Perlas de los Profetas #41 Pinchas (1 Reyes 18:46-19:21)

En este episodio de, Perlas de los Profetas #41 Pinchas (1 Reyes 18:46-19:21)

discuten la parte de Profetas para Pinchas que cubre 1 Reyes 18:46-19:21. Después de la paliza en el Monte Carmelo, Elías huye al desierto. ¿Pero tenía “miedo” o simplemente “vio” lo que tenía que hacer? Gordon analiza “ra’ah” (reish, aleph, hei) y explica por qué esta palabra podría ser traducida como “miedo” o “vio”.

Aprendemos los antecedentes de Jezabel como princesa sidonia, la influencia del nombre de su padre en su vida, su ciega devoción a las mentiras y por qué se refirió a Elohim en plural. Gordon expone la agenda anti-mujer que a veces está en juego cuando describe “el espíritu de Jezabel”.  Y vemos dos primicias en esta porción: la unción de un rey extranjero y la unción de un profeta.

La experiencia de Elías con la presencia divina en el Monte Horeb lleva a Gordon y Johnson a relatar sus propios encuentros que cambian la vida con la pequeña voz que aún se escucha en esta montaña.

Imagen cortesía del Archivo Digital de Imágenes, Biblioteca de Teología Pitts, Escuela de Teología Candler, Universidad de Emory.

“Y luego del fuego – una tenue voz silenciosa.” (1 Kings 19:12)

Las Perlas de los Profetas #41 – Pinchas (1 Reyes 18:46-19:21)

Nehemia: Bienvenidos a Las Perlas de los Profetas, grabadas en directo en la ciudad de los profetas, Yerushalayim, Jerusalén, la capital eterna de Israel y del pueblo judío. Este es Nehemia Gordon en la casa segura con Keith Johnson.

Keith: Estamos aquí, Nehemia, y te hago esta simple pregunta. ¿Seremos capaces de pasar por esta sección que estamos a punto de hacer? Quiero decir, hay tantas… Tenemos historias sobre la sección más que sobre la propia sección, que literalmente podrían ocupar todo el programa.

Nehemia: ¿Hacer una sección sobre la sección más que sobre la sección? [Risas]

Keith: Sí, la sección sobre la sección. El testimonio sobre la sección.

Nehemia: El testimonio sobre el testimonio. De acuerdo. Sí, no, esta es una grandiosa. Pero sí, hagámoslo.

Keith: Bueno, antes de empezar, tenemos que dar las gracias a Rina…

Nehemia: Gracias, Rina.

Keith: …que es nuestra Socia de Las Perlas de los Profetas, y también Rick tiene comentarios que vamos a pedirle que haga disponibles. Rick, muchas gracias por todo. Queremos que los pongas a disposición en ambos sitios, porque cuando recibimos comentarios como estos, queremos que se publiquen para que otras personas puedan interactuar con ellos y podamos tener una especie de conversación comunitaria.

Nehemia: ¡Únete a la conversación!

Keith: Únete a la conversación. Pero quiero agradecer a todos los que están dispuestos a hacer lo que Rick ha hecho, que es hacer esos comentarios, y a los que son Socios de Las Perlas de los Profetas, muchas gracias. No es poca cosa lo que estamos haciendo, en realidad estamos en medio de reunir todo esto en un período de dos semanas. Nos preparamos con antelación. Este es uno, Nehemia, no sólo nos preparamos – en realidad lo vivimos.

Nehemia: Lo experimentamos.

Keith: Sí, lo experimentamos – 18:46. Y de nuevo, con el inglés y el hebreo, y antes de entrar en la historia, una pequeña y simple cosa que realmente me gusta – cuando dice en inglés esto, 18:46 dice, “El poder de Yehovah vino sobre Eliyahu (Elías)”. Y miro en hebreo y dice “Vayad Yehovah” se encontró con Eliyahu. La mano de Yehovah estaba sobre él. Y pienso, “Wow”, quiero decir, piensa en eso – mano y poder. Quiero decir, estas imágenes de eso, pero sólo el pensamiento de la mano de Yehovah estando sobre una persona como resultado de eso, estaba siendo traducido como “poder” pero eso es realmente lo que lo está catapultando. Tiene la mano de Dios sobre él. La mano de Dios está en su vida. Literalmente.

Nehemia: Supongo que no literalmente, sino figurativamente, espiritualmente. [Riéndose]

Keith: Sí. Debería decir eso.

De todos modos. Entonces empieza en 19:1. Así que ahora en hebreo, esto es de nuevo… hemos hablado mucho de esto con estos versículos y capítulos y todo ese tipo de cosas. Pero aquí termina, 18:46 y luego 19:1, y leeré el primero, si te parece bien.

Nehemia: Por favor.

Keith: “Así que Ahab se va a casa y dice…” es muy divertido. Sabes, si no has oído la primera sección, realmente necesitan oír la primera sección. Grabamos la primera sección, no recuerdo ni siquiera cuando la grabamos. ¿Recuerdas cuándo fue eso?

Nehemia: Eso habría sido hace muchas lunas. Fue en el Episodio 21. En realidad fue la primera que hicimos aquí en la casa segura. Episodio 21, fue la parte de Ki Tisa.

Keith: ¡Ah!

Nehemia: Y ahora estamos en el episodio 41, fue literalmente hace 20 episodios. Esta es la parte de Pinchas, que es el número 25:10 al 30 versículo 1.

Keith: Así que, de nuevo, las Perlas Originales de la Torah, pueden escuchar eso. Así que literalmente hay un par de cosas que pueden hacer. Pueden escuchar las Perlas Originales de la Torah, pero lo más importante son Las Perlas de los Profetas número 21, que daremos en la primera parte de esto, que ya hemos discutido.

Nehemia: ¿No es interesante que quienquiera que se haya decidido por esta tradición de leer las porciones en público, se haya decidido por esta sección de aquí, esta sección contigua y continua, pero luego se tomó un descanso en medio de 20 episodios, 20 semanas, e incluso allí se saltearon algunos versículos, es decir, el último que hicieron…

Keith: Estoy muy enfadado.

Nehemia: …el último termina en el versículo 39, y esta parte comienza en el versículo 46. ¿Y no sería genial en algún momento del futuro hacer como una discusión o una enseñanza solo sobre los versículos que faltan? Debe haber una agenda.

Keith: Merecen la pena los versículos que faltan. Pero de todos modos, ahora esto es algo curioso para mí, porque Ahab, después de que todo esto sucede, si escucharon la historia, ustedes saben lo que pasó, básicamente tuvieron el enfrentamiento allá arriba y Ahab va a casa y le dice.

Nehemia: El enfrentamiento en el Monte Carmelo, para aquellos que no…

Keith: “Ahora Ahab va y le cuenta a Jezabel todo lo que Eliyahu había hecho, y cómo mató a todos los profetas con la espada. Así que Jezabel envió un mensaje a Eliyahu para decir, ‘Así me hagan los dioses, y aun me añadan'”. ¿No es curioso?

Nehemia: Podríamos pasar el resto del tiempo en estos dos o tres versículos.

Keith: No, esto es interesante, “Así me hagan los dioses, y aun me añadan si mañana a esta hora no hago que tu vida sea como la de uno de ellos”. Ahora déjame darte la historia. La gente habla de Jezabel todo el tiempo, “El espíritu de Jezabel, el espíritu de Jezabel”. Pero esto, hombre, tengo que ser honesto contigo. [Risas]

Nehemia: Aprendí eso de tu gente.

Keith: No sé de dónde lo sacaste, pero sólo digo que este es el punto… en esta historia, tengo a este pequeño debilucho como Ahab, ¡él es el rey! Es el rey. Y viene y dice: “Mató a los profetas y…” “¡Yo me encargaré de él!” Es como si dijera: “¡Yo me ocuparé de él!”

Nehemia: ¿Está usando los pantalones en la familia?

Keith: Lleva los pantalones y hace todo lo demás, y dice: “Que sea mañana a esta hora”, quiero decir, está siendo profética. Dice: “Mañana a esta hora, que seas como uno de los profetas”. Quiero decir, ella realmente está dirigiendo el show. Él llega a casa y se lo dice. Es el rey.

Nehemia: Entonces, ¿estás diciendo que ella es la Anti-Deborah? ¿La Anti-Deborah? Porque tuvimos a Débora, Débora que es algo así… No quiero usar la palabra feminista, pero la forma en que se presenta, es casi como si hubiera una imagen feminista de esta reina, no reina, perdón, esta profetisa. Ella juzga, hace todo lo que un hombre puede hacer, pero cuando llega el momento de la guerra, el hombre sale y no tiene suficiente confianza, así que ella dice “La victoria estará en la mano de una mujer” – no ella, Ya’el. Esto es casi como el Anti-Deborah; ¿podemos decir eso?

¿Puedo hacer una confesión? Me he burlado de Keith por todo el asunto del feminismo, pero sólo este fin de semana – no sé si lo sabes, Keith – mi hermana Ariela, que es profesora, mi hermana mayor, es profesora en la Hadassah College de Jerusalén, y la jefa del Departamento de Optometría y una investigadora de allí. Y había un artículo en el periódico israelí sobre ella, y se llamaba algo así como Una Feminista en la Academia.

Keith: ¿Me ocultaste ese artículo? No, no he visto este artículo. Quiero leerlo. No, ¿de qué estás hablando? Amigos, tal vez la semana que viene lo consigamos. Voy a leer el artículo.

Nehemia: ¿Puedo citar lo que dijo mi hermana? Estoy muy orgulloso de mi hermana, ella ha logrado bastante. Una de las cosas de las que hablaban, que creo que es un tema muy legítimo, es que las mujeres están subrepresentadas en la academia israelí. Y esto es lo que dijo, esta es la cita de ella. Dice “Lo que hacemos en nuestra vida personal influye en la sociedad en general”. Es como si hubiera leído el libro Una Oración a Nuestro Padre, ya hablamos de eso. “Espero servir de modelo para otras mujeres al frente del Departamento de Optometría de la Hadassah college pero mi trabajo más importante es como madre de cinco hijos y como esposa de un hombre increíble”. Es mi hermana la que lo dice. “Creo que hay un número de cosas que contribuyeron a los éxitos que he tenido más allá del trabajo duro. Una de ellas está relacionada con el hecho de que mis padres me criaron con una visión según la cual las mujeres y los hombres merecen igualdad de derechos y oportunidades. Un mensaje que me interesa comunicar a mi personal y a mis estudiantes a través de mi trabajo en la universidad”. Estoy muy orgulloso de mi hermana…

Keith: Me gustaría que se lo comunicara a su hermano. No, ¡me encanta esto!

