Perlas de los Profetas #45 Va’etchanan (Isaías 40:1-26)

En este episodio de, Perlas de los Profetas #45 Va’etchanan (Isaías 40:1-26)

Las Perlas de los Profetas #45 – Va’etchanan (Isaías 40:1-26)

En este episodio de Las Perlas de los Profetas, Nehemia Gordon y Keith Johnson discuten la porción de los Profetas para Va’etchanan que cubre a Isaías 40:1-26. “Nachamu, nachamu,/ Confórtese, confórtese mi pueblo” comienza esta porción, así como el tema de las lecturas de Haftarah durante las próximas siete semanas. Gordon explica la historia y el simbolismo de estos “Haftarot de consolación” y por qué se leen desde Tish’ah b’Av (el noveno de Av) hasta Rosh Hashanah. También aprendemos la notable historia de Herbert Samuel, cuya lectura de esta porción en la sinagoga de Hurva en 1920 fue vista como el pronunciamiento oficial del fin del tercer exilio.

Los estudios de palabras incluyen: “nacham/confort” y “ratzah/ aceptado”. Gordon explica la colocación de comas en traducciones de hebreo y griego que apoyan la imagen clásica de la redención proveniente del desierto. Para terminar, Johnson ora: “tú eres Dios y no hay otro’ y pide la humildad para aplicar la Palabra a todos los aspectos de la vida.

“Confortaos, consolad a mi pueblo, dice vuestro Dios.” Isaías 40:1

¡Espero con ansias leer sus comentarios!

Las Perlas de los Profetas #45 – Va’etchanan (Isaías 40:1-26)

Nehemia: Shalom, y bienvenidos a Las Perlas de los Profetas, desde la ciudad de la verdad, la metrópolis fiel, la capital eterna de Israel y el pueblo judío, este es Nehemia Gordon con Keith Johnson, en el subsótano de la casa de segura en Jerusalén, desempaquetando a los profetas que predicaron en el mismo lugar donde estamos grabando este programa. Shalom.

Keith: ¡Impresionante! “Desempaquetando a los profetas que predicaron este mensaje en el mismo lugar”, ¿lo hiciste a propósito? Me encanta eso, suenas como Isaías.

Nehemia: ¿Qué hice qué a propósito?

Keith: El “P P P P P.”

Nehemia: Oh, aliteración, sí.

Keith: No, no, eso está caliente. [risas] Oigan, Macabeos, están otra vez, muchas gracias.

Nehemia: Toda, Macabeos.

Keith: Amigos, les estoy diciendo algo – necesitamos más gente como los Macabeos que digan, “Oye, lo que sea necesario, vamos a ayudarlos a ser capaces de sacar este mensaje.”

Nehemia: Amén.

Keith: Y así que queremos darles las gracias, queremos agradecer a todos los que realmente nos han ayudado, y en realidad estamos en lo que yo llamo la Serie del Profeta, lo siento, La Serie Isaías en Las Perlas de los Profetas. Así es como lo llamo, porque me gusta, porque estamos en Isaías desde ahora hasta el final de nuestro asunto. Pero Nehemia, ¿qué opinas de esto? Sabes, este es Isaías 40 versículo… ¿es verdad? ¿Es 40 versículo 1?

Nehemia: ¿40 versículo 1?

Keith: ¿Sabes lo que pasó con esto? No, amigos, no sé si saben esto o no, me he frustrado tanto. Como por la tercer Perlas de los Profetas, tuvimos que hacer Isaías 40 versículo 27, e hicimos el final, y yo estaba tan frustrado, y tú dijiste: “Está bien, eventualmente vamos a llegar a Isaías 40 versículo 1,” y ahora literalmente hicimos la segunda mitad de este episodio 3, creo que fue correcto si no me equivoco.

Nehemia: Vamos.

Keith: Vamos a ver, fue episodio…

Nehemia: El episodio 3 fue de 40:27 a 41:16.

Keith: Exactamente, así que básicamente, nosotros, en el episodio 3 de Las Perlas de los Profetas, para aquellos que no lo oyeron, hagan clic hacia atrás…

Nehemia: Anteriormente en Las Perlas de los Profetas…

Keith: …hicimos el 27, y me sentí frustrado, como, “¿Qué tipo de trato es este? ¿Qué me haces hacer? “Tenemos que hacer esta sección, está conectada.” ¿Cuál es la sección con la que estamos conectados en Las Perlas de la Torah? Esa es la pregunta.

Nehemia: Sí, así que es la sección Va’etkhanan, ahora aquí hay un poco de…

Keith: La gente no sabe qué es eso, Nehemia. Diles que es Deuteronomio 3…

Nehemia: Muy bien, así que es Deuteronomio… espera un segundo, déjame sacar esto.

Keith: 3:23 a 7:11.

Nehemia: Ahí está, lo consiguieron de Keith Johnson primero. Muy bien, y es el capítulo 40 versículos 1 a 26. Ahora, aquí es donde las cosas se complican un poco. Este es el episodio 45, o es la sección 45.

Keith: No quiero oír hablar de los números, estoy confundido.

Nehemia: No, eso es importante. Así que para las primeras 44 secciones de los Profetas, de la haftara, había algo en la porción que correspondía a algo en los Profetas. En otras palabras…

Keith: No me digas que estás cambiando…

Nehemia: Había algo, digamos, no sé, en la porción de…

Keith: Pinkhas

Nehemia: Pinkhas, y hubo alguna asociación, tenían alguna palabra, algún concepto, algún mandamiento que se encontró en los Profetas, que se conectaba a la parte de la Torah. Por lo tanto, para siete secciones ese no es el caso.

Keith: Así que me estás diciendo que si estoy escuchando Las Perlas Originales de la Torah, y llego a esta sección, y quiero ir a la sección haftara, pienso que va a ser como los 44 anteriores, y me estás diciendo que no hay nada allí.

Nehemia: Bueno, no. Así que hay una sección de haftara, hay una sección de los Profetas, pero no está asociada con la porción de la Torah.

