הָעֹמֶר Yom Hanafat Ha’omer (Día del Mecido de la Gavilla). Cuando el Templo estaba levantado ese día, marcaba el comienzo oficial de la cosecha de granos (Deuteronomio 16:7) y las gavillas de cebada eran cortadas y llevadas al Templo como una ofrenda mecida (Levítico 23:9-14). Este día también marca el comienzo del conteo de 50 días para חַג הַשָּׁבֻעוֹת Shavuot (Pentecostés; Fiesta de las Semanas). Yom Hanafat Ha’omer se cuenta como Día 1 y Shavuot como Día 50. Continue reading

Pascua y Levadura

Torah Pearls Tzav, Leviticus 6:1-8:36, Aaronic, blood, cohen, Documentary Hypothesis, JEPD, Cohen, laws, Noachide, Noahide, Noahides, priest, priesthood, Torah Pearls

En estos días se oye mucho sobre la “Fiesta” de la Pascua (Pessach) e incluso nosotros los caraítas nos referimos a ella a menudo. ¡Pero en la Biblia hebrea no hay esta fiesta! En el Tanach “Pascua” es el nombre de un sacrificio, mientras que la fiesta se llama Chag HaMatzot (“Fiesta del Pan Sin Levadura”). Así, en el versículo: “Salgan y tomen un cordero según sus familias, y sacrifiquen (KJV: matar) la Pascua.” (Éxodo 12:21). En este versículo la “Pascua” es el cordero que debe ser sacrificado y comido. Del mismo modo en Éxodo 12:26-27: Continue reading