Nehemia: A mí también me encanta, y este es el punto que quiero señalar. Lo que he visto en… y digo tu gente, me refiero a los metodistas, me refiero al mundo cristiano. En el mundo no judío, lo que veo es que la gente dirá, “Espíritu de Jezabel”. Lo que quieren decir con eso es una mujer que realmente habla y es proactiva y no es pasiva. Y eso es una completa perversión de lo que el mensaje es que estamos leyendo en el libro de los Reyes, sobre el espíritu. Hay un espíritu de Jezabel, pero el espíritu de Jezabel es lo opuesto al espíritu de Débora, de Débora. Débora era una profetisa. Ella habló la palabra de Yehovah. Se sentó y juzgó tanto a hombres como a mujeres bajo el árbol de dátiles. Juzgó con rectitud y honestidad.

Y Jezabel es exactamente lo opuesto. Jezabel es una mujer que quiere algo, trae falsos testigos. ¿No es eso interesante? Aquí tienes un juez que juzga con rectitud, Débora, Débora, la israelita, y luego tienes a la princesa sidonia que trae falsos testigos. Ambas están involucradas en el juicio, ambas están involucradas en los casos. Y no es que Jezabel sea feminista y una mujer que no teme hablar, eso es algo hermoso. Ese es el espíritu de Devorah, de Deborah.

El espíritu de Jezabel es la mentira y la corrupción…

Keith: Engaño y todas esas cosas, sí.

Nehemia: …y perversión, y engaño. Ese es el espíritu de Jezabel atacando al pueblo de Dios, suplantando a los verdaderos profetas con los falsos. Ese es el espíritu de Jezabel. No uses ese término. Por favor, gente, no usen esa palabra, “espíritu de Jezabel” como parte de alguna agenda anti-feminista.

Porque, ¿saben qué? Mi padre, el rabino ortodoxo, me enseñó, y lo mantengo completamente, que Dios creó tanto a hombres como a mujeres a imagen de Dios. Tzelem Elohim, decimos en hebreo, “la imagen de Dios”. Y ambos estamos llamados a un propósito. Tuvimos a la profetisa Miriam, de la que acabamos de hablar la semana pasada, creo que fue, donde está junto a sus hermanos, Moisés y Aarón, se nos dice que esto es… Dios envió tres profetas, no sólo uno.

Así que creo que en el espíritu de Ariela, mi hermana, y en el espíritu de Débora, reconozcamos este espíritu maligno de Jezabel, pero no lo pervirtamos y corrompamos para nuestras propias agendas personales.

Keith: Amén. Sabes, es interesante, cuando ella hace esto, cuando Jezabel hace esto, y esta es realmente una de estas cosas, Nehemia, con la que quiero que nos tomemos un minuto para ver si tal vez podría haber una interpretación de por qué es así. Pero dice que cuando Eliyahu escuchó esta declaración, en la NVI, dice, “Eliyahu tenía miedo”, y en realidad el verbo es “ver”.

Nehemia: ¿En qué versículo estás?

Keith: Está en el versículo 3, 19 versículo 3.

Nehemia: ¿Cómo llegaste al versículo 3? No hemos hablado del versículo 2, 1:2 todavía.

Keith: Acabo de terminar de hablar de ello. Versículos 1 y 2. Bien, te entiendo. Pensé que estabas haciendo tu gran cosa sobre que ella estaba diciendo lo que estaba haciendo sobre Jezabel y todo eso.

Nehemia: Así que esto es lo que quiero hablar de los versículos 1… En primer lugar, quiero hablar de Jezabel, porque dimos un poco de sus antecedentes la última vez, en el episodio 21, pero tal vez la gente no se acuerda de eso. Ella era una princesa de Sidonia. Esto es lo que me sorprende de la historia: tenemos un encuentro en el Monte Carmelo, y el fuego desciende y quema la ofrenda de Eliyahu, y entonces la gente dice, “De acuerdo, Dios está con Eliyahu”. En realidad nos saltamos esta parte, porque estaba en los versículos que faltaban, pero masacraron a los 400 profetas de Baal en Nachal Kishon, en el río Kishon, y Jezabel se entera de esto.

Ahora, ¿qué harías si fueras Jezabel? Si yo fuera Jezabel, y escuchara que los 400 profetas en los que creía se mostraron como falsos profetas, y Dios enviara un fuego del cielo y consumiera el sacrificio, diría, “Vaya, me equivoqué”. Y tomaba mi puño y lo golpeaba contra mi pecho y decía: “Ashamti, bagadeti“. “He sido culpable…” Esto es lo que hacemos en la tradición judía en las Altas Fiestas – nos golpeamos el pecho y nos arrepentimos. Decimos, “nos equivocamos”. Jezabel no hace eso. Ella no se arrepiente. ¿No es eso interesante?

Keith: No, en absoluto. Eso no me interesa en absoluto.

Nehemia: ¡Para mí eso es chocante!

Keith: Jezabel – sus antecedentes y todo sobre ella no me dirían que se arrepentiría. Todo en ella me diría que haría exactamente lo que está haciendo.

Nehemia: Quiero hablar de sus antecedentes. ¿Recuerdas el nombre de su padre? El nombre de su padre era Et Baal.

Keith: Et Baal, sí.

Nehemia: Ahora, Baal, sabemos lo que significa, es el nombre de esa deidad. Y sabes, la lengua cananea de los sidonios era una lengua hermana del hebreo. Probablemente se superponía en un 90% con el hebreo, hasta el punto de que si escribías en letras hebreas la lengua cananea, la mayoría de los estudiantes de secundaria israelíes entendían la mayor parte de lo que leían. Habría cosas que no entenderían, pero entenderían la mayor parte.

Así que es muy similar al hebreo. Así que al igual que en hebreo, tenemos estos nombres compuestos, como “Nechemías” significa “Yah consuela”, o incluso el nombre Eliyahu, Eliyahu, Yehovah es mi Dios, mi Dios es Yehovah ‘Eli’, mi Dios, ‘Yahu’. Así que el nombre de su padre, Izevel, es Et Baal, lo que es realmente interesante, porque el nombre es Aleph-Tav-Baal.

¿Y qué significa ‘Et‘? Et, de la que hemos hablado, es una palabra hebrea, no se traduce directamente al inglés. Se traduce a través de la sintaxis. Tiene dos funciones. No sé si sabes esto, “et” puede marcar el objeto directo o puede significar “con”. El nombre de su padre es “con Baal”, Et Baal. Y este es el punto – Jezabel estaba con Baal sin importar qué.

Keith: Exactamente.

Nehemia: Ella perdió la pelea. No importa. Ella se va a quedar con Baal.

Keith: Es por eso que digo que no me sorprende, lo que significa que esto es lo que ella es. Y nos muestra antes de que esto suceda y nos muestra después de que esto suceda que es exactamente quien es.

Nehemia: Este es el espíritu de Baal, o el espíritu de Izevel, de Jezebel, el espíritu de Jezebel es mantenerse con su falsa doctrina, su falsa religión por esta ciega devoción incluso cuando se ha demostrado que está equivocada por la experiencia. Y quiero hablar de lo que dice en el versículo 2. Ella dice, “Ko ya’asun Elohim vechol yosifun“. Lo cual es realmente interesante. Ella usa esta palabra Elohim. Cada vez que un israelita habla de Elohim, siempre es lo que llamamos el plural majestuoso, que en realidad significa que sólo se refiere a uno. ¿Cómo puedo saber eso? Porque tenemos un verbo, un adjetivo y un pronombre que se une a la palabra Elohim, y esos son siempre singulares. Puedes ir a leer mi estudio sobre eso, Elohim, está en ElMurodeNehemia.com.

Pero cuando Jezabel habla de Elohim, el verbo es plural. Ella no dice, “Ko ya’ase Elohim vecho yosif” ella dice “ko ya’asun” – ellos harán, literalmente “así lo harán ellos, Elohim, y así harán aún más”. Está haciendo un juramento aquí. Este es un juramento; vemos un juramento similar que hacen los israelitas, pero siempre en singular. Cuando Jezabel habla, Dios está en el plural. Por cierto, los filisteos hacen lo mismo en 1 Samuel capítulo 4 versículo 8, dicen, “Ay de nosotros. que nos salvará de las manos de estos grandes Elohim”, “estos” en plural, y el grande en hebreo es también en plural. “Estos Elohim, son los que golpearon a los egipcios con toda clase de plagas en el desierto.” Así que cuando los filisteos y los sidonios hablan, Elohim es plural. Cuando un israelita dice Elohim, es “Bereshit bara Elohim“. Al principio, Él creó, Elohim, en lugar de bar’u, crearon, Elohim. Dios es singular. Elohim es singular, plural majestuoso en el hebreo.

Keith: Amén. Bueno, ¿estás listo para ir a trabajar? Cuando digo que te pongas a trabajar, me refiero a que esto va a requerir un pequeño toque. ¿Estás de humor para dar un golpecito? Mientras te preparas para eso, creo que esto es interesante porque si leo esto, y esto es lo que me encanta, amigos, mientras me escuchan, me encanta estudiar la Biblia. Lo que quiero decir con estudio de la Biblia es que tomaría un versículo o un pasaje y lo miraría en el idioma original, pero también lo miraría en las traducciones, porque a menudo las traducciones hacen algo realmente genial, en realidad.

Nehemia: ¿Qué es lo que hacen?

Keith: Me dan un indicador de lo que se piensa con respecto a un pasaje o una frase, y cuáles son las opciones para un pasaje o una frase, y por qué lo hacen, y eso a veces me da alguna indicación para pensar de forma diferente. Como, te daré un ejemplo mientras te preparas, mientras consigues esto.

Nehemia: Estoy preparado. ¿Qué es lo que tienes?

Keith: En 19:3 en inglés dice, “Eliyahu tenía miedo”. Y si tomo “Eliyahu tenía miedo”, y la palabra aquí en inglés en 3 es la misma que usamos para “ver”.

Nehemia: Acerca de eso…

Keith: Sobre eso. Ahora, sólo un segundo. Un segundo. Así que cuando miras esto por primera vez, dices, “Oh, está bien, entonces vayamos un poco más lejos.”