Keith: Entiendo, ¿y por qué es esto?

Nehemia: Así que hay siete haftarot, o siete porciones de los Profetas, que se llaman “las secciones de la consolación”. Y comienza con esta sección, capítulo 40 versículo 1, que comienza,”Nakhamu, nakhamuami,” “‘Confórtese mi pueblo’, dice tu Dios.” ¿Y por qué estas son las siete secciones de consuelo? Porque en el ciclo de lectura tradicional en las sinagogas rabínicas, estas son las siete porciones de los profetas leídas de Tisha B’av a Rosh Hashana. Eso significa que el noveno día del quinto mes hebreo, que los rabinos llaman Tisha, nueve, de Av, lo llaman por el nombre babilónico Av, nueve de Av, hasta Yom Tru’a, que llaman Rosh Hashana, el día de los gritos o trompetas, lo llaman “la cabeza del año”.

Entonces, ¿por qué tienes siete sesiones entre el 9 de Av y Rosh Hashana? Porque según la tradición rabínica, el Templo fue destruido el día 9 de Av en el año 70 d.C. Tanto el Primer como el Segundo Templo fueron destruidos el día 9 de Av. El primero en… así que dan una fecha diferente. Pero los historiadores dicen que 586 a. C. y 70 d.C. para el Segundo Templo. Ahora, digo por tradición, porque en el Tanakh en realidad se nos dice que la ciudad de Jerusalén ardió del 7 al 10 durante cuatro días en el Primer Templo, y luego Josefo nos dice que en realidad ardió el día 10. Pero lo que sea, el 9 está lo suficientemente cerca. Así que el 9 de Av es…

Keith: Me estás diciendo que la tradición no es cien por cien, ¿verdad?

Nehemia: Bueno, es interesante. Así que lo que sucedió el 9 de Av que realmente sucedió fue la derrota del levantamiento de Bar Kokhva en 135 d.C., así que los rabinos dijeron: Oh, ese es el nueve de Av, estas otras cosas son como el 7, el 10, sólo vamos a…”

Keith: Retroceder que…

Nehemia: Retroceder eso y mantener una línea recta y llegar a un montón de cosas que sucedieron el 9 de Av, a pesar de que eran el 10 o el 7. ¿Qué son unos días entre tú y yo? Como Abraham le dijo a Efrón. [risas]

Keith: Mira, ¿fue el 4 de julio o no? ¿Te vas a llevar el 4 de julio?

Nehemia: Tal vez fue el 3 de julio, o el 6 de julio, o… vamos, ¿sabes…?

Keith: De acuerdo.

Nehemia: De todos modos, para hacer la historia corta, 9 de Av es por tradición cuando los templos fueron destruidos y la revuelta de Bar Kokhva fue derrotada, y un montón de otras cosas. Y así, desde el 9 de Av, cada Shabbat desde el 9 de Av hasta Rosh Hashana leen siete haftarot, siete secciones de Profetas que son de las porciones de consuelo de Isaías, capítulos 40 a 66. Recuerden que hablamos de que Isaías tenía 3 secciones.

Ahí está la reprimenda, está la advertencia si no obedeces la reprimenda y está el consuelo. Y realmente el concepto aquí es que vamos de la destrucción, que está representada por el 9 de Av, a Rosh Hashana, o El Día de las Trompetas, cuando soplamos el shofar para la redención. Y así estas profecías nos están llevando de la destrucción del Templo a través del exilio a la redención final, simbólicamente. Y así esta lectura anual del ciclo, en la tradición rabínica, se hace eco de los patrones de la historia profética. Esa es la idea.

Keith: De acuerdo, impresionante. Bueno, me gustaría leer el primer versículo así, si está bien.

Nehemia: Claro.

Keith: “‘¡Nehemia! ¡Nehemia! Mi pueblo,’ dice tu Dios. [risas] No, les digo, amigos, quiero leerlo de esa manera. Nehemia, si quisiera crear algo así, si quisiera, ¿qué tan cerca estaría? Esas dos primeras palabras, ¿qué tan cerca está de tu nombre?

Nehemia: Ok, así que mi nombre es Nechemia, que significa “Yah consuela”, Yehovah consuela. Y esta es la Palabra de la Semana, obviamente, nakhamu.

Keith: ¿Qué quieres decir con “obviamente”?

Nehemia: Tiene que ser. Esta y las siguientes 6 partes después se basan en esta palabra.

Keith: Sí.

Nehemia:“Nakhamu” significa “confort”, y técnicamente es lo que llamamos un imperativo. Es como: ve, camina, siéntate – ya sabes, una orden. Así que nakhamu es el plural, realmente es “confórtese”, ya sabes, todos. Confórtese, todos ustedes. Confórtese todos. “‘Confórtese todos ustedes, mi pueblo’, dice su Dios.”

Keith: Así que se supone que debes estar caminando en tu nombre. Se supone que eres un tipo de consuelo. Estoy sentado aquí en el subsótano…

Nehemia: Y no estás cómodo. [risas]

Keith: No, no estoy cómodo. ¡No estoy nada cómoda, Nehemia!

Nehemia: Bueno, quiero consolar a las personas con la palabra de Dios, y a veces darles la palabra de Dios los incomoda. Y eso está bien, porque al final los consolará si lo abrazan.

Keith: Así que encaja, estamos leyendo la palabra de Dios en una habitación incómoda.

Nehemia: La palabra es Nun Khet Mem, como en Nechemia, o nakhamu. “Confórtese mi pueblo.” Y no sé si sabes esto, pero este es realmente un versículo muy importante. En primer lugar, es la apertura de los capítulos 40 a 66. Pero este es en realidad uno de mis versículos favoritos en el Tanakh. Sé que te burlas de mí, pero en realidad esto está en los 50 versículos favoritos.

Keith: Tiene que ser, tu nombre está dos veces.

Nehemia: No sólo por mi nombre. Así que quiero compartir un acontecimiento muy interesante en la historia judía que sucedió relacionado con este versículo. ¿Puedo hacer eso?

