Perlas de los Profetas #39 Chukat (Jueces 11:1-33)

En este episodio de, Perlas de los Profetas #39 Chukat (Jueces 11:1-33)

Nehemia Gordon y Keith Johnson discuten la parte de Profetas para Korach que cubre 1 Samuel 11:14-12:22. La visión de Gordon y Johnson sobre el lenguaje, la historia y el contexto que rodea el viaje de Samuel a Gilgal no sólo informa la porción que nos ocupa, sino también otros pasajes de la Torah y fuentes extra-bíblicas de los tiempos de los Jueces. Gordon revela las posibles identidades de Jerubbaal y Bedan. El nombre del rey de los amonitas, Nahash (serpiente) ilustra que las metáforas deben ser estudiadas cuidadosamente. El estudio de la palabra de la semana, “testigo/testificado” (ayin-dalet), incluye una explicación de los verbos huecos, donde no aparecen todas las letras de la raíz.

Gordon considera si esta porción proporciona una imagen del Mesías venidero – rechazado y luego aceptado después de una gran victoria. Para terminar, ora para que Yehovah (como Saúl) tenga misericordia de los que no lo reconocen y que el día del Mesías no sea un día de ira, sino un día de honrar el Nombre.

El arte del episodio de esta semana es una pintura de Mara Hofmann, artista.

“¡Aquí estoy! Testifica contra mí, en presencia de Yehovah y en presencia de su ungido…”
1 Samuel 12:3

¡Espero leer sus comentarios!

Las Perlas de los Profetas #38 – Korach (1 Samuel 11:14-12:22)

Estás escuchando “Las Perlas de los Profetas” con Nehemia Gordon y Keith Johnson. Gracias por apoyar la Fundación Hebrea Makor de Nehemia Gordon. Más información en ElMurodeNehemia.com.

Keith: Bienvenidos a Las Perlas de los Profetas en Jerusalén. Este es Keith Johnson, junto con el reportero número uno, el reportero más caliente de Jerusalén, Nehemia Gordon. Acabamos de regresar a Jerusalén, amigos, de un gran evento en el que Nehemia tuvo su genial… Ni siquiera sé cómo se llama aquí.

Nehemia: Dispositivo de grabación. ¿En el que estamos grabando este episodio?

Keith: Por supuesto. Nos subimos a un autobús y a un tren y terminamos en un lugar muy especial, vamos a hablar un poco de eso. Pero estamos aquí en la tierra de Jerusalén haciendo lo que sea necesario para traerles el poder y las perlas de los Profetas, y tengo que decirles que es especial estar aquí. Uno, estás escuchando esto más tarde en el tiempo, pero en el tiempo que estamos haciendo las grabaciones, fuimos a tres lugares hoy. Nehemia, no sé si no voy a ser capaz de hablar de ello. Creo que tengo que hablar de ello.

Nehemia: Adelante, díselo a la gente.

Keith: Pero estamos aquí, en Jerusalén…

Nehemia: Hoy es Purim.

Keith: Hoy es Purim, y nos tomamos un descanso para salir y estar con la gente, fuimos a tres lugares significativos. El primer lugar al que fuimos es en realidad el lugar de un ataque terrorista que tuvo lugar esta mañana, justo después de haber grabado nuestro segundo “Las Perlas de los Profetas”. Decidimos subir al autobús, al transporte público, para llegar a ese lugar. De hecho, hicimos un podcast desde allí. Ahora, para cuando la gente esté escuchando esto, ¿cómo podrán escuchar el podcast, y cómo se llama, Nehemia?

Nehemia: Sí. Así que pueden ir a mi sitio web ElMurodeNehemia.com, y hay podcasts que salen, en… En realidad no puedo decir si es cada semana, o es que como estoy conmovido, saco episodios del podcast. Pero este episodio se llama “La escena del crimen”.

Keith: Sí. Realmente quiero invitar a la gente a hacer eso. La fecha es…

Nehemia: Hoy 6 de marzo.

Keith: Así que esa será la fecha del podcast. Y ese es el título, oirás exactamente lo que pasó. Pero realmente es algo especial estar aquí. Vamos a repasar el capítulo 11 de 1 Samuel, y diré que este particular… Es algo interesante, normalmente tenemos gente que son nuestros socios de Las Perlas de los Profetas. En realidad no teníamos a nadie que patrocinara esto, así que lo estamos patrocinando nosotros mismos.

Nehemia: En realidad. ¡Lo estamos haciendo! [Riéndose]

Keith: Quiero agradecer a nuestros Socios de Las Perlas de los Profetas, a la Fundación Hebrea Makor y a la Academia Internacional de Fundamentos Bíblicos. Y sabes que es realmente interesante – la gente puede hacer suposiciones como, “Sí, chicos, las cosas son, ya sabes, son bien conocidos y la gente los conoce. Y de hecho, hoy, déjenme decir algo, amigos, estamos en un autobús después de haber hecho tres podcasts diferentes… Por cierto, Nehemia, ¿puedo cobrarte por ellos? Como, ¿tres podcasts?

Nehemia: Debería cobrarte por lo que he hecho.

Keith: Deberías cobrarme. Pero escucha, estamos en un autobús, chicos, y volvemos de estas entrevistas que hicimos, una en la puerta de Damasco, otra en el lugar del ataque terrorista, y también una frente al lugar donde Yehovah puso Su nombre para siempre. Tres cosas realmente, realmente maravillosas. Y estamos en un autobús de regreso para hacer esta grabación, y un tipo se nos acerca en el autobús. Ninguno de los dos… No conozco al tipo, y dice, “¿No se supone que ustedes dos deberían estar en una Harley Davidson?” Y yo le dije, espera un minuto.

Nehemia: ¿Qué?

Keith: Este tipo nos vio en el autobús y nos hizo esta pregunta porque había visto lo que habías enviado, y Nehemia, de nuevo, esto es realmente increíble. Enviaste una comunicación y has enviado una actualización sobre este vídeo de la moto. Y literalmente llega a miles de personas en todo el mundo…

Nehemia: E incluso en Jerusalén.

Keith: Incluyendo a un hombre en Jerusalén que estaba en un autobús y nos ve, y que acababas de enviar esa mañana…

Nehemia: Es increíble. Realmente lo es. En el video, y si la gente no lo ha visto puede ir a mi canal de YouTube o a mi página de Facebook, y lo que decíamos en el video… básicamente que el mensaje del video es que estamos dispuestos a hacer lo que sea necesario para grabar estos episodios. Originalmente íbamos a hacerlo a larga distancia y luego nos dimos cuenta de que vamos a tener que ir en aviones, trenes, automóviles, e incluso Harley Davidson. Por supuesto. Y me hizo montar en una Harley para ilustrar este punto. Chico que daba miedo. Así que el tipo lo ve y dice: “¿No deberías estar en una Harley?” No, estamos en el autobús municipal de Jerusalén.

Keith: Sabes, es realmente interesante – estamos en el autobús, y de nuevo, sé que hablamos un poco sobre ello la última vez, pero esta semana, por ejemplo, no hay ningún socio de Las Perlas de los Profetas, pero aun así, ¿adivina qué? Todavía tenemos que editarlo, todavía tenemos que ocuparnos de las cosas, y así, en efecto, estamos patrocinando. ¿Qué significa eso realmente? Ya sabes, tendremos que averiguarlo. Así que tal vez haya gente escuchando ahora, ya sea que visites ElMurodeNehemia.com, o vayas a BFAinternational.com, realmente fácil en ambos lugares, para que hagas una donación de cualquier cantidad que pueda apoyarnos. Y realmente, más allá de si estás en el Equipo de Apoyo o si eres parte de la Biblioteca de Contenidos Premium, también puedes ir a cualquiera de esos sitios y dar una bendición de una sola vez, una donación de una sola vez. Realmente nos ayuda, así que quiero animar a la gente a que lo haga.

Vamos a tratar con 1 Samuel, Nehemia, capítulo 11. De nuevo, tengo una pregunta geográfica, y lo que me encanta de poder hacer estas Las Perlas de los Profetas con ustedes, como sabemos, he estado aquí varias veces, estamos en nuestra tercera gira con BFA Internacional, pero todavía soy un novato en términos de saber exactamente dónde están las cosas y cómo encajan. Pero cada vez que me encuentro con uno de estos lugares y luego abro mi Biblia y la leo, es realmente interesante, así que enseguida tenemos un lugar importante sobre el que leemos que tiene un significado real en términos de las Escrituras.

Así que en 1 Samuel capítulo 11, versículo 15, si puedo seguir adelante y leer eso… Lo siento, 1 Samuel 11 versículo 14, el profeta Samuel le decía al pueblo, “Vengan, vayamos a Gilgal y renovemos el reino allí.” Eso es lo que dice en la versión NASB, “para renovar el reino allí”. Cuando dice eso, tienes que hacerte la pregunta, “renovar” – entonces, ¿qué fue el pasado? Quiero decir, ¿no es ese el punto? Lo miras y te preguntas… está diciendo que el lugar significativo es Gilgal, y luego de nuevo en el inglés, utiliza la palabra “renovar allí el reino”. Creo que eso es bastante interesante. Está hablando del reino, me hace pensar, “¿Está hablando del pacto? ¿Está hablando de algo diferente?” Y en el contexto, encontramos el significado de ese lugar. Pero quería preguntarte, cuando ves Gilgal hoy, en el día de hoy, ¿es un lugar al que es fácil ir, que puedes decir que está aquí, o hay algún debate sobre dónde está ese lugar?

Nehemia: Sí, no está del todo claro, y parte del problema es que puede haber más de un Gilgal [riéndose], y ahí es donde se confunde. Así que sí, no sé dónde está.

Keith: Es curioso, porque está el cruce del Jordán y hablan de Gilgal…

Nehemia: Exactamente. Sería el primero que se me ocurriría, pero parece que no es de eso de lo que habla, porque está en el Valle del Jordán.

Keith: Exacto. Así que de todos modos, pero van a ir a este lugar, ¿y qué van a hacer? Dice “renovar el reino allí”. Ah. Entonces, ¿qué es renovar el reino? Bueno, supongo que tenemos que ir en el contexto porque…

Nehemia: ¿Podemos leer los versículos 12 y 13? Porque esos dan el contexto del pasaje. Bevakasha.

Keith: De acuerdo. En realidad no tengo eso aquí, así que vas a tener que leerlo.

Nehemia: “Y la gente le dijo a Shmuel…”

Keith: ¿Sabes por qué no tengo 12 y 13?

Nehemia: Porque no es parte de la porción.

Keith: Porque la gente que seleccionó esta porción decidió que no querían darnos esos dos versículos.

Nehemia: Querían desencarnarlas del contexto.

Keith: De acuerdo, rompamos la tradición.

Nehemia: De acuerdo, vamos… sí – no estamos obligados por la tradición, especialmente yo. Así que estamos viendo 1 Samuel capítulo 14… no, capítulo 11, lo siento, capítulo 11 versículos 12 al 13. Voy a leerles esto en la versión JPS.

Keith: Increíble.

Nehemia: Y dice: “El pueblo le dijo a Samuel: ‘¿Quién fue el que dijo: “Shaul será el rey sobre nosotros? Entrégalos y los mataremos'”. Pero Saúl respondió, ‘Nadie será ejecutado hoy, porque hoy Yehovah ha traído la victoria a Israel.'”

Es una imagen interesante, y tenemos una imagen similar con David. Saúl es ungido como rey de Israel por Samuel, lo que significa que viene y le echa aceite en la cabeza, y es una especie de rey, pero no es realmente reconocido por el pueblo como rey. Entonces sucede este evento y luego dicen, “Bien, ¿quiénes son esas personas que no dijeron que eras rey?” y probablemente es…

Keith: Y cuando dice que el evento sucede, ellos tuvieron la victoria.

Nehemia: Correcto, tuvieron una batalla y una victoria. Sospecho que algunas de las personas que decían, “Sí, entreguen a las personas que no lo reconocieron como rey”, apuesto a que eran algunas de las personas que decían, “No es realmente nuestro rey”, y se desviaban un poco. Pero Saúl decide, “Mira, hoy no va a ser un día para aquellos que no me creyeron, que no tuvieron fe. Hoy es un día para glorificar a Yehovah, ¿y cómo vamos a glorificar a Yehovah? No sólo vamos a proclamarme Rey, sino que vamos a renovar el reino.” Y esa es una escena bastante genial. Y tengo que preguntarme… voy a mantener este pensamiento.

Keith: Lo que me impactó fue la frase “renovar el reino”. Quiero decir, tengo que ser honesto contigo, inmediatamente pienso en los momentos en que el pacto se renueva, o cuando hay tiempo para que la gente vuelva y diga, “Decidamos de nuevo que vamos a seguir a Yehovah con nuestro corazón y mente. Vamos a hacer esas cosas que Él nos ha llamado a hacer”. Y eso es lo que, mientras leía eso, pensaba en ello, y tenemos muchos ejemplos a los que podríamos acudir.

Pero luego dice: “Todo el pueblo fue a Gilgal y allí hicieron rey a Saúl ante Yehovah en Gilgal. Allí también ofrecieron sacrificios de ofrendas de paz ante Yehovah, y allí Saúl y todos los hombres de Israel se regocijaron enormemente”. Así que tienes razón, es como si aquí fuera el primer acto, y luego después del primer acto, tuvieron algo así como una prueba, una pequeña guerra, una pequeña batalla – no una pequeña – pero hay victoria. Ahora estamos como, “Bien, hagamos esto de verdad”, y ellos reúnen a toda la gente.

Nehemia: Sólo quiero compartir mi pensamiento aquí, y este soy yo completamente saliendo de un limbo. Me has criticado sobre esto antes, y acepto completamente esa crítica.

Keith: Bueno, no estoy acostumbrado a ello. No es algo que normalmente hubieras hecho.

Nehemia: Bueno, mira, este soy yo pensando en voz alta mientras leo las Escrituras, y hay algunos pasajes sobre los que he leído, y aquí me pregunto si esto no es una imagen del Mesías. Lo que quiero decir con esto es que hay ciertos pasajes que he leído en las Escrituras que la forma en que yo los leo – y otras personas los leen de manera muy diferente – pero la forma en que yo los leo es que describen la situación en la que el Mesías vendrá y no será aceptado inicialmente. Será rechazado, de hecho, y… Keith tiene esa mirada en su cara. ¿No has leído Isaías 53, donde suena como si el Mesías fuera a ser rechazado? Me pregunto si esto no es una imagen de esta situación del final de los tiempos con el Mesías, donde el Mesías vendrá e inicialmente habrá sido rechazado por el pueblo de Israel, y después de que esta gran victoria tenga lugar, entonces volverá y dirán, “Bien, ahora es el momento de renovar el reino”.

Y me encanta el versículo 12 de Isaías 53, donde termina con ellos repartiendo el botín entre los muchos, quiero decir, en ese punto todos dirán, “Bien, este es realmente el tipo. Ahora tenemos que ir a derrotar a nuestros enemigos y traer la victoria.” Así que eso es… como dije, me estoy arriesgando, estoy completamente fuera de la reserva, estoy especulando sobre lo que puede ser, pero me pregunto si esto no es una imagen de la venida del Mesías.

Keith: Entonces cuando dices la foto, de nuevo, ¿por qué es así? Porque tenemos como un proceso de dos pasos. Primero tenemos a Saúl, donde claramente había gente que decía, “No es él”. Luego está esta victoria, y ahora están diciendo, “Oh, es él”.

Nehemia: Me encanta Saúl. En cambio, él podría haber dicho legítimamente, “Esa gente se ha rebelado contra mí al no creer en mí, al rechazarme”. Y en vez de eso, dijo, “No. Hoy no se trata de mí, se trata de glorificar a Yehovah”. ¿Puedo obtener un amén?

Keith: Amén.

Nehemia: Aleluya. Estoy emocionado. Está bien.

Keith: “Samuel dijo a todo Israel: ‘He aquí que he escuchado tu voz y todo lo que me has dicho, y he nombrado un rey sobre ti'”. Y los que no conocen el trasfondo, aquí está la tarea – ir a la primera parte de Samuel donde todo este asunto se plantea con ellos diciendo, “danos un rey”, y ese proceso, y en ese proceso conseguimos a Saúl, y en realidad no teníamos una sección donde hablábamos de ello, pero es realmente importante. Y lo que hace en este pasaje en realidad recuerda…

Nehemia: Esa es la tarea, vayan a leer el contexto, por favor chicos.

Keith: Realmente lo es. “Y ahora aquí está el rey caminando delante de ti. Pero yo estoy viejo y canoso”, y ahora es como… Y tengo que contarte una historia. Bueno, esperaré hasta que lo hagamos. Así que dice, “Aquí está el rey caminando delante de ti, pero yo estoy viejo y canoso, y he aquí que mis hijos están contigo”, aunque no estoy seguro de que eso fuera algo realmente bueno, “y yo he caminado delante de ti desde mi juventud hasta el día de hoy”. Gran historia de lectura sobre Samuel, 1 Samuel – hombre, uno de mis pasajes favoritos, 1 Samuel capítulo 3, donde sólo tratamos el tema de Samuel y el proceso por el que pasó de sintonizar su oído para escuchar la voz de Yehovah, y dice, “He caminado delante de ti desde mi juventud hasta el día de hoy”. Luego dice en el versículo 3, “Aquí estoy”. Así que hay un cambio, Nehemia.

Nehemia: Espera, estábamos hablando de Saúl, que es el rey, y ahora de repente estamos hablando de Samuel.

Keith: Y el cambio es, como dije, que hemos tratado con Saúl, y él dice, “Bien, vamos a hacer esto. Ustedes se regocijan. Aquí está su rey. Ahora tengo un anuncio: me retiro”. En otras palabras, “ha sido una buena carrera”. Y casi me pregunto si Samuel no mira a Saúl y le dice: “Está bien, te di a tu hombre”. Quiero decir, no estoy diciendo que él pueda ver el futuro, pero es como, “Está bien, te di a tu chico y ahora me estoy lavando las manos. Es tu chico”. Esta es mi opinión, porque cuando miro la historia de Saúl y las interacciones de Saúl y Samuel, claramente Samuel y Saúl tienen una pelea.

Pero Samuel le dice a Israel…

Nehemia: Así que pensó que había terminado, pero no es así. [Riéndose]

Keith: Creo que Samuel sabía que no era el verdadero, esa es sólo mi opinión.

Nehemia: Oh, ¿en serio?

Keith: Entonces Samuel le dice a todo Israel, “He escuchado tu voz y todo lo que me has dicho. Ahora aquí está el rey caminando delante de ti. Bien, estoy viejo y he hecho lo que he hecho. Da testimonio contra mí ante Yehovah, y…” y me encanta lo que dice – las dos siguientes palabras – ¿podría ser esta la Palabra de la Semana?

Nehemia: No.

Keith: ¿No lo harás?

Nehemia: No.

Keith: ¿12:3?

Nehemia: Puedes hacer que sea la palabra de la semana. Ya lo hemos hecho, vamos. Hagamos algo más único.

Keith: “Y su ungido, su Mesías. ¿De quién es el buey que he tomado? ¿De quién es el burro que he tomado? ¿A quién he defraudado? ¿A quién he oprimido? ¿O de la mano de quién he aceptado un soborno para cegar mis ojos? Te lo devolveré”.

¿Tienes alguna respuesta a eso? ¿Estamos bien?

Nehemia: Bueno, absolutamente. Así que, en primer lugar, Moisés dice algo muy similar durante la rebelión de Korach. En realidad, tengo el versículo aquí, pero no… He citado el versículo aquí, pero no tengo la referencia.

Y hablamos de ello en Las Perlas Originales de la Torah.

Nehemia: Hablamos de ello en Las Perlas Originales de la Torah, dice, “Y Moisés se enojó mucho, y le dijo a Yehovah: ‘No te vuelvas hacia su ofrenda'”. Y aquí es interesante, él está hablando con Yehovah, y Samuel está hablando con el pueblo. Dice, “No les he quitado ni un solo burro y no le he hecho ningún mal a ninguno de ellos.” Así que dice, “Mira, no le he hecho nada a nadie. ¿Por qué me rechazan?” Es interesante, el paralelo. Así que tanto en Korach – que recuerdan, eso está en Las Perlas Originales de la Torah, ese es el nombre de la porción, en realidad – tanto Korach como la gente de los tiempos de Samuel, estaban rechazando al profeta elegido de Dios como representante de Yehovah. Korach quería ser el representante él mismo. ¿Recuerdas eso? En otras palabras, su punto era como, “Wao, Moisés? ¿Por qué es tan especial? Todos deberíamos ser…”

Keith: Sí, no iba a hacerlo.

Nehemia: Sí. Y la gente de los tiempos de Samuel, lo que querían era un rey en vez de un profeta. Así que en ambos casos hay esta sensación de que estás rechazando al profeta. Ahora hay una gran diferencia, Korach era anarquista, tal vez se podría decir que era igualitario, pero en realidad creo que era anarquista, lo que significa que su posición era que todos debían ser iguales. Todo el mundo debería ser igual. No debería haber una persona con la que Dios tratara más que con otras. Bueno, Dios no decide eso o no decidió eso – Dios tenía un plan diferente Korach.

El pueblo de los tiempos de Samuel, eran monárquicos. Es muy diferente, pero en ambos casos, el Profeta representaba lo que hoy en día podría llamarse, en mi opinión, un gobierno libertario. La idea es obedecer a Dios, tratar al prójimo decentemente y el único papel del gobierno es hacer cumplir la ley de Dios y defenderte de la invasión extranjera. ¿Puedo obtener un amén? Aleluya.

Keith: Amén. Pero básicamente se pone de pie ante ellos y va por esta lista y ellos dicen – porque hizo la pregunta, dice, “Ahora aquí estoy, atestigüen contra mí”. Y ellos dijeron, “No nos has defraudado, no nos has oprimido, no has tomado nada de la mano de ningún hombre.” Él les dijo, “Yehovah es testigo contra ti”. En otras palabras, salió de su boca, “y su ungido es testigo de este día, su Mashiaj”, eso es lo que era Saúl, él era el ungido.

Nehemia: Así que me vas a obligar a hacer de esto la Palabra de la Semana, ¿no?

Keith: Voy a tener que obligarte.

Nehemia: Supongo que es la Palabra de la Semana.

Keith: No sé cómo no podías.

Nehemia: Bien, ¿podemos terminar el versículo?

Keith: Sí. “Y su ungido es testigo este día de que no has encontrado nada en mi mano”. Y ellos dijeron, ‘Testigo'”.

Nehemia: “Testigo”, tal vez esa debería ser la palabra – testigo.

Keith: Testigo tiene que serlo. Hemos hecho el Mashiaj antes.

Nehemia: La palabra aquí es “ed”, Ayin-Daled.

Keith: Esta no es una situación fácil, vamos.

Nehemia: Bueno, creo que en realidad es bastante fácil… ¿cuál es el problema?

Keith: Bueno, De acuerdo, adelante y haz tu shpiel normal, Sr. Inteligente. “Cada palabra tiene tres raíces”. Adelante, haga su “shpiel”.

Nehemia: Cada palabra tiene una raíz de tres letras, ¿y cuál es la raíz de tres letras de Ayin-Daled?

Keith: Eso es lo que me gustaría saber.

Nehemia: Bien… Y hay algunas preguntas sobre lo que es y por eso…

Keith: Dirá que el Vav está ahí, venga, aquí está el Vav. Vamos, Nehemia. ¡Explícanoslo! Soy un novato, lo estoy mirando, no lo veo.

Nehemia: Así que tenemos este concepto llamado verbos huecos.

Keith: Así es.

Nehemia: Los verbos huecos son verbos que no aparecen las tres letras en todas las formas de la palabra. Un ejemplo muy fácil es la palabra “banah” que construyó, o tomemos un ejemplo de “dar”. Así que tenemos Netanyahu – la raíz es natan, él dio, yahu es Yehovah. Así que Nun-Tav-Nun es la raíz. Muy fácil – Netanyahu. Y puedo decir natan, él me dio. Ok, natan li, él me dio algo. Pero entonces si digo ten, dar, como una orden. Entonces, ¿qué pasó con la primera nun? La respuesta es que se cayó. Y entonces puedo decir natati, le di, la segunda nun se cae. Así que en estos verbos huecos…

Keith: La nun es engañosa, Nehemia. Es tan divertido, que esconde las otras letras y aparece como pequeños puntos.

Nehemia: La nun es astuta, te concedo eso. De acuerdo. ¿Pero no es interesante? Está Nun-Tav-Nun, y en algunas situaciones, la primera nun desaparece y en otras situaciones la segunda desaparece, y en algunas situaciones ambas nun desaparecen. Por ejemplo, “latet” es el infinitivo para dar. Así que sólo hay una letra de la raíz, la letra Tav, en el medio. Así que de acuerdo, esos son verbos huecos, y se complican, y los verbos huecos no son raros. De hecho, no he hecho, pero imagino que si tomara las estadísticas de cuántos verbos aparecen en el Tanakh, si hiciéramos una lista de todos los verbos, apuesto a que entre el 25 y el 50% son verbos huecos. Esa sería mi suposición. Pero están por todas partes. Sería difícil encontrar una página de la Biblia en hebreo que no tenga un montón de verbos huecos. Tal vez si fuera una lista de nombres, no encontrarías muchos verbos huecos.

Así que Ed es un verbo hueco, y la pregunta se convierte en, y significa testigo. Ayin-Daled son obviamente parte de la raíz. ¿Cuál es la letra que falta? Podríamos tener una discusión, ¿es Vav? ¿Es posiblemente Yud? Por ejemplo, dices que testificar es leha’eed, pero quizás es el Yud de hif’eel, así que, posiblemente es un Vav, y es toda una pregunta sobre el cambio de lugar de Vav y Yud.

Keith: Como dijiste, es tan fácil, el hebreo es un lenguaje tan fácil.

Nehemia: Es un idioma muy fácil.

Keith: Estos verbos huecos me vuelven loco.

Nehemia: Por cierto, un ejemplo de verbo hueco es la raíz del nombre Yehovah, donde la raíz es Hey-Yud-Hey, bueno, ¿dónde está el Yud en Yehovah? No está ahí, es un verbo hueco.

Keith: Si no sabes nada de hebreo, dirías, “Bueno no, es la primera letra de su nombre”, y entonces no entenderían eso…

Nehemia: ¿Qué dirían?

Keith: No, digo que si no sabes nada y dices: “¿Dónde está el Yud, cuál es la primera letra?”

Nehemia: Así que es Ayin-Vav-Daled o Ayin-Yud-Daled, y es difícil determinar cuál es. Pero sí, lo que significa que esos Vav y Yud son a veces un poco complicados.

Keith: ¿Realmente lucharías contra aquellos que dicen que es un Vav? ¿Discutirías contra eso? ¿Por qué no podemos aceptarlo? Es un Vav.

Nehemia: ¿Qué prueba que es un Vav?

Keith: Lo dicen, eso es lo que dicen.

Nehemia: Oh, ¿lo dicen?

Keith: Bueno, de cualquier manera, esa es la palabra para testigo.

Nehemia: Lo que hace las cosas aún más complicadas es que tenemos una letra gutural aquí. Así que tienes un Ayin como primera letra. Así que lo que normalmente haces es mirar el patrón de las vocales para Ayin-Yud-Daled, o digamos una palabra de tres letras donde Vav es la letra del medio, y dirías ¿cuál sigue este verbo? Entonces serías capaz de determinar si es un Vav o un Yud. Pero aquí tenemos una situación en la que tienes un Ayin que estropea las cosas.

La otra cosa es que nunca lo tienes en la conjugación kal. Tenemos siete conjugaciones. No creo que esta raíz esté nunca en kal, o si lo está, es rara. Mientras que, digamos una palabra como lashuv, para volver, sé que es un Vav aunque ese Vav cae en ciertas situaciones frente a otras palabras que tienen un Yud. ¿Cuál es un ejemplo de una palabra que podría tener un Yud? Hay haya es un ejemplo. De acuerdo. Pero ahí es complicado por otras guturales.

De todos modos, Ayin-Daled, ed, testigo, leha’eed, testificar, dar testimonio. Esa es nuestra palabra de la semana. Esa es la respuesta corta.

Keith: De acuerdo, genial. ¿Y ellos respondieron? “Testigo”.

Nehemia: “Testigo”.

Keith: Vaya.

Nehemia: Ed.

Keith: No voy a tirar otro hueso que sólo…

Nehemia: ¿Testificarías aquí, Keith?

Keith: Sí. Lo haría de verdad. Y en realidad, lo que me gustaría decir es que me gustaría contarte una historia, porque esta fue una historia tan asombrosa para mí, porque la primera vez que la leí, realmente me impresionó profundamente que va más allá de que él hiciera una lista. Este es Samuel parado frente a un grupo de personas diciendo, “He estado en una posición de poder y autoridad. He estado en una posición en la que soy el único que puede hacer estas mismas cosas que te estoy preguntando si lo hice. ¿Te he oprimido como líder, te he quitado? ¿He usado mi autoridad para llenar mis bolsillos?”

De hecho, estábamos conduciendo en Jerusalén y Nehemia, esto es muy gracioso, esto sucedió hoy. Estamos conduciendo en Jerusalén y no muy lejos de la casa de Bubby Dina hay un edificio, y cada vez que vengo a Jerusalén miro este edificio y está completamente fuera del flujo de la arquitectura del lugar. Parece… lo llamamos el Edificio Transformer.

Nehemia: “Transformer, más de lo que se ve a simple vista”.

Keith: Este edificio fue construido y este edificio se basó en el hecho de que un líder realmente hizo algunas de las cosas que Samuel dice que no hizo. Aceptó un soborno.

Nehemia: El primer ministro de Israel aceptó un soborno.

Keith: Este no es el primer ministro de Israel actual, es un ex primer ministro de Israel. Le estaba diciendo a Nehemia que había estado en el aeropuerto y vi a este hombre.

Nehemia: Netanyahu nunca fue atrapado. No sé si alguna vez ha hecho algo malo.

Keith: ¿Cómo puedes decir algo así?

Nehemia: Es un político, esto es lo que hacen.

Keith: No. De todas formas, pero mi punto es que… ¿cómo se llamaba?

Nehemia: Ehud Olmert. Fue sometido a juicio y…

Keith: Y le hicieron una pregunta y le dijeron, “Mira, ¿aceptaste dinero en una bolsa de papel marrón?”

Nehemia: Oh no, no fue, “¿Aceptaste dinero?” Hubo testigos que dijeron que…

Keith: Y admitió que el dinero llegó en una bolsa de papel marrón…

Nehemia: Bueno, su argumento, dijo, “No fue un soborno – fue para mi campaña. Simplemente no quería pagar impuestos de campaña por ello”. Cogiste dinero en una bolsa de papel marrón, ¿de qué estás hablando? Ehud Olmert.

Keith: Esta es nuestra conversación de hoy. Y aquí tenemos a Samuel, un hombre íntegro, un hombre de Dios, ha sido seleccionado. Él dice, “He caminado delante de ti desde mi juventud”. Eso es mucho tiempo. Ahora está viejo y canoso. Y se paró frente al pueblo y dijo, “Mira, ¿he hecho esto?” Y nadie dijo nada.