Nehemia: ¿De qué palabra estás hablando?

Keith: Espera un segundo. Tenemos que ir un poco más allá, y tenemos que decir, “De acuerdo, entonces cuando dices eso…” Vas a una palabra, la miras y dices: “Bien, ¿la raíz de esta palabra es la misma que la palabra que pensamos?” Entonces, ¿es la palabra “ver”? Ra’a. ¿Raysh-Aleph-Hey? Y en esta situación, tienes que tomar una decisión. Ahora, por qué digo que me encanta hacer estudios bíblicos – sólo estoy hablando desde un punto de vista casual – así que primero cuando miro la NVI, dice, “Eliyahu tuvo miedo y se levantó”, y luego utiliza la palabra “ir” o “caminar”, y utilizan la palabra “correr”. Dicen en la NVI que dice, “y corrió por su vida”.

Ahora, esta es la frase, una, dos, tres, cuatro, cinco palabras. Antes de que vayamos más lejos. Ahora lo que quiero hacer es que quiero que toques, toques. Así que quiero que mires estas una, dos, tres, cuatro, cinco palabras, y me des una traducción basada en las palabras… qué tan buena es la NVI allí. “Y tuvo miedo y se levantó y corrió por su vida.”

Nehemia: Sí, así que no dice que tenía miedo. Dice “y lo vio”. Bien. Y lo que han hecho en la NVI es cambiar las vocales para que se ajusten a su agenda. No estoy completamente seguro de cuál es la agenda, o tal vez no conocen el hebreo lo suficientemente bien, eso también es posible.

Así que en hebreo puedes tener estas cuatro letras, Vav-Yud-Raysh-Aleph, y si no tuvieras vocales, no sabrías si era “y vio” o “y tuvo miedo y temió”. La razón es que tenemos dos raíces diferentes en hebreo que no son homónimas. Los homónimos son dos palabras que suenan igual. Pero son homógrafos, lo que significa que se ven iguales. Se ven iguales si no hay vocales, en ciertas formas.

Tenemos la raíz Raysh-Aleph-Hey, que es ver, ‘ra’ah‘, y tenemos la raíz Yud-Raysh-Aleph yareh, que es temer. Esos ni siquiera se ven iguales, Raysh-Aleph-Hey y Yud-Raysh-Aleph, excepto, “y vio” es vayar, Vav-Yud-Raysh-Aleph, y temió es vayeera, Vav-Yud-Raysh-Aleph. Las mismas cuatro letras, las mismas cuatro consonantes, lo que es diferente son las vocales.

Así que vayar es “y vio” en este versículo, pero un ejemplo de, “y temió” sería para… En realidad, déjame darte primero un ejemplo de eso. Génesis 1:4 “Vayar Elohim et ha’or ki tov“, “Y vio Dios la luz que era buena”. Bien. Pero entonces tienes vayeera, “y temió”, por ejemplo, en Génesis 28:17. Veamos, ¿de qué habla Génesis 28:17? Aquí, este es la JPS. Dice: “‘Sacudido’, dijo, ‘¿qué tan asombroso es este lugar?'” Este es, supongo que Jacob.

En la King James dice, “Y tuvo miedo y dijo: ‘¿Cuán terrible es este lugar?'” Bien. Así que este es Jacob cuando huye, y supongo que está en Bethel o en algún lugar así.

De todos modos, así que, “vayeera” es “y él temía”. Ahora, lo interesante en Génesis 28:17 es que hay un Yud silencioso, y ese Yud silencioso le dice al lector, aunque no haya vocales, que es, “y temió”. Lo llaman “ortografía histórica”. No es realmente histórico, pero en el sentido que me dice, “Aquí está la raíz. No la vas a pronunciar. Pero cuando la veas, sabrás que ésta es la raíz”. Por ejemplo, Bereshit con ese Aleph silencioso me dice que es el Aleph de la raíz, aunque sea silencioso. Pero en cuanto a su pronunciación, se pronuncia de la misma manera. ¿Respondió eso a tu pregunta?

Keith: Sí. La razón por la que saqué el tema fue porque cuando leí esto en la NVI, mi primer pensamiento fue que tenía un pequeño conflicto, porque el conflicto era, aquí Eliyahu sólo hizo todas estas cosas. Quiero decir, hizo algunas cosas increíbles. Se enfrentó a 400 y a algunos profetas. Quiero decir, es obviamente una situación tensa, y veo esta confianza y todo esto, y luego la palabra dice, “y la mano de Yehovah estaba sobre él”, en inglés dice, “y el poder de Yehovah estaba sobre él”. Así que este es Elías.

Y luego tienes a esta Jezabel ladrando, que está molesta, y ella lo amenaza y hace todas estas cosas, y luego cuando dice que tiene miedo, pienso, “Espera, ¿es esa realmente la situación?” Cuando pienso en, “y él vio”, estoy como, está mirando alrededor, está mirando y está diciendo, “Bien, esta es mi situación. Esta es la situación en la que estoy”. Y me da un pensamiento diferente sobre Elías. Pensar en que tiene miedo y pensar en el hecho de que vio una situación y respondió. A veces, y lo diré de esta manera, a veces necesitamos saber cuál es nuestra situación. Tienes que mirar a tu alrededor y decir, “De acuerdo, ¿con qué estoy tratando? ¿He terminado mi misión aquí? He luchado contra los profetas de Baal. He hecho esto y ahora voy a ir a hacer lo siguiente”. ¿O fue sólo, de acuerdo, porque ahora ella habló, él tiene miedo y está corriendo por su vida?

Nehemia: Y tú está haciendo un gran problema acerca de esta traducción falsa.

Keith: No, no, no. No sobre la traducción. No, no, no. En realidad no estoy haciendo…

Nehemia: Mientras que por ejemplo, la JPS lo tiene “asustado”. Oh, así que es el mismo error. ¿Qué es eso?

Keith: No, no, no. No es el error. No, no, no. Lo que intentaba decir era…

Nehemia: Oh, así que la King James tiene “cuando vio”, así que la King James tiene razón.

Keith: Bien, bien, bien. Ni siquiera estaba lidiando con el hecho del error, estaba lidiando con el hecho de cómo lo leería de forma diferente. Bien, de acuerdo. Cuando lo veo, pienso: “Vaya, de acuerdo, tiene miedo, o lo vio”, y ¿cuál es la diferencia entre los dos? Hay una diferencia.

Nehemia: Cierto.

Keith: Quiero decir, si veo una situación me digo: “De acuerdo, ¿ahora es el momento de seguir adelante? El peligro está a punto de llegar”, contra, “y sólo tengo miedo de Jezabel”.

Nehemia: Así que tengo que decir que la mayoría de las traducciones tienen “miedo” o “temor”, y luego la King James y la Nueva King James tiene “vio”. Supongo que contextualmente, no tiene sentido entonces que haya visto; ¿qué vio? Pero vio la reacción de Jezabel. Tal vez estaba tan sorprendido por la falta de arrepentimiento de Jezabel como yo. Creo que este es el espíritu de Jezabel, el espíritu de Jezabel es…

Keith: Oh, Dios mío.

Nehemia: ¿Puedo hablar? El espíritu de Jezabel es que te encuentras con la verdad, ves las pruebas y dices: “Voy a seguir con lo que ya sabía”. A pesar de que ves la evidencia justo en frente de ti. Ese es el espíritu de Jezabel.

Keith: No, Eliyahu vio que ella es una loca, y que había terminado su misión.

Nehemia: ¿Qué es lo que quieres decir?

Keith: Era hora de salir de allí. Eliyahu no dijo, “Bueno, ahora se va a arrepentir”.

Nehemia: Espere un momento. Acabamos de leer en el versículo 46, que como que te has saltado, que Eliyahu fue hasta Jezreel, a la capital, lo que significa que podría haber huido del Monte Carmelo, pero siguió a Acab todo el camino de vuelta a casa a donde iba a decirle a Jezabel, porque tal vez esperaba que se arrepintiera. Tal vez pensó: “¿Sabes qué? Probablemente no se arrepienta porque Jezabel tiene el espíritu de Jezabel, pero voy a darle esa oportunidad”. Es casi como cuando los ángeles bajaron a Sodoma… vamos, sabían que los sodomitas iban a ser sodomitas, pero les dieron la oportunidad de arrepentirse. Y aquí ella tuvo la oportunidad de arrepentirse, y él vio que ella no se arrepintió. Entonces dijo: “Bien, ahora es el momento de salir de aquí”. [Risas]

Keith: Claramente estamos… Está bien. De acuerdo, bueno, escucha…

Nehemia: ¡Estoy leyendo lo que dice!

Keith: Así que cuando escucho esto, pienso en la sabiduría de Eliyahu que dice que es hora de salir de aquí, “y vino a Beer Sheva en Judá”. Dejó a su sirviente allí.” Así que un sirviente estuvo con él todo este tiempo. No oímos nada sobre el sirviente.

Nehemia: Así que Elisha (Eliseo) aparece más tarde en la historia, así que no puede ser Elisha.

Keith: No puede ser él. Tiene que ser otra persona.

Nehemia: Algún sirviente anónimo.

Keith: Algún sirviente anónimo que estaba allí con él. “Y mientras él mismo se fue un día de viaje al desierto, se encontró con un árbol de escoba.” ¿Qué es un árbol de escoba, Nehemia?

Nehemia: Sí. No lo sé. Algún tipo de árbol pequeño. Es un “rotem“, lo que sea que es.

Keith: Bien. Entonces hay un árbol de escoba, y él ve este árbol y se sentó debajo de él y oró para poder morir. Vaya. ¿Para que pudiera morir? Así que acabamos de tener esta gran victoria, y ahora está diciendo…

Nehemia: ¿Puedo leerte lo que dice literalmente?

Keith: Sí.

Nehemia: Literalmente dice, “Veyishal et nafsho lamut“, “y pidió a su alma que muriera”.

Keith: “Y le pidió a su alma que muriera”.

Nehemia: En realidad, cuando vemos en hebreo, “es su alma”, también significa él mismo. Se pidió a sí mismo morir. Eso es profundo.

Keith: Eso es profundo.

Nehemia: Eso es realmente profundo. ¿Podemos tener un tiempo de confesión aquí, o deberíamos seguir adelante?