Keith: Por favor, hazlo.

Nehemia: De acuerdo. Esto es algo que sucedió el 31 de julio de 1920. Ahora, entre 1517 y 1917 los turcos gobiernan Israel. 1917, los británicos luchan contra los turcos, y gradualmente expulsan a los turcos. Finalmente, en 1920 nombraron al primer Alto Comisionado Británico, lo que se llama el primer Alto Comisionado de Palestina, bajo los británicos. Ahora, cuando están diciendo “Palestina” no están pensando “árabes palestinos”, lo que están pensando es… los romanos llamaron Judea, en 135 d. C. la renombraron “Palestina” en latín, y luego los árabes la llamaron “Philsatine”, y ahora los británicos la llaman “Palestina”. Los palestinos en este punto de la historia son judíos que viven en Palestina.

Así que el primer alto comisionado de Palestina bajo el dominio británico, su nombre era Herbert Samuel, y era judío, era un judío británico. Y esto fue considerado un gran problema, porque Herbert Samuel fue el primer gobernante judío sobre Israel en 2.000 años. Y tú dices, “Oh, no era muy judío, quiero decir, era judío, pero era británico, ¿verdad?” Pero piensa en el hombre por el que me llamo Nechemia, él fue el tipo que sostuvo la copa para el rey de Persia. Así que era un gobernador persa, el Nechemia que me nombra. Era un oficial real persa. Y así Herbert Samuel es visto como un Nehemías de los últimos días. Un Zerubavel de los últimos días, también, que también era un funcionario persa.

Así que Herbert Samuel viene a Israel, y a una semana de llegar a Israel hace algo realmente radical; viene a la Sinagoga Hurva en la Ciudad Vieja de Jerusalén, y dicen, “Oh, eres el Alto Comisionado de Palestina, representas a los británicos, pero eres judío. ¿Nos honraría leyendo la porción de haftara?” Y viene y se pone de pie en la plataforma, la bima, y comienza a leer:“Nakhamu, nakhamu ami”, “Confórtese, confórtese, mi pueblo”. E imagina esto… este es el…

Keith: No, no, no. ¿Dónde está esa sinagoga?

Nehemia: ¿Qué quieres decir? Esta es la sinagoga central en la Ciudad Vieja de Jerusalén, en el barrio judío. Miras la Ciudad Vieja de Jerusalén desde cualquier ángulo y ves el barrio judío, y lo primero que ves es la Sinagoga Hurva, es el corazón de las sinagogas en el… obviamente el corazón de la Ciudad Vieja está el Muro de los Lamentos, pero en el barrio judío, que está en una colina sobre el Muro de los Lamentos, el corazón del barrio judío es la Sinagoga Hurva hasta el día de hoy.

Keith: Wow.

Nehemia: En realidad fue destruida por los jordanos, pero recientemente la reconstruyeron, y se ve esta cúpula de todas partes de donde veas la Ciudad Vieja. Así que imagínate eso. Así que Herbert Samuel viene y lee esto, ¿te imaginas esto? Imagina que eres judío y estás sentado en la audiencia y has estado viviendo en Israel durante años y estás gobernado por estos turcos que te tratan como a un ciudadano de segunda clase. Por ley – como judío, eres es un ciudadano de segunda clase bajo los musulmanes. Hay un relato trágico sobre este gobernante musulmán de allí, donde condena a muerte a uno de su pueblo por violar la ley, y alguien se presenta ante el sultán y dice: “Pero ese judío hizo lo mismo”, y dijo, “Oh, bueno, matemos al judío entonces, no queremos matar a uno de los nuestros. Tenemos que dar un ejemplo de alguien, vamos a matar al judío. Así fue bajo el dominio musulmán, y ahora de repente hay un judío que es el primer gobernador de Israel en 2.000 años y viene y dice: “Confórtese, confórtese, mi pueblo”. Esto no es una pequeña cosa. Había un hombre que estaba presente, llamado Eliezer Ben Yehuda.

Keith: No, no estaba allí.

Nehemia: Estaba allí en la sinagoga.

Keith: ¡No!

Nehemia: ¡Estaba allí en la sinagoga! [risas]

Keith: Espera, no puedes decir esto sin decírmelo primero. ¡No, esto es de oro! ¿De qué estás hablando?

Nehemia: Eliezer Ben Yehuda es el judío que casi solo revivió la lengua hebrea.

Keith: Absolutamente.

Nehemia: Llegó a Israel en 1880, y comenzó a hablar hebreo, y la gente pensó que estaba loco.

Keith: Sí.

Nehemia: Este era el idioma de la sinagoga, era el idioma cuando estudiabas la Torah, no lo hablabas en la calle. Y en realidad, su hijo fue el primer hebreo nativo en más de mil años, o algo así como mil años, y para 1920 hay toda una generación que se levanta hablando hebreo. Y vino a la sinagoga.

Ahora, tienes que entender algo sobre Ben Yehuda. Era un judío secular; de hecho fue excomulgado por los rabinos, lo cual es realmente importante. Los rabinos no… Ni siquiera me han excomulgado todavía. [risas] Es como si te echaran de la iglesia metodista.

Keith: Oye, deja eso en paz.

Nehemia: No, por lo que en realidad excomulgaron formalmente a Eliezer Ben Yehuda.

Keith: ¿Lama?

Nehemia: No sólo era secular, era antireligioso.

Keith: De acuerdo.

Nehemia: Dijo: “Ustedes, los religiosos, nos mantuvieron en el exilio durante 2.000 años, es hora de traer a los grilletes del exilio y regresar a nuestra patria y hablar nuestro idioma”, y dijeron: “Hereje. Debemos hablar el idioma que hablamos en el exilio”. Y había judíos en Israel que hablaban yiddish, que es un dialecto del alemán, y otros judíos que hablaban árabe, y otros judíos que hablaban turco. Dijeron: “Hablaremos cualquier idioma, pero no hebreo”. Eliezer Ben Yehuda lo cambió.