Y cuando leí esto, Nehemia, realmente, realmente me golpeó duro. Realmente me golpeó muy profundamente. Yo era el jefe de un ministerio, fundé un ministerio llamado Atletas Cristianos Unidos por el Empoderamiento Espiritual. Éramos un ministerio en el que la gente involucrada en el ministerio, el alto porcentaje de ellos, eran multimillonarios. Multimillonarios. Y este ministerio atrajo mucha atención, y yo era el líder de este ministerio, y como había pasado por un poco de transición como resultado de visitar Israel y tener un encuentro con Yehovah de una manera que cambió radicalmente mi vida, supe que se acercaba el momento del fin de mi ministerio, y decidí hacer algo realmente radical. De hecho, leí este versículo delante de estos multimillonarios, ya que sabía que era el final de mi tiempo como líder del ministerio, y que iba a haber una transición. Así que me paré frente a ellos y dije: “Quiero leer una historia y quiero leer esta historia y quiero ponerla en el contexto actual”. Me paré frente a ellos y dije, “Escuchen, aquí estoy, den testimonio contra mí ante Yehovah”. Y dije, “aquí está la lista. ¿He tomado el dinero de alguien? ¿He hecho trampa? ¿He hecho…?” Como que usé algunas otras frases, y ya sabes…

Nehemia: Estaba el tema del burro de ese jugador de baloncesto, ¿verdad? [Riéndose]

Keith: No, no, no, no. Revisé toda la lista con ellos y añadí algunas otras cosas para ellos, y dije, “Ahora, ¿puede alguien…” y públicamente hacer esto. Quiero decir esto. Así que está delante de quién sabe cuánta gente. En ese momento, estaba frente a cien personas – maridos, esposas, niños, etc. Y dije, “Ahora escucha, estoy a punto de pasar a otra cosa. Estoy a punto de hacer el BFA, esto está llegando a su fin. ¿Hay alguien que diga que he hecho algo que no haya sido íntegro en cuanto a recursos, en cuanto a relaciones, algo así?” Y fue realmente una bendición. Dijeron, “Somos testigos, no has hecho eso”. Realmente me permitió hacer la transición a este próximo ministerio.

Ya sabes, el Ministerio BFA, empezamos de cero. Literalmente desde cero. Pero nació como yo, como el otro extremo de este ministerio con estos multimillonarios. Tengo que decirte que fue una bendición porque cuando hay dinero de por medio, y te lo digo en cualquier momento, ya sabes, Nehemia, porque te presenté a mi amigo Reggie White, que también era multimillonario, y cuando hay dinero…

Nehemia: Era parte del ministerio.

Keith: Sí, fue uno de los fundadores de nuestro ministerio. Y cuando hay dinero de por medio, llama mucho la atención, tanto en lo bueno como en lo malo. Pero una de las bendiciones para mí fue ser capaz de alejarme de eso y hacer que digan que no ha sido así. Siempre digo que, incluso para las personas que ahora escuchan como parte de BFA, quiero estar seguro de que lo que sea que hagamos, lo hacemos con integridad, porque siempre quiero que este pasaje se presente ante la gente y diga: “Ahora, ¿hay alguien que pueda decir que hemos hecho algo malo?” Por la gracia de Dios, y espero en oración que permanezcamos en este lugar, que no puedan hacer eso.

Así que, de todos modos, pero esa frase que Samuel está haciendo creo que es realmente interesante, porque no estoy seguro de que algunos de los actuales líderes, los políticos puedan ponerse de pie ante el pueblo y decir eso. Quiero decir, no sé si ya hay muchos Samuel, y estoy hablando de un nivel muy alto ahora. Mencionaste de pasada, como político el entendimiento es que casi no se puede ser político sin… No estoy seguro de que ese sea el caso o no.

Nehemia: Estoy seguro de que hay algunos políticos honestos por ahí, pero mi sospecha es que son pocos y distantes entre sí.

Keith: De acuerdo. Pero la gente dijo que son testigos, “y entonces Samuel le dijo al pueblo, ‘Es Yehovah quien nombró a Moisés…'” Y ahora vamos a pasar por esta historia, y Nehemia, para ser honesto contigo, no sé cuánto quieres lidiar con esto. Lo que hace es que básicamente hace lo que hacen muchos de los profetas y muchas cosas que sucedieron en las Escrituras, vuelve y dice, “Ahora déjame recordarte”. Moisés hizo lo mismo. Deuteronomio…

Nehemia: Bien. Aquí está la lección de historia. Esto es con lo que estamos tratando – Yehovah, estas son las cosas que ha hecho.

Keith: Y por eso quiero saber cómo quieres tratar con esto. Quiero decir, estoy abierto.

Nehemia: Quiero decir, leámoslo.

Keith: Bien, adelante. Adelante.

Nehemia: No, adelante.

Keith: No, léelo tú. Si quieres leerlo, adelante y lee su historia.

Nehemia: O podemos saltarnos la lectura si no quieres. ¿Qué dices?

Keith: Bueno, estoy diciendo que creo que es una buena tarea para la gente. No estoy seguro de que necesitemos hacer todo eso.

Nehemia: De acuerdo… Podemos ahorrar algo de tiempo aquí. Él dice, “Ahora levántate y entraré en juicio contigo ante Yehovah”. ¿Es eso lo que tienes?

Keith: Sí.

Nehemia: Es una palabra interesante, es el nifal de shafat, para entrar en juicio. Es interesante, él es el juez. Él es el Shophet, ese es su título, es un juez. Pero en lugar de juzgar, entra en juicio no como el juez, sino como una parte del conflicto ante Dios, él y el pueblo, eso es interesante, eso me llamó la atención. Y si no quieres leer todos los versículos, si queremos saltarnos el versículo 11, creo que deberíamos saltarnos el versículo 11.

Keith: Sí. Ese es realmente el versículo 11. En realidad espero que…

Nehemia: Eso es lo que quieres, ¿no? Sí, eso es.

Keith: Sí, por supuesto. De nuevo, habla de muchas cosas de las que hemos hablado… cómo sirvieron a los Baals y a Ashtoret, etcétera, etcétera, etcétera. Luego el versículo 11, y lo estoy leyendo en la versión NASB si está bien.

Nehemia: Claro.

Keith: Dice, “Entonces Yehovah envió a Jerubavel…”

Nehemia: Jerubbaal.

Keith: Sí, supongo que es Jerubbaal, “y Bedan y Jefté y Samuel”. Cuando dice eso, está hablando…

Nehemia: Sobre sí mismo. [Riendo]

Keith: [Riéndose] Sólo quería estar seguro de que no me estoy perdiendo nada aquí. Es como si los atletas dijeran: “Realmente sentimos que somos capaces de hacer tal o cual…” hablan de sí mismos.

Nehemia: Oh, ¿lo hacen? ¿En serio?

Keith: Oh, todo el tiempo.

Nehemia: En tercera persona.

Keith: En tercera persona. Así que Samuel está haciendo lo del atleta aquí, está diciendo, “Entonces Yehovah envió…”

Nehemia: Debo señalar que en los libros de Esdras y Nehemías que se dirigen a sí mismos en primera persona donde la persona dice, “Acuérdate de mí para siempre, y yo hice esto…” Eso es muy inusual en el Tanakh, de hecho en la mayor parte del Tanakh, tenemos gente que se refiere a sí misma en tercera persona. Tienes a Moisés escribiendo en la Torah, “Y Yehovah habló a Moisés diciendo…” bueno, ¿quién escribió eso? Moisés lo escribió, es la Torah de Moisés.

Y no había nada inusual en eso. De hecho, este estilo no aparece realmente hasta los tiempos del Segundo Templo, con Esdras y Nehemías, y posiblemente con Daniel.

Keith: Vaya. Bueno, ¿quieres decir algo…

Nehemia: ¿Podemos hablar de Yerubal? ¿Quién es Yerubaal?

Keith: No lo sé.

Nehemia: Así que Yerubaal es llamado en Jueces 6:32, a Gideon se le da el nombre de Yerubaal, que significa “él luchará con Baal”. Pero luego en 2 Samuel 11:21, se le llama Yerubeshet. Lo que han hecho allí es tomar la palabra Baal, que es el nombre de una deidad pagana, y la reemplazaron con la palabra beshet, o boshet, que significa vergüenza.

Y eso es interesante. Entonces, ¿por qué 2 Samuel 11:21 tiene un nombre diferente para esta figura, para Yerubaal? ¿O por qué se llama Yerubeshet en 2 Samuel 11:21, y aquí se llama Yerubaal?

Keith: Vemos que esto sucede.

Nehemia: ¿En el mismo libro?

Keith: No, estoy diciendo que donde está el nombre de una persona… sí.

Nehemia: Bueno, una posibilidad es, y estoy mirando…

Keith: Vas a ir por el camino de nuevo.

Nehemia: Bueno, aquí voy a sugerir que posiblemente 1 Samuel capítulo 12, lo que estamos leyendo aquí tal vez fue escrito por un autor diferente a 2 Samuel capítulo 11, y este autor lo llama Yerubaal, el otro lo llama Yerubeshet. Es una posibilidad.

Lo que apoyaría eso es 1 Crónicas 29:29, dice, “Los actos del Rey David, tempranos y tardíos, están registrados en la historia de Samuel el Vidente, la historia de Natán el Profeta y la historia de Gad el Vidente”. Así que tenemos estas tres historias proféticas diferentes, y tal vez cuando miramos el libro de Samuel, y posiblemente los capítulos iniciales de Reyes, son diferentes secciones de estas historias proféticas escritas por diferentes autores. Estoy sugiriendo que esta es una posibilidad, no puedo probarlo.

Keith: Me alegro de que hayas traído ese versículo, porque básicamente nos da un ejemplo donde si te pregunto, “Oye, abramos el libro de la historia de Gad el Vidente…”

Nehemia: Bueno, no tenemos ese libro.

Keith: ¿No tenemos ese libro? O tal vez sí. [Riéndose]

Nehemia: O tal vez sí, y se llama Samuel, y esto tiene mucho sentido. Si pensamos en ello, el Libro de Samuel o 1 Samuel y 2 Samuel en inglés, Samuel está muerto a mitad del libro. Así que espera un minuto, no pudo haber escrito los últimos capítulos.

Keith: Amigos. Este es el tipo de cosas – lenguaje, historia y contexto.

Nehemia: Amén.

Keith: Te garantizo que hay gente que lo ha oído y ha dicho, “Espera un momento, ¿qué acabas de decir?” Aunque estés leyendo el libro y no pienses en ello, pero ese es un ejemplo en el que podríamos decir que esos otros tres libros podrían ser definitivamente una parte de lo que estaba pasando.

Nehemia: Cierto. Esa es mi sugerencia, que quizás 1 Samuel, 2 Samuel y los capítulos iniciales de Reyes fueron escritos respectivamente por Samuel, Nathan y Gad. Y se entendió en Crónicas, ya sabes, está hablando del Libro de Samuel aquí, creo. Así que eso es bastante genial.

Keith: Ahora diré algo… no sé cómo quieres hacer esto…

Nehemia: ¿Qué hay de Bedan? ¿Quién es?

Keith: ¿Quién es? [Riéndose]

Nehemia: ¿Quién es Bedan? ¿Quién es él? Así que sabemos quién es Yerubaal, ese es Gideon. Sabemos quién es Jeftach, sabemos quién es Samuel, él es el que habla. ¿Quién es Bedan? ¿Has pensado en ello?

Keith: 1 Crónicas 7:17, “El hijo de Olam era Bedan”.

Nehemia: ¿Y era un juez? ¿Qué es lo que hizo? ¿Qué hizo? De acuerdo, lo encontraste.

Keith: Lo encontré, 1 Crónicas 7:17. “El hijo de Olam era Bedan”.

Nehemia: Oh, eso no me dice nada. ¿Pero no es interesante? Aquí tenemos en el Libro de los Jueces y luego en los capítulos iniciales de Samuel, tenemos estas historias de los jueces, y aquí se hace referencia de manera retrospectiva, a Yerubaal y Samuel y Yiftach, Jefté y Bedan, como si se supone que debemos saber quién es. Así que no parece ser mencionado en el Libro de los Jueces o en el de Samuel, excepto por este versículo. A menos que, según los rabinos, sea posible que Bedán se refiera a Sansón, no en las Crónicas, sino aquí en Samuel.

Keith: ¿Vas a ir con eso?

Nehemia: No, pero lo sugiero como una posibilidad. No creo que sea correcto, pero es posible. ¿Cómo sacaron a Sansón de Bedan? Porque Sansón era de la tribu de Dan, y “be’Dan” sería “en Dan” o “a través de Dan” o “con Dan”. A menos que su nombre fuera Bedan, y tiendo a pensar, “Mira, no tenemos que leer en esto un personaje que no reconocemos o forzar una identidad en Bedan”.

Esto es realmente muy emocionante para mí. Lo que me dice es que los profetas, cuando escribieron la historia, no nos estaban diciendo todo. Este no es el tipo de historia que podrías leer, un libro de historia hoy en día en América, que se supone… e incluso eso no lo cubre todo, obviamente. Pero esta no fue una historia exhaustiva. Es una historia profética, y por eso está en los Profetas, porque creo que está en los Profetas, una historia profética, porque hay ciertas lecciones y morales y conceptos que intenta enseñarnos, y quizás imágenes que intenta darnos. Y Bedan, por alguna razón, no se nos enseñó quién era Bedan o lo que hizo, pero hubo mucho que ocurrió en el tiempo de los jueces y en tiempos bíblicos que no conocemos.

Esto es muy alentador para mí porque, cuando estudié en la Universidad Hebrea de Jerusalén, sacaban algunos textos asirios y decían: “Oye, mira, había una gran guerra y la Biblia no la menciona”, y lo hacían para dejar la Biblia. Leí esto y pensé: “Espera, hay muchas cosas que pasaron…”

Keith: ¿No podrías quitarme mi amor y respeto por la Universidad Hebrea?

Nehemia: Oh, hay algunas grandes cosas que la Universidad Hebrea…

Keith: Porque me recuerdas estas cosas, y no quiero oírlas.

Nehemia: No, la Universidad Hebrea es una de las mejores escuelas del mundo en lo que se refiere a la enseñanza del lenguaje bíblico, pero todo su “enfoque crítico histórico” es algo con lo que no estoy de acuerdo, que básicamente está desgarrando las Escrituras y deconstruyéndolas hasta que ya no son la Palabra de Dios. Esa es la parte que no acepto y nunca acepté, y por eso no me convertí en profesor allí.

Pero la parte en la que enseñan el lenguaje… wow, son unos de los mejores del mundo, los mejores del mundo. Así que es un asunto como cualquier otro, y espero que la gente que se acerque a este podcast, a este programa, tome las partes que tengan sentido para ustedes… ¿Qué es esa expresión sobre comer la carne y escupir los huesos? Eso es lo que tenemos que hacer con cualquier cosa en la vida, usa tu discernimiento para hacerlo.

Keith: De acuerdo. Es increíble. Bueno, el siguiente versículo es realmente interesante. Creo que es realmente interesante, porque podría leerlo de esta manera. “Cuando viste que Satanás, el rey de los hijos de Amón, vino contra ti, me dijiste…” “Keith, ¿cómo lo conseguiste?”

Nehemia: ¿Qué versículo estás leyendo?

Keith: 1 Samuel 12, versículo 12. Me estoy apoyando en algo. “Cuando viste que Satanás, el rey de los hijos de Amón, vino contra ti, me dijiste”, wow, ¿de dónde sacaría eso? Bueno, si miro esta palabra nachash, descubro que hanachash es la palabra que se usa en el capítulo 3 del Génesis, y mucha gente interpreta que la serpiente del capítulo 3 del Génesis era realmente Satanás. De hecho, oímos esto muchas veces, la gente dice, “Y este era Satanás que fue a Adán y Eva”, y no dice Satanás, dice hanajás, la serpiente, y tenemos un hombre, un rey que en realidad se llamaba…

Nehemia: Nachash, cuyo nombre es serpiente.

Keith: Pero de nuevo, si no lo estoy leyendo y no lo miro, y sólo estoy mirando algunos pensamientos históricos tradicionales sobre lo que estaba pasando en el capítulo 3 del Génesis, lo traduciría y diría, “Bueno, aquí es cuando viste a ese nachash, y su verdadero nombre era Satán”. Podría hacer toda una enseñanza sobre eso, excepto si realmente miro las palabras y veo cómo se usan, la enseñanza sale por la puerta. Así que realmente no puedo traducir eso.

Nehemia: ¿Podríamos decir esto? ¿Puedo explicarlo un poco más?

Keith: De acuerdo.

Nehemia: ¿Es posible usar la serpiente del Génesis 3 como símbolo? ¿Como una imagen de cómo es Satanás?

Keith: Sí, podríamos, y también tendríamos que decir que tal vez esa serpiente es también cuando Moisés está levantando la serpiente. Detenme en esto si estoy en lo cierto o no.

Nehemia: Uh-oh, para. [Riéndose]

Keith: No, no, no. ¿Quieres ir por ese camino? [Riéndose]

Nehemia: Así que la serpiente en el poste podría ser Satanás, entonces, si podemos ser consistentes.

Keith: Exactamente, tienes que ser coherente. Y la razón por la que saco el tema, Nehemia, con toda seriedad, es muy liberador para mí, muy liberador para mí. El episodio de la semana pasada, si no lo escucharon, amigos, realmente lo necesitan, porque hablamos en ese episodio sobre Satanás, e hicimos un muy buen trabajo en términos de ver cómo se usaba esa palabra. Y muchas veces decía en inglés, que le daría a Satanás una S mayúscula, que Satanás es un nombre, un nombre propio, pero en realidad en el hebreo…

Nehemia: O el papel de un ángel.

Keith: Sí, el papel de un ángel, pero en inglés dirán, Satanás con S mayúscula. Si no lo escuchaste la semana pasada, por favor hazlo. Ahora lo conecto con esta semana, sólo porque cuando me encuentro con esta palabra nachash me recuerda inmediatamente a HaNachash.

Nehemia: ¿Sabes a qué me recuerda esto? He tenido esta discusión con gente que viene de la perspectiva de las raíces hebreas y la perspectiva mesiánica, y dirán, “Oh, estamos llegando a la Pascua. Hay levadura, y la levadura representa el pecado, y la levadura es algo malo.” E incluso he conocido gente, lo creas o no, que ha establecido una dieta entera donde no hay levadura en su dieta.

Keith: Basándose en el hecho de que es un pecado…

Nehemia: Esa levadura es un pecado. Y yo digo: “Bueno, ¿qué hay de, creo que es Mateo 24, tal vez en algún lugar por ahí, donde Yeshua habla, dice: ‘El Reino de los Cielos es como la levadura’, y allí la levadura es algo bueno”. Así que hay que tener cuidado con estas metáforas y estos símbolos.

Keith: Exactamente. Sabes, esa es la razón perfecta por la que hice eso.

Nehemia: Uno de los versículos que quiero traer donde creo que nachash es quizás Satanás, es o definitivamente alguna figura malvada, es Isaías 27 versículo 1, “En aquel día Yehovah castigará con su gran, cruel y poderosa espada, a Leviatán, la serpiente escurridiza”, en hebreo nachash, “Leviatán, la serpiente retorcida”, de nuevo nachash, “matará al dragón del mar”.

Y el simbolismo aquí en Isaías 27, como yo lo entiendo, es que Dios va a derrotar a la muerte y habrá vida eterna. Así que la serpiente de allí es este símbolo de lo que nos está matando. Y tal vez eso se relaciona con Génesis 3 como un simbolismo, tal vez.

Keith: Supongo que lo que intentaba decir es que el poder de las palabras, al conocerse por primera vez…

Nehemia: No significa que todas las serpientes sean Satanás. Ese es el punto.

Keith: Esa es la cuestión.

Nehemia: Si no, te metes en problemas por sostener el poste…

Keith: En otras palabras…

Nehemia: “¡Mira a Satán y vivirás!” [riendo]

Keith: Podría hacer toda una enseñanza sobre esto.

Nehemia: Oy vey.

Keith: No, no. Pero de nuevo, es realmente poderoso. Así que asegúrate de comprobarlo la semana pasada. “Cuando viste que Nachash era en realidad un hombre, el rey de los hijos de Aman vino contra ti. Me dijiste, no, pero un rey…” Y esto es lo que está haciendo: nos está trayendo de vuelta, si no hiciste tu tarea, que esta fue la razón por la que decidieron, “Mira, necesitamos un rey. Necesitamos un rey que reine sobre nosotros. Aunque Yehovah es tu Dios, era tu rey.” Y Hombre, desearía que pudiéramos hablar de eso.

Nehemia: ¿Podemos hablar de que Yehovah sea rey?

Keith: Podemos, pero hay una historia muy triste. Hay una historia triste.

Nehemia: ¿Cuál es la historia triste? No conozco la historia triste.

Keith: Hay demasiadas cosas que podría decir. Centrémonos en el hecho de que estamos hablando de él como rey; ya que estamos en el autobús, en nuestro camino para venir a hacer esta sesión, ¿cuál era la señal que estaba en la parte de atrás del auto?

Nehemia: Oh, ‘Hashem Hu HaMelech’. Yehovah es el rey.

Keith: Él es el rey. Y esto estaba en este auto.

Nehemia: Una pegatina para el parachoques.

Keith: “Aunque Yehovah era tu rey”. Vaya.

Nehemia: Así que aquí tenemos esto, no sé cuál es la palabra. Hay esta tensión. Por un lado, Saúl es el rey, es el ungido. Por otro lado tenemos a Yehovah como el rey, y creo que esta es una tensión que nos acompaña a lo largo del Tanakh. Dios es el rey contra el rey humano.

Uno de los versículos que me viene a la mente es el capítulo 14 de Zacarías, versículo 9, uno de mis versículos favoritos, “Vehaya Yehovah lemelech al kol ha’aretz”, y “Yehovah será”, y este es el final de los tiempos, “sucederá que Yehovah será rey sobre toda la tierra”. Y en ese día Él será uno y su nombre será uno”, Zacarías 14:9.

Pero luego tenemos Ezequiel 37:24, “Mi siervo David será rey sobre ellos. Y todos ellos tendrán un solo pastor”, hablamos de esto recientemente “y seguirán mis leyes y tendrán cuidado de cumplir mis decretos”. Así que en este final de los tiempos tienes a Yehovah como el rey y tienes a David como el rey, y esto es así…

Ahora en la Universidad Hebrea, llaman a esto una sibatiut hakfula, o causalidad dual. Y esa es la idea de que puedes tener a un hombre como rey y puedes tener a Dios como rey, y no hay ninguna contradicción en la forma de pensar hebrea. Así como pudimos ver que uno de los jueces dirá que fue el salvador de Israel, y entonces Yehovah es el salvador de Israel. Yehovah lo hizo a través del juez. Algunas personas quieren llamar a eso “agencia”; en la Universidad Hebrea les gusta llamarlo causalidad dual.

Oseas capítulo 3, versículo 5, “Después, los israelitas volverán y buscarán a Yehovah su Dios y a David su rey”. Eso une a los dos. “Vendrán temblando a Yehovah para recibir sus bendiciones en el último día.” Así que no tenemos un problema en el pensamiento hebreo con esta doble causalidad, con sibatiut hakfula – Yehovah es el rey y luego hay un hombre en la tierra que lo representa y también es rey.

Keith: Vaya.

Nehemia: Esa es la situación aquí. Pero su punto era, “Mira, ¿no fui lo suficientemente bueno como tu rey?” Definitivamente hay una cierta cantidad de tensión a pesar de todo eso.

Keith: De acuerdo. Bueno, no estoy tratando de ir por el camino fácil, pero una vez más, tenemos una pequeña sección, y la pregunta es, ¿queremos ir versículo por versículo?

Nehemia: ¿Podemos leer el versículo 14?

Keith: Podemos ir al 14, y luego quiero que veamos el 16 como una frase que es… Adelante. 14.

Nehemia: Adelante.

Keith: 14. “Así que si temes a Yehovah y le sirves y escuchas su voz y no… y no te rebelas contra el mandato de Yehovah, entonces tanto tú como el rey que reina sobre ti seguirán a Yehovah tu Dios”.

Nehemia: Sí, ¿y el versículo 15?

Keith: “Si no escuchas la voz de Yehovah, y te rebelas contra el mandato de Yehovah, entonces la mano de Yehovah estará contra ti como lo estuvo contra tus padres.”

Nehemia: ¿Qué traducción fue esa, por curiosidad?

Keith: NASB.

Nehemia: Déjame leerte de la versión NIV o de la JPS. Así que ese es el versículo 14. Este es 1 Samuel capítulo 12, versículo 14. Dice: “Si veneras al Señor, adórale y obedécele, y no desobedeces la orden del Señor, de que tanto tú como el rey que reina sobre ti sigan bien al Señor tu Dios”. ¿Lo tienes? Así que añade las palabras “bien y bueno”. Tenemos una situación aquí donde encontramos… hay una fórmula de juramento, y creo que la versión JPS ha entendido mal eso. Pero eso es complicado. Sigamos adelante.

Keith: Estás bromeando, ¿verdad?

Nehemia: La palabra “bueno” no está en el hebreo.

Keith: No la veo en ninguna parte.

Nehemia: No está en el hebreo. Esta es la forma en que tiene que ser leída realmente. Así que básicamente, la idea aquí es que si obedeces, irás tras Yehovah. Pero si desobedeces, la mano de Yehovah estará en tu contra. En otras palabras, lo leen como, “Si obedeces y vas tras Yehovah, entonces eso es bueno”. Pero entonces tuvieron que añadir la palabra “bueno”. En otras palabras, de la forma en que lo vemos aquí, la forma en que yo lo leo es, si obedeces, entonces estarás siguiendo a Yehovah. Y eso en sí mismo es la bendición.

Keith: Eso es lo que la versión NASB tiene… tiene eso; dice, “tanto tú como el rey que reina sobre ti seguirán a Yehovah tu Dios”.

Nehemia: De acuerdo. Así que me gusta la versión NASB. Lo han hecho bien.

Keith: Increíble.

Nehemia: Absolutamente maravilloso; pero cuidado con eso, los que están leyendo otras traducciones.

Keith: “Así que, toma tu posición. Incluso ahora, toma tu posición. Incluso ahora, toma tu posición y ve esta gran cosa que Yehovah hará ante tus ojos.” Y entonces Él hace este milagro. Quiero decir, el versículo 17, como Samuel está en racha. Él les da la historia. Les dice que su ministerio está llegando a su fin. Les dice, “Escuchen, no he hecho nada malo”. Y al final dice, “Ahora tomen su posición y vean esta gran cosa que Yehovah hará ante sus ojos. ¿No es la cosecha de trigo de hoy? Llamaré a Yehovah para que envíe truenos y lluvia. Entonces sabrás y verás que tu maldad es grande y que has hecho a la vista…”

Espera, aguanta aquí. Él dice, “Ahora, te estoy diciendo todas estas cosas, esto es lo que me pasa. Te he dado tu rey. Esto es lo que te ha dicho”, y luego viene este versículo. Así que quiero hacerte una pregunta. ¿Por qué dice, “no es la cosecha de trigo de hoy?” ¿Cuál es la conexión?

Nehemia: Así que no llueve en verano en Israel, y para cuando tengas una cosecha de trigo, no debería haber ninguna lluvia. Si la hay, dañará el trigo, que aún no ha sido cosechado.

Keith: Así que de repente hace esto y dice, “Ahora no es el momento de la lluvia. Llamaré a Yehovah para que envíe el trueno y la lluvia, la voz, ese fuerte trueno y la lluvia. Entonces sabrás y verás que tu maldad es grande, lo que has hecho a los ojos del Rey Yehovah.” ¿Cuál es la maldad? “Pedir para ustedes un Rey”. Vaya.

Les diré, hagan su tarea en esto, amigos, y vuelvan a ver cuál fue la respuesta una vez que fueron a Samuel y le dijeron, “por favor danos un rey”, y lo que dijo Yehovah. Es una historia triste para mí. Realmente lo es. Es como cuando lo escucho responder, en las Escrituras, es una historia triste. Es como, “Bien, ellos no quieren que yo sea su rey. Aquí está su rey”. Quiero decir, por supuesto que la realeza es de donde sacamos la idea de que el Mashiaj viene, pero ese intercambio inicial entre el pueblo y Él – es una historia triste. Realmente creo que lo es.

Nehemia: Sí.

Keith: “Así que Samuel llamó a Yehovah y Yehovah envió truenos y lluvia ese día y todo el pueblo temió enormemente…” dos cosas – temieron a Samuel y temieron a Yehovah. Me recuerda a lo que pasó con Moisés. Cómo hablan de… ven a Moisés y entienden que es Yehovah y también cómo miran a Moisés.

Pero el 19, “Todo el pueblo le dijo a Samuel, ‘Ora por tus siervos a Yehovah tu Dios para que no muramos, porque hemos añadido a todos nuestros pecados el pedirnos un rey’. “No temas”, dice, “has cometido todo este mal, pero no te apartes de seguir a Yehovah, sino sírvelo con todo tu corazón”. No debes apartarte, porque entonces irías tras cosas fútiles que no pueden ser aprovechadas o liberadas porque son fútiles, porque Yehovah no abandonará a su pueblo a causa de su gran nombre.'” Qué hermosa frase: “Porque a Yehovah le ha complacido hacerte, aunque seas cabeza dura, cuello rígido, malvado y frustrante”, dice. Esta es, de nuevo, esta declaración de gracia y buenas noticias. “Se ha complacido en hacer un pueblo para sí mismo”.

Nehemia: Sólo tengo que asignar algunos deberes a algunas personas. Por favor, vayan a ver el capítulo 17 de Deuteronomio, versículo 14, donde se habla de cuando Israel pedirá un rey, y hay un pequeño misterio aquí en este pasaje, porque por un lado Él les dio permiso para tener un rey. Por otro lado, cuando van y piden el rey, Él dice: “Bueno, me has rechazado”. Así que es un poco confuso, y lo entiendo.

Keith: ¿Un poco?

Nehemia: Sí. Lo entiendo, pero por otro lado, les dio permiso para pedir un rey, o dice, “Cuando pidieron un rey,” Míralo. Deuteronomio 17:14, y… es interesante.

Keith: Bueno, Nehemia, es tu turno. ¡Oh! ¿Sabes qué? Voy a decir algo. Déjame decir algo, Nehemia. En realidad, necesitamos hacer un Minuto del Ministerio por un par de razones. No sólo porque no lo hemos hecho, sino porque no tenemos a nadie que nos apoye para la próxima semana. Así que Las Perlas de los Profetas ha terminado. No teníamos a nadie para esta semana. No tenemos a nadie para la próxima semana. Se acabó a menos que puedas hacer un gran Minuto de Ministerio y dar a la gente una comprensión de cómo el hecho de que nos ayuden les ayuda a aprender y a seguir adelante.

Nehemia: ¿Puedo compartir con mi ministerio algo que ha ocurrido hoy mismo? Así que puse este estudio para mi equipo de apoyo, y recibí este correo electrónico de alguien y estaba muy molesto. Está molesto. Dice: “Durante años, todo lo que has enseñado ha sido gratis. ¿Por qué de repente dices que tengo que ser parte de tu equipo de apoyo y apoyar tu ministerio para tener acceso a esta enseñanza?” Esa es una pregunta completamente válida.

Permítanme compartir algo de la historia y el proceso de pensamiento de lo que pasó. Fui a China.

Keith: ¿Cuándo fuiste a China?

Nehemia: Eso fue, ¿en qué año estamos ahora, 2015? Así que fue en el verano de 2013, y parte de la razón por la que fui a China fue que necesitaba un descanso del ministerio, pero también necesitaba comer. Fui allí a trabajar, y estaba trabajando allí enseñando inglés en una escuela secundaria, y realmente me gustó mucho. Me pagaban, no mucho dinero, pero era suficiente para vivir, y era muy feliz allí.