Keith: Bueno, quiero confesarme. Sólo quiero decir lo que dijo después de eso, y luego confesémonos. Dice, “Ya he tenido suficiente”.

Nehemia: “Basta, ahora Yehovah toma mi alma “Ki lo tov Anochi me’avotai‘ “porque no soy mejor que mi padre.”

Keith: Ves, ese es el cambio del que quiero hablar.

Nehemia: Oh, ¿quieres centrarte en eso? Quiero hablar de esto. Tenemos esta concepción en el mundo occidental – creo que me atrevería a decir el mundo judeocristiano en general – que el suicidio es, si alguna vez has tenido esos pensamientos, eres una mala persona, y te sorprendería saber cuánta gente ha tenido esos pensamientos. Mira, yo mismo he luchado con esta pregunta. He estado en un lugar muy profundo de depresión y he hecho esta oración para que Dios me quite la vida. En realidad he tenido…

Keith: Amigos… esperen un minuto. No, no, espera, Nehemia. Ahora, espera aquí. Retrocedamos un segundo. Tal vez podamos suavizar esto un poco.

Nehemia: Sí.

Keith: Quieres meterte en esto, así que ¿no podríamos suavizarlo y tal vez decir que tuvo la idea de morir, y que podríamos argumentar que porque se durmió, en realidad sólo quería decir, “Quiero ir a dormir”, y se pensó que tal vez sólo necesitaba algo de tiempo para dormir? Estás diciendo que crees que Elías…

Nehemia: Está deprimido, quiere morir.

Keith: Crees que esto es todo. Él realmente… eso es todo.

Nehemia: En este momento. Sí.

Keith: Estás diciendo que has estado en un momento de tu vida en el que realmente has pensado de esa manera.

Nehemia: He estado en una situación peor que la de él ahora mismo, y sólo a través de Yehovah fui arrancado del fuego… leímos esa frase, “una marca arrancada del fuego”, ese era yo. No entraré en todos los detalles ahora, pero estaba en una situación en la que estaba más cerca de la muerte que Eliyahu, y Yehovah me salvó en ese momento.

Y he hablado de cómo la salvación tiene un componente físico literal y un componente espiritual. Fue a través de la experiencia que pude ver el componente espiritual de ella. Eso no es algo que haya leído sólo en el Tanakh. Fue tener que experimentarlo yo mismo. Yehovah viniendo en el último momento y sacándome del fuego, de salvar literalmente mi vida en el último momento, en un momento de desesperación, que me di cuenta de que Dios es simplemente increíble. Él es increíble. Es sólo… Hablaré con la gente que no está segura de que Dios sea real, pero después de experimentarlo, es real. Lo he experimentado. ¿Necesitamos editar todo esto?

Keith: Rav ata. Ya es suficiente, básicamente en tu tiempo has tenido tiempo en tu vida en el que dijiste, “De acuerdo, ya está bien”. Y la cosa con la que estoy luchando, tal vez sólo están leyendo la historia y de vuelta a los traductores, están leyendo toda la historia y están diciendo que tal vez es por el miedo. De hecho, pienso en esto como si hubiera hecho algo increíble. Como, ¿qué se necesita para estar frente a 850 profetas y ver todas estas cosas y ver la asombrosa mano de Dios y el fuego caer y hacer todo eso, y entonces después de que todo está dicho y hecho, Jezabel dice y le envía el mensaje, “Para mañana, estarás muerto”.

Ahora piénsalo. ¿Por qué no decir simplemente, “De acuerdo, bueno, mañana si estoy muerto, estoy muerto”? Pero en vez de eso, dice, “No, no voy a dejar que se lleve la gloria y que yo esté muerto. Sólo voy a morir.”

Nehemia: Así que puedo entender su depresión. Él está… no sé cuál es la palabra. Está diciendo, “No importa lo que haga, no hay nada que pueda hacer para mejorar esta situación. Ya no tiene sentido”. Esta es la desesperación que está experimentando. Quiero decir, ¿Dios envió el fuego desde el cielo y mostró que mi Dios era real y el de ellos era falso y la reina del falso dios sigue intentando matarme? Como, ¿cuál es el punto de todo esto? Entiendo su disgusto, ese es mi punto.

Keith: Bueno, entonces se acostó y se durmió por la ansiedad o el estrés, y finalmente se durmió. Así que se durmió. Pero entonces, de repente, dice en la NVI, “He aquí que un ángel lo tocó y le dijo: ‘Levántate y come’. Y miró a su alrededor y allí junto a su cabeza había un pastel de pan, horneado sobre brasas calientes, y un frasco de agua. Y comió y bebió y se durmió de nuevo.”

En otras palabras, eso no fue como levantarse, comer, y tengo energía para seguir adelante. “El ángel de Yehovah volvió por segunda vez y lo tocó y le dijo: ‘Levántate y come, porque el viaje es demasiado para ti’. Así que se levantó, comió y bebió. Fortalecido por esa comida, viajó 40 días.” ¿Estás bromeando? “40 días y 40 noches hasta que llegó a Horeb, la montaña de Dios. Allí entró en una cueva y pasó la noche”.

Ahora, aquí es donde quiero tener una conversación. ¿Adónde va y por qué? ¿A dónde va…?

Nehemia: Va al Monte Sinaí, que también se llama Horeb. ¿Por qué va allí? Allí es donde Dios se apareció ante Israel y le habló a toda la nación de Israel.

Keith: Entonces, ¿crees que esto es una crisis de fe, o es una crisis de circunstancias? ¿Qué es? En otras palabras…

Nehemia: No creo que sea una crisis de fe, es decir, su fe no es la cuestión ahora mismo. Veamos lo que le dice a Dios cuando está ahí arriba. Quiero decir… Así que vamos a leer un par de versículos más.

Keith: Antes de hacer eso, quiero hacer una pequeña transición aquí. Porque lo que creo que es realmente interesante… La primera vez que fuiste al tradicional Monte Sinaí… Hagamos que la gente conozca el tradicional Monte Sinaí, lo llamamos Monte Sinaí. Está el tradicional Monte Sinaí y está lo que creemos que es, y dondequiera que esté exactamente, el bíblico Monte Sinaí. Pero hasta hace algún tiempo, podías ir a visitar el tradicional Monte Sinaí, que por sí mismo es una experiencia fenomenal. La primera vez que me hablaste de ello… y lo hago mucho… si me hablas de algo que es realmente asombroso y me toca el corazón, digo que tengo que hacerlo.

Nehemia: ¡Fui a China y ahora vas a pasar un año en China! [Risas]

Keith: Sí, me gustaría estar en tu situación en China. Estoy en una situación completamente diferente. Pero de todos modos, el punto es que cuando me enteré de eso, y de su belleza y también de su significado, y me contaste la historia sobre lo que es estar ahí arriba por la noche y todo eso, pero que físicamente, ir allí realmente, no me importó – sólo quiero decir esto – no me importó que fuera el tradicional Monte Sinaí. Se convirtió en la experiencia misma. ¿Y recuerdas lo que hicimos? Terminamos pasando el tiempo, y hacía un frío glacial y estábamos en un, ¿cómo lo llaman? Como un beduino…

Nehemia: Estábamos en una cueva. Sí, bueno, era como una estructura de piedra de media cueva construida en la ladera de una colina, como una especie de cueva.

Keith: Oh, Dios mío. No sé si he tenido tanto frío por la noche en mi vida.

Nehemia: Hacía bastante frío. Nuestro error fue ir en febrero. Verás, yo mismo había estado en el Monte Sinaí, fui allí con un amigo cuando estaba pasando por una crisis propia. Estaba en una situación en la que estaba en una gran – en realidad no la situación de la que acabo de hablar, lo creas o no – pero estaba en una situación en la que tenía un gran dolor después de tener una situación en mi vida, y quería que Dios me quitara ese dolor, y terminé yendo al Monte Sinaí, el Monte Sinaí tradicional, el verdadero en Arabia Saudita, me cortarían la cabeza, por desgracia, si iba allí. Pero fui al de Egipto, que en realidad, mientras estamos grabando esto, es probablemente tan peligroso, si no más peligroso que ir al de Arabia Saudita.

Keith: Fuimos allí justo antes de que las cosas se pusieran… las cosas estaban mal.

Nehemia: Ahora las cosas están locas. Quiero decir, le están cortando la cabeza a la gente… De todas formas, ISIS está allí y Al-Qaeda. De todos modos, fui al tradicional Monte Sinaí hace unos años, y estaba allí arriba en la cima de la montaña, y estaba orando a Dios, y de repente tuve esta experiencia y me superé con estas olas de emoción. Sentí que Dios me alcanzó y me quitó el dolor. De hecho hablo de esto creo que en la serie Open Door, hablamos de esto, hablo de ello, y en el libro Shattering the Conspiracy of Silence (Rompiendo la Conspiración del Silencio). Pero fue realmente un punto de inflexión para mí.

Hasta entonces había tenido varias experiencias espirituales en mi vida, pero siempre me enseñaron que eso es algo con lo que no lidiamos. Eso es algo a lo que se enfrenta la gente que no sabe nada mejor porque no puede leer los libros. Esa fue la educación con la que vine. Una vez que tuve esa experiencia, me abrió la puerta para volver y mirar algunas de esas experiencias y decir: “Espera un minuto, no necesito avergonzarme de haber tenido estas otras experiencias espirituales, porque esto es real. Esto no tiene nada que ver con la superstición o la falta de aprendizaje de los libros. Dios está haciendo cosas en mi vida, y sólo necesito reconocerlo.” Así que ese fue realmente un importante punto de inflexión en mi vida.

Keith: Es algo… llegamos allí por la noche, la idea es que llegues allí por la noche y luego subas a la montaña. Y es curioso, Nehemia, en ese entonces cuento esta historia de que no te iba bien. Te dolía el cuello y la espalda, y aún así llevabas una enorme mochila contigo. Siempre llevas esta mochila a todas partes. Nunca sé qué son todas estas cosas en esta mochila.

Así que estás como, “Mira, vamos a ir a la cima de la montaña. Yo me encargaré de ello”. Y entonces soy lo suficientemente inteligente. Veo camellos. Y dije: “Llevemos los camellos a la cima”. Nunca te había oído gritar tan fuerte como cuando nos subimos a esos camellos. Pero fue realmente genial, porque los camellos estaban unidos por un yugo y subían a la montaña, y fue una de las pocas veces en las que tuviste que seguirme. Mi camello subía de noche, en la oscuridad, y fue una experiencia increíble y poderosa.