Así que aparece en la sinagoga, y esta es la primera vez que está en la sinagoga en años, ¿y por qué estaba allí? Porque sabía que el Alto Comisionado vendría allí, y fue el primer Shabbat después de que Herbert Samuel llegó, y esto es lo que escribió a su esposa, cuyo nombre era Biti. Biti, era en realidad su apodo amoroso, significa “mi hija”, o “mi señora”. “Nuestro amigo el Alto Comisionado leyó de la Torah, Biti. Leyó esas líneas de Isaías ‘ Confórtese, confórtese, Mi pueblo’. Mientras lo leía, no podía controlarme. Lloré, Biti, y supongo que la gente me vio, estoy seguro de que se preguntaban por qué estaba allí. Durante casi 40 años he estado trabajando para separar la religión del estado, ¿no?” Este es Eliezer Ben Yehuda escribiendo. “Lo hice porque quería que Israel pudiera desarrollarse libremente, para que los ortodoxos y los que son pensadores libres pudieran unirse a la resurrección de Israel. Sólo de esa manera nuestro nuevo estado podría ser fuerte”. Y continúa, “Supongo que algunas personas pensarán que ahora soy un traidor a mis propias ideas, siempre me acusan de eso. Sigo creyendo que debemos mantener nuestra religión y nuestro estado separados. Pero Biti, es tan bueno ver a un Alto Comisionado Británico de pie en la sinagoga leyendo de la Torah”.

Keith: Wow.

Nehemia: Wow. Ahora, esto es… No puedo enfatizar lo enorme que fue esto. Ya sabes, la lectura de Herbert Samuel de esta particular… de todas las profecías, que acaba de aparecer en Israel, en Palestina, en Jerusalén esa semana. Y esta es la primera semana que llega a la sinagoga, y fue visto literalmente como el pronunciamiento oficial del final del tercer exilio, leyendo estas palabras en la sinagoga. Tuvimos tres exilios; 400 años en Egipto, 70 años en Babilonia, 1.850 años a manos de Roma. Así lo describieron los judíos de la época. Y Ben Yehuda, el judío antirreligioso secular, su reacción tan fuerte fue vista como una confirmación de la gravedad de este evento. Y aquí hay un testigo que estaba allí en la sinagoga que escribió a sus seguidores. “Estaba en la sinagoga de Hurva el día que terminó el tercer…” Ni siquiera puedo leer esto… y él dijo: “Estaba en la sinagoga de Hurva el día que se pronunció oficialmente el final del tercer exilio”.

Una vez más, gente, este es el 31 de julio de 1920, Shabbat, la Ciudad Vieja de Jerusalén, el Alto Comisionado Británico está leyendo “Confórtese, mi pueblo.” “Ben Yehuda también estaba allí”, este es un testigo que lo vio, “Estaba lo suficientemente cerca de él para poder ver las lágrimas fluyendo por su rostro. Vi la mirada en sus ojos, supe entonces lo que siempre había sospechado – debajo de todo Ben Yehuda tenía un alma profundamente religiosa. Ha luchado contra la superstición, la intolerancia y el fanatismo, pero eso no significa que no sea un hombre bueno y humilde”.

Wow. Esto es algo grande. Esta profecía durante 2.000 años mantuvo a los judíos… les dio un poco de sentido de esperanza, y luego para que esto se lea… e imaginen la esperanza alrededor de esto. Hemos estado gobernados por los musulmanes durante mil años, tuvimos los cruzados y los musulmanes y los turcos, y luego vinieron los británicos, y recuerdas el trasfondo de los británicos aquí, invadiendo Israel, es que hicieron la Declaración Balfour, en la que declararon que Palestina sería la patria del pueblo judío. Reconocieron lo que Dios ya había mandado. Y luego, durante las negociaciones con la Sociedad de Naciones, dieron el reconocimiento internacional al oficial británico sobre la llamada Palestina, el propósito del Mandato de Palestina era establecer una casa judía en Israel.

Y el primer comisionado es judío, y está leyendo en la sinagoga, e incluso este judío antirreligioso, su corazón se conmueve por estas palabras: “Confórtese, confórtese Mi pueblo”, viniendo del primer gobernante judío en 2.000 años.

Keith: Sabes, también es interesante, porque ahora estamos hablando de eso, que es historia real, ya sabes, esta es una profecía para ayer, hoy y mañana. Realmente aprecio que compartas esa historia, Nehemia, porque hay tantos niveles que son increíbles, pero la otra cosa que es increíble es que hemos tenido esta idea en los seminarios, hemos enseñado en los seminarios que hay dos Isaías. Que lo que hablamos en la primera parte es diferente a éste, porque éste es demasiado… como lo llamábamos, Nehemia, “el profeta de ojos de águila”. Ve demasiado claro. Para que él pueda estar profetizando ahora en 40 versículo 1 sobre el futuro, y luego traes esa historia. Quiero decir, ¿es eso lo que vio Isaías? ¿Vio eso más otras cosas? Quiero decir, es como…

Nehemia: ¿Y podría decirte cómo muchos judíos lo ven hasta hoy en día? Así que en realidad mientras crecí me enseñaron que estábamos en un período de la historia llamado “atkhalta de’geh’ula”, “el comienzo de la redención”. Y se podría argumentar si comenzó en 1917 con la invasión de los británicos, o comenzó el 31 de julio de 1920 con la lectura de esta profecía.

Keith: Algún tiempo en ese período…

Nehemia: Pero muchos judíos creen que la redención, y se describe en una serie de lugares en profecía, como los dolores de nacimiento. Habla de una mujer en labor de parto, dando a luz, y si piensas en dolores de nacimiento – y has tenido tres hijos – no sé, no sé, ¿estabas en la habitación o estabas escondido?

Keith: Estaba absolutamente en la habitación.