Keith: Incluso te dieron un lugar para vivir.

Nehemia: Me dieron un lugar libre para vivir. Me dieron servicios públicos gratis. Estaba viviendo una buena vida allí. Era buena. No ganaba mucho dinero, pero era suficiente para no tener que preocuparme por los servicios públicos ni por la factura de la luz. Era un buen truco. Y me gusta enseñar a los niños. Me gusta enseñar en el instituto. Yo era un buen profesor de secundaria. Era divertido.

Pero cuando estaba en China, había gente que me contactó y me dijo: “Mira, estás enseñando a estos chicos chinos de secundaria. ¿Y qué hay de nosotros?” Tenía gente que me decía, “Mira, te pagaré. Te pagaré sólo para que me enseñes personalmente, te pagaré más de lo que ganas en todo un mes en China para trabajar a tiempo completo”. Oré por eso y decidí que no iba a hacer esa situación en particular, pero decidí que esto es lo que he sido llamado a hacer, tengo que estar enseñando a la gente, esto es lo que Yehovah me ha llamado a hacer. Pero también tengo que pagar las cuentas y tengo que vivir.

Así que decidí que me iba a ir de China, y en realidad, incluso como el final de China, dije, “Mira, así que ha habido gente que ha apoyado mi ministerio, y eso me va a permitir, si continúan haciendo eso, podré irme de China y seguir haciendo lo que estoy haciendo y enseñar la palabra de Dios”. Pero quería dar una especie de enseñanza especial como agradecimiento a los que apoyaron mi ministerio, porque me permitieron enseñar a todos los demás. Y si miran lo que puse ahí fuera, diría, no sé, del 75 al 90%, no sé el número, es gratis para todos, sin preguntas. No tienen que inscribirse para nada. Simplemente se presentan. Descargarán lo que quieran. Y mira, creo que así es como debería ser.

Pero para aquellos que me han permitido y me han dado la capacidad, de haberse unido a mí en este proceso para que pueda compartir para todos los demás, quiero darles un pequeño extra para compartir con ellos, y eso me permite seguir adelante. Y así, si tienes un problema con eso, está bien. Quiero decir, podría volver, supongo, y enseñar inglés en China otra vez, pero realmente siento que esto es lo que se supone que debo hacer.

Keith: Vaya. Eso es algo. Entonces, ¿cómo puede la gente apoyar?

Nehemia: Así que pueden ir a ElMurodeNehemia.com y hacer una donación, o pueden contactar a Deb. Hay un número 1-800 en todos los boletines, o puedes ir al formulario de contacto en ElMurodeNehemia.com y contactarnos y averiguar cómo puedes ser parte del equipo de apoyo.

Keith: Increíble. Bueno, diré, Nehemia, creo que probablemente, alrededor de la cuarta o quinta semana del verano, no estoy seguro de cuáles son las fechas en este momento, pero durante las últimas semanas, por fe, actualmente no se ha completado en este momento ya que estoy aquí en Jerusalén, pero para cuando estés escuchando esto, por la gracia de Dios, mucho tiempo y energía y recursos se habrán empleado en dar a la gente la oportunidad de primero, aprender los fundamentos del hebreo bíblico. Eso va a ser un curso de audio.

Hay muchas otras cosas que están disponibles en nuestro sitio web. Siempre hablo de la Biblioteca de Contenido Premium, y diré que ese ha sido realmente un lugar donde nos está dando la oportunidad de producir otras cosas, y hay muchas cosas para producir.

Pero tengo que decir, justo ahora lo que quiero desafiar a la gente a hacer, si sólo el 10% de los que estaban escuchando simplemente, al final de esto, ir a BFAinternational.com, hacer una donación de cualquier cantidad, e incluso se puede designar para ciertas cosas que tenemos allí. Hay cosas que puedes hacer con respecto a la producción, cosas que puedes hacer en la medida en que otras personas puedan escuchar, oír.

Lo que más me gusta de lo que está sucediendo con BFA en este momento es que tenemos un grupo de personas en todo el mundo… Acabo de estar en Namibia, me reuní con 50 pastores. Sólo tengo que ser… wow. No puedo decirles – 50 pastores de Namibia que están diciendo, “Realmente queremos entender más sobre las raíces hebreas de nuestra fe. Queremos entender el lenguaje y queremos entender la historia y el contexto, y queremos llevar esta información a Namibia.” Es un país que en realidad sólo tiene alrededor de 2 millones de personas, y lo que me gusta decir es que en realidad ya he orado e impartido una enseñanza sobre esto. Espero que este verano puedas tener la oportunidad de ver la enseñanza, la serie Namibia de la serie de enseñanza Ladrillo Bíblico, que también estará disponible para que la gente pueda verla.

Pero realmente le pedí al Padre la oportunidad de llegar a un país entero, y aquí tienes 50 pastores que tienen un montón de acceso a otros pastores que dicen: “Queremos aprender más sobre el lenguaje, la historia y el contexto de las Escrituras”. Así que eso es lo que estamos haciendo ahora mismo. Sólo un ejemplo, BFAinternational.com, ir allí hoy definitivamente y hacer algo para ayudarnos.

La semana que viene no tenemos un patrocinador, así que necesitamos a alguien para esta semana, la próxima, y también hay un par de otros espacios. Pueden ir a nuestro sitio y hacer eso. Incluso pueden designarlo, y Nehemia y yo podremos verlo.

Pero de nuevo, sólo quiero agradecer a la gente, y tú lo haces mejor, Nehemia, por aquellos que están a tu lado. Gracias por aquellos que ya lo están haciendo, y creo que hay gente que está escuchando ahora mismo que hará esto, que se subirán a bordo con nosotros en BFAinternational.com y nos ayudarán. Ya sabes, Dios da la visión, siempre da la provisión, va a proveer, y utiliza a su gente para hacerlo. Así que si estás escuchando y te sientes conmovido, realmente apreciaríamos tu apoyo a cualquier nivel.

Nehemia: Amén.

Keith: Así que ese es el final de esta sección, Nehemia, y tenemos mucho más que vamos a hacer en las próximas semanas. No puedo creer lo que ya hemos hecho. Y nos tomamos un descanso en medio de todo eso e hicimos lo que yo llamo un truco de galera – tres blogs de audio diferentes, o tres diferentes, creo que los llaman podcasts. Diré, Nehemia…

Nehemia: ¿Cuál es la diferencia entre un audio blog y un podcast? [Risas]

Keith: No creo que haya ninguna diferencia. Lo llamamos un audio blog sólo porque lo es, y es un podcast, pero en ambos casos la gente necesita una oportunidad para escuchar. Y seguiremos hablando y compartiendo con los demás y nos afinamos mutuamente para seguir haciendo “Las Perlas de los Profetas”.

Nehemia: Amén. Quiero terminar aquí con una oración. Yehovah… Yehovah nuestro rey. Te pido, Yehovah, que continúes guiándonos. Sé que me guiaste en China y me diste la oportunidad de enseñar tu palabra incluso a mis estudiantes chinos. Siento que me has llamado a enseñar a la gente de todo el mundo, y te pido que me guíes en este ministerio. Por favor, Yehovah, guía a Keith en su ministerio, para que siempre hagamos lo que honre Tu nombre.

Y Yehovah, estoy muy agradecido por todos aquellos que están conmigo en el muro, y estoy agradecido con ellos porque me permiten continuar compartiendo Tu palabra con todo el mundo. Esto no es algo pequeño, Yehovah. Sé que es una gran bendición que me has dado y que les has dado a ellos para ser parte de esto también, así que te agradezco por eso, Yehovah. Y para todos aquellos que están con Keith, junto a los cimientos bíblicos en el túnel, esos gigantescos cimientos que le ayudan a establecerlos para la gente, Yehovah, tampoco es poca cosa. Es algo enorme. Estoy tan agradecido contigo por todo esto, Yehovah.

Yehovah, te pido que mientras continuemos haciendo estas Perlas de los Profetas, que nos guíes, que pongas tus palabras en nuestras bocas y en nuestros corazones para que siempre te honremos, Yehovah. Y Jehová, te pido que cuando llegue el momento y Tu Mesías venga aquí a la Tierra, que tengas misericordia de aquellos que no lo reconocen cuando viene por primera vez y que no lo ven, y que tenga el mismo corazón que Saúl en esta situación, su corazón de misericordia, Jehová, y en el día en que finalmente ven que él es tu elegido ungido, Yehovah, y se vuelven a él, que acepta su creencia en él como el rey y no hace de eso un día de ira y juicio, sino un día para honrarte a ti, y a ti sobre todo, Yehovah. En tu santo nombre, Amén.

Nota de los traductores: Al leer esta traducción debe recordar que proviene de una transcripción de diálogos en inglés entre tres personas. Cada uno de ellos de países y culturas distintas. El formato del programa incluye la lectura de las porciones de la semana, comparando las versiones disponibles en inglés y el original hebreo directamente traducido por Nehemia Gordon. En los diálogos hay muchas frases idiomáticas en inglés que no necesariamente tenemos en el español, además se suma la dificultad de los regionalismos propios de nuestros países hispanoparlantes. Se han hecho cambios leves para mejorar la fluidez de la lectura y anotaciones en paréntesis cuando se ha entendido necesario aclarar el escrito. Las transliteraciones del hebreo, y el hebreo se han dejado igual que en la transcripción del original.

Esperamos que la transcripción anterior haya demostrado ser un recurso útil en su estudio. Si bien se ha realizado un gran esfuerzo para proporcionarle esta transcripción, debe tenerse en cuenta que el texto no ha sido revisado por los oradores y no se puede garantizar su precisión. Si desea apoyar nuestros esfuerzos para transcribir las enseñanzas en NehemiasWall.com, visite nuestra página de apoyo. ¡Todas las donaciones son deducibles de impuestos (501c3) en Estados Unidos y nos ayudan a empoderar a las personas de todo el mundo con las fuentes hebreas de su fe!

Voces Hebreas #30 Nefilim y Demonios en el Libro de Enoc

En este episodio de, Voces Hebreas #30 Nefilim y Demonios en el Libro de Enoc

Nehemia habla con la Dra. Miryam Brand sobre el Libro de los Vigilantes, que es otro nombre para los primeros 36 capítulos de 1 Enoc. La intriga comienza en Génesis 6:1-4, cuando los “hijos de Dios” se juntaron con las “hijas de los hombres” y los “Nefilim” parecen haber sido el resultado, un pasaje que Nehemia considera el más difícil del Tanakh. El Libro de los Vigilantes es un intento de los antiguos judíos de explicar este misterioso pasaje de la Torah.

Gordon y Brand recorren siglos de literatura bíblica y extrabíblica para exponer cómo los lectores originales y posteriores han visto a los Vigilantes. Brand explica el “distanciamiento” de Dios que tuvo lugar en el período del Segundo Templo, como lo demuestra la mayor atención prestada al mundo angélico. También sabemos que el cristianismo primitivo conocía a los Vigilantes; la epístola de Judas cita el Libro de los Vigilantes y Justino Mártir también abordó la cuestión en sus Diálogos con Trifón (capítulo 79).

Si Génesis 6:1-4 te ha hecho rascarte alguna vez la cabeza, este episodio te ayudará a acercarte a él de una manera más informada, ya que Gordon y Brand exploran el contexto y el uso de “vigilantes”, “ángeles”, “hijos de Dios”, “despiertos”, “gigantes”, “hombres poderosos”, “Nefilim” y “Elohim”.

La imagen de la parte superior de esta página es un famoso engaño, que expresa la interpretación de un artista de Photoshop de cómo podrían ser los huesos de los Nefilim.

Continue reading

Perlas de los Profetas #38 Korach (1 Samuel 11:14-12:22)

En este episodio de, Perlas de los Profetas #38 Korach (1 Samuel 11:14-12:22)

Nehemia Gordon y Keith Johnson discuten la parte de Profetas para Korach que cubre 1 Samuel 11:14-12:22. La visión de Gordon y Johnson sobre el lenguaje, la historia y el contexto que rodea el viaje de Samuel a Gilgal no sólo informa la porción que nos ocupa, sino también otros pasajes de la Torah y fuentes extra-bíblicas de los tiempos de los Jueces. Gordon revela las posibles identidades de Jerubbaal y Bedan. El nombre del rey de los amonitas, Nahash (serpiente) ilustra que las metáforas deben ser estudiadas cuidadosamente. El estudio de la palabra de la semana, “testigo/testificado” (ayin-dalet), incluye una explicación de los verbos huecos, donde no aparecen todas las letras de la raíz.

Gordon considera si esta porción proporciona una imagen del Mesías venidero – rechazado y luego aceptado después de una gran victoria. Para terminar, ora para que Yehovah (como Saúl) tenga misericordia de los que no lo reconocen y que el día del Mesías no sea un día de ira, sino un día de honrar el Nombre.

El arte del episodio de esta semana es una pintura de Mara Hofmann, artista.

“¡Aquí estoy! Testifica contra mí, en presencia de Yehovah
y en presencia de su ungido…”
1 Samuel 12:3

¡Espero leer sus comentarios! Continue reading

Voces Hebreas #9 Los Refugiados Palestinos en Bicicleta de Noruega

En este episodio de, Voces Hebreas #9 Los Refugiados Palestinos en Bicicleta de Noruega

Nehemia Gordon fue en busca de la multitud de refugiados sirios y afganos que huyen de la guerra y la persecución durante un tiempo libre después de una charla en Stavanger, Noruega,  Sin embargo, se encontró con palestinos del Líbano que llegaron a Noruega con la esperanza de una vida de paz y dignidad después de haber sido tratados como ciudadanos de segunda clase durante tres generaciones en el Líbano. Por favor, hazme llegar tus comentarios al final de este artículo.

Continue reading

Perlas de los Profetas #37 – Shlach (Joshua 2:1-24)

En este episodio de, Perlas de los Profetas #37 – Shlach (Joshua 2:1-24)

Nehemia Gordon y Keith Johnson discuten la parte de Profetas para Shlach que cubre Josué 2:1-24. En la historia de la prostituta Rahab escondiendo a los espías, Gordon y Johnson acuerdan no estar de acuerdo en sus interpretaciones de los motivos de Josué para enviar espías a Jericó. ¿Fue simplemente un reconocimiento prudente, o mostró una falta de fe? ¿Y cómo supo una prostituta cananea que Yehovah es Elohim?

Gordon explica cómo la Septuaginta y los rabinos manejan el pronombre singular en la declaración “Rahab lo escondió” y da su propia explicación. Gordon también proporciona el contexto geográfico de la búsqueda inútil en la que Rahab envió al Rey de Jericó. En honor a la palabra de la semana “tikvah/cuerda/esperanza” de la raíz qoof-vav-hei, Gordon canta el HaTikvah, el himno nacional de Israel. Para terminar, Johnson pide fuerza como Josué y paz para Jerusalén.

“Y dijo a los hombres: ‘Sé que Yehovah les ha dado la tierra…'” Josué 2:9

¡Espero leer sus comentarios!

Continue reading

Voces Hebreas #6 Sitios Bíblicos con un Guionista de Los Ángeles

En este episodio de, Voces Hebreas #6 Sitios Bíblicos con un Guionista de Los Ángeles

Nehemia Gordon habla con Joel Haber, un guía turístico con licencia en Israel, cuyos tours son tan agradables que se ganó el apodo de “Fun Joel”. Joel comparte poderosos ejemplos de cómo la lectura de la Biblia, en la tierra de la Biblia, hace que los versículos cobren vida – compartiendo detalles del atado de Isaac, el Valle de Elah, el enrutamiento en el Monte Hermón y la amplia muralla de Jerusalén. Joel explica en profundidad cómo los caminos, los cauces de los ríos y la tipografía ayudan a esclarecer los acontecimientos, así como la forma en que el cotejo de los registros históricos y arqueológicos con los relatos bíblicos demuestra que la Biblia no es un libro inventado.

La afirmación de Joel de que estar en la tierra produce una comprensión espiritual, se subraya cuando comparte el hecho de estar en la antigua ciudad de Silo -visitando sus enormes murallas que rodeaban el Tabernáculo- y comparando esa experiencia con la de estar en Jerusalén y girar 360 grados para presenciar, en un suspiro, las montañas que la envuelven.

.קוּם הִתְהַלֵּךְ בָּאָרֶץ, לְאָרְכָּהּ וּלְרָחְבָּהּ; כִּי לְךָ, אֶתְּנֶנָּה
Levántate, recorre la tierra a lo largo y a lo ancho, porque a ti te la daré. (Genesis 13:17)

¡Estoy deseando leer sus comentarios!

Continue reading

Perlas de los Profetas #36 – Beha’alotecha (Zacarías 2:10[2:14]-4:7)

En este episodio de, Perlas de los Profetas #36 – Beha’alotecha (Zacarías 2:10[2:14]-4:7)

Gordon y Johnson traen su mejor erudición junto con sus mejores conjeturas para descifrar la emotiva visión de Josué del ángel del Señor, un satán, una piedra con siete ojos, un candelabro de oro, dos olivos y una marca arrancada del fuego.

Gordon explica las diferentes formas en que aparece el nombre de Josué. Otros estudios de palabras incluyen: “habitar”, que comparte la raíz de “shekinah”, “levita/junta”, “satán/adversario”, con sus usos sustantivos y verbales, y por último “tzemach/rama”, el siervo prometido.

Para terminar, Gordon explica la fascinante historia de la imagen de la semana y ofrece la 15ª bendición de la Amidah, orando para que Yehovah envíe rápidamente su Tzemach – la rama de su salvación.

“…he aquí una Menorá toda de oro… y sus siete lámparas sobre ella… y dos olivos junto a ella…” Zacarías 4:2-3

¡Estoy deseando leer sus comentarios!

Continue reading

Voces Hebreas #56 La Batalla por la Guerra de los Seis Días

En este episodio de, Voces Hebreas #56 La Batalla por la Guerra de los Seis Días Nehemia Gordon habla con Michael Oren, el mayor historiador vivo del Israel moderno, para conocer la Guerra de los Seis Días, la lucha contra las Noticias Falsas, sus aventuras en la clandestinidad sionista y cómo el presidente Obama ayudó a sentar las bases de un nuevo imperio iraní. Michael Oren es un importante miembro del gobierno israelí que también tiene un doctorado en historia por la Universidad de Princeton.

¡Estoy deseando leer sus comentarios!

Voces hebreas #56 – La Batalla por la Guerra de los Seis Días

Michael: La Guerra de los Seis Días es uno de los episodios más dramáticos de la historia de la humanidad.

Nehemia: Realmente lo es.

Michael: Habría que esforzarse mucho para convertir la Guerra de los Seis Días en algo aburrido.

Nehemia: Shalom, soy Nehemia Gordon y vengo hoy desde Jerusalén, desde el Knesset, el parlamento de Israel, y estoy aquí con el Viceministro de Diplomacia en la Oficina del Primer Ministro, Michael Oren. Michael Oren es el antiguo embajador en Estados Unidos. También es autor de varios libros, de hecho, mi libro favorito sobre la Guerra de los Seis Días se llama Six Days of War. También escribió un libro titulado Ally, sobre la relación entre Estados Unidos e Israel, y otro titulado Power, Faith and Fantasy.

Shalom, Viceministro de Diplomacia, Michael Oren.

Michael: Shalom, Nehemia.

Nehemia: Ya sabes, soy un estudioso de la Biblia. No tengo una gran experiencia en política, así que me puse en contacto con un profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Tel Aviv, y le dije: “¿Quién es este Michael Oren?”.

¿Y puedo leerte lo que dijo?

Michael: Déjame oírlo.

Nehemia: Esto es de Michael Kochin, un profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Tel Aviv. Dijo: “Michael Oren es el mejor historiador vivo que ha escrito sobre Israel”.

Michael: ¿En serio?

Nehemia: Sí. Y de hecho dijo que su profesor, Bernard Lewis, es el mayor historiador vivo.

Michael: También tiene 102 años.

Nehemia: ¿De verdad? ¡Vaya! Sólo sé que me encanta su libro. De hecho, leí tu libro hace años, y antes de que mi sobrino entrara en la Brigada Golani le compré un ejemplar de tu libro para que entendiera por qué estaba luchando.

Ahora, también me puse en contacto con su antigua asistente personal, que resulta ser mi hermana, y le dije: “Dame los antecedentes de este hombre”. Y voy a leer lo que ella dijo. Ella dijo: “Michael Oren es una persona maravillosa que me inspiró. Realmente es tan grande como parece. Algunas personas sólo parecen grandes. Él es realmente grande”.

Michael: Así es.

Nehemia: Y mira, yo no sabía eso cuando preparé la entrevista, todo lo que sabía es que me encanta este libro que escribiste sobre la Guerra de los Seis Días, que es un evento formativo en la historia del pueblo judío y del Medio Oriente. Quiero que hables un poco de la Guerra de los Seis Días, que ocurrió en 1967, como una guerra vivencial.

Michael: Este libro, cuando lo escribí – ahora han pasado 15 años – salió en un momento en el que la batalla en torno a la Guerra de los Seis Días acababa de empezar.

Nehemia: ¿Qué quieres decir con “la batalla en torno a la Guerra de los Seis Días”? ¿No te refieres a la lucha en el campo?

Michael: No. El libro comienza con una observación general de que todas las guerras de la historia se convierten invariablemente en guerras de la historia. Es cierto en el caso de la Guerra Civil estadounidense, es cierto en el caso de la Segunda Guerra Mundial, en casi cualquier guerra de la historia, en el momento en que las armas se callan, es cuando los expertos, los historiadores, los comentaristas comienzan a discutir si la guerra estaba justificada. ¿Podría haberse evitado? ¿Cuál fue el comportamiento de los distintos participantes, los combatientes de la guerra? ¿Fue beneficioso el resultado? ¿Fue perjudicial? Esto es cierto para cualquier guerra.

Pero pocas guerras son tan polémicas como la Guerra de los Seis Días, porque fue tan corta, porque el resultado fue tan dramático, y porque ayudó a dar forma a Oriente Medio, y porque todavía estamos lidiando con las ramificaciones a largo plazo de esa guerra. La guerra es particularmente, particularmente polémica, y la “guerra de los Seis Días”, la guerra historiográfica entre un campo que dice que Israel sabía que la guerra iba a llegar, que los líderes israelíes querían la guerra, sabían que los árabes no eran una amenaza militar seria, sabían que Israel se expandiría territorialmente, fue como un momento de “adelante”. Y luego, después de la guerra, Israel no hizo ningún esfuerzo para alcanzar la paz con los árabes, todo lo que quería era el engrandecimiento territorial.

Y el otro bando dice que Israel no tenía ni idea de que esta guerra iba a llegar. No la anticipó, no planeó ninguna de estas acciones militares. Israel hizo todo lo posible para evitar la guerra. Incluso una vez que la guerra estalló, Israel trató de limitar el alcance de la guerra. Y luego, inmediatamente después de la guerra, Israel extendió su mano en señal de paz, y esa mano fue rechazada.

Por lo tanto, hay dos campos muy distintos luchando en esta guerra de la historia. Y yo escribí este libro ya cuando había estallado esa contienda, ese conflicto, si se quiere, había estallado.

E Israel, como Estados Unidos, como Gran Bretaña y otras democracias de estilo occidental, observan lo que se conoce como la regla de los 30 años. La regla de los 30 años dice que, después de 30 años, esos cables diplomáticos antes secretos se desclasifican.

Nehemia: Así que si escribes una historia de la Guerra de los Seis Días en 1995, ya está bastante obsoleta…

Michael: Sí.

Nehemia: 2000. Vaya.

Michael: Y por cierto, cualquier país que observe la regla de los 30 años, la persona que hace la clasificación – en realidad es un cargo en el Estado de Israel – puede determinar que este documento es demasiado sensible, puede mantenerlo clasificado durante 50 años, durante 100 años, indefinidamente. Es, por cierto, una de las razones por las que no escribí un libro sobre la Guerra del Yom Kippur de 1973, porque muchos de los documentos siguen siendo clasificados.

Nehemia: ¿Incluso ahora?

Michael: Incluso ahora.

Pero la Guerra de los Seis Días no fue tan controvertida en ese sentido, y yo diría que el 95 por ciento de los documentos, al menos, fueron desclasificados, y el resto ha salido a la luz desde entonces. Así que, en la mayoría de los casos, yo era la primera persona que ponía los ojos en estos documentos en 30 años, y la imagen de esta guerra que surgió era completamente diferente de lo que había aprendido de niño, como alguien que vivió esta guerra, como una persona joven, lo que nos había llegado a través de leyendas y una especie de historias heroicas.

Nehemia: Tienes un doctorado en Historia.

Michael: Sí.

Nehemia: En otras palabras, no sólo eres el ex embajador y miembro del gobierno israelí, y el viceministro, sino que tienes un doctorado en historia. Así que eres un historiador profesional, además de alguien que ha formado parte de la historia.

Michael: Me gustaría pensar así. Mi primer libro, que nadie lee… Este libro se llama Los orígenes de la segunda guerra árabe-israelí, Egipto-Israel y las grandes potencias, 1952. Este es un libro académico pesado basado en mi doctorado en Princeton. En cuanto al libro sobre la Guerra de los Seis Días, quise que fuera un libro accesible que pudiera disfrutar un público más amplio, no sólo un público profesional, y lo que es menos conocido de mí es que soy novelista.

Nehemia: ¿De verdad?

Michael: He publicado varias novelas. Si quieres te las enseño.

Nehemia: Oh, no lo sabía.

Michael: Así que tomé las herramientas de un historiador y el estilo de un novelista y lo utilicé en la Guerra de los Seis Días. Y la Guerra de los Seis Días es uno de los episodios más dramáticos de la historia de la humanidad.

Nehemia: Realmente lo es.

Michael: Hay muy pocas historias… Habría que esforzarse mucho para convertir la Guerra de los Seis Días en algo aburrido.

Nehemia: Entonces, tus dos novelas son Diablo de Arena y Reunión.

Michael: Y Reunión.

Nehemia: Una de las cosas más dramáticas para mí, como judío, que realmente me llamó la atención de la Guerra de los Seis Días, es que estaba leyendo en tu libro, y mencionas cómo cavaron 10.000 tumbas, el gobierno israelí lo hizo, anticipando… y en un momento dijiste que llegaron a 14.000 tumbas.

Michael: Y pensaron que no sería suficiente.

Nehemia: Yo nací después de que ocurriera la Guerra de los Seis Días, y era un hecho que somos tan buenos en las cosas que derrotamos a estos números mucho más grandes, contra las probabilidades. Y lo que muestras en el libro es que podríamos haber perdido fácilmente la guerra.

Michael: Bueno, un gobierno que está cavando 10.000 o 14.000 tumbas no es un gobierno que espera ganar una guerra muy fácilmente.

Nehemia: Sí.

Michael: No se enfrenta a un enemigo que considera fácil de vencer. Eso es parte de la evidencia. Cuando entré en esos archivos, como primera persona que lo hacía en 30 años, fue un shock, porque en lugar de ver a esa especie de líderes israelíes míticos como Moshe Dayan, Levi Eshkol, el Primer Ministro, vi un gobierno que estaba al borde del pánico, que sentía que Israel se enfrentaba a una posible extinción.

Nehemia: Así que esto es lo que me di cuenta – la Guerra de los Seis Días y la Guerra de Yom Kippur, ya que escucho este término una y otra vez, “amenaza existencial”, no lo entendí completamente hasta que leí su libro y otros libros. Alemania perdió la Segunda Guerra Mundial, pero siguió existiendo. El régimen cambió…

Michael: Excelente punto. Es muy, muy raro en la historia que un país se enfrente a una amenaza existencial. Japón, por ejemplo.

Nehemia: Dos bombas nucleares y ahora están prosperando.

Michael: Pero aun así, nadie intentó borrar a Japón del mapa. Nadie intentó arrojar al pueblo japonés al océano. Eso es precisamente lo que nuestros enemigos querían hacer.

Nehemia: Y lo decían abiertamente.

Michael: Y lo siguen diciendo hoy. ¿Qué dice el régimen iraní? Quieren arrojarnos al océano. Nos borrarán del mapa. Israel se enfrenta a seis o siete amenazas existenciales cada día. Eso demuestra lo profunda que es la resistencia de este país. Pero Estados Unidos, me resulta difícil decir si alguna vez se enfrentó a una amenaza existencial. Tal vez durante la Guerra Fría, pero nunca fue tan inmediata como la de tener ejércitos enemigos concentrados en tu frontera.

Nehemia: En el caso de Estados Unidos había una destrucción mutuamente asegurada; los árabes podían borrarnos del mapa y no había consecuencias para ellos, o ciertamente en los años sesenta ese parecía ser el caso. He leído que capturamos documentos en los que los jordanos planeaban masacrar a civiles.

Michael: Sí. Salió a relucir hace poco, justo durante el 50º aniversario. Un destacado periodista israelí vino a verme y me dijo: “¿Es esto cierto? ¿Existen documentos jordanos?” Y pude, por medios que no voy a discutir aquí, adquirir los registros jordanos de la guerra, cuya lectura es realmente notable. Y uno de los documentos cayó en manos de Israel…

Nehemia: Durante la guerra – fue capturado.

Michael: Durante la guerra, es un documento jordano que habla de capturar el corredor de Jerusalén, la zona entre Tel Aviv y Jerusalén, y sacar a los civiles israelíes y ejecutarlos. Después de la guerra, Israel envió a un emisario, Yaakov Herzog, el hermano de Chaim Herzog, el presidente israelí, el tío del actual jefe de la oposición aquí, a reunirse con el rey Hussein, y Herzog le dijo al rey Hussein: “¿Qué son estas órdenes?” y Hussein afirmó no tener conocimiento de ellas. Pero estaban ahí, y también se refieren a la naturaleza existencial del conflicto. El jefe de la OLP en ese momento era un individuo bastante ruidoso llamado Ahmad Shukeiri, y cuando le preguntaron: “¿Qué pasaría con los prisioneros judíos atrapados en esta guerra?”. Dijo: “No te preocupes, no habrá prisioneros”.

Nehemia: Vaya.

Michael: Eso es lo que significa una amenaza existencial.

Nehemia: La razón por la que esto es tan importante son los apologistas, especialmente en el lado egipcio de la guerra, porque creo que has señalado que los sirios nunca han dicho nada sobre la guerra.

Michael: De hecho, no admiten que la guerra tuvo lugar.

Nehemia: Y literalmente, no hay ningún libro publicado en Siria sobre la guerra.

Michael: El único libro publicado por un sirio sobre la guerra fue publicado por un oficial druso fuera de Siria, y posteriormente fue asesinado por el régimen de Assad.

Nehemia: El argumento que he escuchado es: “Bueno, ya sabes, sí, Nasser dijo que mataría a los judíos y los echaría al mar, pero no exageremos, eso era sólo ruido de sables”. Y si se descubre que los jordanos, una de las fuerzas más moderadas en la guerra del lado árabe, tenían un plan específico para ejecutar a los prisioneros judíos en Jerusalén y en esa zona, eso demuestra que no se trataba de una simple fantasía paranoica de los judíos. ¿Cómo se dice, “Si realmente están fuera de ti, no eres paranoico”, ¿verdad?

Michael: Correcto, incluso los paranoicos tienen enemigos reales. Indiscutiblemente, indiscutiblemente. Ten en cuenta que la población de Israel en 1967 era muy diferente a la actual. Un gran porcentaje de la población, sólo 2,5 millones de personas, eran sobrevivientes del Holocausto, eran refugiados de la opresión en tierras árabes, y cuando decías el término “amenaza existencial” para ellos, significaba algo muy específico. Sabían lo que era una amenaza existencial. Se habían enfrentado a una amenaza existencial.