De nuevo, cuando pienso en Eliyahu, pienso en lo que sea, sin importar lo grande que sea esa montaña, el Monte Horeb, lo grande que es y el esfuerzo físico que utilizó. Dice, el ángel le dice, “No tienes suficiente energía para este viaje, come y bebe”. Y luego se va 40 días y 40 noches. Quiero decir, me pregunto si un psicólogo podría mirar esto o una persona podría mirarlo y ver los aspectos físicos de lo que está gastando en energía, los problemas emocionales por los que ha pasado. Él acaba de tener esto, lo llamas, usas una palabra como suicidio, algo así como tomar mi vida, ese tipo de cosas. Estoy tratando de suavizar eso un poco.

Nehemia: ¿Puedo decir? Pero en hebreo no dice “tomar mi vida”. Se dice a sí mismo que quiere morir. Es una cosa, como con Job; Job tuvo la experiencia en la que dijo, “Dios, toma mi vida, es mejor que no haya nacido”, etcétera. Eso es en realidad de lo que trataba una parte importante del Libro de Job.

Pero en el hebreo, y veo que lo han endulzado en el inglés, en el hebreo se dice a sí mismo, “Estoy listo”. Quiero morir.” Y mira, confesaré que he estado en esa situación varias veces en mi vida, y me he acercado demasiado para consolarme, digámoslo así. Y Yehovah es quien me salvó de ese suceso, y estoy muy agradecido por eso. Reconozco plenamente que fue Él, y lo experimenté a través de eso. Hablaré de eso un día cuando esté listo, no estoy realmente listo.

¿Puedo hacer algo realmente radical, que no preparamos y que no te va a gustar?

Keith: No me va a gustar. Adelante.

Nehemia: Está bien. Quiero leerle a la gente un pequeño pasaje del libro que escribí sobre mi experiencia. ¿Puedo hacerlo?

Keith: Oh, está bien. Claro que sí.

Nehemia: Así que esto es… En realidad tengo el archivo aquí mismo abierto.

Keith: Así que tú escribiste el libro, estamos en la radio, ¿por qué no puedes decirnos qué es? ¿Quieres leer palabra por palabra?

Nehemia: Quiero leer un pasaje. Raramente hago esto, no hago lecturas de libros, pero aquí quiero leerlo, porque esto era algo que había grabado poco después de que ocurriera. A veces miras hacia atrás años después y piensas que suceden tantas cosas que se vuelven borrosas. Así que aquí, de acuerdo…

Keith: Antes de empezar a leer, cuéntales sobre el libro, de qué libro estás hablando.

Nehemia: Es un libro llamado Rompiendo la Conspiración del Silencio, y lo abrí con esta experiencia en el Monte Sinaí. Y no voy a leerlo entero, sólo leeré un pequeño extracto aquí.

Keith: ¿No vamos a leer el libro entero? [riendo]

Nehemia: No, no. Pero en realidad, es bastante genial. Lo estoy viendo ahora mismo. Es sobre mí y un tipo, un amigo mío llamado Adam. Estábamos allí arriba en el Monte Sinaí, y estamos en ese pequeño refugio como una cueva, en el que estuviste conmigo años después, pero estuvimos allí en agosto, o quizás en septiembre, y no hacía tanto frío.

Así que escribí aquí, “Mi amigo y yo nos sentamos en una estera en el suelo del refugio a la luz de las velas y saqué mi Biblia de mi mochila. Volví al Libro de los Reyes”, este mismo pasaje, “y empecé a leer la historia del viaje de Eliyahu al Monte Sinaí en hebreo, traduciéndola al inglés para mi amigo mientras leía. Eliyahu caminó durante 40 días y 40 noches antes de llegar al Monte Sinaí. Cuando llegó a la cima de la montaña, se acostó en una pequeña cueva y oró pidiendo guía. Mientras yacía allí, escuchó “un gran viento fuerte que partió las montañas y destrozó las rocas, pero Dios no estaba en el viento”. Entonces hubo un terremoto, pero Dios no estaba en el terremoto. Luego un fuego, pero Dios no estaba en el fuego. Finalmente, Eliyahu escuchó una suave voz, y Dios le habló a través de esta voz.”

“Mientras leía esto y traducía al inglés, me fascinó la frase ‘una voz suave y silente’. En hebreo, en realidad decía ‘kol d’mama dakah’. Literalmente ‘una voz suave y silente’. ¿Cómo podía una voz ser silente y qué significaba realmente que la voz era suave? Pasamos un tiempo discutiendo la experiencia de Eliyahu en el Monte Sinaí, y luego decidimos que en lugar de esperar en el refugio, nos dirigiríamos a la cima”.

“Tardamos menos de 10 minutos en llegar a la cima de la montaña. Había cientos de personas allí arriba de todas las razas y docenas de nacionalidades. Escuché muchos idiomas que reconocí, pero más que no. Muchos de los peregrinos en la cima temblaban violentamente por el frío viento”, incluso cuando hacía frío, “asumieron que haría tanto calor en la cima como al pie de la montaña, y algunos no llevaban más que pantalones cortos y camisetas”. Afortunadamente, el beduino vino al rescate, alquilando mantas de lana a los congelados visitantes. Nos advirtieron que trajéramos ropa de abrigo, así que me envolví cómodamente en varias capas de camisas, rematadas con una sudadera con capucha”.

“La mayoría de la gente en la cima se concentraba alrededor de dos edificios – una vieja iglesia y una vieja mezquita. Necesitaba alejarme del muro de ruido que la gente creaba, así que bajé un tramo de viejos escalones de piedra que conducían a un edificio en ruinas debajo de la iglesia. Me senté detrás de una vieja columna, me puse la capucha en la cabeza y empecé a orar. Creo que nunca he orado tanto en mi vida. Llegué a la montaña porque me dolía el corazón, e incluso después de dos meses, el dolor no había disminuido. Me senté detrás de ese pilar y tuve una conversación con Dios pidiéndole que me quitara el dolor”.

“Debo haber estado allí abajo durante una hora cuando la gente empezó a derramarse por los escalones del edificio en ruinas donde estaba orando. A medida que llegaban más y más peregrinos, se les acababa el espacio en la parte superior. Decidí levantarme y buscar a mi amigo. Me hice lugar a través de la multitud de gente que subía los escalones hacia la parte más alta del pico. En cierto punto, no pude ir más lejos. Decidí reclamar un pequeño terreno a mitad de camino entre la iglesia y la mezquita.” Oye, ¿no es eso simbólico?

“Mi plan era esperar allí hasta el amanecer, que ya estaba a menos de una hora. Me quedé allí mirando el horizonte mientras la luz de antes del amanecer convertía el cielo en un azul profundo. Había un grupo de africanos que asumí que eran kenianos detrás de mí. De vez en cuando salían a cantar a capella. No tenía ni idea de lo que cantaban, pero me imaginaba que era algún tipo de música religiosa.”

“Decidí ponerme la capucha sobre la cabeza y volver a orar. No quería regañar a Dios, pero el dolor de mi corazón no había disminuido. Mientras oraba y los kenianos cantaban, de repente reconocí una palabra en su música. Era una palabra hebrea, o más bien dos palabras hebreas, que a menudo se unen en la Biblia como “aleluya”. Alabado sea Yah. Alababan a Dios usando la forma poética de Su nombre que aparece docenas de veces en la Biblia hebrea. No podía creerlo. Estaba en la cima de una montaña en medio del desierto, y esta gente que no conocía, hablando un idioma que no podía entender, estaban alabando el nombre del único Dios verdadero en perfecto hebreo. No tenía ni idea de qué trataba el resto de la canción, pero seguían volviendo al ‘aleluya’ en el coro.”

“Para entonces, los primeros rayos del sol comienzan a brillar sobre el horizonte, convirtiendo las montañas que rodean el Monte Sinaí en un hermoso marrón rojizo. Mientras los kenianos alaban el nombre de Yah una vez más, algo me sucedió, algo que nunca antes había experimentado. Una ola de emoción me superó de repente, y de la nada, estallé en lágrimas. No sé si duró 10 minutos o 10 segundos. El tiempo pareció detenerse. De repente sentí el amor de Dios de una manera que nunca antes había sentido, no sólo de una manera intelectual de saber que Dios me ama, sino de una manera muy real y tangible. En el ojo de mi mente podía ver a Dios mirándome desde el cielo y oírle decir: “Voy a quitarte el dolor de los hombros y llevarlo por ti”. Entonces sentí la mano de Yah bajar y quitarme el dolor”.

“A partir de ese momento, el dolor entumecedor desapareció. No digo que no siguiera doliendo, pero los sentimientos de vacío y desesperación se habían ido. Durante dos meses había estado mirando al mundo a través de un velo de tristeza, abrumado por la desesperanza. Entonces escuché la suave voz silenciosa y todo eso se evaporó en un instante. No tenía una mente impecable como Jim Carrey en esa película, pero me sentí como un ser humano de nuevo, vigorizado por el frío de la mañana”.

Está bien. Podía seguir leyendo, pero realmente fue un increíble… Como, incluso esas palabras no le hacen justicia a la descripción de lo que pasó, y no hay manera de que pueda leer esta historia ahora, leyendo lo que Eliyahu experimentó, y no volver a eso. Y puede que no fuera el lugar exacto donde estaba Eliyahu, porque el verdadero Monte Sinaí podría estar en Arabia Saudita, pero eso fue lo más cercano que pude conseguir. Y creo que Yehovah decidió, “Bien, esto es lo más cerca que puedes estar de mí. Me reuniré contigo allí”. ¿No es Dios increíble? Que venga y se reúna con nosotros aunque no podamos llegar exactamente a donde está, o exactamente donde nos enseñó a estar, que venga y se reúna con nosotros y se ocupe de nosotros. Aleluya.

Keith: Dijiste una frase ahí, dijiste, “el lugar vacío en esa película”. ¿De qué película estás hablando?

Nehemia: Había una película que me encantaba con Jim Carrey, en la que estaba enamorado de una mujer, y no podía…

Keith: ¿Hablaste antes de la película?

Nehemia: Sí, hablé. Sí.

Keith: ¡Oh!

Nehemia: No puede superar el dolor, así que pasa por esta operación para tener una mente impecable. Eso es lo que yo quería, tener una mente impecable y que me borraran los recuerdos, y no podía hacerlo, así no es como funciona la vida real.