Nehemia: Está bien, así que si piensas en dolores de nacimiento, es un proceso. El bebé no nace en un segundo, ¿verdad? Quiero decir, podrían ser muchas horas, dependiendo de la mujer. Y tantos judíos miran esto y dicen: “Actualmente estamos en los dolores de nacimiento del Mesías”, así se llama. Los dolores de nacimiento del Mesías, he hablado de eso antes, creo, y miramos y decimos, “Oh, ya sabes, espera un minuto, después de esto fue el Holocausto. Sí, duele. Hay guerra, hay dolor. Estos son las contracciones de parto del Mesías.”

Keith: Bueno, estoy aquí abajo en este subsótano, ya sabes, Nehemia me deja aquí solo. A veces me escapo y lo atrapo, pero mientras he estado aquí, he estado mirando la historia. Y ya sabes, hemos preparado nuestra Las Perlas de los Profetas, esta es la tercera vez, y así que estaba haciendo algunas investigaciones sobre este tema, el tema palestino y Palestina, y le das al clavo justo en la cabeza, Nehemia, en cuanto al nombre de Palestina y lo que actualmente llaman los palestinos, pero lo que es tan poderoso para mí es cuando dice el versículo 2, si puedes leer…

Nehemia: Por favor, Dios mío, trataré de no llorar.

Keith: No, por favor, llora todo lo que quieras. Esto es hermoso.

Nehemia: “Habla al corazón de Jerusalén…”

Keith: Déjame, bien…

Nehemia: “…proclámale a ella”. Vamos, léelo tú.

Keith: No, no, estoy tratando de conseguirlo, empezarás a llorar de nuevo.

Nehemia: Vamos.

Keith: Este es un momento muy especial. “Y llámala que ella…” y aquí está la palabra que están usando aquí “tzeva’a”, que ya sabes, lo usamos en “tzeva’ot.” Pero dice que “su guerra ha terminado”. Ahora, piensa en esto. Así que Isaías está ahí, y ya sabes, dicen que es demasiado claro. Es demasiado sencillo. Es demasiado profético para él, tiene que ser un Isaías diferente para que él diga eso. Y acabas de traer este ejemplo, y lo que estaba pasando en 1917, 1920 pasando a Israel declarándose como… guerra, guerra, guerra, guerra…

Nehemia: Y la guerra sigue en marcha.

Keith: Sí, y la guerra sigue en marcha.

Nehemia: Por eso es el principio.

Keith: Va de la guerra a, “que su iniquidad ha sido eliminada”. Y luego dice, y ya sabes, que hablaste de dolores de parto, que ella ha recibido de la mano de Yehovah, y no sé, ¿puede ser correcto? ¿Que ha recibido doble o dos veces…?

Nehemia: Doble, por todos sus pecados.

Keith: Hombre, oh hombre.

Nehemia: Y eso, por supuesto, hace referencia a éxodo 22:7 versículo 6 en hebreo, donde si robas realmente tienes que devolver el doble. Y eso es que, metafóricamente ahora, a Israel se le está pagando el doble por sus iniquidades. Es… wow, ¿no es esa la verdad? Mira el Holocausto, mira todo el sufrimiento que hemos pasado, ¿sabes?

¿Y puedo decir algo aquí sobre el versículo 2? Así que lo tradujiste como “su iniquidad ha sido eliminada”, y me pregunto, ¿hay otras traducciones? Porque ni siquiera miré en inglés, vamos a ver si… porque eso no es lo que dice en hebreo. Me encanta cuando esto sucede. JPS tiene, “que su iniquidad es expiada.” Me encanta esa palabra, expiada. Tan vaga, ¿quién sabe lo que significa? “Su iniquidad es perdonada”, en la versión King James. NRSV tiene “su multa se pagó.” ¿Puedo decirte lo que dice en hebreo?

Keith: ¿Qué es, como, “hacer las paces” o “restaurar”?

Nehemia: La palabra es “nirtza”, que significa “aceptado”. Creo que teníamos esto como una Palabra de la Semana, tal vez, o definitivamente hablamos de ello.

Keith: No sé si lo hicimos.

Nehemia:“Ratza” en hebreo bíblico significa “ser aceptado”, un sacrificio que se acepta, y si tuviera que traducir esto sin ningún tipo de agenda diría, “su ofrenda de iniquidad ha sido aceptada”. Vaya.

Keith: Wow.

Nehemia: Su ofrenda por el pecado, o literalmente, su iniquidad ha sido aceptada.

Keith: Bueno, ha recibido el doble de la mano de Yehovah por todos sus pecados.

Nehemia: Wow.

Keith: Nehemia, la cosa es, si fuéramos a hablar de la sección que viene…

Nehemia: Espera, sigue…

Keith: No, no, adelante.

Nehemia: Tengo que ofrecer mi drash. Mi interpretación homilía de esto, el significado más profundo. Así que aquí tenemos este mandamiento de éxodo 22:7 en inglés, versículo 6 en hebreo. “Si un hombre entrega a su vecino dinero o cosas para guardar y es robado de la casa del hombre, si el ladrón es encontrado, que pague el doble.” Entonces, ¿por qué tenemos que pagar el doble por nuestros pecados? Y estoy pensando en voz alta, este soy yo desviándome. A Israel se le encomendó la protección de la Torah y dejamos que la robaran, y ahora tuvimos que pagar el doble. Sigamos.

Keith: ¿Y qué pagamos por eso?

Nehemia: ¿Qué quieres decir?

Keith: Sólo tu opinión sobre eso.

Nehemia: 2.000 años de sufrimiento en el exilio.

Keith: No, no, estoy diciendo, este es tu… pensaste en eso.

Nehemia: Ese es mi pensamiento, sí. Bueno, por eso dije que teníamos que pagar el doble.

Keith: De acuerdo.

Nehemia: Tal vez, no lo sé. Es sólo un pensamiento.

Keith: De acuerdo.

Nehemia: Ahora este es un versículo al que querías llegar.