Incluso mis propios padres: mi padre desembarcó en la playa de Normandía en la Segunda Guerra Mundial, su hermano liberó campos de concentración. Recuerdo que cuando era niño veía a mis padres mirando el televisor y estaba convencido de que iban a ser testigos de un segundo Holocausto dentro de una generación, y que nadie iba a mover un dedo para ayudar a los judíos.

Nehemia: Hace poco leí sobre Ucrania, cómo había cuatro países que firmaron un tratado que garantizaría su territorio si renunciaban a sus armas nucleares, y renunciaron a sus armas nucleares y ahora, nadie está haciendo nada realmente. Entonces, ¿se supone que Israel debe confiar en una potencia extranjera para protegernos? Es decir, no está en la psique israelí confiar en una potencia extranjera para que nos proteja. ¿Estás de acuerdo con eso?

Michael: Una vez más, se trata de una especie de comprensión más profunda sobre Israel. La política de Israel desde hace mucho tiempo es tener siempre aliados superpotentes. Comenzó con Ben Gurion, que Israel nunca debería estar sin un aliado superpotente. Y nuestro aliado, si estamos en el 67, era Francia. Y en la víspera de la Guerra de los Seis Días, Francia cambió de bando. Tras la Guerra de los Seis Días, Estados Unidos llenó el vacío. Estados Unidos había sido un país amigo, pero no era un país aliado. Israel lucha en la Guerra de los Seis Días sin una sola bala estadounidense. La gente no lo sabe.

Ahora, al séptimo día, los políticos estadounidenses se despertaron y dijeron: “Oh, hay esta pequeña superpotencia en Oriente Medio. Es pro-estadounidense, es democrática, acaba de derrotar a varios ejércitos respaldados por la Unión Soviética, tal vez deberíamos aliarnos estratégicamente con ella”. Y esa alianza se ha convertido desde entonces en la más polifacética y profunda alianza estratégica que ha tenido Estados Unidos con cualquier potencia extranjera, quizás en todo el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Nehemia: ¿Incluso más que la alianza con, por ejemplo, el Reino Unido?

Michael: Déjeme hacerle una pregunta. ¿Cuántos sistemas antibalísticos está desarrollando Estados Unidos con Gran Bretaña?

Nehemia: ¿Cero?

Michael: De acuerdo. Todo piloto de caza estadounidense, ya sea de ala fija o de helicóptero, lleva un casco de fabricación israelí. ¿Lleva un casco de fabricación británica? No. Puedo seguir hablando durante horas sobre el alcance de esta alianza, ya sean maniobras conjuntas, fuerzas especiales, desarrollo de armas, pero sobre todo el intercambio de inteligencia, que realmente no tiene parangón en el mundo de la inteligencia, lo que tenemos con Estados Unidos. Así pues, esto comienza en el séptimo día de la Guerra de los Seis Días.

Hoy en día, tenemos un reto diferente, pero ciertamente a partir de los años de Obama, hemos visto lo que se percibe ampliamente no sólo en Israel, sino en el mundo, como un retroceso del poder estadounidense, una especie de mirada hacia adentro y aislacionismo. Y muchos aliados de Estados Unidos han tenido que analizar la situación y reevaluarla. Y mi firme opinión es que para Israel, no hay alternativa a Estados Unidos como nuestro aliado definitivo. Para Estados Unidos, no hay alternativa a Israel. Realmente, no hay ningún otro país en el mundo que vaya a ser proamericano sin reservas. No ha tenido ni un segundo de gobierno no democrático. Ni un segundo. Es uno de los cinco o seis países del mundo que tiene un ejército que es más del doble del tamaño de los ejércitos británico y francés juntos hoy en día.

Nehemia: ¿Eso incluye las reservas?

Michael: Eso incluye las reservas.

Nehemia: Bien.

Michael: Pero también incluye sus reservas.

Nehemia: ¿Ah, sí?

Michael: Sí. Y ese país, ese pequeño Israel, resulta ser la encrucijada estratégicamente más sensible y valiosa de todo el mundo. Piénsalo. Lo que vale para los Estados Unidos, esa alianza. Por lo tanto, no tenemos ninguna alternativa entre nosotros. Es decir, puede subir y bajar, la cuestión es si Estados Unidos va a seguir desempeñando el mismo papel preeminente en los asuntos mundiales que tuvo en décadas anteriores, y nos acostumbramos a ello.

Ahora bien, Israel ha recorrido inmensas distancias, ha viajado inmensamente desde 1967. Ya no somos un país pobre, ya no somos un país joven. A los 69 años somos más viejos que más de la mitad de los países de la ONU. Seremos una economía de un billón de dólares. Israel está exquisitamente bien posicionado para alcanzar ese objetivo en el siglo XXI gracias a nuestra tecnología. Una investigación reciente determinó que Israel era el octavo país más poderoso del mundo. Ahora bien, eso no es sólo poder militar. Es nuestra sanidad universal, es la longevidad, son las universidades. Hay muchos componentes para ser un país fuerte.

Sí, tenemos esta alianza única con los Estados Unidos de América, pero Israel en 2017 puede empezar a pensar en términos de: “Bien, ¿cómo podemos valernos por nosotros mismos y dejar de depender de cualquier superpotencia? Y ¿cómo podemos diversificar nuestra cartera y establecer fuertes conexiones con la India, establecer fuertes conexiones con África?” Espero que en el futuro establezcamos lazos muy fuertes con América Latina, y que nos abramos al mundo de una forma que nunca antes hemos visto.

Nehemia: Y nuestra relación con, digamos, un país de África, tiene que ser fundamentalmente diferente a nuestra relación con Estados Unidos. Es decir, el país africano no nos mira, creo, diciendo: “Oh, compartimos los valores comunes de la democracia…”

Michael: No, eso es cierto.

Nehemia: …”y un tercio de la población judía vive en nuestro país”. Es decir, lo que probablemente están pensando es: “Oye, este podría ser un buen socio comercial…”

Michael: Están pensando en la tecnología, en particular la tecnología para la agricultura y para el agua. Piensan en la electricidad: 600 millones de africanos carecen de ella. Piensan en la sanidad y en la lucha contra el terrorismo, porque tienen a Al Qaida, al ISIS y a Boko Haram, y nosotros podemos ayudar.

Nehemia: Eso es algo en lo que tenemos un poco de experiencia, por decir algo.

Michael: Podríamos hablar de los años de Obama y de si fueron aliados. El gobierno de Obama, en particular el Secretario de Estado Kerry, siempre decía que si no estábamos de acuerdo con el plan de paz del gobierno de Obama, que era una fórmula de dos estados, entonces estaríamos aislados en el mundo. Y estaríamos aislados, como diría el Secretario de Estado, “con esteroides”.

Ahora bien, se ha demostrado que eso es precisamente un error. Israel, hoy, 2017, está inestimablemente menos aislado que en cualquier momento de nuestra historia. De nuevo, hablé de la víspera de la Guerra de los Seis Días, donde los franceses cambiaron de bando. Israel no tenía aliados. China era un país hostil. India era un país hostil. Puede que seas demasiado joven para saberlo, pero había una cosa llamada “Bloque Soviético”.

Nehemia: Oh, recuerdo la Unión Soviética.

Michael: Que era Rusia más 12 naciones satélites. Estaba África – nunca tuvimos mucha relación con África -, América Latina, ninguna relación con Sudáfrica. Estados Unidos era un país amigo pero no un país aliado. Israel en 1967 estaba aislado con esteroides. Hoy en día, las relaciones con China son florecientes, India es uno de nuestros aliados más cercanos, la antigua Unión Soviética y el bloque han desaparecido, algunos de nuestros mejores amigos en Europa son ex soviéticos…

Nehemia: ¿De verdad?

Michael: …países satélites.

Nehemia: ¿Cuál sería un ejemplo?

Michael: La República Checa.

Nehemia: Oh, no lo sabía, de acuerdo.

Michael: El Primer Ministro acaba de estar en Hungría. Cuando yo estaba en la universidad, no podías visitar estos lugares si eras israelí. Así que es un cambio radical, radical. Así que esa predicción, ese pronóstico de que íbamos a estar aislados es completamente erróneo.

Nehemia: Volvamos un poco a la Guerra de los Seis Días, y tengo algunas citas de tu libro y de otras charlas que ha dado. Aquí hay una cita. Dijiste: “Nadie previó el resultado de la Guerra de los Seis Días. La guerra fue ganada por un montón de gente asustada”. Y luego citas al General Uzi Narkiss a una Junta de Revisión de las FDI. Dice: “Parece como si la seguridad del sector central se hubiera basado en milagros”.

Michael: El miedo a que la Unión Soviética interviniera era masivo.

Nehemia: ¿Cómo habría sido eso?

Michael: Bueno, por ejemplo, te das cuenta de que la Guerra de los Seis Días comienza en el frente egipcio con objetivos muy limitados, y nadie predijo que el ejército egipcio recogería y huiría, y que el ejército de Israel sería literalmente absorbido por el Sinaí. No había ningún plan para llegar al Canal de Suez. Y el frente jordano – nadie pensó que los jordanos abrirían fuego, el primer ministro Levi Eshkol había rogado al rey Hussein que no abriera fuego. Y se daba por hecho que los sirios dispararían desde los Altos del Golán hacia nuestros asentamientos, porque llevaban años haciéndolo. Y lo último que quería Israel era una pelea con los sirios porque estaban particularmente cerca de los soviéticos, no sólo en términos de suministro militar, sino ideológicamente, estaban cerca de los soviéticos. Y así, el 8 de junio, entre el tercer y el cuarto día de la guerra, el gobierno israelí votó por unanimidad no atacar los Altos del Golán.

Y la razón por la que el gobierno votó para no atacar a los sirios, a pesar de que estaban bombardeando nuestros asentamientos del norte con miles de proyectiles, miles, fue el temor de que los soviéticos intervinieran. Ahora, los soviéticos en ese entonces tenían una gran flota mediterránea. Eran una flota de aguas azules, y se dirigían hacia nosotros.

Nehemia: Y eso no es tan descabellado como parece. En otras palabras, se produjo la guerra de Corea, en la que Corea del Norte invadió Corea del Sur y Estados Unidos intervino, y luego China intervino. Es decir, podrías haber tenido a estas potencias metidas en esta guerra local.

Michael: Vietnam, esto sucede en el momento álgido de la guerra de Vietnam. Pero la Unión Soviética había demostrado su compromiso de intervenir en nombre de sus aliados en Hungría en 1956, en Checoslovaquia en 1968, un año después de esto. No era una idea descabellada. Yo serví en los paracaidistas y luché en Beirut en 1982, y un día, nunca lo olvidaré, corrió el rumor de que los rusos habían intervenido y que había paracaidistas rusos bajando, paracaidistas soviéticos. Y recuerdo la sensación en mi estómago, me sentí mal. Podríamos luchar contra los sirios. Podíamos luchar contra los palestinos. Pero luchar contra el Ejército Rojo era un calibre diferente.

Nehemia: Y aunque estemos mejor entrenados y seamos mejores soldados, creo que la frase es: “La cantidad tiene su propia calidad”.

Michael: Creo que también eran muy buenos soldados, los soldados rusos. Muy buenos soldados, eran duros. Quiero decir que serví con algunas personas en el ejército israelí que habían servido en el ejército ruso.

Nehemia: Oh, ¿en serio?

Michael: Y su frase era: “¿Crees que esto es duro? No sabes lo que es duro”.

Nehemia: Sí, yo también he oído eso de los rusos.

Michael: Y el Ejército Rojo es un ejército duro, y son un millón de soldados, y las FDI, con todo respeto… y olvida todos los misiles y todo lo demás que tenían. Así que siempre hubo ese miedo. Hemos perdido ese miedo a la interferencia rusa, incluso con los rusos operando militarmente a dos horas de donde estamos hablando. Están operando…

Nehemia: ¿Un viaje de dos horas?

Michael: Sí, sí, a dos horas en auto.

Nehemia: Por aire es mucho menos.

Michael: Oh, es cuestión de minutos. Sí, no tenemos ese mismo miedo porque hoy tenemos una relación amistosa con Rusia. Tenemos intereses divergentes en Siria, sí, pero el Primer Ministro va y habla con el Presidente Putin y no hay ningún problema. Y además, uno de cada siete israelíes habla ruso, así que eso también supone una gran diferencia.

Nehemia: Eso es interesante. Así que el gran tema de estos días son las noticias falsas, y al leer tu libro encontré tres ejemplos importantes de noticias falsas que emanan del lado árabe.

Michael: Hay muchas. Es difícil encontrar noticias reales.

Nehemia: Sí. Por ejemplo, los egipcios y los jordanos afirmaban en los primeros días de la guerra que los israelíes habían sido completamente derrotados. A Israel no le importaba. Así que explicaste que los líderes egipcios ni siquiera sabían lo que realmente estaba pasando, y su gente tenía miedo de decírselo, la gente en el campo.

Michael: Sí, ¿querrías acercarte a un dictador militar y decirle que su fuerza aérea acababa de ser destruida?

Nehemia: Sería útil saber lo que está pasando para saber cómo avanzar. En otras palabras, si no hubieran mentido a su propio pueblo, como cuentas de un comandante en, creo, Sharm El-Sheikh, en el ejército egipcio, al que le ordenaron retirarse y dijo: “¿Pero por qué? Estamos ganando”.

Michael: Correcto.

Nehemia: Así que sus propias noticias falsas socavaron su posición. Otro ejemplo, y voy a leer esta cita. Escribió: “Nasser y Amer…” Amer era el jefe del ejército egipcio, Nasser era el presidente. “Nasser y Amer acordaron mantener la ficción de la participación directa angloamericana en la Guerra, tanto para minimizar la deshonra de Egipto como para incitar a los soviéticos a intervenir”. Así que, en otras palabras, mintieron y dijeron que no era sólo Israel quien les atacaba, sino también Estados Unidos y posiblemente incluso Inglaterra, y esto fue grabado por la inteligencia israelí en llamadas telefónicas reales.

Michael: Sí, entre Hussein y Nasser.

Nehemia: Eso es increíble.

Michael: Primero fue inmensamente humillante para ellos, pero estos no eran líderes elegidos democráticamente. Estaban sentados encima de una opinión pública volcánica. Y si se demostrara que estos líderes permitieron que sus fuerzas fueran humilladas por las fuerzas de defensa de Israel, podría costarles la vida a estos líderes, y podría haber habido agitación. Y entrevisté a árabes, entrevisté particularmente a palestinos para el libro, y aquí, 30, 35 años después, todavía creían que Estados Unidos y Gran Bretaña habían intervenido.

Nehemia: Todavía creían eso décadas después.

Michael: Entrevisté a palestinos que juraban, juraban que habían visto a soldados estadounidenses y británicos entrar en Jerusalén.

Nehemia: ¿En serio?

Michael: Sí.

Nehemia: Y para que conste, como principal historiador de la Guerra de los Seis Días y miembro del gobierno israelí, Estados Unidos no participó directamente en la Guerra de los Seis Días. En otras palabras, no había soldados estadounidenses deambulando por Jerusalén o el Sinaí.

Michael: No, en la medida en que Estados Unidos estaba involucrado, Estados Unidos estaba espiando a Israel.

Nehemia: A Israel.

Michael: Sí, estaba espiando a Israel desde el mar, desde debajo del mar y en el aire. He leído las transcripciones de algunas de esas intercepciones.

Nehemia: De acuerdo, ahora no quería hablar de esto, pero lo has sacado a colación, el Liberty.

Michael: El incidente del Liberty. El incidente del Liberty fue uno de los incidentes en los que Estados Unidos envió un barco espía, un barco de la NSA, a aguas que eran básicamente una zona de guerra y no se lo dijo a nadie. Y los pilotos israelíes y los torpederos israelíes le dispararon. Una vez que se dieron cuenta de que era un barco estadounidense, dejaron de disparar, pero tardaron en darse cuenta. Se han desclasificado miles de documentos relacionados con el Liberty. No hay ningún misterio.

Nehemia: Entonces, este es un hecho que Israel pensó que era un barco egipcio que acababa de bombardear Gaza, y no se dieron cuenta de que era un barco estadounidense. Y trajiste la historia realmente interesante de que Israel había pedido un enlace militar, y ellos no…

Michael: Para un enlace naval…

Nehemia: …de Estados Unidos.

Michael: Para un enlace naval.

Nehemia: Para un enlace naval.

Michael: Y lo rechazaron.

Nehemia: No pudieron conseguir uno.

Michael: Lo rechazaron.

Nehemia: Y en realidad fuiste un enlace naval en la Guerra del Golfo.

Michael: Lo fui, lo fui. Sí, esa misma unidad que tenemos en la Guerra del Golfo no existía en 1967.

Nehemia: Así que si los EE.UU. hubiera aceptado la solicitud, entonces probablemente no habría sucedido.

Michael: Pero Estados Unidos ni siquiera informó a su propia embajada o a su propio agregado naval de que el Liberty estaba aquí. No se informó a nadie.

Nehemia: Y una de las cosas de las que no tenía ni idea hasta que leí tu libro hace años, fue que cuando se dieron cuenta de que no era un barco egipcio pensaron que quizás era un barco soviético, y se asustaron mucho.

Michael: Estaban asustados.

Nehemia: Levi Eshkol pensó: “Aquí se acabó”.

Michael: Una de las primeras órdenes de dejar de disparar es: “Esto podría ser un barco ruso, y acabamos de disparar a un barco ruso”.

Nehemia: Y esto podría haber sido el incidente israelí del Golfo de Tonkin, en el que Rusia dice: “Bueno, vamos a invadir Israel, han atacado nuestro barco”.

Michael: ¿Quién iba a saber que los soviéticos no enviarían un barco para crear una provocación y que les disparasen, y proporcionar un causus belli? Nadie lo sabía, esto era el grueso de la guerra. Israel cometió su cuota de errores en el incidente del Liberty, Israel no está libre de errores, pero fue precisamente eso. Fue un incidente de fuego amigo. Y habiendo sido soldado durante muchos años, y habiendo estado en varias guerras, te diré que los incidentes de fuego amigo son trágicamente muy comunes.

Nehemia: Es la niebla de la guerra, ¿verdad?

Michael: Yo he sido el objetivo de más de uno.

Nehemia: En otras palabras, los soldados israelíes te disparaban pensando que eras el enemigo, sin darse cuenta de la falta de comunicación…

Michael: Mencioné haber estado en Beirut en 1982, desayunando en una cresta con vehículos que estaban claramente marcados con grandes paneles naranjas, y toda mi columna fue atacada por aviones israelíes. Mataron a unos 25 hombres, a plena luz del día.

Nehemia: Así que, 25 de nuestros chicos fueron asesinados por nuestra propia gente…

Michael: Por nuestra propia gente.

Nehemia: …en un incidente de fuego amigo.

Michael: Pero eso es muy común en la guerra, y hay un cierto porcentaje de bajas en cualquier guerra que son fuego amigo. Pero ese porcentaje está disminuyendo ahora, gracias a la tecnología, tanto la que está disponible en el terreno que envía señales, incluso las tecnologías que están en los soldados que pueden enviar señales. Pero en aquel entonces no teníamos eso.

Pero lo que era interesante, le pregunté a un piloto de caza después de la guerra, “¿No podías ver esos grandes paneles naranjas en nuestros vehículos? ¿Cómo no pudieron verlos, era plena luz del día?” Y me dijo: “Bueno, viajando a 600, 700 millas por hora, no se ven los paneles naranjas. Es demasiado rápido para que el ojo humano lo capte”.

Ahora, eso se vuelve muy importante para entender el incidente del Liberty, porque la gran pregunta era si el barco estaba ondeando la bandera americana. Me convencí ante mis lectores de que ondeaba una bandera americana, aunque todos los pilotos israelíes informaron de que no podían ver una bandera. Y se les preguntó específicamente – porque he leído las transcripciones de las conversaciones con los pilotos en el control – se les preguntó: “¿Ves una bandera?” y ellos dicen: “No hay bandera, no hay bandera”. Se les oye decir eso: “No hay bandera”.

Nehemia: En otras palabras, ¿tenemos las transcripciones reales de estas conversaciones?

Michael: Sí, y de hecho he hablado con los pilotos. Así que no vieron ninguna bandera. Creo que había una bandera, pero uno de los pilotos me explicó. Me dijo: “Imagínate estar en un tren expreso que va a 700 millas por hora. Y mientras va a 700 millas por hora, pasa una bandera. ¿Puede tu ojo discernir esa bandera yendo a 700 millas por hora, pensando en un tren expreso, y determinar que es una bandera americana? No puede”.

Nehemia: Estuve en un tren chino que iba a 300 kilómetros por hora, 180 millas por hora, y realmente no podías ver nada.

Michael: No podías ver nada. Todo es una mancha.

Nehemia: Sí. Cualquier cosa que estuviera cerca, no podías decir qué era.

Michael: Sí, así que, para mí, porque tengo experiencia personal con esto, entiendo esa explicación. Es decir, lo obvio para el Liberty era que alguien de la comunidad de inteligencia estadounidense dijera a los israelíes: “Tenemos un barco en sus aguas”. Y eso nunca ocurrió.

Nehemia: De acuerdo. Y el tercer ejemplo de noticias falsas que mencionas en tu libro, y no lo llamas así, estoy aplicando el término de hoy, hablas del abandono de Quneitra por parte de los sirios que habían anunciado que Israel capturó Quneitra, y al principio, era mentira.

Michael: Es un sinfín de mentiras, y es interesante para un historiador porque mucho de lo que los gobiernos árabes publicaron era falso o manifiestamente falso, exactamente lo contrario de la verdad. ¿Cómo se reconstruye entonces el proceso de toma de decisiones en el lado árabe?

Nehemia: ¿Y cómo se hace eso?

Michael: Es fácil en el lado israelí. Tienes las actas de las reuniones. Puedes ver cómo se tomaron las decisiones. Así que para la parte árabe utilicé un sistema de entrelazar los hechos, de modo que ponía en una pizarra y obtenía la versión de una persona y la de otra. Te daré un ejemplo de un caso.

Uno de los grandes misterios de la Guerra de los Seis Días es ¿por qué huyó el ejército egipcio? Es cierto, Egipto no tenía cobertura aérea después de las primeras horas de la guerra, pero sabemos por la historia que se puede luchar durante mucho tiempo sin cobertura aérea. De nuevo, menciono a mi padre, que estuvo en la Segunda Guerra Mundial, luchó contra los nazis desde junio de 1944 hasta mayo de 1945, y los nazis lucharon mucho, mucho, mucho. No tenían aviones.

Nehemia: Los nazis no tenían aviones.

Michael: Sí, Estados Unidos tenía una superioridad aérea casi ilimitada. Así que se podía luchar, se podía luchar sin aviones. En la Guerra de los Seis Días, luchamos contra los egipcios, los egipcios tenían cientos de Spitfires, nosotros teníamos seis.

Nehemia: ¿Eso fue en la Guerra de los Seis Días?

Michael: Lo siento, en la guerra de 1948.

Nehemia: 1948, de acuerdo. La Guerra de la Independencia.

Michael: Se puede luchar sin una fuerza aérea.

Nehemia: Sí.

Michael: El ejército egipcio en 24 horas se da la vuelta y huye. Ahora, la pregunta es, ¿quién dio la orden?

Nehemia: Y tú explicas en el libro, y yo no me di cuenta del todo, que había tres líneas básicamente defensivas en el Sinaí, y la intención de Israel era sólo penetrar la primera línea.

Michael: La primera línea.

Nehemia: No llegar al Canal de Suez.

Michael: Porque corrían muy rápido.

Nehemia: Y tienes en tu pared una foto de Yossi ben Hanan, que está sumergido con su Kalashnikov en el Canal de Suez. Fue completamente inesperado.

Michael: Y Moshe Dayan dijo: “Al primer soldado israelí que llegara al Canal de Suez, lo sacaría y dispararía personalmente”, porque ese podría ser Yossi ben Hanan, mi vecino de Jerusalén, porque Moshe Dayan recordaba la Guerra de 1956, en la que Israel sí llegó al Canal de Suez, y el presidente Eisenhower amenazó con sancionar a Israel. Nadie quería revivir ese trauma.

Nehemia: Entonces, ¿cómo sucedió esto, que las otras dos líneas se derrumbaron?

Michael: Esa es la cuestión, no sólo cómo ocurrió, sino cuándo ocurrió. Así que, estoy tratando con múltiples fuentes egipcias. Algunas son de archivo, a las que pude acceder, otras son memorias, otras son cables diplomáticos de otros países, incluyendo informes de inteligencia. Y tomo toda esta información, la pongo literalmente en el suelo, la extiendo a mi alrededor, y veo dónde se cruzan las versiones, y en el punto de intersección trazas una línea. Y así es como se obtiene el proceso de toma de decisiones. Ahora bien, no es el 100%, pero creo que en el lado egipcio lo tengo bastante claro, la serie real de acontecimientos que llevaron a la orden de retirada.

Nehemia: ¿Y qué pasó?

Michael: Cualquiera que sepa algo sobre historia militar, sobre el ejército, sabe que la maniobra más difícil que se puede hacer en una batalla no es una ofensiva, sino una retirada. Las retiradas son siempre difíciles. Y la retirada egipcia de 1967 es un modelo de cómo no deben llevarse a cabo las retiradas.

Nehemia: No deben llevarse a cabo.

Michael: Sí.

Nehemia: ¿Por qué?

Michael: Bueno, quieres poder tener una retirada ordenada y luchar otro día. ¿Qué hicieron los rusos en 1941? Se retiraron. ¿Qué hizo la Confederación en las batallas de Antietam y Gettysburg en 1862 y 1863? Se retiraron a Virginia, y tuvieron una retirada ordenada. El General Lee fue un genio de la retirada, y se vive para luchar otro día. Y quieres ser capaz de volver con la mayoría de sus hombres y la mayoría de su equipo. Los egipcios corren, y la trágica escena de los egipcios corriendo sin zapatos en el desierto…

Nehemia: ¿Por qué corrían sin zapatos?

Michael: Porque no se puede correr en la arena con botas. Y corren básicamente por una carretera que estaba atascada con tanques. Y estas imágenes inquietantes de la Guerra de los Seis Días son simplemente kilómetros interminables de destrozos. Y lo que las tropas israelíes hicieron fue rodear la carretera a través del desierto y volver al otro lado, al lado del Canal de Suez, y disparar a la carretera. Y finalmente, miles y miles de egipcios se rindieron. Y el problema fue la naturaleza de la retirada.

Nehemia: Entonces, ¿por qué sucedió eso? ¿Por qué se retiraron así?

Michael: Hay razones específicas del día y hay razones sociales más profundas. La razón específica del día fue que alguien dio una orden…

Nehemia: ¿Por qué darían esa orden? No tiene sentido.

Michael: No tenía ningún sentido, porque Israel no había avanzado tanto en el Sinaí…

Nehemia: Sí.

Michael: …cuando se dio la orden. Podrían haberse reagrupado. Podrían haber presentado una lucha más seria. Un buen ejemplo sería el de los jordanos, que no se retiraron y exigieron un precio muy alto a las fuerzas israelíes. Y las razones más profundas tenían que ver con las divisiones dentro de la sociedad egipcia. Había una clase de oficiales que no era una clase de oficiales profesionales, eran personas que compraban sus comisiones con conexiones familiares.

Nehemia: Literalmente, ellos…

Michael: Sí.

Nehemia: ¿Pagaban por ser un oficial?

Michael: Como en el viejo estilo británico, compraste una comisión, o la familia lo hace, no eran verdaderos soldados, muchos de ellos. Algunos de ellos eran, pero muchos de ellos no lo eran. La soldadesca era campesina, en gran parte analfabeta. Muchos de los oficiales no estaban presentes cuando estalló la guerra, o huyeron. Los propios oficiales huyeron primero, y los soldados se despertaron por la mañana. Hablamos de los oficiales superiores.

Uno de los libros más extraordinarios sobre la Guerra de los Seis Días que he leído es un libro titulado Una discusión entre soldados. Ahora, después de la Guerra de los Seis Días en Israel, salió un libro muy famoso, que resultó ser un libro controvertido, llamado Siyach Lochamim, una conversación entre soldados de kibutz. Hablaron del libro, en los últimos años ha sido criticado porque fue expurgado por su editor, un caballero llamado Amos Oz. Y se eliminaron algunas de las escenas más duras, las que hablan de civiles que son maltratados o incluso asesinados.

Nehemia: No quieres decir que fue expurgado, sino que fue censurado, básicamente.

Michael: Fue censurado por el propio Movimiento Kibbutz.

Nehemia: Oh, por el Movimiento Kibbutz.

Michael: Ahora bien, incluso entonces, los kibbutzniks que tenían esta discusión hablan del dolor de estar en una guerra, no hablan de la gloria, en absoluto. Pero se publicó un libro muy similar en el lado egipcio, y pensé que era notable, porque tienen una fuerte censura en Egipto, y no sé cómo salió este libro, pero una copia de él llegó a mis manos.

Se trata de una conversación entre oficiales subalternos, tenientes y, en su mayor parte, capitanes, y es una lectura insoportable. Cómo era ser atacado por el ejército israelí en el 67, estar en una de esas líneas egipcias y ver al ejército israelí venir hacia ti, y buscas órdenes y no hay órdenes. Y buscas a tu oficial al mando y se ha ido, y estás abandonado. ¿Qué haces?

Y entonces, de repente, cuando lees un libro como ése, en cierto modo entiendes cómo se produjo esta retirada, porque fue ese tipo de ruta. En la experiencia de mi padre, mi padre luchó en la Batalla de las Ardenas en diciembre de 1944, que fue una derrota; el ejército estadounidense fue derrotado, y una de las historias que cuenta mi padre fue estar en una carretera. Era una de las pocas unidades que realmente se mantuvieron firmes y lucharon, pero recuerda haber visto a cientos de soldados corriendo por una carretera, y un cabo y un coronel pasaron corriendo junto a él, y mi padre le gritó: “Coronel, ¿por qué corre?”. Y el coronel se dio la vuelta: “¡Corre, sálvate! ¡Sálvese quien pueda! Vienen los alemanes!” Así que, una retirada es muy, muy difícil, y el pánico puede apoderarse.

Nehemia: Es interesante que menciones eso. Sabes, tengo una maestría en estudios bíblicos, y tenemos estos ejemplos en la Biblia de, básicamente, rutas, de cosas que no tienen ningún sentido. ¿Por qué se retiran los asirios? Porque escuchan un rumor de que el rey de Egipto viene, y simplemente desaparecen en medio de la noche.

Michael: No hace falta mucho.

Nehemia: Sí. Y tienes estos relatos, y una de las palabras que aparece mucho es la que significa pánico. El pánico arraiga entre las fuerzas enemigas y huyen. Es asombroso que básicamente los mismos principios estén en juego a lo largo de la historia. Obviamente, es diferente – no tienes formaciones de batalla de hombres alineados.

Michael: Hoy en día hay mejores comunicaciones.

Nehemia: Sí.

Michael: En la Guerra del Golfo de 1991, mencionaste que yo estaba en la reserva y era un enlace en ese momento, y no teníamos mucha información aquí. Pero en la primera noche de la guerra, cuando los primeros misiles Scud cayeron sobre Tel Aviv, mi hermana me llamó desde Nueva Jersey y me dijo: “¿Sabes que Haifa ha sido destruida?”.