Keith: No es así como funciona.

Nehemia: Y aún hoy recuerdo, y todavía hay algo de dolor mirando hacia atrás, pero no es el mismo tipo de dolor que antes, donde era como si lo abarcara todo. ¿No es Dios increíble? ¿Que Él pueda quitarme el dolor? Si alguien me hubiera contado esa historia antes de que me pasara, habría dicho: “Sí, claro”. Yo habría dicho, “Aha. ¡Ay!”, y habría puesto los ojos en blanco. Pero después de experimentar eso, es como, “Vaya, Dios es más grande que las cajas en las que mi gente lo ha puesto”.

Keith: ¿Sabes qué es lo gracioso de poner los ojos en blanco? Tengo que decirte que estoy sentado aquí en Jerusalén y han surgido tantas cosas. Tantos temas de los que hemos hablado, y hemos estado aquí una semana y hemos hecho todas estas sesiones y todo eso. Pienso en ti escribiendo eso ahora, y en quién eras entonces, y en el revoleo de ojos de hace 12 años, ya no hay tanto revoleo de ojos por tu parte.

Nehemia: Bueno, seré honesto contigo, hubo un tiempo en el que alguien compartía, incluso tú, me dijiste cómo conseguiste esto, y yo estaba como, “Otro cristiano loco que ha venido a Jerusalén”. Y lo que he visto es que Dios es más grande que las cajas que hemos creado para Él. Y lo digo en serio. En mi tradición, hemos creado estas cajas para Él. Dios no hace eso. No trata con esa gente de esa manera. “Oh no, él sólo lo hizo hace 3.000 años. Ya no lo hace más.” ¿En serio? ¿Quién lo dice? Sabes, Dios puede hacer lo que quiera y puede hacerlo con quien quiera y puede hacerlo como quiera. Habiendo experimentado estas cosas yo mismo, ahora cuando alguien me dice algo que teológicamente no tiene sentido para mí, intelectualmente, no tiene sentido para mí, yo digo, “¿Sabes qué? Esa persona tuvo esa experiencia con Dios, cree que tuvo experiencia con Dios. No necesito cuestionar eso. Esa fue la experiencia que tuvieron para ellos, y ¿quién soy yo para cuestionar eso?

Keith: Vaya. Y lo que estabas leyendo, hablabas de la frase, en realidad la citaba palabra por palabra.

Nehemia: ‘Kol d’mama daka’, voz suave y silente. No tengo nada más que decir al respecto.

Keith: Sí, quiero decir, y luego, pero luego está esto, y quiero hablar de esto un poco porque él tiene esta experiencia y luego una voz le dice, creo que esto es realmente interesante. “Cuando hay una pregunta que Dios le hace a un hombre o a una mujer”, este es el versículo 14. Lo siento, el versículo 13, “Cuando Dios hace una pregunta al hombre o a la mujer, la pregunta no se hace porque Dios no sabe la respuesta. Cuando se hace la pregunta, es casi como si Dios dijera: ‘Ahora respóndeme para que puedas saber por qué estás ahí'”.

Así que es como preguntar en el Génesis, “Adán, ¿dónde estás? No es que no sepa dónde estás. Sé exactamente dónde estás, pero necesito que seas capaz de decirme dónde estás”. Y en esta situación Él dice, “¿Qué estás haciendo aquí, Elías?” Y luego Elías continúa explicando por qué está allí.

Nehemia: Ahora, ¿puedo preguntar algo? Así que tú eres un padre, y yo nunca he sido padre todavía. Yehovah tal vez algún día me bendiga. Pero he sido el padre de un perro, y cuando el perro hacía algo, le decía: “Georgia, ¿hiciste algo?” Y ella lo sabía. Yo lo sabía. Y ella sabía que yo lo sabía.

Keith: Ella podía entender tu idioma.

Nehemia: Ella sabía exactamente, por el tono, si tal vez tuvo un accidente en la casa o… yo diría, “¿Hiciste…” o me robó la cena y saltó sobre la cosa, y yo diría, “¿Hiciste algo?” Y entonces ella… ¿Es lo mismo con los niños?

Keith: Sí. Es muy interesante. No, porque muchas veces iba a mis hijos y les decía… es casi como si uno de ellos dijera: “Denle la gloria a Dios. Dime la verdad”. Ya lo sé. Ya sé lo que pasó.

Nehemia: Pero no fue como una pregunta.

Keith: No, no, fue como una declaración. Pero hay veces en las que haces una pregunta y quieres que puedan decir, “Sí, esto es exactamente…” Me alegra mucho que hayas sacado el tema, Nehemia, porque es un gran recuerdo para mí al volver a eso. Pero cuando pienso en estas preguntas que Dios hizo a través de las Escrituras, la pregunta se hace y luego viene la respuesta, y es casi como si pudieras responder, y Eliyahu está respondiendo aquí para poder conocerse a sí mismo. No es que Dios vaya a obtener alguna información nueva. Es que Eliyahu va a ser capaz de decirlo, y entonces nosotros, como lectores, entenderemos todo lo que ha pasado hasta ahora. Todo este correr, esto es lo que le llamas diciendo que va a quitarse la vida, o que pidió quitarse la vida.

Nehemia: Él pensó en ello.

Keith: Sí. Lo hizo bien. Pero en todo esto, ahora nos lo va a decir, y quiero saber si puedo leer la razón de esto. Dice, y creo que es realmente interesante lo que dice, porque es casi como si tuviera mala memoria. Te diré lo que quiero decir. “Los israelitas han rechazado Tu pacto”. Eso es cierto. “Derribó Tus altares”. Eso es cierto. “Mata a Tus profetas”. Eso es cierto. “Con la espada”. Eso también es cierto.

Luego hace esta declaración, y luego quiero que nos detengamos aquí. Ahora, ¿no recordó que le había dicho Obadiyahu… Dice aquí, luego dice, “y soy el único que queda y ahora están tratando de matarme también”. Así es, y soy el único que queda. ¿Qué está pasando aquí con esta última declaración? ¿Esto es como su sólo… quiero decir, es tan malo?

Nehemia: Bueno, él cree que es el único profeta que queda.

Keith: Sí, pero había profetas que estaban escondidos en la cueva, y le han dicho que…

Nehemia: Sí, había 100. 50 en cada cueva.

Keith: Sí. Así que hay cien. ¿Estoy siendo demasiado duro con él? Probablemente estás diciendo, “Mira, ¿sabes qué? Deja que Elías, ya sabes…”

Nehemia: Bueno, la respuesta es “no, no eres el único”. Esa es la respuesta.

Keith: Exactamente.

Nehemia: Pero por qué dijo que no lo sé. No tengo la respuesta para eso. Tal vez alguien pueda averiguarlo y publicarlo en BFAInternational.com.

Keith: Me encantaría que lo publicaran, y me dijeran por qué Elías dice…

Nehemia: ElMurodeNehemia.com.

Keith: Porque es muy interesante, la pequeña transición que tiene lugar, y estoy viendo el panorama general ahora mismo. Estabas leyendo tu libro, y pensé que era realmente hermoso porque es una oportunidad para que lleves a los ayeres, a los días de hoy y a los de mañana hasta tu propia experiencia y testifiques eso.

Pero como estamos viendo el panorama general, esto es algo que me detuvo en mi camino, porque estoy diciendo… ahora esto va a sonar muy mal y probablemente vas a pensar que estoy siendo insensible. Pero, ¿está Elías en esa situación en la que es como si se hubiera movido más allá, esta es la circunstancia? Es como una fiesta de lástima. Es incluso más allá.

Nehemia: Esto es lo que podría decir. Me estoy arriesgando, pero tal vez… déjame decir esto. Alguien que está en un estado desesperado de depresión, y hablo por experiencia, tiende a exagerar lo mal que están las cosas.

Keith: Eso es lo que estaba esperando.

Nehemia: Así que por ejemplo, en algunas de las publicaciones sobre este tema se habla de la época de los bebés. Lo que explican es como por ejemplo, cuando un bebé está acostado en la cuna y comienza a llorar, y tal vez la madre va a buscar el biberón y le toma 90 segundos. Pero para el bebé, el bebé no sabe cuánto tiempo será eso. No tiene mucha experiencia de vida. Así que para el bebé, esos 90 segundos son una eternidad, y pueden traumatizarlo, según dicen.

Y cuando se trata de experiencias extremas de depresión, puede que esté pasando por algo que dura dos días y medio, pero para ti esos dos días y medio son tiempo de bebé. Es una eternidad. Y el objetivo, mientras pasas por esto, y este es el intelectual tratando de anular lo emocional, es decir, “Bien, el suicidio es una solución permanente para un problema temporal”. En otras palabras, en este momento, creo que este dolor nunca desaparecerá. “Ani shoel et nafshi lamoot”, “Le pido a mi alma que muera”.

Lo que estás haciendo es intentar tener una solución permanente a un problema que es temporal, eso porque estás en el tiempo de los bebés, y ellos hablan de “nudillos blancos”, que es pasar por ese tiempo de los bebés. Si puedes pasar el tiempo del bebé, si puedes superar eso, y llegar al otro lado, entonces no es tan malo. Entonces miras atrás 10 años después y dices, “Oh sí, esa fue una época muy dolorosa de mi vida. Lo recuerdo”. Pero está bien, es algo que recuerdas, pero en el momento en que estás en ese momento, todo es exagerado en tu mente. Así que tal vez piense que es el único… Sí, intelectualmente recuerda que hay cien tipos en una cueva en algún lugar, pero ahora mismo se siente como “soy el único”. Esta es una situación desesperada, y lo que Dios le está diciendo es, “Quítate de encima. No es una situación desesperada”.

Keith: Bueno, en realidad lo que creo que pasa aquí en el 15, esta es una de esas veces en las que tengo una especie de, tengo un historial de negocios. Antes de estar en el ministerio, trabajé en el mundo corporativo, y había una reunión y el gran jefe entraba, y algo pasaba en la compañía o algo pasaba en el mundo o en el marketing o lo que fuera, donde el jefe entraba y decía, “De acuerdo, todo cambia.” Y entonces el jefe de la policía entra, y es como si escuchara esto y luego Yehovah le dice. Ahora creo que esto es interesante. Veo al Padre, y le gusta entrar como el CEO. “Bien, Elías ha tenido suficiente”.