Keith: No, no diría que quería llegar, aunque es interesante. Sabes, cuando leo este versículo me pregunto… esta es la cosa. Así que hay algunos versículos que para mí en mi herencia y en mi pasado, que cuando escucho el versículo no pienso en de dónde vino, el concepto. Y hay momentos en los que estoy realmente confundido. Quiero hacer una confesión. Estoy sentado aquí ahora mismo y estoy como, “Voz que clama en el desierto, despeja el camino de Yehovah, allana el camino en el desierto para nuestro Dios. Que cada valle se levante y cada montaña y colina se bajen, y que el terreno áspero se convierta en llanura y el terreno accidentado en un amplio valle”.

Déjame parar ahí. Así que estoy pensando, “voz que clama, despeja el camino…” y estoy pensando ahora, “¿Escuché eso por primera vez al final del libro? ¿Escuché eso en el Nuevo Testamento primero? ¿O fue algo que aprendí por primera vez en Isaías?” Y te garantizo que no lo entendí primero en Isaías, es decir, estoy hablando en mi tradición.

Nehemia: Correcto.

Keith: Y ahí es donde ha habido un poco de cambio conmigo.

Nehemia: Sí.

Keith: Donde he tenido que preguntarme, cuando leo algo, o he leído algo, en realidad me han obligado a decir: “¿De dónde viene y cuál era su contexto original? Y luego volver y decir, “Bien, entonces, ¿qué significa allí?”

Nehemia: Así que permítanme… ¿Puedo explicar cuál es el verdadero problema aquí? Así que voy a leer Mateo capítulo 3 versículo 3. Está hablando de Juan el Bautista, dice: “Porque este es el que se habló por medio de Isaías el profeta, diciendo: ‘Voz que clama en el desierto, prepara el camino del Señor, endereza su camino'”. Y el problema aquí es realmente donde ponemos la coma. Porque cuando lo leemos en hebreo lo que leemos es…

Por ejemplo, la Nueva Versión Estándar Revisada, que es una traducción cristiana pero aún así lo hace bien basada en el hebreo, “Una voz clama: ‘En el desierto prepara el camino del Señor (en hebreo, Yehovah), allana el camino en el desierto para nuestro Dios’. Y de nuevo, esta es una imagen que hemos visto o tal vez llegaremos a más, donde vemos a Yehovah viniendo del desierto, esa es la imagen, ya sabes, Yehovah viene del desierto del sur, del Sinaí, de Horev, de Se’ir, y esa es la imagen aquí. Dios viene, será mejor que nos preparemos, mejor le preparamos el camino.

Y lo interesante aquí es la voz que clama, coma, “en el desierto prepara el camino del Señor”, o, es la voz que clama, en el desierto, coma, “prepara el camino del Señor”. Y esto es muy interesante para mí, porque en realidad he leído discusiones académicas sobre esto que dijeron que Mateo lo sacó de contexto y lo malinterpretó. Pensó que la voz estaba en el desierto y Juan el Bautista es la voz, y así Juan el Bautista está diciendo “Prepara el camino del Señor”, a diferencia de la voz clamando: “Prepara el camino del Señor en el desierto”.

Y miré hacia atrás en el griego de la Septuaginta y el griego de Mateo, y no está tan claro que el griego se equivocó. En otras palabras, se podría traducir legítimamente incluso al griego de Mateo como: “Una voz clama ‘En el desierto prepara el camino del Señor'”, lo que significa que no hay comas en el griego.

Keith: Correcto.

Nehemia: Entonces, ¿no es interesante? Dijeron: “Oh, esto es lo que en el hebreo significa en contexto, no hay duda sobre eso, esto es lo que en el griego del Nuevo Testamento significa en contexto, el Nuevo Testamento se equivocó”, pero en realidad creo que están diciendo lo mismo. No veo ninguna diferencia leyéndolo en griego. Y he hablado con un experto griego sobre esto, y él dijo, “Sí, se puede leer de cualquier manera, no hay comas en el griego.” [risas]

Keith: Y creo que esa es la parte que dije donde primero escucharía algo, porque es como este elemento, por favor ten paciencia conmigo, ten paciencia conmigo.

Nehemia: Sí.

Keith: Así que escuchas “Confórtese, confórtese mi pueblo”.

Nehemia: Sí.

Keith: Entonces en 1920, este hombre se pone de pie y lee ese texto, “Confórtese, confórtese mi pueblo” y si estás sentado allí estás interpretando y estás diciendo, “Bien, ¿fue este el acto del que Isaías estaba hablando?” En otras palabras, ¿era ese el acto del que Isaías estaba hablando? ¿O es algo que ha continuado? Y luego, cuando llego a Mateo y escucho eso, entonces me pregunto: “Así que qué es…” Y de nuevo, no estamos hablando del Nuevo Testamento aquí, estamos hablando de Isaías en su idioma, historia y contexto originales, pero me hace preguntar: “¿Cuál fue la interpretación?” Agradezco el hecho de que mencionaste eso, es sólo uno de esos problemas…

Nehemia: Y el versículo 5 es el versículo clave para entender el contexto original, ¿puedes leerme el versículo 5?

Keith: Sí. Bien, así que ya mencioné “cada colina levantada” etcétera.

Nehemia: Así que estamos preparando el camino, y ahora ¿qué pasa después de preparar el camino?

Keith: Sí, sí, sí. “Entonces la gloria de Yehovah será revelada.”

Nehemia: ¡Amén! Ese es el punto. “Y… “

Keith: “Y toda la carne lo verá, porque la boca de Yehovah ha hablado.”

Nehemia: Muy bien. Ahora, así que allí se podía decir, “Bueno, Mateo lo sacó de contexto, porque no toda la carne fue revelada entonces”, pero en realidad no citó esa parte de la profecía.

Keith: No, no lo hizo.

Nehemia: Está tomando este versículo en particular y diciendo, “Bien, aquí hay una aplicación de eso.” No es necesariamente de eso de lo que Isaías siempre estaba hablando, porque la clave en Isaías es el versículo 5. Y por cierto, esta es una sola profecía, versículos 3 a 5. Tenemos pequeños espacios en hebreo para ver que esa es una profecía separada, el versículo 6 ya es otra profecía, si no me equivoco.