Nehemia: Vaya. ¿Eso es lo que informaban?

Michael: Sí, que Haifa ha sido destruida. Es la niebla de la batalla. Es la clásica niebla de la batalla.

Nehemia: Vaya. Muy bien, quiero cambiar un poco. Mi padre era un rabino ortodoxo en Chicago, y me contó una vez en los años 80 que fue a una conferencia y le preguntaron: “¿Está usted orgulloso de ser judío o es algo de lo que se avergüenza?”. Y levantó la mano y dijo: “Antes de la Guerra de los Seis Días no era algo de lo que estuviéramos orgullosos. Desde la Guerra de los Seis Días, ser judío es algo de lo que se está orgulloso”. Y yo escucho esto en los años 80 pensando: “¿Qué?” Está hablando de una realidad que ni siquiera sabía que existía. Siempre estuve orgulloso de ser judío. Tú hablas de cómo tanto en Estados Unidos como en la Unión Soviética hizo que los judíos se sintieran orgullosos de serlo y se envalentonaran.

Michael: La opinión generalizada era que la Guerra de los Seis Días nos permitía mantenernos como judíos estadounidenses con la espalda recta, como si hubiéramos estado encorvados antes. Había organizaciones judías estadounidenses que no eran pro-Israel y que se convirtieron en pro-Israel sólo después de la Guerra de los Seis Días, y había una organización llamada “AIPAC” que existía, pero de la que nadie había oído hablar. Y transformó por completo a los judíos estadounidenses.

Pero uno de los mayores impactos fue que la Guerra de los Seis Días dio a los judíos estadounidenses el valor de examinar por primera vez el Holocausto. Ahora, esto te va a sorprender. Cuando yo era un niño, no se hablaba del Holocausto. Se susurraba sobre el Holocausto a puerta cerrada. Y fue poco después de la Guerra de los Seis Días, cuando estaba en mi adolescencia, cuando fui a un centro comunitario judío local y vi a un hombre en un escenario. Su nombre era Eli Wiesel, y estaba hablando del Holocausto. Y no podía creer que hubiera un hombre en el escenario hablando del Holocausto. Simplemente no llamabas la atención si eras judío. Sabes, había un chiste que no era tan gracioso en ese entonces, de dos mujeres judías en un autobús. Y una señora judía dice: “Mi hijo se va a operar de hemorroides”, y luego susurra: “en el hospital judío”.

Nehemia: De acuerdo.

Michael: Eso te dio una idea de lo que podías decir públicamente y lo que no podías decir públicamente.

Nehemia: Oh, oh, oh, le daba más vergüenza que fuera un hospital judío que una hemorroide…

Michael: Que fuera una hemorroide… sí.

Nehemia: De acuerdo. Entonces, esa es la mentalidad que me cuesta entender.

Michael: Sí, porque ha cambiado, porque siendo americanos ahora, hoy, según las encuestas, los judíos son la minoría más respetada en Estados Unidos. El humor judío americano es humor judío. Palabras como “maven” han entrado en la lengua vernácula americana. Cuando crecí, un bagel era un alimento judío. Ahora no es un alimento judío.

Nehemia: Ahora lo consigues en Walmart en Texas.

Michael: Es una comida tan judía como la pizza es una comida italiana.

Nehemia: Por lo tanto, realmente tuvo un impacto fundamental en la judería estadounidense. Quiero decir, alrededor de un tercio de los judíos del mundo viven en los Estados Unidos. Eso es algo realmente significativo.

Michael: Es significativo… y tuvo esa especie de efecto multiplicador: a medida que los judíos estadounidenses se sentían más orgullosos de ser judíos, pudieron avanzar en una agenda política muy pro-Israel. Y los judíos estadounidenses siempre han estado muy involucrados, políticamente. En cuanto a los judíos soviéticos, estamos hablando de tres millones de judíos soviéticos que languidecen tras la Cortina de Acero.

Nehemia: Hasta la caída de la Unión Soviética en 1991.

Michael: Sí. Cuando salí de los paracaidistas, es decir, en 1981, me enviaron inmediatamente a ser un enlace con la clandestinidad sionista en la Unión Soviética. Estuve en Moscú. Estuve en la Ucrania soviética.

Nehemia: Sí.

Michael: Y sólo puedo decirte lo totalmente sombrío y sin esperanza que era. Si estudias hebreo te envían a Siberia, te envían a un campo de trabajo. Todas las personas con las que trabajé en la clandestinidad sabían que iban a ser arrestadas en cuestión de tiempo. Yo mismo fui arrestado varias veces e interrogado largamente por la KGB. No quieres pasar por esto. Y esto es lo que era ser un judío soviético y vivir en las condiciones más opresivas. Y la Guerra de los Seis Días dio valor. Le dio coraje e inspiración.

Si hablas con un activista judío soviético como Natan Sharansky, dice: “La gran diferencia fue la Guerra de los Seis Días”. Y el movimiento judío soviético jugó un papel material en la caída de la Unión Soviética. No fue sólo que los ejércitos respaldados por los soviéticos fueran derrotados por las armas occidentales en cuestión de días, eso es la Guerra de los Seis Días – es que con el movimiento de los judíos soviéticos viene la presión sobre los Estados Unidos para que cesen los envíos de trigo a la Unión Soviética, para que pongan sanciones a la Unión Soviética, todo lo cual acelera la ruptura. La enmienda Jackson-Vanik…

Nehemia: Esto es lo que recuerdo de mi infancia. Pasabas por delante de una sinagoga y había una enorme valla publicitaria o un cartel con una estrella judía encadenada.

Michael: Sí, eso era “Judíos soviéticos libres”.

Nehemia: Y eso lo recuerdo.

Michael: Eso sucede inmediatamente después de la Guerra de los Seis Días, pero también sucede en la propia Unión Soviética, donde los judíos salen.

Nehemia: Entonces, ¿esa presión ayudó a derribar la Unión Soviética?

Michael: Sin duda alguna.

Nehemia: Eso es increíble. Así que la Guerra de los Seis Días puede ser responsable de la libertad de decenas de millones de personas.

Michael: Te daré otra forma en la que se une. Israel captura la península del Sinaí de Egipto. La Península del Sinaí es tres veces el tamaño del Estado de Israel. En 1979 devolvimos ese territorio a Egipto a cambio de la paz. Como resultado de esa paz, Israel pudo convertir un gran número de espadas en rejas de arado.

Nehemia: De acuerdo.

Michael: Y esa paz ayudó a lanzar la economía israelí moderna. Esa economía israelí moderna fue capaz de hacer lo imposible entre 1989 y 1999. Un país de seis millones de habitantes absorbió un millón de inmigrantes.

Nehemia: Los judíos de la antigua Unión Soviética.

Michael: Los judíos de la antigua URSS. Eso no podría haberse hecho…

Nehemia: Vaya, nunca lo había pensado.

Michael: …sin todos esos arados.

Nehemia: ¿Si hubieran liberado a los judíos soviéticos en 1979, la economía israelí podría haber colapsado?

Michael: Podría haber colapsado.

Nehemia: Eso es…

Michael: Alucinante, como dicen.

Nehemia: Hice Aliya en 1993, y recuerdo haber hecho cola para algo en el Ministerio de Absorción, o algo así, y estuve todo el día en la cola. Al final del día vinieron e hicieron una lista de todos los que habían hecho cola todo el día y dijeron: “Vuelva al día siguiente”. Y al día siguiente hice la cola durante casi todo el día y por fin pude ver a alguien. Pregunté: “¿Qué pasa? ¿Es tan mala la burocracia?” Lo que no entendía del todo era la magnitud de lo que estaba pasando: cientos de miles de antiguos judíos soviéticos viniendo aquí.

Michael: Y luego, el hecho multiplicador – el hecho de que Israel sea hoy la nación de las start-ups, y un líder mundial en innovación, es también un resultado de impacto directo de la inmigración rusa.

Nehemia: Te voy a dar un ejemplo muy concreto que alguien me dijo. El número de librerías se ha multiplicado con todos estos judíos soviéticos. Son una población muy alfabetizada, leen mucho, son muy educados, los que vinieron, sobre todo en los años 90.

Michael: Son los más educados per cápita. Era la población más educada per cápita del mundo, pero se educaron completamente a costa de otro país.

Nehemia: ¿Qué significa eso?

Michael: Piensa en lo que cuesta enviar a un niño desde el jardín de infancia hasta el doctorado. ¿Cuánto cuesta eso?

Nehemia: Mucho dinero, sí.

Michael: Nosotros lo tenemos todo gratis.

Nehemia: Y recuerdo a Gorbachov diciendo: “No podemos dejar salir a los judíos. Tendremos una fuga de cerebros”.

Michael: Y la tuvieron.

Nehemia: Y la tuvieron, de acuerdo.

Michael: Pero qué bonanza fue para el Estado de Israel, incluso en términos de dólares, lo que significó. Una buena parte del Knesset hoy habla ruso. Tengo una historia maravillosa. En mi primer contacto en Moscú, estaba muerto de miedo. No podíamos llevar nada escrito, así que tuvimos que memorizar todas esas direcciones y números de teléfono y nombres en ruso, y me pasé semanas preparándome para ello. Y finalmente llegué a Moscú y era invierno. Y estaba en una estación de tren abandonada, y tuve que hacer mi primer contacto. Nunca había usado un teléfono ruso. No entendía muy bien cómo iba a funcionar la moneda, y todo eso.

Y el nombre de soltera de la madre de mi padre era Edelstein. Y el nombre que recordaba era el de un joven llamado Yuli Edelstein, que tenía 23 años en ese momento. Se presentó en la estación de tren. Dijo: “No te preocupes. No te preocupes por la KGB. Yo me encargaré de la KGB”. Era intrépido y guapo, parecía una estrella de cine. Mi primer acto como miembro del Knesset, mi primer voto fue votar por Yuli Edelstein…

Nehemia: Este mismo hombre.

Michael: …para ser el presidente del Knesset.

Nehemia: Una vez compartiste una historia sobre una mujer judía de 1,5 metros en Rusia.

Michael: Oh, es increíble.

Nehemia: Cuéntanos esa historia.

Michael: Yehudit, Yehudit Nepunyache, me salvó la vida. Me salvó la vida. Era la jefa de la resistencia en Odessa. Y estás hablando de la gente más valiente que puedas imaginar, porque no hay salida. La única salida es a través de Siberia.

Nehemia: ¿Qué significa eso? ¿Cómo van a salir a través de Siberia?

Michael: No van a salir por Siberia…

Nehemia: Ah, de acuerdo.

Michael: …vas a un campo de trabajo. Vas al gulag, es donde vas. Y todos hablaban hebreo. Su hebreo era mejor que el mío, yo había venido de Israel. Y aprendían hebreo a través de la onda corta y compartían libros. Y era la época de Pésaj, y venía a tener un Seder en una casa como la que te imaginas durante la Inquisición española, donde cierras todas las puertas, cierras todas las persianas. En la oscuridad, tienes un Seder. Esto es en mi vida aquí.

Nehemia: ¿Y esto es en los años 80?

Michael: Esto no es hace 500 años. Y sabíamos que había muchas posibilidades de que nos arrestaran. Y para llegar a la casa, tuvimos que cruzar a pie, mi compañero y yo, Yitzhak Sokolov, que era otro estadounidense que había estudiado conmigo. Habíamos hecho Aliya juntos y él había entrado en la Brigada Golani, yo había estado en los paracaidistas. Salimos y nos fuimos juntos a Rusia. Era un hombre muy valiente, todavía lo es. Cuando cruzamos la plaza, no podíamos ver, pero había matones del KGB con garrotes que estaban esperando detrás de los árboles, e iban a saltar sobre nosotros y rompernos el cráneo. Y nuestros jefes nos advirtieron que, “existe la posibilidad de que no vuelvan, tienen que saberlo”.

Nehemia: Y nos dijeron: “Si los agarran, se quedan solos”.

Michael: Y estás por tu cuenta. Y no pudimos ver a los matones detrás del árbol, pero Yehudit, que nos estaba viendo cruzar la plaza desde su ventana, bajó corriendo. Se lanzó físicamente – de nuevo, mide aproximadamente 1,50 metros – contra este inmenso matón, que la levantó en el aire por el cuello, y empezó a gritar. Todas las ventanas de la plaza se abrieron. Le dijo algo en ruso. Más tarde, me contó lo que dijo. “Dijo: ‘¿Qué vas a hacer, pegarme a mí también?'” Así, justo en su ojo. Él la dejó caer y todos se fueron. Ella me salvó la vida.

Nehemia: Wow.

Michael: Ahora, comenzamos el Seder, y luego hubo un enorme y ensordecedor golpe en la puerta y la KGB irrumpió, y Yitzhak y yo fuimos llevados para un interrogatorio. Y mientras bajábamos las escaleras, las familias que estaban reunidas allí con Yehudit se pusieron de pie en el rellano y cantaron Hatikvah.

Nehemia: Voy a llorar. Vaya.

Michael: Sí.

Nehemia: Es increíble. Y para los que no lo saben, ese es el himno nacional israelí que significa “La esperanza”, la esperanza del judío de volver a su tierra. Sabes, esto trae a colación algo que te escuché hablar una vez. Hablabas de que los palestinos reconocieron a Israel como un Estado judío, y de cómo se las ingeniaron para que nosotros reconociéramos que habría un Estado palestino en la primera parte del proceso de Oslo, y ellos reconocieron a Israel.

Michael: Sí. Yo trabajaba para el gobierno de Rabin. No era un funcionario de alto rango, pero miré los Acuerdos de Oslo cuando salieron, y hubo un intercambio de cartas entre Rabin y Arafat, siendo Arafat el jefe de la OLP. Rabin reconoció que la OLP era la única representante legítima del pueblo palestino. Básicamente, Rabin reconoció la existencia de un pueblo palestino. Arafat reconoció a Israel. No del todo porque los palestinos nunca concederían lo que llamaban el “derecho al retorno”.

Nehemia: Los judíos.

Michael: No, el derecho al retorno de los refugiados palestinos.

Nehemia: Oh, nunca cederían eso, de acuerdo.

Michael: Correcto. Y ahora, hay entre seis y ocho millones de descendientes de refugiados palestinos de 1948.

Nehemia: Aunque en el 48 eran algo así como tres cuartos de millón de personas, hoy, sus descendientes son entre seis y ocho millones.

Michael: De seis a ocho, probablemente incluso nueve millones. Ahora bien, si todos esos nueve millones regresan, entonces tienes un Estado llamado Israel, pero con una mayoría palestina. Así que reconocer a Israel no nos sirve de nada si tienes el llamado “derecho al retorno”.

Nehemia: De los palestinos.

Michael: Reconocer a Israel no reconoce el núcleo del conflicto. ¿Cuál es el núcleo del conflicto? 50 años antes de que se construyera el primer asentamiento, años antes de que se declarara el Estado de Israel, los árabes hicieron la guerra contra los judíos aquí. La guerra real comienza en la década de 1920. ¿Y cuál es el problema aquí? Es que según los árabes, no somos un pueblo.

Nehemia: Los judíos no son un pueblo…

Michael: No somos un pueblo.

Nehemia: …según los árabes.

Michael: Creo que el término “pueblo judío” ni siquiera existe en árabe. Y si no somos un pueblo, ¿qué tipo de derechos históricos podemos tener aquí? Así que hoy tienes a Mahmoud Abbas, el presidente de la Autoridad Palestina. Los palestinos en general dicen que nunca hubo un Templo, nunca un primer Templo, nunca un segundo Templo. Esto fue una historia falsa. No son noticias falsas, es historia falsa.

Nehemia: Quiero entender esto. Entonces, hiciste esta afirmación de que la identidad palestina depende de la negación de la historia judía en Israel.

Michael: Fundamentalmente.

Nehemia: Nunca había oído eso antes. Si es correcto, explica muchas cosas. La identidad judía no depende de los árabes, lo que significa que tenemos una historia de varios miles de años que se remonta a la época de Abraham, y cuando pienso en el pueblo judío y en el retorno a Israel, pienso en el Arco de Tito, en los judíos que salen al exilio como prisioneros romanos, y pienso en este retorno masivo. En el Tanakh, en la Biblia, se habla todo el tiempo de que “Dios dice que debes hacer esto con todo tu corazón y toda tu alma”. Sólo hay una cosa que Dios dice que va a hacer con todo su corazón y toda su alma, es en Jeremías, y es Dios diciendo: “Voy a plantarlos de nuevo en su tierra”. Es la única vez que Dios dice que va a hacer algo con todo Su corazón y toda Su alma.

Y el punto es que existe esta conciencia judía que se remonta por lo menos al tiempo de Jeremías, de que estamos regresando aquí. ¿Y ahora que hemos vuelto, tenemos a esta gente diciéndonos que no somos un pueblo y que no tenemos historia aquí? No lo entiendo.

Michael: Estuve con un negociador palestino de alto nivel en 2009, y me miró a los ojos y me dijo: “No puedo reconocer a Israel como el Estado judío. Eso niega mi identidad”.

Nehemia: ¡Vaya! ¿Por qué?

Michael: Porque los palestinos fueron uno de los pueblos designados por los europeos al final de la Primera Guerra Mundial. ¿Cuáles son los componentes positivos de su identidad? Puede que no haya muchos. El New York Times publicó un artículo hace más de un año, un artículo muy interesante. Muchos lo pasaron por alto. Se trata de la apertura del Museo Cultural Palestino al norte de Ramallah, un museo de 24 millones de dólares. Tuvieron una inauguración festiva, un hermoso museo. Sólo hay un problema, y es que el museo está vacío.

Nehemia: Y eso no es una broma.

Michael: No es una broma. Te voy a enseñar el artículo. Pero eso te dice algo. Te está diciendo algo. Y mira el Museo de Israel. El Museo de Israel tiene tantas exposiciones que no saben qué poner primero. Y es cierto: nos levantamos por la mañana y decimos que somos judíos, que somos israelíes, no porque no seamos palestinos. No es necesariamente el caso del otro lado. Y ese es el núcleo del conflicto.

Hace poco tuvimos un incidente en el Monte del Templo en el que tres árabes israelíes mataron a dos policías drusos israelíes. E Israel hizo lo que cualquier otro país haría, puso detectores de metales para asegurarse de que no se introduzcan armas de nuevo en lo que los palestinos y el mundo árabe, el mundo musulmán, consideran el tercer lugar más sagrado del Islam. Tengo que pasar por un detector de metales para ir al Kotel, para ir al Muro Occidental.

Nehemia: Fui al Monte del Templo el día después de que pusieran los detectores de metales, y tuve que pasar por el detector de metales viniendo del lado judío, viniendo del Muro Occidental.

Michael: En La Meca y Medina tienen detectores de metales. Y los árabes, los palestinos se amotinaron, no porque hubiera detectores de metales, sino porque los judíos pusieron los detectores de metales. No es por los detectores de metales, es porque fueron los judíos.

Nehemia: Todavía no lo entiendo. Como literalmente, no entiendo – por qué su identidad tiene que ser… Te voy a dar el ejemplo que me viene a la mente. He estudiado mucho la historia de los Cherokees que fueron expulsados del Estado de Georgia en la década de 1820 más o menos. Y realmente viajé por el Camino de las Lágrimas. Lo recorrí en mi auto y fui por algunos de los caminos.

Así que, esta es la analogía. 100.000 cherokees compran propiedades en el estado de Georgia y se mudan allí, y los georgianos dicen: “Ustedes nunca estuvieron aquí. No son un pueblo. No tienen derecho a estar aquí, aunque hayan pagado en metálico por esa tierra. Y es racismo que estén en el Estado de Georgia”. ¿Es una analogía válida, como historiador?

Michael: La uso todo el tiempo. Digo que la tierra de Israel es nuestra tierra tribal, literalmente tierra tribal. Y nunca se le diría a un cherokee, no se le diría a un sioux, a un miembro de la nación sioux, que no puede vivir en su tierra tribal.

Nehemia: En este Knesset, en este edificio hay miembros árabes del Knesset, pero llaman a Israel un “estado de apartheid”. No lo entiendo. No tiene ningún sentido para mí.

Michael: Es que es una noticia falsa.

Nehemia: Hay mucha gente que viene a Jerusalén y los llevo al Museo de Israel, y les enseño el Santuario del Libro, los Rollos del Mar Muerto. Y lo que me sorprende es que prácticamente cualquier israelí puede acercarse y leer Isaías de ese rollo. Puede que tengas que aprender un poco sobre la forma de las letras, pero puedes leer ese rollo. Y a veces digo: “Ahora vamos a ver los rollos árabes que tienen 2.200 años de antigüedad”, y no hay ninguno, no en la Tierra de Israel. Definitivamente hay cosas en Arabia.

Michael: He mencionado antes que tuvimos algunos momentos difíciles con la administración de Obama. Y el presidente Obama, en su primer viaje a Oriente Medio, pronunció el discurso de El Cairo en junio de 2009, y expuso el relato árabe de la creación de Israel. Dijo que Israel surgió como resultado del Holocausto. Ahora, los árabes quieren decir eso porque dicen – y lo dicen – que un grupo de cristianos europeos masacraron a un grupo de judíos europeos, y a los sobrevivientes los arrojaron en Palestina. Hicieron de un problema europeo un problema palestino.

Nehemia: Y así es como lo ven los palestinos.

Michael: Sí, lo ven hasta el día de hoy, aunque el hecho es que la mayoría de las personas aquí son en realidad refugiados de tierras árabes. Pero dejemos eso de lado. Con el tiempo, el presidente Obama comprendió que no se podían llevar a cabo negociaciones de paz con éxito si esa era la premisa, porque ¿por qué hacer la paz con un país ilegítimo e intruso, un intruso?

Y así, a partir de… sé la fecha exacta – noviembre de 2011 – el presidente Obama cambió su posición. Israel surgió debido a una conexión judía de 3.000 años con la tierra. Si hubiera habido un Estado de Israel no habría habido un Holocausto, ¿verdad?

Nehemia: ¿Es el presidente Obama quien reconoció esto?

Michael: Él lo reconoció. Y cuando vino aquí en marzo de 2013, una de las primeras visitas que hizo fue a los Rollos del Mar Muerto. E hizo esa visita para subrayar que los judíos habían estado aquí durante miles de años, porque ¿quién escribió estos rollos en hebreo?

Nehemia: Sí.

Michael: ¿Quién escribió esos rollos en hebreo? No los sobrevivientes del Holocausto.

Nehemia: Que curiosamente son de Qumrán, que es, según la comunidad internacional, Cisjordania, y eso haría por tanto que esos Pergaminos fueran patrimonio del pueblo palestino.

Michael: O eso es lo que han reclamado. Quieren recuperarlos.

Nehemia: ¿Ellos qué?

Michael: Dicen que están escritos por antiguos palestinos.

Nehemia: Pero está en hebreo.

Michael: Lo sé.

Nehemia: Muy bien.

Michael: Me acabas de recordar que, cuando era estudiante de posgrado en estudios de Oriente Medio, solía recibir un montón de revistas brillantes, y había una revista brillante de Jordania, y la portada de esta revista decía lo siguiente. Decía: “Antiguas tumbas jordanas encontradas en Amman”. Ahora bien, como estudioso de la Biblia, tú sabes que Ammán es Rabbath Ammon.

Nehemia: La capital amonita.

Michael: Y mostraron fotos de estas tumbas. Se podía ver inscrito en ellas muy claramente en hebreo, el nombre “Tuvia”.

Nehemia: Era un personaje mencionado en la Biblia.

Michael: Los Tobias.

Nehemia: Sí.

Michael: Los Tobias, una familia sacerdotal. Eran judíos, pero eran antiguas tumbas jordanas.

Nehemia: Sí.

Michael: No eran antiguas tumbas judías.

Nehemia: Cierto, eso es extraño. Oye, cambiemos un poco de tema. Mira, tú fuiste embajador en Estados Unidos durante la época del gobierno de Obama. ¿Cuál crees que va a ser el verdadero legado de la administración Obama? ¿Es la desestabilización de Oriente Medio? Y dentro de 50 años, ¿dirán: “El holocausto nuclear iraní fue causado por Obama”?

Michael: No estoy en el negocio de las profecías – dejaré eso a la gente que estudió en los estudios bíblicos. Y como historiador, tengo suficientes problemas para predecir el pasado. Sé que lo que podemos decir ahora mismo es que la administración Obama se las arregló para equivocarse en todo Oriente Medio. Es decir, se equivocó en Libia, se equivocó en Egipto, se equivocó en Yemen. Se equivocó en Irak, se equivocó en Siria, ¿de acuerdo?

Nehemia: Recuerdo que Yemen era un ejemplo de lo bien que iban las cosas. Ahora, ha habido 10.000 niños asesinados en Yemen.

Michael: Se equivocó literalmente en todas las partes de Oriente Medio. Se equivocó en Israel-Palestina. Y el único lugar en el que afirmaron acertar es el acuerdo nuclear iraní. Ese acuerdo nuclear iraní ha ayudado a Irán a extender su hegemonía a través de todo Irak hasta Afganistán, hasta Yemen, y ahora a través de Siria y Líbano con un arco chiíta que empieza en Teherán y termina en Beirut.

Y el legado de Obama fue dejar que los rusos volvieran a entrar en Oriente Medio. Lo que comienza en la Guerra de los Seis Días, que es que Estados Unidos empuja a Rusia fuera de Oriente Medio, y ese fue el gran logro de Henry Kissinger en 1973, fue empujar a los soviéticos fuera de Oriente Medio, llega la administración Obama… y tienes medio millón de muertos en Siria. No se puede atribuir todo eso a la administración de Obama, pero no se hizo nada para ayudarlos.

Y si quieres saber cómo es Oriente Medio sin Estados Unidos en él, sólo tienes que ir a Alepo. Por lo tanto, este logro es un logro que bien podría poner en peligro a Israel más adelante, pero está poniendo en peligro a Israel ahora mismo, porque ha permitido a los iraníes extender su hegemonía. Y eso, para mí, es un profundo legado.

Nehemia: Y te he oído decir que – si lo he entendido bien – hay 100.000 cohetes apuntando a Israel en el sur del Líbano.

Michael: Unos 130, pero quién lleva la cuenta.

Nehemia: 130.000.

Michael: Sí.

Nehemia: Y eso es más cohetes que los que tienen los franceses y los británicos, ¿es correcto?

Michael: Son más cohetes. Es muchas veces más cohetes que los que la Alemania nazi disparó contra Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial.

Nehemia: Y eso está respaldado por Irán a través de su apoderado, Hezbolá.

Michael: Pero es peor que eso. Ahora son las milicias chiíes las que han tomado posiciones a lo largo de nuestra frontera norte, y los soldados iraníes están integrados en esas milicias. Hubo un intento iraní de establecer puertos y bases en Siria para fabricar misiles… Antes tenían que exportar los misiles a Hezbolá, hoy están tratando de facilitar la fabricación de misiles.

Nehemia: Y están trabajando en misiles guiados, ¿es correcto?

Michael: Misiles guiados de precisión, sí. Es un reto para nosotros, porque tenemos la Cúpula de Hierro, que elimina lo que se llama el “cohete de parada” que sube y baja. ¿Pero qué pasa si tienes un cohete que tiene un joystick que puedes guiar hacia el Knesset, o guiarlo hacia los Rollos del Mar Muerto?

Nehemia: ¿Cómo ves la relación, en el futuro bajo el presidente Trump, con Estados Unidos e Israel?

Michael: De nuevo, tengo que creer que hay una esperanza. Creo que la gran diferencia hasta ahora es que bajo Obama éramos vistos como parte del problema, y no como parte de la solución. Creo que con Trump hasta ahora se nos ve como parte de la solución y no como parte del problema. Eso no significa que no tengamos algunos desacuerdos políticos. Quiero decir que podría ver una situación en la que pudiéramos mantener la visión de dos estados para dos pueblos, aunque no haya ningún palestino que suscriba eso.

Nehemia: ¿Así que hoy hay un consenso más o menos entre Estados Unidos e Israel sobre algo con lo que los palestinos no están de acuerdo, siquiera?

Michael: No están de acuerdo con dos estados para dos pueblos, porque los judíos no son un pueblo. Quieren una situación en la que nosotros reconozcamos el Estado-nación palestino, pero ellos no reconozcan el Estado-nación judío. Esa no es la posición estadounidense. Así que se puede mantener esa fórmula, pero se puede trabajar para crear lo que yo llamo una “realidad de dos Estados”, en la que los palestinos disfruten de una amplia autonomía. No se trata de un Estado en el sentido Max Weberiano del mismo, pero podríamos hacer mucho juntos sobre el acuerdo nuclear iraní. Escucha, creemos que el acuerdo fue un acuerdo terrible, y cualquier posición que Trump adopte contra el acuerdo, la vamos a apoyar. Eso sería en el interés de Israel.

A Israel le interesa que Estados Unidos se una a nosotros para hacer retroceder lo que se ha convertido en un imperio iraní en Oriente Medio, donde Irán está atacando.

Nehemia: ¿Estás diciendo que tienen un imperio de facto que se extiende desde Afganistán hasta el Mar Mediterráneo?

Michael: Y hasta el Golfo Pérsico y el Océano Índico, a través de Yemen.

Nehemia: Eso significa el restablecimiento del Imperio Persa, esencialmente.

Michael: Es increíble.

Nehemia: ¿Quién habría creído eso hace diez años?

Michael: Lo sé, pero ha sido obra de varias administraciones, no de una sola. Sé que George Bush, cuando dio la orden de invadir Irak y de acabar con los talibanes no estaba pensando en que “si acabo con Saddam Hussein y acabo con los talibanes me estoy deshaciendo de los dos mayores enemigos de Irán, y eso permitirá a Irán extender su influencia”.

Pero lo que queda de Irak hoy en día es esencialmente un satélite iraní, y los iraníes se están trasladando ahora a Afganistán con los talibanes, y eso es sorprendente. Ahora se ha investigado ampliamente que no fue Saddam Hussein quien ayudó a Al Qaida, sino los iraníes. Eso es asombroso.

Nehemia: ¿Qué hay de la relación de Israel con Rusia ahora, y luego quizás si la guerra civil siria termina alguna vez?

Michael: Como he dicho, tenemos una buena relación con Rusia. No es poco complicada. De nuevo, tenemos una diáspora rusa muy grande y con mucho talento aquí. El Primer Ministro tiene un teléfono abierto con el Sr. Putin, y estamos hablando de la posibilidad de cooperación energética, ya que Israel ha encontrado importantes depósitos de gas natural frente a nuestras costas, y los rusos están interesados en ello y están cooperando.

Por otro lado, tenemos al ejército ruso operando a unas dos horas al norte de aquí, y apoyando – no se puede decir el “bando equivocado”- pero desde nuestra perspectiva, los rusos están apoyando al peor bando en la guerra civil siria.

Nehemia: Bueno, quiero decir que están apoyando a nuestros enemigos, Hezbolá, ¿no es así?

Michael: Bueno, están apoyando a Assad, y Assad está aliado con Irán y con Hezbolá.

Nehemia: Vaya, es una mala situación en general. ¿Qué es lo que pueden hacer algunos de los oyentes, quizás en Estados Unidos? ¿Hay algo que puedan hacer para ayudar a Israel?

Michael: Creo que entender que un imperio iraní en Oriente Medio supone una grave amenaza a largo plazo, ciertamente, y quizás inmediata, para la seguridad estadounidense. Y el régimen iraní aspira al control global. Esto lo dicen ellos, por cierto.