Nehemia: Todo cambia.

Keith: Todo cambia. “Vuelve de camino al desierto de Damasco”, entonces lanza una bola curva, “y cuando llegues, haré de Hazael un Mashiach”. Ungiré a Hazael como rey de Aram.” [Risas]

Nehemia: Ellos son el enemigo.

Keith: Espera un minuto. ¿Por qué tenemos que tener esa frase ahí? ¿Por qué tiene que ungir a Hazael como rey de Aram? ¿Y por qué nos enteramos de esto? Quiero decir, se supone que debemos ir más despacio y decir que esperemos. Y luego dice: “Y a Jehú hijo de Nimsi lo ungirás como rey de Israel”. Así que tiene tres cosas que le dice: “Bien, Elías, estás a punto de recibir tu pensión. La jubilación está por llegar, pero antes de que te vayas, necesito que hagas algo. Lo primero, vuelve a tu camino de regreso y ve a hacer este trabajo para Aram”. Y lo que pienso cuando leo eso honestamente, Nehemia, sólo pienso en lo grande que es Yehovah de nuevo, hablo de esto todo el tiempo. No hay nada que Él no sepa, y ahora llegamos a ver una situación en la que hice la pregunta antes – dije, “¿Por qué oímos hablar de estos otros países? ¿Por qué oímos hablar de estas otras naciones? ¿Por qué oímos sobre lo que hizo con esta y aquella nación?” Y por supuesto, tenemos una mirada interna. Aquí hay un ejemplo de una mirada interna. Irás y ungirás a Hazael como rey de Aram. Y podríamos literalmente pasar el resto del tiempo hablando de los problemas que hay en torno a eso.

Nehemia: Sí. Ahora, quiero hablar de esta frase en el versículo 15. ¿Puedes leer el principio del versículo 15 en tu traducción?

Keith: “¿Volverás por tu camino al desierto?”

Nehemia: ¿Sólo dice el desierto? ¿Qué es este desierto de Damasco? ¿No es interesante? “Midbar Hadamasek“, el desierto de Damasco. Tal vez es simplemente que va a Aram, a Aramea, a la capital siria, a Damasco, para ungir a Hazael como el rey de Aram. Y esto es una tarea para la gente. Así que hay un documento llamado el Documento de Damasco. En realidad fue el primer Rollo del Mar Muerto que se descubrió. Los Rollos del Mar Muerto fueron descubiertos en una cueva en 1947 a orillas del Mar Muerto, cerca de un lugar llamado Qumran. Pero antes de eso, a finales de 1800, descubrieron algo llamado el Documento de Damasco en el Cairo Geniza. Eso era esencialmente parte de la literatura de los Rollos del Mar Muerto, sólo que fue descubierto en Egipto, no por el Mar Muerto. Más tarde encontraron copias de ellos junto al Mar Muerto.

Así que este Documento de Damasco, o a veces se llama el Pacto de Damasco, es realmente una cumbre… deberíamos hacer alguna vez un espectáculo sólo sobre sí mismo. Pero habla de este grupo de personas que se reúnen en la tierra de Damasco, y está basado en este versículo. Tomaron este versículo y lo espiritualizaron o tal vez leyeron algo en él. Luego en el Documento de Damasco, 6:19 menciona, no voy a leerlo todo, pero mencionaré la frase aquí. Dice, “Según los mandamientos de los que entran en el ‘Brit Chadasha’, el nuevo pacto en la tierra de Damasco. Muy interesante. Eso es una tarea para la gente. Ve a buscar el nuevo pacto en la tierra de Damasco, algo realmente fascinante. Esto fue, por supuesto, cosas que se escribieron antes de que alguien llegara y escribiera un libro que hoy llamamos el Nuevo Testamento, el nuevo pacto. Esto fue entonces, probablemente alrededor del 200 A.C., cuando se escribió el documento de Damasco. Cosas realmente interesantes.

Keith: Así que me estás diciendo en el versículo 15, que es en lo que te ibas a centrar, era el Documento de Damasco, y no “ungirás a Hazael como rey de Aram”?

Nehemia: No, podemos hablar de eso ahora.

Keith: Ya he hablado de ello. No has dicho nada al respecto. ¿Así que no te conmueve?

Nehemia: Me conmueve. Así que hay tres unciones aquí que tienen lugar, ¿verdad? Dos de ellas son para un rey, una para un profeta y otra para un rey extranjero. Por lo que recuerdo, es la primera vez que oímos hablar de la unción de un rey extranjero. Más tarde, tenemos un ungido, por supuesto, como Mashiaj, es ungido con aceite, hecho un Mashiaj. Así que tenemos a Hazael, el Rey de Aram, que es ungido. Tenemos a Yehu, que es ungido como Rey de Israel, y tenemos a Eliseo que es ungido como profeta.

Así que hay dos primeros aquí. Una es la unción de un rey extranjero y la otra es la unción de un profeta. No tenemos ningún otro lugar en el Tanakh que pueda recordar dónde está un profeta… después de esto lo vemos, en Isaías, pero la primera vez que oímos hablar de un Profeta ungido con aceite, tenemos un sumo sacerdote ungido con aceite. Tenemos a un Rey de Israel ungido con aceite, es la primera vez que un rey extranjero y un profeta son ungidos con aceite.

Keith: La gente que está escuchando, quiero que interactúes conmigo en esto. Vayan a BFA international.com, y después de que hagan estas grandes declaraciones, vayan a ElMurodeNehemia.com y pónganlas allí, porque creo que esto es realmente significativo. Para mí, es más una imagen de, como digo, Yehovah el CEO que interviene y dice, “Ahora, ustedes no saben el panorama general. Este es el asunto. Elías, necesito que hagas estas tres cosas. No hagas ninguna pregunta. Ve a hacer esto. Ve a hacer esto, haz esto”.

Y luego dice, “Después de que hayas hecho eso”, explica lo que va a pasar. “Sucederá que el que escape de la espada de Hazael, Jehú lo ejecutará. Y al que escape de la espada de Jehú, Eliseo lo matará”. Ahora ha sido ungido como profeta, pero va a tener que quitar algunas cabezas.

Nehemia: Te refieres a Eliseo.

Keith: Eliseo, sí.

Nehemia: Cuando lo llama, leemos la sección en la que lo llama el perturbador de Israel. Tal vez haya algo de eso. [Riéndose]

Keith: [riéndose] Luego dice, y otra vez 18 dice, “‘Dejaré 7.000’, dice…

Nehemia: “Y me iré”.

Keith: ‘Dejaré 7.000 en Israel. Todas las rodillas que no se han inclinado ante Baal, y todas las bocas que no lo han besado.”

Nehemia: Así que piensa en eso. Es interesante. No lo sé. Lo sabías por otros pasajes. Se arrodillaban ante Baal y se acercaban a su estatua y besaban al señor, besaban la estatua de Baal el señor.

Keith: Así que he tenido este problema. Hice una serie llamada “Ahora es el momento”, y algunas personas piensan que fui demasiado lejos. No creo que lo haya hecho en absoluto. Pero realmente estaba teniendo una lucha con el Papa Benedicto. Habíamos estado en una larga lucha por su…

Nehemia: ¿Papa Benedicto?

Keith: Sí, el Papa Benedicto.

Nehemia: ¿Ya no es ni siquiera el Papa?

Keith: No, no lo es… bueno, en realidad lo es, es el Papa detrás de la cortina. Pero de todas formas, me metí en muchos problemas con la serie “Ahora es el tiempo”. Los invito a verla en BFAinternational.com. Pero una de las cosas que pasa es que cuando fue a Nueva York, decidió reunirse no sólo con la comunidad judía, y esto fue muy difícil de ver para mí, se reunió con la comunidad judía, la primera vez que el Papa vino a suelo americano y entró en una sinagoga. Y la segunda cosa que hizo es que fue y se reunió con los protestantes. Y en ambos casos, la gente besaba su anillo.

Nehemia: ¿Me estás diciendo que un rabino besó su anillo?

Keith: ¡Lo tengo en vídeo! La gente en la sinagoga se acercaba y lo cogía.

Nehemia: ¿En serio? No me lo creo. Estos eran católicos en la sinagoga, ¿verdad?

Keith: Entonces los protestantes están esperando en la fila, incluyendo a los obispos y los metodistas y los evangélicos. Sí, los evangélicos y los reformistas y los luteranos, y esperan en la fila y se acercan al Papa y se inclinan y besan su anillo. Y tengo que ser honesto contigo.. [Riéndose] Ya sabes, Nehemia, una de las razones…

Nehemia: Entonces, ¿estás diciendo que el Papa es Baal? ¿Es el Señor?

Keith: No, no lo digo, no he dicho eso. Creo que es peor que eso, porque en mi opinión, ¿qué le daría a alguien la autoridad, si no es el mismo Yehovah, donde te inclinarías y besarías…?

Nehemia: ¿Puedo leerte esto?

Keith: Sí, por favor.

Nehemia: Así que está esta cosa, el sitio más sagrado para los musulmanes es un lugar llamado la Kaaba, que es un templo negro gigante. En la esquina de la Kaaba hay una piedra especial que aparentemente, según muchos historiadores, dicen que cayó del cielo. Así que la gente mira eso y dice, “Oh, la piedra negra cayó del cielo. Sabemos lo que es. Es un meteorito”. Y cada musulmán tiene el deber de venir a la Meca y besar esa piedra, y los peregrinos musulmanes, harán esto. Caminarán alrededor de la Kaaba, y su objetivo, si pueden, si son dignos a sus ojos, es ser capaces de besar la piedra. Algunos de ellos no pueden acercarse tanto, así que no pueden besarla. Así que apuntan en la dirección como una especie de beso de larga distancia, pero quieren besar esa piedra de la forma en que, según la tradición islámica, Mahoma besó esta piedra negra que cayó del cielo.

De acuerdo, bueno, sea lo que sea, está pasando aquí, esta gente está besando a Baal. Ahora te diré esto, los últimos tres versículos, no voy a decir mucho sobre ellos. La razón es porque siento que ya hemos hablado de estos versículos realmente. Estábamos hablando de Elisha siendo seleccionado, y debo admitir, Nehemia, tal vez es porque estoy un poco, hemos estado haciendo esto y estamos trabajando y me encanta hablar de la Palabra de Dios, pero es como que todavía hago la pregunta, “Entonces, ¿por qué no terminó al final del 19?”