¿Y qué significa “una voz que clama: ‘En el desierto prepara un camino al Señor?'” Entonces Isaías está en una visión, y ve algo, ¿y qué ve? En realidad no ve nada, oye.

Keith: Así es.

Nehemia: ¡Una voz que clama! ¿Y qué clama la voz?

Keith: Prepara el camino.

Nehemia: “En el desierto prepara el camino para Yehovah. Allanar, Arava, un camino para nuestro Dios.” Está bien, Beseder. Esa es en realidad esta imagen clásica de Yehovah viniendo del desierto del sur, del Sinaí.

Keith: Wow. Y luego dice de nuevo, sin embargo…

Nehemia: Versículo 6. Una voz clamando.

Keith: Una voz dice de nuevo: “¡Clama!” ¿Eso es lo que está diciendo?

Nehemia: Sí. La voz le dice, “clama”. Y él dijo: “¿Qué voy a clamar?” Esto me recuerda a donde dice: “¿Leer? No sé leer”. Y el otro tipo dice, “Bueno, no puedo leer porque está sellado.” ¿Recuerdas eso? ¿En Isaías?

Keith: Exactamente. “Toda carne es hierba y su belleza es como la flor del campo”, eso es lo que vas a clamar. “La hierba se desvanece, la flor se desvanece cuando el aliento de Yehovah sopla sobre ella, seguramente la gente es hierba, no dura mucho tiempo. Se desvanece, la flor se desvanece…” este es un tiempo de escoger, gente, tiempo de escoger.

Nehemia: Escoger, ¿qué significa eso? No tenemos tiempo…

Keith: No, no podemos hacer todo, pero me encanta la última parte de esta frase en Isaías 40 versículo 8, y sólo quiero mirarlo aquí. “Y la palabra de Yehovah se mantiene (o se levanta) para…” Podría decir sólo por mil años, no,“le’olam,” se mantiene para siempre. Su palabra permanece para siempre, y así que gran cosa en lo que invertir. Cuando digo para nuestro tiempo, nuestra energía, y me atrevo a decir incluso nuestros recursos, donde podemos hacer todo lo posible para tratar de entender lo que dice la palabra de Dios, lo que significa, cómo se puede aplicar en nuestra vida, porque eso es algo que permanece para siempre. En otras palabras, no lo habló y dijo: “Ahora está hecho”. Pero lo habló, está escrito, es para nosotros y podemos entenderlo en su lenguaje, historia y contexto.

Nehemia: Wow.

Keith: Sí.

Nehemia: Los versículos 9 a 11 es la siguiente profecía, ¿podemos leer eso como una unidad? Me encanta este pasaje.

Keith: Por favor, lee éste.

Nehemia: No, léelo, por favor.

Keith: No, no, no, tú vas a hacerlo.

Nehemia: Voy a leer el versículo 9. “Sobre una alta montaña sube, oh heraldo de Sión”, ¿es eso lo que tienes? “Harimi bako’akh kolekh,”“Levanta con fuerza tu voz, Oh portador de buenas nuevas de Jerusalén, levántate, no tengas miedo, di a las ciudades de Judá, ‘Hineh Elo’heykhem’, ‘He aquí a tu Dios'”.

Keith: No, no, no, te dejo leerlo porque no querías decir esto, “Sube a una alta montaña, oh portador de buenas noticias de Sión, levanta tu voz poderosamente, oh portador de buenas noticias de Jerusalén, levántate, no temas, dile a las ciudades de Judá: ‘Aquí está tu Dios'”. Ahora, cuando dicen dos veces en la NASB, “buenas noticias” dos veces…

Nehemia: Sí, “buenas noticias”. Es una buena traducción, porque la palabra es “mevaseret.” Ahora,“mevaseret” significa “anunciador” o “anunciador de buenas noticias”.

Keith: Entonces, ¿dónde estabas leyendo?

Nehemia: Estaba leyendo del hebreo.

Keith: Decidiste que no querías hacer “mevaseret”.

Nehemia: Bueno, es portador, el portador de buenas noticias. Pero también podría ser portador de malas noticias, por cierto.

Keith: ¿Recuerdas cuando estábamos en Mevaseret…

Nehemia: Mevaseret es un nombre de un pueblo hoy en día, o una ciudad.

Keith: Sí, ¿recuerdas cuando fuimos allí?

Nehemia: No, ¿cuándo fuimos allí?

Keith: ¿No es así? Te olvidas de todo esto…

Nehemia: He estado allí muchas veces.

Keith: Sabes, es curioso…

Nehemia: ¡Tú estuviste allí una vez, he estado allí cientos de veces! [risas]

Keith: Seré honesto contigo, a veces tenía cosas muy importantes, y te diré, “¿Te acuerdas?” Y dirás, “No, no sé qué…”

Nehemia: ¿Qué pasó en Mevaseret?

Keith: Tuvimos entrevistas de radio allí con…

Nehemia: Oh, claro, sí, sí, sí! ¿Era Mevaseret? Tienes razón, está bien, Beseder. He estado allí muchas veces, como dije, has estado allí una vez, es gran cosa para ti.

Keith: Quiero parar, amigos. Quiero contarles algo que pasa a veces. Siempre sucede con el esposo y la esposa, se olvidarán de ciertas cosas y el marido dirá: “¿Recuerdas cuándo?” o la esposa dirá: “¿Recuerdas cuándo?” y él dirá, “No”. Y a veces, Nehemia, no recuerdas cosas realmente importantes, y quiero que recuerdes este tipo de…

Nehemia: Quieres decir cosas que son importantes para ti.