Nehemia: Has mencionado que, de hecho, son responsables de la muerte de más estadounidenses que cualquier otra organización, aparte de Al Qaeda.

Michael: Sí.

Nehemia: No creo que la mayoría de la gente se dé cuenta de eso.

Michael: Sí. El ataque al cuartel de los Marines y el ataque a las Torres Khobar.

Nehemia: Sí, así que son un patrocinador del terror en todo el mundo.

Michael: Son el mayor estado patrocinador del terror del mundo.

Nehemia: ¿No estás incluyendo a ISIS como un estado? O en realidad, son un estado más grande que ISIS, supongo.

Michael: Son significativamente más grandes que el ISIS.

Nehemia: Bien.

Michael: No, no, hay 70 millones de personas.

Nehemia: Vaya.

Michael: Pero también apoyan a Hamás, a la Yihad Islámica.

Nehemia: Entonces, ¿hay algo que la gente pueda hacer? ¿Pueden ponerse en contacto con sus congresistas?

Michael: Sí, claro. Claro que sí, y asegurarse de que esto se convierta en la política estadounidense: hacer retroceder este imperio. La política estadounidense, ciertamente durante los años de Obama, fue facilitar, si no directamente, sí indirectamente, la extensión de esta esfera de terror iraní.

Nehemia: Me sorprendió – y tú lo habías citado – que el presidente Obama dijera que Irán era un Estado racional.

Michael: Por supuesto.

Nehemia: Es un estado que niega el Holocausto. Quiero decir, ¿es un estado racional?

Michael: Es un estado racional porque el presidente dijo que los líderes iraníes operan según un análisis de costo-beneficio. Esa no fue la lectura de Israel.

Nehemia: Es decir, ¿tienen estos conceptos escatológicos de cómo quieren provocar una guerra final, y parte de eso es la destrucción de Israel?

Michael: También somos el mayor desafío a la hegemonía regional iraní. Nadie puede hacerles frente como nosotros.

Nehemia: Eso también es cierto.

Michael: Aunque seamos una fracción del territorio que controlan. Así que nosotros somos el problema para los iraníes.

Nehemia: Mencionaste un proyecto en el que Israel está trabajando con Estados Unidos, la David’s Sling (La honda de David).

Michael: Sí. La David’s Sling es ahora un proyecto exitoso. La Cúpula de Hierro fue una innovación israelí que recibió apoyo financiero estadounidense, muy generoso por parte del Congreso, así como del presidente Obama. Pero David’s Sling es uno de nuestros proyectos antibalísticos que es una empresa conjunta de Estados Unidos e Israel, y es un sistema que puede interceptar un misil guiado.

Nehemia: ¿Y eso existe?

Michael: Existe. También se ha desplegado.

Nehemia: Vaya.

Michael: Ahora, piensa en ello. Piensa en lo tecnológicamente competente que tienes que ser. La Cúpula de Hierro: si un cohete enemigo se dirige hacia ti y baja, la Cúpula de Hierro lo encuentra aquí.

Nehemia: Así que, en otras palabras, ve la trayectoria y se encuentra con ella sobre la base de esa trayectoria.

Michael: ¿Pero qué pasa si tienes un cohete del que no tienes ni idea de la trayectoria?

Nehemia: Podría ser en zig-zag.

Michael: Podría ir en zig-zag. Puede hacer bucles en el aire. Es una tecnología completamente diferente.

Nehemia: Y así, Israel ha desarrollado eso. Es increíble.

Michael: La Cúpula de Hierro fue el primer sistema antibalístico que demostró su eficacia en combate. Y esto, esperemos que nunca tengamos que usarlo, los interceptores son bastante caros, pero tenemos que asumir que nuestro enemigo tiene un cierto número de misiles guiados de precisión.

Nehemia: Vaya. Habías citado al presidente Obama, y nunca había oído esto – y, de nuevo, me dejó boquiabierto -, que dio un discurso en el que dijo que, te guste o no, Estados Unidos es una superpotencia.

Michael: Yo estaba allí.

Nehemia: Estuviste en el discurso. Y en cambio, los israelíes se despiertan – y esto es cierto – se despiertan y dicen: “Gracias a Dios que Estados Unidos es una superpotencia”. Yo estaba en un autobús – creo que era el día del 11-S o el día después – y venía del Monte Scopus y estábamos dando la vuelta a la Colina Francesa hacia Pisgat Ze’ev, y estaban hablando de lo que había pasado. Y en ese momento, no sabían los detalles, pero dijeron en las noticias israelíes que miles de personas habían muerto en los atentados del 11-S, y la gente rompió a llorar. Y eso contrasta con lo que ocurría en Jerusalén Este con la gente que repartía caramelos.

Y esto vuelve a tu libro, Ally, como si realmente hubiera una profunda conexión entre Estados Unidos e Israel, ciertamente desde la perspectiva israelí.

Michael: Creo que también lo es para la mayoría de los estadounidenses. Quiero decir que está muy arraigada en la conciencia estadounidense. Se remonta a la época colonial. Se remonta a Plymouth Rock.

Nehemia: Bueno, “Make America great again” es algo que a los israelíes, creo, les entusiasma, ya sabes, que Estados Unidos vuelva a ser un gran país y lo aceptemos.

Michael: Hace dos noches, di un discurso para una de las mayores delegaciones de congresistas que han estado aquí, jamás. Había unos 25 demócratas y 25 republicanos traídos aquí por el AIPAC. Y concluí mi intervención con la siguiente frase. Dije: “Soy miembro de un determinado partido, soy miembro de una coalición en Israel, pero hablo en nombre de la inmensa mayoría de los israelíes, pero no sólo de los israelíes. Creo que hablo en nombre de la inmensa mayoría de los pueblos de Oriente Medio cuando digo esto. Que todos tenemos el mismo interés, y el interés es una América fuerte… la mayor regente posible… unida y segura de sí misma”. Ese es un interés global, ciertamente un interés israelí, ciertamente un interés de Oriente Medio, pero es un interés global.

Y un mundo sin ese tipo de Estados Unidos es un lugar muy peligroso. Y nosotros, como judíos, sabemos cómo es eso. Nosotros, como israelíes, sabemos cómo es eso, como la gente de Oriente Medio sabe cómo es eso. Y ese es un mensaje bipartidista. No puedo decirlo con más énfasis.

Nehemia: Escuché una charla que diste, y hablaste de una declaración de misión de ocho puntos para Israel.

Michael: No sé si son ocho puntos, son ocho líneas. En realidad, fue un encargo que me hizo el Primer Ministro Netanyahu. De vez en cuando nos sentamos a hablar y me dijo: “Bueno, ¿cómo enfocarías toda la cuestión de la deslegitimación? Y le dije: “Nuestro problema fundamental es que los malos tienen un mensaje muy sencillo: Estado de apartheid. Ocupación. Opresión. Racismo. Limpieza étnica. Cualquiera con una educación de segundo grado puede recitar esas palabras.

Nehemia: Aunque no sea cierto.

Michael: Aunque no sea cierto, no importa. No es cierto.

Nehemia: A nadie le importan los hechos, pero es un buen argumento emocional.

Michael: Es un argumento. Odio. Es malo. Si te pidiera que resumieras en tantas frases el Estado de Israel, ¿qué dirías? Nehemia, ¿qué dirías?

Nehemia: Diría que es la antigua patria de mi pueblo que Dios nos dio para vivir, y que mis antepasados durante 2.000 años hicieron la oración “El año que viene en Jerusalén”, y que por fin puedo cumplirla.

Michael: Bien, eso puede funcionar para una gran parte de la comunidad cristiana. Puede funcionar para ciertas partes de la comunidad judía.

Nehemia: Es justo.

Michael: ¿Va a funcionar para un millennial en la Universidad de Michigan? ¿Se dirige a ese tipo de público? Así que me tomé muy en serio el encargo del Primer Ministro de que teníamos que conseguir una declaración de intenciones. Y, naturalmente, los primeros a los que acudí fueron los de Madison Avenue.

Nehemia: De acuerdo.

Michael: Ya sabes, ¿cómo se vende un producto?

Nehemia: Entonces, ¿fuiste literalmente a la gente que hace publicidad? Sí.

Michael: Sí, sí. ¿Y qué crees que obtuve? Obtuve “Nación emergente. Buenas playas. Chicas bonitas. Buena comida”.

Nehemia: Todo eso es cierto.

Michael: Todo eso es cierto, de acuerdo, pero eso no habla. Y lo que aprendí en el transcurso de este viaje – realmente se convirtió en un viaje para mí – fue que no se pueden combatir los sentimientos con hechos, que cuando un sentimiento se encuentra con un hecho, casi invariablemente el sentimiento ganará. Y especialmente hoy, para los jóvenes de hoy, hay que hablar a algo que no está aquí, sino aquí. Tienes que hablar al corazón, o incluso más abajo, ¿de acuerdo? Tienes que hablarle a las tripas.

Así que renuncié a los tipos de Madison Avenue y me dirigí a los poetas, y con un grupo de escritores y poetas, empecé a reunir lo que van a escuchar. De nuevo, esto no es perfecto. Esto es lo que logramos reunir.

Nehemia: En otras palabras, esta es una forma de explicar lo que es Israel.

Michael: Bien, aquí está. “Israel es un hogar. Es abierto y acogedor, creativo y compasivo. Defiende la libertad y promete a sus ciudadanos la igualdad de derechos. Une Oriente y Occidente, tradiciones antiguas y tecnologías que dan forma al futuro. Tiene una prensa libre, un sistema de justicia respetado en todo el mundo y una asistencia sanitaria de vanguardia para todos. Es pionero en los derechos de las mujeres y del colectivo LGBT, y en la conservación de la recuperación del agua y las fuentes sostenibles de energía y alimentos para las naciones en desarrollo. Israel ha dado cobijo a refugiados de 70 países y ayuda humanitaria a las víctimas de catástrofes en el extranjero. Es la historia improbable de la visión y la perseverancia frente a dificultades indecibles, y es la tierra natal del pueblo judío desde hace 4.000 años. La realización de sus anhelos y sus sueños, Israel es comunidad. Es familia. Israel es el hogar”.

Esperamos que la tradución anterior haya demostrado ser un recurso útil en su estudio. Si bien se ha realizado un gran esfuerzo para proporcionarle esta transcripción, debe tenerse en cuenta que el texto no ha sido revisado por los oradores y no se puede garantizar su precisión. Si desea apoyar nuestros esfuerzos para transcribir las enseñanzas en NehemiasWall.com, visite nuestra página de apoyo. ¡Todas las donaciones son deducibles de impuestos (501c3) en Estados Unidos y nos ayudan a empoderar a las personas de todo el mundo con las fuentes hebreas de su fe!

Perlas de los Profetas #35 – Naso (Jueces 13:2-25)

En este episodio de, Perlas de los Profetas #35 – Naso (Jueces 13:2-25)

discuten esta porción que se refiere al nacimiento de Sansón y corresponde a la porción de la Torah que incluye el voto del nazareo o “Nazir”. Gordon explica lo que hizo a Sansón único como Nazir así como los diferentes significados de “impuro”. Aprendemos la historia del nombre de Palestina así como la del pueblo “palestino”.

El estudio de las palabras incluye “hoshiah/salvar” con su raíz (yud-shin-ayin) y la palabra de la semana, “peli/maravilloso, secreto, más allá de la comprensión” (pei-lamech-aleph-yud).

Con el lenguaje, la historia y el contexto en su lugar, se despliegan intrigantes dinámicas familiares y otras dificultades: ¿Qué hay detrás de las preguntas de Manoah al mensajero y por qué el ángel se inclina repetidamente por la esposa sin nombre? ¿Por qué la esposa se suma al mensaje del ángel? Si la esposa ve claramente un ángel, ¿por qué no está convencido Manoah? ¿Por qué el receptor de una visita angelical nombraría a su hijo “hombre del sol”? Gordon revela las prácticas religiosas que prevalecen en Zorah que proporcionan pistas y que también apoyan la hipótesis de Johnson de por qué el Tanakh otorga a la madre de Sansón un estatus muy desfavorable, el de un nombre olvidado.

“Y el ángel de Yehovah le dijo: ¿Por qué preguntas así por mi nombre, ya que es secreto?” Jueces 13:18

¡Espero leer sus comentarios!

Las Perlas de los Profetas #35 – Naso (Jueces 13:2-25)

Nehemia: Bienvenidos a Las Perlas de los Profetas, grabado en directo desde la ciudad de los profetas – Jerusalén, la capital eterna de Israel. Este es Nehemia Gordon con Keith Johnson. Estoy muy emocionado de estar explorando la profecía bíblica de ayer, hoy y mañana, en la ciudad donde Isaías predicó en las plazas públicas, en las calles donde Zacarías habló la Palabra de Dios, en el mismo lugar donde Jeremías profetizó. Pero hoy, estamos haciendo Sansón, y no sé si alguna vez estuvo en Jerusalén porque en ese momento, era una ciudad jebusea.

Keith: Oh, Dios mío. Vaya. Así que esto es como en los viejos tiempos. Quiero decir, estamos muy atrás…

Nehemia: Sí, estamos haciendo Samson. Ni siquiera había nacido todavía en nuestra historia.

Keith: Vaya. ¿No es eso algo asombroso? Así que estamos en Jueces 13:2. No vamos a permitir que sea 13:2. Se supone que es 13:2. No podemos permitir que sea 13:2. ¿Por qué? El versículo anterior establece el contexto de por qué el 13:2 es importante, en mi opinión. Entonces, ¿puedo dar el primer versículo?

Nehemia: 13:1, ¿quieres decir?

Keith: Sí. Me gustaría leer el 13:1.

Nehemia: Adelante. Vas a salir de la porción. Adelante. [Riéndose]

Keith: Voy a salir… no, aprendí del mejor, “Ahora, vamos a este capítulo”. Jueces 13:1, “Ahora los hijos de Israel otra vez”, dicen “otra vez”.

Nehemia: Otra vez.

Keith: “Hicieron el mal”, di “mal”.

Nehemia: Mal.

Keith: “A la vista de Yehovah”, di “Yehovah”.

Nehemia: Yehovah.

Keith: “Así que Yehovah los entregó en manos de los filisteos durante cuarenta años.” Si no entiendes ese versículo, me parece que, como empezar en 13:2, te has perdido algo importante. Es como si un día decidiera hacer… vamos a llegar a lo que es esto, pero esto establece el contexto, y lo que me gusta de este contexto es que dice de nuevo que este es un ciclo que estaba teniendo lugar. Y de nuevo, muestra que Yehovah realmente hace algo, lo que tengo que decir es un poco controvertido. La controversia para mí es que cuando leí eso, dice “Los entregó en manos de los enemigos”. Así que no es como si los enemigos de repente crecieran para tener un gran poder…

Nehemia: Has vencido al Dios de Israel. No.

Keith: No, ese no es el caso. Dice, “Él los entregó en manos de los filisteos”. Y luego da la cantidad de tiempo, que dice, “Por cuarenta años”, lo que creo que es bastante interesante en sí mismo. Lo vemos una y otra vez.

Nehemia: Tengo que decir que no puedo leer estas historias en “Jueces” – y esto es cierto para todos los Jueces, pero especialmente aquí – donde escucho sobre la entrega de Dios sobre Israel para sufrir en las manos de los palestinos, y no atarlo a los tiempos modernos. Simplemente no puedo hacerlo.

Ketih: Espera. ¿Qué quieres decir con “las manos de los palestinos”? Son los filisteos.

Nehemia: Sí, es cierto. Pero filisteos es “Phlishtim” en hebreo, y la palabra “palestino” viene de… es la misma palabra, es de la misma derivación.

Keith: Eso es interesante. Tienes que decir eso, tienes que explicarlo. Así que estás diciendo que no puedes leer sobre eso en el pasado y no tratar con eso.

Nehemia: No puedo. Y hay un concepto más grande aquí, que es que cuando Israel peca, Dios nos entrega para que suframos en las manos de una nación extranjera. Esto es algo que vemos repetidamente. De hecho, se establece más claramente en los tres primeros capítulos de Jueces, pero vemos ejemplos de ello a lo largo del Tanakh. Lo vemos con los babilonios, lo vemos con los asirios, y aquí lo vemos con los filisteos.

Ahora, los palestinos de hoy en día son en realidad árabes, y ¿por qué se les llama palestinos? Porque los romanos querían despojar a la tierra de Israel de su identidad judía después de la revuelta de Bar Kokhba en 135, y por eso renombraron la provincia de Judea, la rebautizaron como Palestina. Y Palestina era la… Recordaron que había habido estos filisteos en esta tierra, y así la pronunciación romana de Philistia, de la tierra de Pileshet en hebreo, era Palestina. Y más tarde, los árabes invadieron en el año 638 D.C. y se establecieron aquí, y hubo en realidad olas de invasiones, y hubo invasiones de turcos y varios otros pueblos, y cruzados. Hoy en día, los palestinos son descendientes de diferentes oleadas de personas que vinieron, pero se les llama palestinos por el nombre romano de Judea.

Keith: Bueno, estoy haciendo una pregunta. En árabe, ¿no hay un problema con, incluso el problema de poder decir filisteo?

Nehemia: Sí, claro. No hay “p” en árabe. Así que cuando un palestino intenta decir en inglés “Palestino”, a menos que sea muy bueno en inglés, dirá “Balestino” y “Balestense”. Ahora, debo decir que los palestinos, hasta 1964, se referían a los judíos que vivían en el Mandato Británico de Palestina – en 1917 los británicos conquistaron a los filisteos, se llamaron bajo los turcos, ellos lo conquistaron y lo llamaron Palestina en inglés, y había palestinos que en realidad eran judíos. Los árabes nunca fueron llamados palestinos hasta alrededor de 1964, cuando conspiraron para eliminar a los judíos. Dijeron, “Mira, los árabes tienen 22 países, no podemos llamarnos árabes. Tenemos que ser capaces de reclamar en exclusiva la tierra donde viven los judíos.” Así que se llamaron a sí mismos palestinos.

Keith: Tengo que decirte algo muy interesante sobre esto, y realmente me gustaría estar más al día en lo que respecta a la situación. El año pasado en nuestra gira – BFA hace una gira a Israel, es nuestro tercer año que lo hacemos, a punto de hacerlo en las próximas semanas – pero había una pareja en nuestra gira, y fuimos a Beit Lechem, Belén, y esta es en realidad su ciudad natal de Belén. En realidad están viviendo en los Estados Unidos y tienen, lo que puedo decir… ¿puedo usar la palabra ciudadanía?

Nehemia: No lo sé. Si lo son, lo son.

Keith: Pero lo más interesante es que me mostraron que había un pasaporte que decía “Palestina” de cuando en cuando. Realmente estaba pasando por este asunto, “Entonces, ¿cuándo ocurrió esto? Son de esta zona en particular”, y en el pasaporte decía “Palestina”. Y no sé si tú sabes acerca de eso, cuando cambió o cuál fue el año exacto en que cambió, pero cuando nació, nació y no es árabe. En realidad resulta que es una cristiana de Belén. Pero eso era lo que estaba en su pasaporte real…

Nehemia: ¿Documento?

Keith: Sí, en el documento.

Nehemia: Así que básicamente, hasta que Israel declaró su independencia en 1948, entre 1917 y 1948, la Tierra de Israel se llamó Palestina, y fue territorio ocupado por los británicos. Antes de eso, fue llamada Filistea bajo los turcos. Pero la gente de aquí nunca fue llamada palestina, eran árabes. Y esta identidad de los palestinos como un pueblo separado es algo que sólo se produjo en los años 60. Y realmente, es una identidad que aún está evolucionando. Es decir, habrá árabes israelíes que son ciudadanos del estado de Israel y les preguntarás, “¿Son palestinos?” Algunos dirán que sí, otros dirán que no. Lo que significa que hay una identidad en evolución de este nuevo pueblo, que no es tan inusual.

Piénsalo. Había un país llamado Checoslovaquia, y durante 50 años, o lo que fuera, 100 años, hubo gente que dijo, “Soy checoslovaco”. Hoy en día, no existe tal país. Ahora, están los checos y los eslovacos. En fin.

Pero Israel no es un pueblo reciente de hace 100 años. Somos un pueblo que se remonta a 3.500 años. Fuimos formados en el crisol de Egipto, moldeados en el desierto y luego traídos a la tierra. Y cuando pecamos, nos entregaron a los antiguos palestinos, los filisteos.

Keith: Bueno, déjeme decir esto. Como dije, no podía empezar en el 13:2 sin ir al 13:1. La parte real comienza en el 13:2, y creo que es bastante interesante cómo comienza, porque dice, “Había un cierto hombre de Zorah, de la familia de los danitas, cuyo nombre era Manoah”, y luego dice, “y su esposa era estéril y no había tenido hijos”. Y ya sabes, sigo tocando este tambor y lo voy a tocar de nuevo.

Nehemia: Adelante, hermano.

Keith: Voy a tocar este tambor. Así que aquí lees sobre esto, y comienza y dice, “Había cierto hombre de Zorah”, y creo que va a ser sobre el hombre. Y luego deja caer la siguiente frase, “y su esposa era estéril”, y luego dice, “y no tuvo hijos”. Bueno, si es estéril, no va a tener hijos, ¿verdad? Quiero decir que es bastante obvio.

Nehemia: Ahora, ¿cómo se llama?

Keith: Eso es lo que estaba a punto de decir. Eso es lo que iba a… Déjame tocar mi tambor.

Nehemia: Lo siento. Sí.

Keith: Así que aquí está el narrador…

Nehemia: Te robé tu gloria. [Riéndose]

Keith: Odio cuando haces eso. Pero no nos da su nombre. Y es tan significativo para mí porque, a medida que avanzamos en la historia, hay muchas cosas sobre ella que todavía me saltan de la página y que creo que quiero poder mencionar. Así que no sabemos su nombre, pero sabemos que se convierte en el centro de este tema, porque el ángel del Señor se le apareció a Zorah. No.

Nehemia: ¿A Zorah? Zorah es el nombre de la ciudad.

Keith: No. Lo siento. Manoah. ¿El ángel del Señor se le apareció a Manoah? No. Dice: “El ángel de Yehovah se le apareció a la mujer”, y ni siquiera vuelve a dar su nombre. ¿Por qué no su nombre? “Y le dijo: ‘He aquí que eres estéril y no has tenido hijos'”. Ahora, creo que “niños” es una adición del inglés. Eras estéril y no has tenido hijos. No ha surgido nada. ¿Es eso justo? En otras palabras, cuando estás mirando esto, no creo que diga “niños”.

Nehemia: Bueno, dice, “velo yaladet”, “no has dado a luz”.

Keith: Sí. “No has dado a luz”. De acuerdo.

Nehemia: Y esa es una palabra interesante. Es un verbo que viene de la palabra “yeled“, que significa “niño”. Así que “yaladet” o “yaldah” es “ella dio a luz”. Aquí es “yaladet“, “dio a luz”.

Keith: Así que aquí dice, “He aquí ahora, eres estéril,” Muy bien, “eres estéril y no has dado a luz a ningún niño, pero lo harás,” y creo que es una gran frase, “pero concebirás y darás a luz a un hijo.” Me pregunto si toda esa frase, si la vemos en algún otro lugar. “Pero concebirás y darás a luz un hijo.” “Pero concebirás y darás a luz a un hijo.” Vaya.

Nehemia: ¿Qué es lo que tienes?

Keith: No, sólo digo. Cuando leo esa frase, estoy como, de acuerdo, algo está a punto de pasar aquí. Pero luego dice en el 13:4… a menos que quieras decir algo al respecto, ¿estás bien?

Nehemia: No, estoy bien.

Keith: Bien. “Ahora, por lo tanto, ten cuidado”, guárdalo, “de no beber vino o bebida fuerte, ni comer ninguna cosa impura”. Ahora, tengo el conjunto de no beber vino o bebida fuerte.

Nehemia: ¿Por qué?

Keith: Bueno, déjame decir lo que digo que entiendo. Ella está a punto de tener este bebé, y él está diciendo que no beba vino o bebida fuerte, y estoy pensando que eso tiene que estar relacionado con algo, vamos a averiguar qué es. Estoy seguro de que tenemos una lista de versículos antes de averiguar lo que es, “ni comas ninguna cosa inmunda”. Bueno, lo sucio – tal vez estoy haciendo una suposición aquí – ¿no sería automático que no está comiendo sucio, esté embarazada o no, que no está comiendo sucio?

Nehemia: Así que aquí tenemos que explicar. Hay dos significados diferentes de impuro. Creo que tenemos que volver al capítulo 6 de Números. ¿Podemos hacerlo? Porque ese es el pasaje paralelo aquí.

Keith: Está bien.

Nehemia: En realidad es el pasaje que está en la porción de la Torah de esta semana, y esta es la porción de los Profetas que es paralela. Pero específicamente, solo tenemos que leer esto.

Keith: Para aquellos que no lo sepan, si están escuchando por primera vez – amigos, hicimos una grabación entera de las porciones de la Torah, un año entero de grabaciones. Hicimos eso en 2011 o 12, nunca recuerdo el año. La gente lo está escuchando cada vez, cada año, cada ciclo. Ahora, el ciclo son las porciones de los Profetas. Y está la porción de la Torah y la porción de los Profetas, y Nehemia está hablando de conectar las dos. Están conectadas.

Nehemia: Bueno, aquí ni siquiera podemos entender la porción de los Profetas a menos que leamos la Torah. Como, ¿qué es esto de tomar vino? ¿Qué? Eso es porque hay algo que no se dice aquí que está implícito, que si lees Números 6 lo reconocerás inmediatamente, y es una parte clave de la historia. Y no voy a leer el pasaje completo. Ve a leerlo tú mismo. El capítulo 6 de Números comienza en el versículo 1. Es la sección del Nazir. Escuchen Las Perlas Originales de la Torah y lean esa sección en Números 6 empezando en el versículo 1.

Keith: ¿Y cómo escuchan Las Perlas Originales de la Torah?

Nehemia: Pueden escucharlo en ElMurodeNehemia.com y bfainternational.com.

Keith: Increíble.

Nehemia: Y está hablando aquí de esta cosa que llamamos el nazir. En inglés, lo llaman el nazirite (nazareo). Nazir es esta persona que hace un cierto tipo de voto, y durante el tiempo de su voto, tiene todas estas reglas que tiene que seguir. La más famosa de ellas es que no puede cortarse el pelo, y eso se convierte en algo central en la historia de Sansón.

Keith: Eso es muy importante, sí.

Nehemia: Vamos a averiguar que esto es realmente sobre el nacimiento de Sansón. Pero la otra cosa es que no se le permite beber vino. Y esto es un poco diferente, porque la regla de los nazir es que un hombre decide, “Durante 13 días”, o cualquier número al azar, tú eliges realmente, depende de ti, “durante 13 días voy a ser un nazir“, y haces esto como un voto a Yehovah, y es una cosa de tiempo limitado.

Bueno, Sansón es una situación diferente. Nunca hizo un voto. De hecho, es este ángel que le dice a su madre, “Tienes esta situación en la que el chico va a ser un nazareo”. Y le está diciendo que no beba vino. Bueno, no decía nada de eso en Números 6 porque no se trataba de un nazareo de toda la vida. Estábamos tratando con un nazareo de tiempo limitado.

Keith: Eso es interesante.

Nehemia: Sí. Hasta el punto de que tenemos que decir, “¿Existía tal cosa en la Torah? La Torah no lo menciona”. Así que aquí estamos hablando de un tipo diferente de nazareo. Específicamente, el nazareo tiene un sacrificio que trae al final de su voto. Bueno, con Sansón no hubo… el término nunca terminó, fue toda su vida.

Keith: ¿No es asombroso?

Nehemia: Sí. Así que cuando tratamos el tema de la impureza, el nazareo tiene que mantener un estado de limpieza ritual. Ahora, la persona promedio, ya sabes, tú y yo, no necesitamos mantener un estado de limpieza ritual, eso no es algo que se nos ordene hacer. Si vamos al Templo, tenemos que estar ritualmente limpios. Así que cuando le dice que no coma algo sucio, no está hablando del cerdo, que es un animal sucio. En realidad está hablando de algo que te haría ritualmente sucio. Esa es mi opinión.

Keith: ¿Cómo sabemos eso? ¿Por la palabra, o es otra cosa?

Nehemia: No. Creo que por lo que has dicho exactamente. ¿Por qué el ángel le diría que hiciera algo que se le ordena en la Torah? No tiene sentido. Entonces, ¿qué significaría? Tiene que ser… Y esta es una distinción, si lees en Levítico 11, tienes dos categorías. Déjame leerte los dos últimos versículos de Levítico 11 para que veas de qué estoy hablando, porque siento que hemos estado grabando todo el día y no estás conmigo. [Risas]

Keith: [Risas] Estoy contigo.

Nehemia: Está bien. Así que en el capítulo 11 del Levítico, y aquí es donde las cosas se complican, en inglés hablamos – o incluso en hebreo – diremos que algo es kosher y no kosher. Esa palabra nunca aparece en el Tanakh. La palabra es limpio e impuro. Pero de nuevo, hay dos tipos diferentes de cosas aquí. Levítico 11:46-47 dice: “Estas son las instrucciones relativas a los animales, aves, todos los seres vivos que se mueven en el agua, y todas las criaturas que pululan en la tierra, para distinguir entre lo sucio y lo limpio, entre los seres vivos que pueden ser comidos y los que no pueden serlo”. Así que tenemos cosas que si las tocas, te volverás impuro – especialmente cuando están muertas, específicamente – y luego tienes cosas que puedes comer y no comer, y esos son dos tipos diferentes de cosas. Y aquí le dice que no coma algo sucio. Y presumiblemente, desde el contexto de los nazareos, es para que no se vuelva sucia, y así, hacer que el niño sea sucio. Ahora, tienes razón, es posible que esté diciendo que no coma cerdo, pero es algo extraño que el ángel diga.

Keith: Bueno, no lo dije con seguridad. Sólo digo que cuando dice “no comas nada sucio”, la pregunta es, ¿esto es algo más? ¿Es más allá de eso? Y creo que eso es lo que estás diciendo.

Nehemia: Creo que sí. En otras palabras, esa es mi opinión. Y si quieres estar en desacuerdo, está bien. Pero mi opinión es que porque él es este nazareo y quiere mantener un estado de limpieza ritual, está recibiendo este tipo de mandamiento que una persona normal no estaría obligada a hacer. Así como un nazareo no bebería vino, el nazareo no comería algo que es ritualmente sucio. Aunque tú y yo podamos comer eso, no podemos comer una especie inmunda. ¿Eso tiene algún sentido?

Keith: Entonces, ¿puedes dar un ejemplo de algo que sería ritualmente impuro?

Nehemia: Sí. Bueno, déjame leerte esto. En el versículo 7 de números 6, dice, “Aunque su padre o su madre o su hermano o su hermana mueran, no debe contaminarse por ellos, ya que” esta es la JPS, “ya que el pelo apartado para su Dios está sobre su cabeza: durante todo su período como nazareo está consagrado a Yehovah”. Y la palabra es “kadosh“, “santo”.

¿Y qué significa eso? Significa que a un nazareo no se le permite ir a un cementerio, porque si tocas una tumba, te vuelves ritualmente impuro. No puede tocar una tumba, ni siquiera para su padre o madre o su esposa, no se le permite estar ritualmente sucio, porque es sagrado para Yehovah. A ti se te permite tocar una tumba, se te permite estar ritualmente sucio. La única vez que eso sería un problema es si vas al Templo, entonces pasarías por el proceso de purificación.