Continúa y explica en el 18 otra sección que ahora habla de él encontrando a Eliseo, el hijo de Shafat, “mientras araba con 12 pares”. Lo estoy leyendo de todos modos, mírame. “Eliyahu pasó por encima de él y le arrojó su manto. Dejó los bueyes y corrió detrás de Eliyahu y dijo: “Por favor, déjame besar a mi padre y a mi madre para que te siga”. Y esta es una de las frases más divertidas de la Biblia para mí. Tal vez puedas dárnosla en hebreo, pero en inglés le dice: “Vuelve otra vez, ¿qué te he hecho?” Así que Eliyahu se le acerca y le dice: “Mira, aquí está mi manto, este es el trato”. Y él dice: “¿Puedo ir a despedirme de mi…?” “¿Qué te he hecho?” “Bueno, casi me cambiaste la vida, ¿de qué hablas de lo que me has hecho?”

Keith: Entonces, ¿cuál es esta respuesta? Tal vez hay algún significado oculto o algo así, sólo me hace reír.

Nehemia: Bueno, y luego no va y besa a sus padres. Ofrece un sacrificio.

Keith: “Así que volvió de seguirlo y tomó un par de bueyes, los sacrificó, los hirvió, la carne y los implementos de los bueyes, se los dio a la gente, y comieron. Luego se levantó y siguió a Eliyahu y le sirvió.” Debe haber alguna otra palabra. No, eso es bastante seguro.

Nehemia: Así que tenía un ministerio.

Keith: Tenía un ministerio. Amén. Así que el Minuto del Ministerio, todo el mundo, diré algo. Cuando fuimos a…

Nehemia: Entonces, ¿eres Elisha o Eliyahu?

Keith: No soy ni el profeta ni el hijo de un profeta. Sólo soy un tipo que ama la Palabra de Dios y le da a la gente la oportunidad de aprenderla. Pero una de las cosas que me pasó que se remonta a la historia, a la montaña, fue que hice esta oración. Dije, “Padre, enséñame a amar lo que amas y a odiar lo que odias”. Eso fue en 2001, y luego cuando fuimos a esa montaña, Nehemia, creo que fue más cerca de 2010 o 11. No puedo recordar.

Nehemia: No lo sé. Pero volví a la montaña, eso también está en el libro.

Keith: No, no, está bien. Está bien. Todo el mundo tiene el libro. Pero la segunda vez que volví, realmente escuché tres palabras. Realmente lo hice, realmente sentí estas tres palabras, y las tres palabras fueron, “tú has aprendido”. Y lo que quiero decir con aprender es aprender a amar lo que Él ama y a odiar lo que Él odia. No lo digo como una especie de trofeo, pero lo digo con humildad que una parte del ministerio, la razón por la que BFA Internacional es tan emocionante para mí en este momento, es que quiero que la gente aprenda a amar lo que Él ama y a odiar lo que Él odia, pero no se puede aprender lo que Él ama y no se puede aprender lo que Él odia a menos que se sepa lo que es. Y no puedes saber lo que es a menos que abras el lugar donde Él comparte su voluntad, su palabra y su camino.

Así que todo lo que estamos haciendo ahora mismo es sobre la construcción de un fuerte fundamento bíblico para su fe. Así que BFA international.com, por favor hazme un favor, ve y mira lo que estamos haciendo. Hay un curso de audio de hebreo bíblico ahí ahora mismo. Acabo de mencionar la serie “Ahora es el Tiempo” que está en la Biblioteca de Contenido Premium. Increíble. Probablemente la serie más controvertida y radical que hemos hecho. Muy, muy, muy bien recibida. Pero, realmente le da a la gente la oportunidad de tener que ir más despacio…

Nehemia: ¿Cómo se llama?

Keith: Se llama “Ahora es el Tiempo”. Sí. Y lo que quiero decir es que hay muchas cosas ahí. Una de las razones por las que quiero terminar diciendo esto, una de las razones por las que estoy tan comprometido con que la gente aprenda a tener este fundamento bíblico de la fe es porque hay mucha otra información que está ahí fuera. Seguimos escuchando a los maestros, ya sea que vengan con una nueva enseñanza o un nuevo pensamiento o lo que sea, y me sigo sintiendo muy mal, porque la gente termina corriendo detrás de estas personas. Pero entonces una pequeña y simple habilidad para saber lo que se dice, el lenguaje, la historia y el contexto, puede darte una habilidad sobre si es… si puedo decir si es kosher, si es bíblico. Y creo que la gente no siempre tiene la oportunidad de hacerlo.

Así que de eso se trata realmente, es de dar a la gente acceso a esa información y donde puedan construir una base bíblica para su fe. BFAinternational.com. Y quiero hacer una confesión, amigos. Si mi voz suena mal, lo cual sé que es así, estoy luchando una pequeña batalla aquí dentro de mi pecho y la congestión, pero cada vez que encendemos la radio, no me importa cómo suena, por lo que estamos haciendo. Pero diré, me disculpo si me escuchan toser y salir corriendo…

Nehemia: Intentaremos editarlo. [Risas]

Keith: [riéndose] Intentaremos editarlo.

Nehemia: Buena suerte.

Keith: Es como si alguien dijera que nos estaban escuchando y dijera, “Seguimos escuchando sirenas en el fondo”. [Risas]

Nehemia: Están buscando a Keith. Es puerta a puerta. [Riéndose]

Keith: No, no lo es. Adelante.

Nehemia: No. Y en realidad, estamos situados aquí justo al lado de una carretera principal donde las ambulancias van y vienen.

Keith: No son sólo las carreteras. Es la policía, la casa de Netanyahu está a menos de media milla de distancia.

Nehemia: Eso también es cierto. Está mucho más cerca que eso. De todos modos, la Fundación Hebrea Makor es mi ministerio, y ElMurodeNehemia.com se dirige allí. Por favor, queremos que te involucres. Ve y escucha, tenemos Las Perlas Originales de la Torah, tenemos Las Perlas de los Profetas, tengo mi blog de radio que está en marcha, mi podcast de radio. Tengo un montón de otras cosas en marcha – estudios y enseñanzas. Tenemos lo que se llama el Equipo de Apoyo, donde hay algunas enseñanzas de alta calidad que están saliendo y haciendo una investigación muy intensa, o simplemente compartiendo eso con las personas que han estado apoyando el ministerio. Así que ve y regístrate para eso.

Y no olvides inscribirte en mi boletín gratuito, y recibirás una actualización cada semana o cada vez que me sienta guiado. Sí, involúcrate. ¿Puedo decir algo? Keith realmente casualmente pasó por alto el pasado. Sí, estábamos en el Monte Sinaí y escuché estas tres palabras. Y tengo que decir que he estado viajando con Keith e interactuando con él durante, ¿qué es ahora, 13 años, o algo así…

Keith: 13 años. ¿Me estás tomando el pelo?

Nehemia: Y estoy bastante seguro de que en todo el tiempo que llevo contigo, sólo te he visto llorar dos veces. Una vez fue algo que ocurrió recientemente, que si quieres compartir puedes, y la otra fue allá arriba en el Monte Sinaí después de que tuviste esa experiencia en la que dices que escuchaste las tres palabras, así que no fue sólo, “Oh, escuché tres palabras, seguí adelante”. Él estaba muy conmovido por eso y yo también porque tenía mi propia experiencia allí, y hablo de eso en mi libro Rompiendo la Conspiración del Silencio.

Pero Dios está jugando con mi vida. Quiero decir que Él está haciendo estas cosas. Y tengo que decir que cuando subí por segunda vez al Monte Sinaí contigo, estaba convencido y decidido de que, “Mira, Dios, me cogiste desprevenido la última vez. No estaba prestando atención. Esto no va a volver a suceder que me hagas esto”. Y tenía planes diferentes. Dios es más grande que las cajas que hemos creado para Él, y hace lo que quiere hacer. Y estoy tan agradecido por Él que ha hecho lo que ha hecho en mi vida. Me ha dado esta segunda oportunidad que voy a usar cada minuto y cada día de ella, lo mejor que pueda para servirle.

Keith: Amén. Y con eso, quiero orar por otros que estén en un lugar en el que también quieran escucharle. Así que Padre, te agradecemos mucho por tu palabra y por estar aquí. El testimonio del pasado, la forma en que estuviste allí y dónde estamos hoy. Tú estás aquí y donde estaremos y sólo Tú sabes dónde está, pero Tú estarás con nosotros. Para aquellos que están escuchando, mientras abren estos pasajes y los leen, oramos para que realmente permitas que esta historia y cualquier aspecto de ella, el lado humano, el lado espiritual, les sirva.

Muchas gracias por tu voluntad, tu palabra y tu camino, y la oportunidad de abrir la Palabra de Dios. Sólo oramos para que la gente se anime, al escuchar estos mensajes e historias de los Profetas, para que sigan siendo buenos. Lo que enseñaron en el pasado es aplicable para nosotros hoy, y esperamos que la profecía se cumpla en el futuro. En tu santo nombre, amén.

Nehemia: Amén.

Nota de los traductores: Al leer esta traducción debe recordar que proviene de una transcripción de diálogos en inglés entre tres personas. Cada uno de ellos de países y culturas distintas. El formato del programa incluye la lectura de las porciones de la semana, comparando las versiones disponibles en inglés y el original hebreo directamente traducido por Nehemia Gordon. En los diálogos hay muchas frases idiomáticas en inglés que no necesariamente tenemos en el español, además se suma la dificultad de los regionalismos propios de nuestros países hispanoparlantes. Se han hecho cambios leves para mejorar la fluidez de la lectura y anotaciones en paréntesis cuando se ha entendido necesario aclarar el escrito. Las transliteraciones del hebreo, y el hebreo se han dejado igual que en la transcripción del original.

Esperamos que la transcripción anterior haya demostrado ser un recurso útil en su estudio. Si bien se ha realizado un gran esfuerzo para proporcionarle esta transcripción, debe tenerse en cuenta que el texto no ha sido revisado por los oradores y no se puede garantizar su precisión. Si desea apoyar nuestros esfuerzos para transcribir las enseñanzas en NehemiasWall.com, visite nuestra página de apoyo. ¡Todas las donaciones son deducibles de impuestos (501c3) en Estados Unidos y nos ayudan a empoderar a las personas de todo el mundo con las fuentes hebreas de su fe!

Leave a Reply