Keith: Bien. Sí.

Nehemia: Pero el nazareo tiene que mantener un estado de pureza ritual, mientras que tú y yo no. Entonces, ¿qué es un ejemplo? Digamos, por ejemplo, que tenemos una hamburguesa, y la hamburguesa es… ¿cómo decirlo? Bueno, lo diré. Así que una mujer que está menstruando, hace la hamburguesa, y tú y yo podríamos comerla, no hay ningún problema. Pero al nazareo no se le permitiría comerla, porque lo ensucia ritualmente al tocarla. Esa es toda una discusión en Levítico 15. Y por lo tanto, al nazareo no se le permitiría comer eso.

Keith: De acuerdo. Es increíble.

Nehemia: Sí. Y eso es realmente importante, porque algunas personas leen Levítico 15 y no entienden todo este contexto. No leen los dos últimos versículos de Levítico 15, y piensan, “Oh, la mujer menstruante no puede hacer nada de mi comida. No, eso es sólo si eres un nazareo o vas al Templo.

Keith: Exactamente. Sí. Discutimos eso durante las Perlas de la Torah. Me emocionó que entráramos en el fondo de eso, porque hablamos de algunos ejemplos prácticos actuales de cómo la gente se confunde con eso.

Nehemia: Sí.

Keith: Pero entonces, ves esta frase de nuevo en el 13:3 al 13:5. “Porque he aquí que concebirás y darás a luz un hijo”, lo dijo una vez, “concebirás y darás a luz un hijo”. Dos versículos después, “Porque he aquí que concebirás y darás a luz un hijo”, y ahora no va más allá. Si ella no entendió lo que sucedía en el versículo 4, probablemente sí entiende lo que sucede en el versículo 5 porque la conexión es, “ninguna navaja caerá sobre su cabeza, porque el niño será un”, y está dando la explicación, “será un nazareo para Dios desde el vientre; y comenzará a salvar “, dice, “comenzará a salvar”, palabra realmente interesante allí, “comenzará a salvar”, “lehoshia”, “a Israel de manos de los filisteos”.

Nehemia: ¿Así que vas a pasar por alto eso?

Keith: No. Voy a leerlo primero.

Nehemia: De acuerdo…

Keith: Así que el proceso de decir, aquí está el hijo y ahora esto es lo que el hijo va a hacer. De nuevo, si no leemos el primer versículo, “cuarenta años”, dice que fueron entregados… esto debe ser que cuando salga…

Nehemia: Año 41, tal vez.

Keith: O tal vez no 41.

Nehemia: O tal vez esté en el medio.

Keith: Sí. Tal vez es cuando llega al lugar donde sabe lo que va a ser ese año.

Nehemia: Bueno, y dice, “y comenzará a salvar a Israel de la mano de los filisteos”. No terminó el proceso. Fue David quien terminó el proceso.

Ketih: ¿No es esa la verdad?

Nehemia: Sí. Así que ese verbo, lehoshia, salvar, es bastante genial. Aquí tenemos un ángel que viene y predice el nacimiento de un niño, y ese niño tiene un estatus especial como nazareo, y se nos dice que ese niño salvará a Israel.

Keith: ¿No es increíble?

Nehemia: Vaya. Es bastante genial.

Keith: Oigan, amigos, si nunca han leído nuestro libro “Una Oración a Nuestro Padre: Orígenes hebreos del Padre Nuestro”, es un gran libro. Pero antes de ese libro es un libro que… bueno, déjenme decir esto. ¿Cómo puedo decirlo? Déjame ponerlo de esta manera. Si no has leído nuestro libro Una Oración al Padre Nuestro: Orígenes hebreos del Padre Nuestro, tal vez quieras leerlo. Pero antes de ese libro, Nehemia, en El Yeshua hebreo vs. El Jesús griego, ¿no hablaste algo al respecto, o no?

Nehemia: No recuerdo en qué libro estaba, ¡pero está en uno de los libros! [riendo]

Keith: Tengo que ser honesto…

Nehemia: Tengo que ser honesto contigo, he escrito tantos libros que no sé lo que hay en ellos.

Keith: Es tan curioso, realmente es algo curioso porque estamos aquí, y estamos agitados. Nos están empujando a la pared, y yo digo, “¿Escribiste un libro?” y pienso, espera, Keith, estás a mitad de una frase, ¿qué intentas decir?

Nehemia: Supongo que de lo que hablas es del Evangelio de Mateo, donde hay un ángel que aparece… De acuerdo, creo que esto es…

Keith: ¿De qué libro estamos hablando? [riendo]

Nehemia: No recuerdo en qué libro está, pero está en uno de los libros. ¡No me acuerdo!

Keith: ¿Estás bromeando? ¿No recuerdas en qué libro está?

Nehemia: Escribí el libro hace más de 10 años; no recuerdo lo que hay en él.

Keith: No, es fenomenal, porque estamos hablando del ángel que vino a María. Y en realidad es del manuscrito en…

Nehemia: En el Mateo hebreo.

Keith: El Mateo hebreo. Y realmente es algo poderoso porque…

Nehemia: Tal vez eso está en el libro “El nombre de Jesús”. No lo sé. Está en algún lugar ahí.

Keith: Sí. Pero la cuestión es…

Nehemia: Lee todos los libros.

Keith: Leíste todos los libros.

Keith: Pero el punto es que, hablamos antes, y en realidad te estaba dando una bola de softball sobre cuál es la raíz de las palabras para la salvación y salvar.

Nehemia: Sí, “lehoshia“, la raíz es Yud-Shin-Ayin.

Keith: Y entonces, acabas de hablar de esta frase, diciendo, “Será un nazareo para Dios desde el vientre, y comenzará a”, y la palabra “liberar” en inglés…

Nehemia: Lehoshia“.

Keith: O salvar, sí. Y luego, de nuevo, cuando lleguemos a…

Nehemia: Oh, ¿es “liberar” en inglés?

Keith: Sí, en inglés.

Nehemia: En hebreo, es “salvar”.

Keith: Sí. Es “hoshia”. Así que de todas formas, es increíble.

Nehemia: El ángel predice el nacimiento del salvador.

Keith: Exacto. “Entonces la mujer vino…”

Nehemia: Jueces capítulo 13.

Keith: Aquí es donde las cosas se ponen realmente interesantes para mí, más cosas entre marido y mujer. Maridos y esposas, escuchen esto. “Entonces la mujer vino y le dijo a su marido” y creo que esto es interesante, ella dice esto en el versículo 6, dice, “Ish haElohim”, “Un hombre de Dios vino a mí y su apariencia era como la apariencia del ángel de Dios”, Así que ella da primero el hecho de que es un hombre de Dios. Entonces ella continúa dando la explicación de él, diciendo, “pero te diré algo, él tenía una apariencia”, ¿como qué? Un melach, un ángel.

Nehemia: Mal’ach.

Keith: Un mal’ach, “muy impresionante”, dice ella. “Y no le pregunté de dónde venía”, ni de dónde es, “ni me dijo su nombre”.

Nehemia: Para “muy impresionante”, el hebreo es “muy aterrador”.

Keith: “Muy aterrador”. Vaya. ¿Te imaginas que eso ocurra?

Nehemia: Sí. ¿Por qué dice que es un hombre de Dios? ¿Por qué no dice simplemente que es un ángel de Dios?

Keith: No lo sabe.

Nehemia: Si grazna como un pato y parece un pato, es un pato.

Keith: Tal vez ella nunca ha visto u oído, o nunca le ha pasado esto, no estaba 100% segura.

Nehemia: ¿Cómo sabe que parece un ángel de Dios?

Keith: De acuerdo. Pero esto es lo curioso…

Nehemia: Si no sabe cómo es un ángel de Dios…

Keith: La historia nos va a dar otra pista sobre esto, lo cual creo que es interesante. Quiero llegar a ella si podemos…

Nehemia: Sí. Continúa.

Keith: “Pero me dijo: ‘He aquí que concebirás y darás a luz un hijo, y ahora no beberás vino ni bebida fuerte ni comerás nada impuro, porque el niño será nazareo de Dios desde el vientre'”, y luego añade algo muy interesante, “hasta el día de su muerte”. Ahora bien, el ángel en realidad no lo dijo, tal vez el ángel lo dijo y no está en el texto.

Nehemia: Lo importante es que el ángel dice, “desde el vientre”. Parece añadir, por lo que podemos decir, “hasta el día de su muerte”. Sí, tiene razón. Tal vez el ángel lo dijo; sólo que no está registrado. Pero por lo que sabemos, ella lo añadió…

Eso me recuerda la historia de Adán y Eva, donde se les dijo que no comieran de él, y cuando ella habla… o se le dijo que no comiera de él, pero la forma en que ella recibió el mensaje fue que no debían comerlo o ni siquiera tocarlo.

Keith: De acuerdo. Ahora, ¿tienes algo que quieras decir sobre esto antes de que siga adelante?

Nehemia: Sí.

Keith: Adelante. No tienes que decir nada, Nehemia. Quiero decir que si tú… [Riéndose]

Nehemia: Bueno…

Keith: Adelante.

Nehemia: No. Así que en el número 6, definitivamente tenemos esta idea de este nazareo de toda la vida, que es única, este es el único lugar en todo el Tanakh. Ahora, en la Septuaginta, por ejemplo, se nos dice que Samuel es un nazareo de toda la vida, pero eso no está en el Tanakh.

Keith: Sí, en la Septuaginta.

Nehemia: ¿Dije la Septuaginta?

Keith: Sí.

Nehemia: ¿Qué dije? Sí. Así que en la Septuaginta, eso significaría posiblemente dos, pero…

Keith: Algunas personas no conocen la Septuaginta, ¿puedes decirles lo que es?

Nehemia: Es la antigua traducción griega del Tanakh. Pero sí, eso es lo que tengo. Sigamos.

Keith: De acuerdo. Ahora, aquí es donde las cosas se ponen interesantes para mí. Así que va a su marido. Déjame preparar esto. Ella hace que ocurra algo increíble. Se entera de esto. Esto es lo que va a pasar. Ella lo cree, supongo. Ella le dice cuál es el trato. Y luego Manoah hace esto. Ahora, tengo que ser honesto, y los maridos y esposas que están escuchando, hago la pregunta, haría la pregunta – si fuera yo, ¿qué habría dicho? Andrea viene a mí y me dice, “Oye, quiero hacerte saber – un hombre de Dios vino, me pareció un ángel, y dice que vamos a tener un hijo,” y etcétera, etcétera, etcétera. Mi oración podría no ser como la de Manoah. La oración de Manoah es, “Oh Señor, por favor deja que el hombre de Dios que tienes…” ni siquiera cuestiona si sucedió, sólo asume, “Sí, sucedió. Pero necesito algo, ¿podrías hacer que vuelva? No para decirme si esto es realmente lo que dijo, sino para que nos enseñe qué hacer con el niño que va a nacer”.

Nehemia: Eso es extraño, sin embargo.

Keith: ¿Te lo crees?

Nehemia: Es extraño.

Keith: Simplemente creo que es increíble.

Nehemia: Porque se les dio la instrucción, así que, ¿qué más quiere?

Keith: Creo que lo que realmente intenta decir es, “¿Podrías hacer que el hombre de Dios vuelva para que pueda verlo por mí mismo?”

Nehemia: ¿Para que pueda ver? Creo que tienes razón.

Keith: Bueno, la razón por la que creo que es un poco más porque a medida que avanzamos en la historia. Y hay algo realmente interesante sobre eso – la historia comienza dándonos el nombre de Manoah; no nos da el nombre de la esposa. Pero aún así la primera conversación es del hombre de Dios a la esposa.

Y en realidad he tenido algunas personas que me han hablado de cómo las mujeres fueron tratadas de manera diferente, y las formas en que las mujeres fueron tratadas, y dan un ejemplo donde el ángel fue a la mujer. Y yo digo: “Aquí hay una historia, donde el ángel ni siquiera fue primero al marido, el ángel fue a ella”, y creo que tal vez ese habría sido el final de la historia, excepto que Manoah decidió orar y decir: “Yehovah, por favor, deja que el hombre de Dios regrese”. Y entonces aquí viene la respuesta. Lo dice en 13:9, Nehemia, dice, “Y él respondió”. ¿Quién lo hizo? Sólo dice, “Y él respondió”. En inglés, dice: “Dios escuchó la voz de Manoah”. ¿Qué dice en hebreo?

Nehemia: ¿En qué versículo estamos? [Riéndose]

Keith: De acuerdo. Creía que el versículo era el 9.

Nehemia: Está bien. Versículo 9, “Vayishma haElohim bekol Manoah”, “Y Dios oyó la voz de Manoah”.

Keith: Sí. “Y oyó la voz de Manoah”.

Nehemia: “Y el ángel de Dios volvió a la mujer, que estaba sentada en el campo, y Manoah su marido no estaba con ella.”

Keith: Creo que esto es curioso.

Nehemia: Sí. Hay una ironía aquí.

Keith: No… es realmente curioso. Así que primero, el ángel se acerca a ella, Manoah ora y dice, “Por favor, envíalo de vuelta”. E incluso dice, “Dios escuchó la oración de Manoah”. ¡Pero lo envía de vuelta a ella! [Riéndose]

Nehemia: En la oración, dice: “Que venga a nosotros”. Debería haber dicho, “Déjalo venir a mí”.

Ketih: Sí. Bueno, de cualquier manera…

Nehemia: ¿”Nosotros”? ¿Cuál de nosotros, Kemosabe, verdad?

Keith: Kemosabe. Sí, claro.

Nehemia: “¿Quién es ‘nosotros’, Kemosabe?”

Keith: Pero su marido no estaba con ella. Ahora, de nuevo, este es el tipo de cosas que tengo que decir, Nehemia, que cuando estoy leyendo las Escrituras, aquí es donde tengo estos momentos en los que tengo que detenerme.

Nehemia: Sí.

Keith: Porque me detengo y me pregunto, esto es algo realmente menor, es algo realmente menor, pero, “Dios escuchó la voz”. ¿Cuál era la oración? “Envía el ángel a nosotros”. “Y el ángel de Dios vino de nuevo a la mujer.” No sé su nombre, pero tuvo su segunda visita, y estaba sentada en el campo. Y luego nos hace saber, “pero Manoah su marido no estaba con ella”.

A diferencia del capítulo 3 del Génesis, donde dice, “Y tomó del fruto y su marido estaba con ella”. Eso es como información adicional. Te permite saber que Adán está sentado ahí mientras ella está pasando por esto. Y en esta situación, el ángel viene, ella está sentada en el campo, y su marido no está con ella. Entonces, ¿qué hace la mujer? Corre rápidamente y le dice a su marido, “He aquí que el hombre que vino el otro día se me ha aparecido”.

¿Y qué hace entonces? Es un hombre inteligente, sigue a su mujer, “y cuando se ha acercado al hombre le ha dicho”, le ha hecho la pregunta. Ahora, me pregunto si él tiene la misma apariencia. ¿Sigue apareciendo como ese “increíble ángel” que ella dice? Y si es así, él hizo la pregunta. Ahora, ella ya dijo que el hombre ha vuelto. ¿Qué hace Manoah: “¿Eres el hombre?” ¿Qué le está preguntando, “¿Eres el hombre?” Por supuesto, ¡él es el hombre! Tú oraste.

Nehemia: Mira, él es escéptico. Vamos, seamos honestos.

Keith: ¿Se ve igual? ¿Se ve increíble?

Nehemia: Si Andrea viniera a ti hoy y te dijera: “Se me ha aparecido un hombre y parece un ángel”, estarías llamando al médico y haciéndole una evaluación. ¿Estoy en lo cierto?

Keith: No lo creo.

Nehemia: ¿No? Puede que no. De acuerdo.

Keith: Definitivamente me gustaría saberlo, pero hay algo interesante. Y de nuevo, quiero llegar a la parte divertida, porque en el versículo 11, dice, “¿Eres el hombre que habló con la mujer?” No dice, “¿Eres el hombre que habló con mi mujer?” “Oye, ¿eres el hombre que habló con la mujer?” Quiero decir, ¿no te parece raro?

Nehemia: No, porque la palabra “mujer” también significa “esposa” en hebreo.

Keith: ¡Exacto! ¡Ding ding ding! Entonces dile eso a la gente.

Nehemia; Correcto. En otras palabras, podría haber dicho, “Ha’ata ha’ish asher dibarta el ishti?” “¿Eres el hombre que habló con mi esposa?” Pero él dice, “¿Eres el hombre que habló con la esposa?” O la mujer. Es la misma palabra en hebreo.

Keith: Sí, la esposa. Sí.

Nehemia: Aunque no sé si yo le daría importancia a eso.

Keith: No lo sé, creo que es interesante saber que la palabra es “ha’isha”.

Nehemia: Sí.

Keith: Y entonces dice, “Ani”.

Nehemia: “Ani”, soy yo.

Keith: ¿Dice, “Yo soy” o “yo”?

Nehemia: Bueno, literalmente dice “yo”.

Keith: Dice “yo”. No dice…

Nehemia: Sí, no hay una palabra para “soy” en el hebreo bíblico. “Ani“.

Keith: Yo soy el que soy.

Nehemia: De acuerdo. Pero la palabra “soy” está implícita, así que es “yo”, de acuerdo, “yo soy”.

Keith: Sí, dice “yo”. Entonces Manoah hace la declaración de fe, “Cuando tus palabras se cumplan”, como sé que saben que lo harán, “¿cuál será el modo de vida del chico?” Y pienso, en cambio, que hace esta pregunta, “Cuando tus palabras se cumplan, ¿cómo llamaré al niño?”

Nehemia: Eso no es lo que él… no es lo que le interesa.

Keith: No está interesado. No está preguntando el nombre del chico. Aún así, dice “cuál será el nombre del chico…” ya sabes, creo que usa la palabra “mishpat”. “¿Cuál será el juicio del chico?”

Nehemia: Lo que significa la ley.

Keith: Sí, “de la vida y su vocación”. Vaya.

Nehemia: ¿Vocación? No.

Keith: Eso es lo que dice.

Nehemia: “Uma’asehu”, “Y su acción”.

Keith: Y su acción. ¿Qué va a hacer?

Nehemia: ¿Qué tiene que hacer?

Keith: 13, “El ángel del Señor le dijo a Manoah, “Deja que la…” [Risas]

Nehemia: ¿Qué? ¿De qué te ríes?

Keith: “Deja que la mujer preste atención a todo lo que he dicho”. Él no…

Pobre Manoah. Tengo que ser honesto, pobre Manoah. El ángel viene, va a su esposa, le cuenta la situación, luego ora por ello, el ángel regresa a su esposa, y luego ve y dice: “Bien, hablaste con la mujer. Ahora, dime, ¿qué es lo que va a pasar?” Y él dice, “Deja que la mujer preste atención a todo lo que he dicho”. Ni siquiera le habla de nuevo. No está en la conversación.

Nehemia: ¿Qué estás leyendo, exactamente?

Keith: No, estoy buscando aquí. Es el versículo 12 del 13.

Nehemia: ¿”Deja que la mujer preste atención”?

Keith: Eso es lo que dice, Nehemia. “El ángel del Señor dijo a Manoah: “Que la mujer preste atención a todo lo que he dicho”.

Nehemia: Mira, estaba confundido. Eso no es lo que dice en el hebreo en absoluto.

Keith: ¡Exactamente! ¿Qué es lo que dice?

Nehemia: Dice, “De todo lo que yo…” ¿Es eso realmente lo que dice?

Keith: Por supuesto que sí.

Nehemia: ¿Qué? Dice, “De todo lo que le dije a la mujer, debes vigilar diligentemente”, vigilarás, harás. En otras palabras, “Ya te he dicho lo que tienes que hacer. Sólo haz lo que la mujer dijo, ya se lo he dicho”. Y eso es exactamente lo contrario de lo que tienes.

Keith: ¿No es asombroso?

Nehemia: ¿Es eso común en las traducciones…?

Keith: “Así que el ángel del Señor…” veamos un par de traducciones más.

Nehemia: Espera, no, veamos las traducciones. Estoy sorprendido. ¿Qué traducción es esa?

Keith: NASB.

Nehemia: ¿Por qué lo cambiaron 180 grados? La JPS dice: “La mujer debe abstenerse de todas las cosas sobre las que le advertí”. Ya veo lo que está pasando aquí. Esto es interesante. La última palabra del versículo es “tishamer”, y es ambigua, el significado en hebreo, podría tener dos posibles significados. Podría significar, “tú vigilarás” o “ella vigilará”.

Keith: ¿Y en qué se basa eso, Nehemia?

Nehemia: ¿Qué quieres decir? Hay dos formas en hebreo que son iguales.

Keith: No es obvio. Díselo a la gente.

Nehemia: Es obvio para mí.

Keith: No, díselo a la gente.

Nehemia: De acuerdo. En hebreo, tienes estos cuatro sufijos para los verbos futuros: Alef, Yud, Tav, Nun. Y la “Tav” podría significar “tú” o podría significar “ella”.

Keith: Exactamente.

Nehemia: Y esto es ambiguo, y podría significar “ella”. Supongo que el argumento para hacer “ella” es que el siguiente versículo es que ella no debería beber. Pero entonces, de nuevo, podría ser “tú”. Quiere decir, ¿quieres saber qué hacer? Esto es lo que deberías hacer. Y luego habla de lo que se le ordena a ella. De todos modos, sí, esto es interesante.

Keith: De acuerdo.

Nehemia: Pero estoy sorprendido, tu traducción es completamente diferente.

Keith: “Deja que la mujer preste atención a todo lo que he dicho”.

Nehemia: Sí. No lo sé. Ya veo. Así que lo están haciendo con el “ella”. Ya lo tengo. Podría ser de cualquier manera. Ambos son muy posibles.

Keith: De acuerdo. Así que no es tan malo como pensabas.

Nehemia: No es tan malo como pensaba. Se ha resuelto.

Keith: Increíble. ¿Pero sabes lo que es realmente interesante? Y no estoy listo para hablar de ello ahora mismo porque creo que estamos en medio de la historia, pero creo que es realmente interesante, Nehemia, que primero dijimos que miraríamos las diferentes traducciones, y tú dices, “Oye, ¿qué está pasando aquí?” Y luego, inmediatamente, podías mirar. Cuando estás mirando en hebreo, podrías ver, “Oh, puedo ver lo que está pasando aquí”. ¿Por qué podrías ver lo que está pasando aquí?

Nehemia: Yo no lo habría traducido de esa manera, pero veo…

Keith: No, pero puedes identificar con qué estaban luchando, y están mirando una palabra que potencialmente podría significar “ella”.

Nehemia: Sí.

Keith: De acuerdo. Y luego Jueces 13:14 dicen: “No debe comer nada que provenga de la vid ni beber vino…” Y de nuevo, creo que esto es la gracia. Voy a explicártelo otra vez. “No debe comer nada que provenga de la vid ni beber vino o bebida fuerte”, ¿no dijo eso antes?

Nehemia: Lo dijo, sí.

Keith: “… ni comer nada impuro; que cumpla todo lo que le he mandado”. Que todos aprendamos a ir de acuerdo con todo lo que se ordena. “Entonces Manoah le dijo al ángel de Yehovah”, creo que es curioso, “Por favor, déjanos detenerte para que podamos prepararte una cabra joven”. Ahora, él va a ser un anfitrión, un buen anfitrión. Quiero decir, aquí viene el ángel, ¿qué hace el ángel? Ha hecho un gran trabajo, es hora de comer. Chico, la gente puede aprender algo de eso. Has trabajado todo el día, has venido y has hecho todas estas cosas. Has hecho cinco Las Perlas de los Profetas, es hora de que te lleve a comer. Y ella dice…

Nehemia: Oh, no puedo esperar.

Keith: “Por favor, déjanos detenerte para que podamos…”

Nehemia: Puedes detenerme, Keith, por un cordero o una cabra.

Keith: Sí. Lo necesito esta noche. “Y el ángel de Yehovah le dijo a Manoah, ‘Aunque me detengas, no comeré tu comida, pero si insistes y quieres preparar un holocausto, entonces ofrécelo a Yehovah.'” Y luego viene la declaración, “Porque Manoah no sabía que era el ángel de Yehovah”.

Nehemia: O yo diría, “un ángel de Yehovah”, pero está bien. Supongo que podría ser cualquiera de los dos.

Keith: No lo sabía. Así que Manoah no sabe que, al menos, en este momento, no es consciente de lo que está pasando. Eso es lo que dice claramente en el texto. Ahora llegamos a la parte divertida, “Manoah le dijo al ángel de Yehovah”, una simple pregunta. Quiero decir que escuchamos esto a través de las Escrituras.

Nehemia: ¡¿Cómo no sabes que él era el ángel?! Ella dijo que era un hombre de Dios que se parecía a un ángel. Vuelve a hablar como un pato y grazna como un pato, no lo entiendo. Es como si te dijera: “Conocí a un hombre en la calle, y llevaba un uniforme de policía, y tenía una placa y un arma. Parecía un policía”. ¡Así que es un policía! O tal vez no lo sea, pero si me dices que se parece a uno… no lo entiendo.

Keith: ¿Puedo lanzar un poco de controversia aquí?

Nehemia: Claro.

Keith: Entonces, ¿sabía Abraham, cuando los hombres de Dios vinieron, que estaban…?

Nehemia: No dice que parecían ángeles. No dice eso. Y no sé cómo se ve un ángel, esa es otra pregunta de la parte.

Keith: Ella dice eso.

Nehemia: ¿Qué es lo que un ángel…? Lo entiendo.

Keith: Ella dice que cree que se parece a un ángel.

Nehemia: ¿Cómo es un ángel?

Keith: No lo sabemos.

Nehemia: ¿Pero ella sabe que se parece a un ángel?

Keith: No. Ella dice, “Un hombre de Dios vino”. Así que, en primer lugar, debe haber…

Nehemia: ¿Tiene alas?

Keith: No. Déjame decir por el texto. Creo que podríamos discutir esto. Claramente parece un hombre.

Nehemia: Sí.

Keith: Bien. Desde la perspectiva de Manoah y desde la suya, parece un hombre, pero hay algo especial. Al menos ella ve algo especial.

Nehemia: Esto es misterioso.

Keith: No.

Nehemia: Es misterioso. Quiero que la gente vaya a ElMurodeNehemia.com y publique sus pensamientos. ¿Por qué pensó que parecía un ángel? ¿Y cómo es que, si según ella se parecía a un ángel, Manoah no puede entenderlo? Que alguien me lo explique.

Keith: De acuerdo.

Nehemia: Por favor, ofrezcan sus hipótesis, y estoy seguro de que hay alguien ahí fuera que lo ha descubierto. Por favor, ven a compartirlo en ElMurodeNehemia.com.

Keith: Increíble. No pierdas tu tiempo en bfainternational.com con la pregunta.

Nehemia: Por favor, no pierdas tu tiempo.

Keith: Por favor, no hagas eso. Sólo ve a bfainternational.com no con tus teorías, pero más vale que tengas una respuesta, porque te digo que te vamos a desafiar.

Nehemia: De acuerdo.

Keith: Sólo bromeaba. Oye, pero dice, “El ángel de Yehovah le dijo…” Oh, lo siento. Lo siento. Nos falta el versículo clave.

Nehemia: ¿En qué versículo estás?

Keith: En el 17.

Nehemia: Sí.

Keith: Así que ahora Manoah hizo la pregunta que oímos en las Escrituras, “¿Cuál es tu nombre, para que cuando tus palabras se cumplan…” esta es la razón por la que necesito saber tu nombre. Podemos poner una placa que diga, “En honor al nombre de…” ¿Es eso lo que está diciendo aquí?

Nehemia: “Para que podamos honrarte”.

Keith: “¿Cómo te llamas para que cuando tus palabras se cumplan, podamos honrarte?” ¿Y qué es “que te honremos”? ¿Quiere saber el nombre por esa razón?

Nehemia: Sí.

Keith: ¿En serio? Así que puede decírselo a los vecinos. Para que pueda decir, este es el ángel que vino, y este era su nombre…

Nehemia: Shmuley estuvo aquí y dijo la verdad, y debemos honrarlo. ¡Quiere saber el nombre del tipo para que pueda honrarlo! Su nombre es el que sea.

Keith: Bien. Aquí viene el versículo que he estado diciendo durante tres versículos, es un versículo curioso.

Nehemia: Sí.

Keith: Aquí es donde creo que es realmente curioso. Dice, “Pero el ángel de Yehovah”, y este es claramente el ángel de Yehovah, dice en el texto, “Por qué preguntas mi nombre, viendo…” y vamos a ver algunas traducciones aquí. Amigos, quiero que hagan algo. Quiero que al menos… apaguen la grabación por un segundo. Vayan a buscar una traducción de la Biblia. Dos traducciones, no importa lo que sean, y abran Jueces 13:18, y cuando abran Jueces 13:18, hagamos la pregunta, y Nehemia, tú lo haces mejor, puedes hacerlo más rápido, para ver lo que dicen las otras traducciones en inglés.

Nehemia: ¿Así que quieres que haga eso?

Keith: Sí, ahora mismo. Mientras consiguen sus Biblias, miremos la KJV, la NIV, la JPS, la NASB, y veamos lo que dicen. Porque en mi traducción aquí en la NASB, y desde hace unas sesiones, hablamos de esta palabra, pero mi traducción dice, “¿Por qué preguntas mi nombre, viendo que es maravilloso?”

Nehemia: Así que su nombre es “maravilloso”.

Keith: Bueno, no dice “ese es mi nombre”.

Nehemia: Oh, “mi nombre es maravilloso”. Así que la King James dice, “¿Por qué preguntas así por mi nombre, ya que es secreto?” Bien.

JPS tiene, “No debes preguntar por mi nombre; ¡es desconocido!” Esa fue la NVI que trajiste.

Keith: No, traje la NASB.

Nehemia: Oh, NASB.

Keith: Dame la NVI.

Nehemia: La NIV, la versión casi inspirada, “Él respondió: ‘¿Por qué me preguntas mi nombre? Está más allá de la comprensión.'”

La NRSV dice, “¿Por qué preguntas mi nombre? Es demasiado maravilloso.” De acuerdo. Así que tenemos bastantes… no sé.

Keith: Cinco opciones diferentes.

Nehemia: Pero no son tan diferentes.

Keith: De acuerdo.

Nehemia: ¿Qué dice en hebreo, Keith? Quiero que hagas la Palabra de la Semana y le digas a la gente lo que está en hebreo…

Keith: Ya hicimos la Palabra de la Semana hace dos semanas. Hicimos esta palabra exacta.

Nehemia: Hicimos esa raíz, no esa palabra.

Keith: ¿Entonces no hicimos la palabra?

Nehemia: Enseñémosles otra palabra de la misma raíz.

Keith: De acuerdo.

Nehemia: Ya que es una palabra clave, ¿podemos hacer eso, por favor?

Keith: Entonces, ¿qué sabemos? Que tenemos cada palabra, y como mi profesor de hebreo… Y tengo que decir algo, Nehemia – tú, de lejos, eres uno de los dos profesores más duros que he tenido. Uno sería tú, y el otro sería el profesor de la Universidad Hebrea. ¡Ustedes dos son de la misma raíz! ¿Qué pasa con ustedes?

De todos modos, dice, “viendo que mi nombre es maravilloso?” Y la palabra en sí, veamos, “puhlai”.

Nehemia: “Peli”.

Keith: Peli“, Pei-Lamed-Alef.

Nehemia: Yud.

Keith: Y Yud. Y lo interesante de esto es que es en realidad un adjetivo. Y de nuevo…

Nehemia: No acepto eso.

Keith: ¿No aceptas que sea un adjetivo?

Nehemia: Eso es lo que dice en tu ordenador, pero no está tan claro.

Keith: ¿No lo crees?

Nehemia: No, no está tan claro en absoluto. En primer lugar, tenemos algo realmente inusual aquí, que es una “Alef” silenciosa. El “Alef” está ahí. No es tan inusual. Como en la palabra Bereshit, que es la palabra que significa Génesis, tienes una “Alef” silenciosa. Así que esta es una “Alef” silenciosa, “peli”. Es como si el “Alef” no estuviera ahí. No es “pel’i”. Es “peli”, Pei-Alef-Lamed-Yud. Y el “Alef” sólo te dice que el “Alef” estaba ahí en la raíz, como en Bereshit, el “Alef” no se pronuncia.

Keith: Así que quiero hacerte una pregunta, Nehemia. Dijiste “peli”, ¿por qué no dijiste “feli”?

Nehemia: Sí, “feli” es…

Keith: Así que es “feli”. ¡Te atrapé! ¡Te atrapé! ¡Te atrapé! ¡Dijiste “peli”, es “feli”! [riendo]

Nehemia: Así que si tomas la palabra por sí misma es en realidad “peli“.

Keith: Sí, pero en el…

Nehemia: Si lo leemos en la frase, dices, “ve’hu feli”. Y eso tiene que ver con terminar la palabra “hu” con una consonante abierta, una… Estoy demasiado cansado para hablar.

Keith: Así que hay dos opciones.

Nehemia: Sí.

Keith: ¿Así que puedes tener el sonido “pei“, o cómo lo llamas, el suave “pei“, o el sonido “fei“?

Nehemia: Sí, claro.

Keith: Y lo que es interesante sobre esto, y en realidad, esto es una pequeña cosa – es una pequeña cosa, pero si estás aprendiendo a leer hebreo es una cosa importante. Especialmente para gente como tú, que dice, “Así no es como se dice”. Así que si estuviera leyendo este versículo y dijera, “pei”.

Nehemia: No. Estás leyendo el versículo y dices, “ve’hu peli”, te equivocas.

Keith: Te equivocas. Tienes que ser “feli”.

Nehemia: Pero si te pregunto, “¿Cómo se llama?” Puedes decir, “peli”. Eso es correcto.

Keith: Esto es lo interesante de esto. Como hemos mencionado, están las tres letras, Pei-Lamed-Alef, y has dicho que no lo ves como un adjetivo.

Nehemia: Tal vez sea un adjetivo. No lo sé.

Keith: Creo que es un adjetivo. En otras palabras, ¿qué otra cosa podría ser?

Nehemia: Así que tienes estos lo que se llama… Es complicado. Básicamente…

Keith: Es complicado.

Nehemia: Tienes estas frases en hebreo donde no hay un “es”.

Keith: Sí.

Nehemia: Y es una frase nominativa. Por ejemplo, dices, “hu gadol”, “él es grande”.

Keith: Es grande.

Nehemia: Así que “grande” ahí, supongo, técnicamente es un adjetivo, pero en esa frase, es el… tienes sujeto y predicado. Así que podría decirse que funciona como un sustantivo.

Keith: “Es grande” es un adjetivo.

Nehemia: No en hebreo.

Keith: No, estoy diciendo…

Nehemia: Supongo que podrías llamarlo un adjetivo.

Keith: Sí. No, es…

Nehemia: Los lingüistas discuten sobre estas cosas. Lo que sea.

Keith: Discuten de un lado a otro. Pero de todos modos, en esta situación, lo que es maravilloso de esta palabra. ¿Lo has entendido? Lo que es maravilloso de esta palabra, ha sido traducida a diferentes formas de decirlo.

Nehemia: Sí.

Keith: Pero creo que la pregunta se convierte en, “¿Qué significa esto?”

Nehemia: ¿Qué significa? Sí. Así que vamos a dar algunos ejemplos de dónde aparece esto.

Keith: Sí.

Nehemia: Adelante, Keith.

Keith: Bueno, no, tienes el ordenador.

Nehemia: Así que tenemos el Salmo 119 versículo 18.

Keith: Salmo 119, versículo 18. Sí.

Nehemia: Sí. Donde dice, “Destapa mis ojos para que pueda ver las maravillosas cosas ocultas de tu Torah”. Eso es de la misma raíz, es “nifla’ot” ahí.

Keith: Sí.

Nehemia: Hablamos en Jeremías, creo que fue…

Keith: Esa fue la que acabamos de hacer.

Nehemia: Sí, acabamos de hacer eso hace unas semanas, donde Dios dice, “¿Hay algo más allá de mi capacidad, es demasiado difícil para mí?” Y esa es la misma palabra “yipaleh”, y aquí es “peli” o “feli”, que viene de la misma raíz. Así que esto podría ser traducido realmente, “está oculto”, “es demasiado difícil”, “está más allá de la comprensión”. Todo eso es correcto. Es esta palabra la que tiene todos esos significados.

Keith: Sí.

Nehemia: Y he oído a gente que dice que el nombre del ángel es “Peli“, P-E-L-I. Ese es el nombre del ángel.

Keith: ¿En serio?

Nehemia: Sí. Pero en el contexto, está diciendo, “No, no puedes saber mi nombre. Está más allá de la comprensión”.

Keith: Sí. Déjame decirte que lo que me gusta de este versículo, y digo “me gusta” porque este versículo también ha sido usado por algunas personas para decir, “Bueno, en realidad el ángel es Yehovah, y este es Yehovah diciendo, ‘Mi nombre está demasiado oculto, demasiado asombroso; nunca puedes saberlo.'”

¿Y si Yehovah le hubiera dicho eso a Moisés? Moisés dice, “¿Cuál es tu nombre?” Y él dice, “Mira, ni siquiera puedes saberlo. Está oculto. Es impronunciable”.

Nehemia: Incognoscible. Inefable.

Keith: Es incognoscible. ¿Y no es eso interesante, Nehemia? Así que vamos a este versículo, y el ángel… no sabemos el nombre del ángel. ¿Cuál es el nombre del ángel?

Nehemia: No lo sabemos.

Keith: Está claro que no lo dice, y no sabemos cuál es su nombre. ¿Pero y si Yehovah hubiera dicho eso? “Mi nombre es ese”. Y eso no es lo que está pasando aquí. Es exactamente lo contrario. Cuando Moisés hace la pregunta, le dice exactamente cuál es su nombre. Y Él les dice qué decirle al pueblo de Israel. “Diles, cuando quieras decir cuál es mi nombre, es éste.” Y por supuesto, ahí es donde entramos en la cuestión de entender cuál es el significado de su nombre. Él fue, es y será, basado en la comprensión de un poco sobre la forma en que revela su nombre a Moisés en el idioma.

Nehemia: Ahora, ¿podemos hablar de ángeles y nombres?

Keith: Claro.

Nehemia: Entonces, ¿cuáles son los ángeles que se nombran en el Tanakh, quiénes son?

Keith: Vaya. ¿Michal?

Nehemia: Micha’el o Michael. ¿Y?

Keith: Sí. Tenemos…

Nehemia: Y Gavriel. Gabriel. Esos son los únicos dos ángeles que se nombran en el Tanakh que tienen nombre. Eso solo está en el libro de Daniel. En todo el Tanakh sólo hay dos ángeles que tienen nombre, y están en el libro de Daniel. Y en el resto del Tanakh no tenemos ni un solo ángel cuyo nombre conozcamos. Tenemos, repetidamente, la declaración, “mal’ach Yehovah”, “un ángel de Yehovah”, un mensajero de Yehovah, o a veces es “el mensajero de Yehovah”, “mal’ach Elohim”, “mal’acha Elohim”. Lo que es interesante – estos ángeles no tienen nombres hasta que llegas a Daniel, entonces tienes dos ángeles en circunstancias particulares que tienen nombres.

Creo que es interesante que el ángel diga, “Mira, no me traigas sacrificios”. Quienquiera que sea este ángel, si quieres ofrecer un sacrificio, dice, “Ofrécelo a Yehovah. No me lo ofrezcas a mí”. Creo que eso es muy bueno. Está apuntando a su…

Keith: Bueno, creo que…

Nehemia: Y “mal’ach” significa mensajero.

Keith: Sí, así que es un mensajero.

Nehemia: Está señalando al que lo envió, que es Yehovah. Eso no se discute. Nadie discute eso. Está diciendo, “Mira, yo sólo soy el mensajero. Envíalo a mi jefe, Yehovah.”

Keith: Vaya.

Nehemia: Eso es bastante genial.

Keith: Aquí dice que después de que eso ocurra, le hizo la pregunta, él da la respuesta, “Entonces Manoah tomó la cabra joven con la ofrenda de grano y la ofreció en la roca”, en la roca. Así que supongo que debe haber sido algo que normalmente…

Nehemia: ¿Una roca famosa?

Keith: Una roca que quizás era…

Nehemia: ¿Fue donde llegó el Mayflower?

Keith: ¿Quién sabe? Quiero decir que dice “una roca”, “y él tocó…” Y luego dice, y ahora, esto es interesante. Así que dice, “Así que Manoah tomó la cabra joven con la ofrenda de grano y la ofreció en la roca a Yehovah”, y luego en inglés, dice, “y realizó maravillas”. ¿Qué? ¿Qué maravillas? ¿Qué es lo que hizo?

Nehemia: Estamos a punto de averiguarlo.

Keith: Ah. “Hizo maravillas mientras Manoah…”

Nehemia: Y por supuesto, la palabra es de la misma raíz, “mafli”, de la raíz Pei-Lamed-Alef.

Keith: Sí. ¿No es increíble?

Nehemia: Así que dice, “Me llamo peli“, y luego hace una cosa peli.

Keith: Tengo que decir, de nuevo, que eso es lo genial del hebreo, donde ves que hay estas palabras que están conectadas, juegos de palabras, etcétera, donde está esta palabra y esa otra, etcétera. Y entonces aquí viene la maravilla, aquí viene lo oculto, aquí viene lo asombroso, aquí viene el maravilloso tipo de cosas “no puedo entenderlo”. “Porque se produjo cuando la llama subió del altar…” Ahora, no es una roca. Si haces la pregunta, “Lo ofrecimos en la roca”. Aquí dice que es el “altar”.

Nehemia: Bueno, una vez que lo ofreces en esa roca, esa roca se convierte en el altar.

Keith: Exacto. Mizbe’ach.

Nehemia: Es una piedra no tallada.

Keith: Y dice aquí, “y desde el altar hacia el cielo, que el ángel de Yehovah ascendió en la llama del altar”. Vaya. Y Manoah y su esposa hicieron lo que yo probablemente haría, excepto que probablemente no me caería de bruces, eso sería todo. Cayeron de bruces.

Nehemia: Tú tendrías un ataque al corazón.

Keith: Bueno, se cayeron de cara al suelo. Vaya. Quiero decir, tuvieron un encuentro con esto…

Nehemia: Sí.

Keith: Creo que lo que me interesa es que tal vez sí apareció, y tal vez no lo sabían, ¿era un ángel, o no era un ángel? El hecho es que se mostraría como un hombre, y sabemos definitivamente que sea cual sea el aspecto de un hombre en ese momento, debe haber parecido un hombre, tal vez se veía como otra cosa. Como dices, ¿por qué no sabían que era un ángel?

Nehemia: Él es como un hombre que viene con fuego saliéndole de la cabeza. No lo sabemos.

Keith: Pero cuando esto sucede todo cambia. De repente, se convierte en fuego. Podríamos hacer un estudio completo sobre eso.

Nehemia: ¿Puedo leer el 21 y el 22?

Keith: Sí.

Nehemia: “Y el ángel de Yehovah no se volvió a aparecer a Manoah ni a su esposa. Entonces Manoah conoció a ki mal’ach Yehovah hu“. Que él es el ángel de Yehovah.

Keith: ¿Fue entonces cuando lo supieron?

Nehemia: Ahí fue cuando lo supo. Después de que subió en una brizna de humo, entonces lo sabe. “Y Manoah le dijo a su esposa, ‘Seguramente moriremos,” ki Elohim ra’inu “Porque hemos visto a Dios.”

Keith: Vaya.

Nehemia: Seré honesto, estoy tan confundido como Manoah. ¿Vio a Dios o vio al ángel? Y creo que la respuesta es, ya sabes, estamos casi obligados a…

Keith: ¿Qué quieres decir con que crees que la respuesta es? Ella da la respuesta.

Nehemia: Está bien.

Keith: Sólo estoy bromeando.

Nehemia: No, sigue.

Keith: ¡No, no! Dice que dice…

Nehemia: Lee el versículo 23.

Keith: Dice: “Seguramente moriremos”. Se acabó lo del tipo de la lógica. Ya está hecho. Hemos visto a Dios. Pero su esposa le dijo, porque es práctica, “Si Yehovah hubiera querido matarnos, no habría aceptado un holocausto y una ofrenda de grano de nuestras manos, ni nos habría mostrado todas estas cosas, ni nos habría dejado oír cosas como esta en este momento”.

Nehemia: Sí. Eso no responde a la pregunta de si vieron a Dios o no. ¿Vieron a Dios o vieron un ángel?

Keith: Vieron un ángel. La Biblia dice claramente…

Nehemia: Entonces, ¿por qué dice, “Elohim ra’inu”, “Vimos a Dios”?

Keith: Porque Manoah está confundido. Ha estado confundido desde el principio de la historia, y por eso el ángel no fue a él primero. [Riéndose]

Nehemia: Tengo una respuesta diferente, que es que la palabra hebrea “Elohim” significa “Dios”, pero también significa “ángeles”.

Keith: De acuerdo.

Nehemia: Y creo que ya hemos hablado de eso.

Keith: Sí.

Nehemia: Creo que lo hicimos. No lo sé. Pero en cualquier caso, podemos verlo aquí. ¿De qué está hablando Manoah? ¿Por qué cree que si ves a Dios morirás? Definitivamente hay religiones en el mundo y antiguos paganos que creen que puedes ver a Dios, y no hay ningún problema con ello. Hablamos de la historia de la gente que creía que Zeus y Hermes caminaban entre ellos en Hechos, ¿verdad? Así que no decían, “Vamos a morir porque vimos a Zeus o a Hermes”. Pero esto es lo que sabe Manoah; él conoce Éxodo 33:20, “Y dijo: ‘No puedes ver mi rostro, porque un hombre no puede verme y vivir'”.

Keith: Amén.

Nehemia: “Un hombre no puede verme y vivir”, le dice Dios a Moisés. Así que Manoah dice, “Espera un momento, si vimos a Dios, estamos muertos”. Y Manoah está claramente confundido. O tal vez no, tal vez quiere decir: “Vimos un ángel”. ¿Pero por qué morirías por ver un ángel? Hay algo de confusión aquí.

Keith: De acuerdo. Hazme un favor. Dijiste que hay un ejemplo en el que Elohim es “ángeles” o “un ángel”. ¿Puedes darnos el ejemplo? Necesito un ejemplo. No puedes decirme eso. Si Manoah le dijo a su esposa: “Seguramente moriremos, porque hemos visto a Dios”. Y dices que Manoah no está diciendo Dios, sino que dice: “Hemos visto…”

Nehemia: Digo que es una posibilidad.

Keith: Necesito un ejemplo.

Nehemia: Probablemente el mejor ejemplo que puedo darte será con la Bruja de Endor, la “Ba’alat ov”, o la amante de los espíritus. Así que Saúl va a ella, y yo estoy buscando el pasaje, dame un minuto.

Keith: No hay problema.

Nehemia: Es un poco difícil porque estamos buscando la palabra “Elohim”. Aparece prácticamente en todas partes.

Keith: [riéndose] Sí. Mientras estás haciendo eso, no…

Nehemia: Sí.

Keith: Mientras lo hacías, lo estaba leyendo desde la perspectiva de Manoah, quien, a lo largo de la historia, interviene en diferentes momentos buscando la lógica y, “Oye, ¿podemos conseguirte algo de comer? Oye, ¿cómo te llamas? Oye, ¿puedes volver y explicarte? Sé que ya se lo has dicho a mi mujer”. Y hace lo suyo, hace lo suyo, hace lo suyo, y luego llega al final y dice: “Seguramente moriremos, porque hemos visto a Dios”.

Yo digo que Manoah todavía está confundido. Manoah está siendo Manoah, y su esposa está siendo práctica. No sabemos su nombre, pero chico, ella es práctica. Ella dice, “Escucha, si Yehovah hubiera querido matarnos, habría pasado hace mucho tiempo. No habría aceptado un holocausto y una ofrenda de grano de nuestras manos, ni nos habría mostrado todas estas cosas, ni nos habría dejado escuchar cosas como esta en este momento”.

Nehemia: Sí.

Keith: Quiero decir, no lo sé.

Nehemia: Así que mi versículo aquí para “Elohim” que significa “un ángel” es 1 Samuel 28:13.

Keith: Sí.

Nehemia: Voy a leer el versículo 12, “Cuando la mujer vio a Samuel, gritó a gran voz, y la mujer dijo a Saúl: ‘¿Por qué me has engañado? Tú eres Saúl”. El rey le dijo: “No temas, ¿qué ves? La mujer le dijo a Saúl,” esto está en el NRSV, “Veo un ser divino saliendo de la tierra.” Y en hebreo, dice, “Elohim ra’iti olim min ha’aretz.” Literalmente, “Elohim”, en plural, “Veo salir de la tierra”. ¿Cómo sé que es plural? Porque dice “olim”, el verbo que hay es plural.

Keith: Vamos con eso, hermano.

Nehemia: Entonces, “Elohims que veo salir, están saliendo de la tierra”. Y la mayoría de la gente entiende que ella no vio dioses, que en realidad vio ángeles. O lo que ella pensaba que eran ángeles; resultó que no eran ángeles.

Keith: Es curioso porque también mencionaste que a veces los paganos dicen: “Elohim”.

Nehemia: Sí.

Keith: Y lo tratan como algo diferente…

Nehemia: Sí, claro. Lo tratarán de esta manera, donde es plural.

Keith: Sí.

Nehemia: Tal vez haya otros pasajes. Ese es quizás el más claro, para mí.

Keith: De acuerdo. Sobre eso. Así que hizo esta pregunta, y como dije, sea lo que sea que le confundió, sabemos que no vio a Dios. Sabemos que vio a este hombre que se transformó en una llama, y eso ciertamente no era Dios; lo que significa que no era Yehovah.

Nehemia: Bueno, de acuerdo con el caballero que estaba hablando con mi madre, lo era.

Keith: Él no sabe de qué está hablando. Y déjame decir algo sobre esto.

Nehemia: Espera un momento.

Keith: No, estoy hablando muy en serio. Esto es lo que yo… ¿Y puedo hacer el Minuto de Ministerio?

Nehemia: Adelante.

Keith: Porque en realidad, esto… Dije algo antes de empezar.

Nehemia: Debemos editar todo esto. [riendo]

Keith: No, no. No podemos editar todo el asunto. Amigos, lo están recibiendo tal y como llegó. Yo me ocupo de esto, digo, los sabios, y no sé nada. Soy un neófito. Sólo sé un poco, un poco, un poco, y lo que sí sé, siempre me hago la pregunta – ¿cómo hace una diferencia en mi vida? Como, ¿cómo puede esto hacer una diferencia en mi vida? Y esto no es tanto el Minuto de Ministerio. Sólo quiero decir que una de las cosas que me confunde es que la gente no siempre sabe cuál es la información, incluso las cosas que no saben. Hay algunas cosas que no sabemos. ¿Es eso justo? Algunas cosas que no podemos saber.

Nehemia: Hay bibliotecas llenas de cosas que no sé.

Keith: Bibliotecas de cosas que no podemos saber. Pero hay algunas cosas que realmente podemos saber. Y lo que siempre me frustra, si puedo tomarme un minuto, es cuando es algo que no sabemos, pero se convierte en ley. Bueno, este es definitivamente el caso. Y a veces, me confunde. Esa conversación que está teniendo con tu madre, no sé si podría haberme sentado… ¿estabas allí cuando estaban teniendo la conversación?

Nehemia: Sí. Bueno, en ese momento…

Keith: ¿Y qué has dicho?

Nehemia: Sólo estaba escuchando.

Keith: ¿Te sentaste y dejaste que tu madre lo destrozara? [riendo]

Nehemia: Traté de ayudar a sacarlo y le pregunté: “¿Tiene esto que ver con la Trinidad o no la Trinidad?” Y mi madre estaba muy confundida por lo que él estaba diciendo. Y honestamente, cuando se trataba de eso – sí, parecía un poco confundido también, para ser honesto contigo.

Keith: Bueno, ¿puedo dar las buenas noticias de esta historia?

Nehemia: Claro. ¿Cuáles son las buenas noticias?

Keith: Entonces la mujer dio a luz a un hijo. Nunca oímos nada sobre el hijo, cómo se va a llamar, hasta que nace. “La mujer dio a luz a un hijo y lo llamó”, creo que dice esto, “lo llamó Sansón”. Y el niño creció y Yehovah lo bendijo. Y el espíritu de Yehovah…” Oh, bueno, ¿en realidad llegamos a los 25?

Nehemia: Sí, creo que sí.

Keith: Sí. “Y el espíritu de Yehovah comenzó a agitarlo” Vaya, “comenzó a agitarlo en Mahaneh-dan, entre Zorah y Eshtaol”.

Nehemia: En el campamento de Dan, entre Zorah y Eshtaol. Sí.

Keith: Vaya. Es increíble. Así que quiero hacer esta pregunta, Nehemia. Cuando veas esto, dice, “Déjala oír todas estas cosas… La mujer dio a luz un hijo y lo llamó Sansón”. ¿Hay algo que te haga preguntarte por qué se llama Sansón, y qué significa ese nombre?

Nehemia: Bueno, sé lo que significa el nombre. Viene de la palabra “shemesh”, que significa “sol”. Y vive en el área de Beit Shemesh, “casa del sol”, la gente adoraba al sol. Me hace sospechar de ella. Tienen esta experiencia con un ángel de Yehovah.

Keith: Esto es una perla. Trabaja con esto. Adelante.

Nehemia: Pero ellos viven en un área donde, remontándose a los tiempos de los cananeos, la gente adoraba al sol, y los israelitas aprendieron los caminos de los cananeos. Y me pregunto, después de todo lo que se ha dicho y hecho, ¿le puso el nombre del sol, que significa el sol en el cielo? Y puedo imaginarme un escenario en el que ven esta figura, y les impresiona. Sube en una brizna de humo, hacia el cielo, tal vez hacia el sol. Y entonces nombran a su hijo “Sansón”, “hombre del sol”. Es un nombre extraño para darle al tipo. Y mira, es una figura compleja, Sansón.

Keith: Realmente lo es.

Nehemia: Por un lado, tiene el Espíritu de Yehovah, y se le describe como un salvador de Israel; viene a salvar a Israel. Por otro lado, está teniendo estas relaciones con estas mujeres filisteas. Quiero decir, no podemos mirar a Sansón y decir que aquí está nuestro Mesías intachable, o incluso alguien que sigue la Torah tanto. Por otro lado, es un nazareo. No está bebiendo vino; no se está cortando el pelo. Es una figura compleja.

Keith: Sí. Diré esto, que creo que es interesante que diga, “y el niño creció”. Ya sabes, es muy curioso. Quiero hacer algo que sea realmente un poco polémico, y tengo la opción de hacerlo más veces de las que puedas imaginar. Porque soy una persona creativa, realmente lo soy, soy una persona creativa, y podría mirar algo, y si tuviera una agenda podría decir esto, “Voy a decirte por qué nunca se mencionó su nombre. Y te voy a dar una buena razón”. En realidad, sería difícil para ti argumentar que no es verdad, porque no puedo mostrártelo, y tú no podrías mostrarme…

Nehemia: No puedo probarlo de una manera u otra.

Keith: Bien. Te diré que la razón por la que nunca se mencionó su nombre es por el nombre que le dio a su hijo. Le dio a su hijo un nombre para el sol, y por eso fue descalificada de poner su nombre en las Escrituras. Suena completa y absolutamente ridículo, pero ¿sabes qué?

Nehemia: Podría ser.

Keith: Podría ser. Y mi punto es que son legión, los miles de veces que veré algo así donde podría literalmente hacer un argumento, y sería difícil para ti decir que no es el caso. ¿Pero puedo ir un poco más lejos en algo?

Nehemia: Claro.

Keith: Lo que sí creo es, y creo que ya hemos hablado de esto, Nehemia, hace mucho tiempo. Hay miles de cosas que no podemos saber. Pero hay un millón de cosas que podemos saber. Y si pudiera entender las cosas que podemos saber, me llevaría el resto de mi vida. Y eso es realmente en lo que quiero centrarme, porque he aprendido, a lo largo del tiempo, que hay muchas cosas que no podemos saber. No necesito crear una nueva teología o una nueva denominación o un nuevo seguimiento. Hay suficiente aquí en el texto que me hace querer gritar.

Nehemia: ¿Puedes gritar, por favor?

Keith: ¡Aleluya! Es la hora del Minuto del Ministerio. Vamos, danos algo, Nehemia.

Nehemia: Sí. Mi ministerio es la Fundación Hebrea Makor, sitio web ElMurodeNehemia.com. Vengan. Suscríbanse al boletín de noticias gratuito, únanse al equipo de apoyo y consíganse algunos de los estudios del equipo de apoyo. Hay algunos estudios maravillosos ahí. Y sólo vengan, y hay tanto que pueden… hay cientos de horas de cosas que pueden escuchar.

Keith: Sí, así es.

Nehemia: Las Perlas de los Profetas y Las Perlas de la Torah y el podcast; vengan, involúcrense. Publiquen sus comentarios en el sitio web – para cada uno de estos episodios, cuando lo estén escuchando, también pueden venir y publicar sus comentarios. La gente está teniendo estas intrincadas discusiones que continúan, algunas de ellas son como de 30 páginas de largo. Tal vez no escriban una mega-página entera.

Keith: Sí. Pero definitivamente pongan algo.

Nehemia: Sí. Vengan y compartan sus pensamientos. Realmente queremos que se involucren en esto. No se trata sólo de que Keith y yo hablemos con nosotros mismos, o que hablemos con la pared, queremos que estén involucrados.

Keith: Sabes que es curioso. Te estás cansando. Puedo decir que estás cansado.

Nehemia: Estoy muy cansado.

Keith: Porque normalmente cuando hablas del Minuto del Ministerio, muchacho, tus ojos se iluminan y te emocionas. Ahora, estás como, “Oh…” Escucha, y sabes qué, puedes ser bastante casual al respecto, pero cuando la gente llegue, se va a emocionar.

Esta semana pueden ir a la portada de bfainternational.com, y verán el Curso de Audio de Hebreo Bíblico Scripture Bytes – lo que significa que tendrán la oportunidad de ir y aprender hebreo realmente básico, entendiendo las consonantes y las vocales, y algunas de las otras cosas que lo rodean. Pero la idea es ayudarlos a comenzar a obtener las herramientas para que cuando escuchen si estamos hablando de alguna construcción de una palabra, puedan al menos interactuar con esa información. Lo estamos poniendo inicialmente en la Biblioteca de Contenido Premium, en parte para que podamos tener un grupo de control de personas que realmente pasen por el Curso de Hebreo Bíblico. Responder – esto es lo bueno de esto: van a tener un audio de lo que está pasando y un PDF que pueden descargar y leer y desglosar. Pueden marcarlo. Pueden decir que está mal, y eso es lo que queremos. Queremos esos comentarios porque, a lo largo del verano, vamos a recibir comentarios sobre esto, y esperamos que para cuando empecemos la siguiente parte, el ciclo de la Torah, tengamos un curso completo de hebreo bíblico para principiantes que estará disponible para todos nuestros miembros registrados.

Así que realmente necesitamos su ayuda. Por favor, vayan a la parte delantera, verán un curso – una lección aparecerá cada semana, semana y media, para que la repasen, para que respondan, y eso estará justo en la primera página para toda nuestra gente de la Biblioteca de Contenidos Premium. Con suerte, se registrarán para eso. Y si no les gusta, buenas noticias; pueden inscribirse por siete días gratis, no hay problema. Si no les gusta, lo cancelan. No hay ningún problema. Pero esta es la segunda semana del Curso de Audio de Hebreo Bíblico.

Muchas gracias, Nehemia, por ser un profesor tan duro. Fui a la Escuela de Divinidad Evangélica de la Trinidad. Me enseñaron hebreo para que pudiera impresionar a la congregación. “Aquí está esta palabra, es del hebreo.” Ya sabes, el predicador se levanta y hace eso. Entonces, de repente, te veo leyendo de una Biblia y pienso que está en inglés porque la estás traduciendo en inglés, y miro por encima de tu hombro, y es hebreo, y me causó envidia y celos, porque pensé, “¿Cómo puede estar leyendo el libro que se supone que debo entender, y ni siquiera puedo interactuar con él de esa manera?” Y durante estos últimos 13 años, al menos puedo interactuar un poco, y ahora, quiero compartir eso con la gente para que ellos puedan hacer lo mismo. Así que, ¿que así sea? Que así sea.

¿Algo más en esta sección?

Nehemia: Creo que lo tenemos.

Keith: De acuerdo. Impresionante.

Nehemia: ¿Puedes terminar en una oración por nosotros?

Keith: Terminaré en una oración, y luego te llevaremos a la cama porque no sé si llegaremos a la fiesta de Purim esta noche. Padre, gracias por estar aquí. Gracias por los desafíos que tenemos por delante, lo que sabemos y lo que no sabemos. Ayúdanos a ser como la esposa que lo acepta. Incluso en Manoah, lo que hizo es que oró y dijo: “Dame más. Necesito entender más exactamente, porque si eres Tú, quiero saber exactamente lo que debo hacer”. Así que para todos nosotros que estamos escuchando y todos los que estamos pasando por esto, ¿nos ayudarás a ser personas que lo escuchan, lo entienden y luego lo viven? Y te agradecemos de antemano por lo que vas a continuar haciendo mientras interactuamos con tu palabra, tu voluntad y tu camino. En Tu nombre, Amén.

Nehemia: Amén.

Nota de los traductores: Al leer esta traducción debe recordar que proviene de una transcripción de diálogos en inglés entre tres personas. Cada uno de ellos de países y culturas distintas. El formato del programa incluye la lectura de las porciones de la semana, comparando las versiones disponibles en inglés y el original hebreo directamente traducido por Nehemia Gordon. En los diálogos hay muchas frases idiomáticas en inglés que no necesariamente tenemos en el español, además se suma la dificultad de los regionalismos propios de nuestros países hispanoparlantes. Se han hecho cambios leves para mejorar la fluidez de la lectura y anotaciones en paréntesis cuando se ha entendido necesario aclarar el escrito. Las transliteraciones del hebreo, y el hebreo se han dejado igual que en la transcripción del original.

Esperamos que la transcripción anterior haya demostrado ser un recurso útil en su estudio. Si bien se ha realizado un gran esfuerzo para proporcionarle esta transcripción, debe tenerse en cuenta que el texto no ha sido revisado por los oradores y no se puede garantizar su precisión. Si desea apoyar nuestros esfuerzos para transcribir las enseñanzas en NehemiasWall.com, visite nuestra página de apoyo. ¡Todas las donaciones son deducibles de impuestos (501c3) en Estados Unidos y nos ayudan a empoderar a las personas de todo el mundo con las fuentes hebreas de su fe!