Keith: La razón por la que dije que era importante, déjame decirte. Porque era la primera vez que había oído buenas noticias en inglés, que tenía una cierta imagen en mi mente, y luego esta palabra “mevaseret”. Y entonces estábamos en este lugar, y para mí, tienes que entender, fue gran cosa, porque era como, wow, ¿cómo se usa esta palabra, y cómo se traduce y cómo llegamos a buenas noticias en inglés, como aquí en Isaías en NASB? ¿Cuál fue el proceso? Y de nuevo, como digo, es sólo otro de esos ejemplos donde estoy en la Tierra de Israel en el lugar real que se llama eso, así que la ciudad en inglés, podría haber dicho que la ciudad se llama “Buenas Noticias”.

Nehemia: Portador de buenas noticias.

Keith: Portador de buenas noticias.

Nehemia: Mevaseret es portador de buenas noticias. Y estudiaste en Trinity Evangelical Divinity School, ¿verdad?

Keith: Sí.

Nehemia: Tienes a tu maestría en Divinidad o algo así.

Keith: Cum laude, ¿estás bromeando?

Nehemia: Cum laude. Entonces, ¿recuerdas cuál es la palabra griega para “evangelio”? Evangelion, ¿verdad?

Keith: Evangelion, sí.

Nehemia: Evangelion es “evangelio”, y así aquí está lo interesante. Miré en la Septuaginta, la antigua traducción griega de Isaías en este caso, y la traducción griega de mevaseret, portador de buenas noticias, es evengalizomonos, lo que significa, alguien que anuncia buenas noticias. Y podrías traducirlo literalmente como “evangelista”. ¿Ahora puedes leerme el versículo con evangelista?

Keith: Sí.

Nehemia: Léelo ahora, el versículo con evangelista…

Keith: Te refieres al evangelista, así que, en otras palabras…

Nehemia: Porque esa es la palabra griega, evengalizomonos. ¿En qué versículo estamos? 40 versículo 9. “Sube a una alta montaña oh Sión, evangelista de buenas nuevas, alza tu voz con fuerza oh Jerusalén, evangelista de buenas nuevas. Levántate, no temas, di a las ciudades de Judá: ‘Aquí está tu Dios'”.

Ahora, aquí es por qué esto es interesante para mí. No por la conexión con el evangelista. Eso es interesante, y en realidad eso es… ya sabes, obviamente evangelion en el contexto del Nuevo Testamento significas buenas noticias, ¿verdad? ¿Es conocido por el mundo cristiano?

Keith: Sí.

Nehemia: De acuerdo. Así que aquí esta palabra “portador de buenas nuevas”, “portadora de buenas noticias” está en femenino. Es una mujer quien lo anuncia. Es una evangelista femenina. ¿No es interesante?

Keith: Estás mejorando, Nehemia.

Nehemia: No, esto es parte de tu agenda feminista. Pero esto es un hecho, está en femenino. Dice mevaseret Tzion, y se podría decir en hebreo mevaser Tzion, un hombre que anuncia las buenas noticias. ¿Por qué la mujer está anunciando buenas noticias? Porque este era un papel que la gente tenía, ¿sabes? No había internet, no tenían CNN, no tenían Twitter. Si había noticias que necesitaban ser difundidas, había una mujer que viajaba en esa ronda y decía, ¿escuchaste las buenas noticias? Derrotamos a los babilonios. ¿Escuchaste las buenas noticias? Hay un nuevo rey y ha sido ungido en Jerusalén en el arroyo de Gihon. ¿Escuchaste las buenas noticias? El rey ahora tiene 400 carros. Y este era un trabajo de ciertas mujeres que iban por ahí, e iban a la ciudad y levantaban se voz al máximo de sus pulmones y decían: “¡Solomon ha sido ungido rey! ¡Salomón es el mashiakh!” Y lo anunciaban a las ciudades de Jerusalén, y de lo que el profeta está hablando es de algo que todo el mundo sabía de la vida cotidiana. Había mujeres que viajaban y anunciaban noticias. Y en este caso particular, la mujer se acerca y dice, “Hineh Elo’hekhem“, “he aquí tu Dios”, “Hineh Adonay Yehovah”, “he aquí señor Yehovah”, “Bekhazakyavo uzro’o moshla lo”, “Vendrá con fuerza, y Su brazo obrará y gobernará poderosamente…” Esto es hermoso. Tienes la imagen de lo que está pasando, la mujer que está rodeando, está de pie en la plaza pública y diciendo: “¡He aquí!” Ella es la evangelista.

Keith: [risas] Esto es impresionante. Realmente me encanta eso. ¿Y tienes algún ejemplo en el que podamos leer en las Escrituras donde vemos a una mujer saliendo y haciendo esos anuncios?

Nehemia: Bueno, aquí hay uno.

Keith: Obviamente, aquí, está diciendo esto en femenino, pero estoy hablando de un ejemplo donde dice, “y ella vino y ella anunció”, ¿se te ocurre eso? Me pregunto, por ejemplo, cuando el rey…

Nehemia: Pienso en la mujer de Tekoa.

Keith: O cuando el rey fue ungido y ella… Estoy tratando de pensar en un ejemplo como ese, mientras haces eso. Eso fue bueno allí. ¿Puedes pensar en eso?

Nehemia: Sí, voy a traerlo aquí, espera un segundo. Me estás pidiendo que saque cosas aquí. Bien. Así que está la mujer de Tekoa que viene y hace el anuncio, ¿fue con el rey David o algo así? Espera, sólo estoy mirando a Isaías, espera.

Aquí, esto está en 2 Samuel capítulo 14 versículo 4, y esto es un poco diferente, porque ella venía antes de que el rey y Joab la enviaran. Es el versículo 4, es donde él le está diciendo que lo haga y cuando ella lo hace en realidad es el versículo 9 más o menos, déjame ver. Bien. El rey le preguntó: “¿Qué te preocupa?” Y ella respondió: “Ay, soy viuda, mi esposo está muerto, tu sirvienta tuvo dos hijos”, y cuenta toda su historia. Así que no es extraño para él tener a esta mujer que viene, y ella dice, “Mira, tengo este tema del que necesito hablarte”. Pero no lo sé, ¿tienes un ejemplo de una mujer que viene a hacer un anuncio?

Keith: No, estaba tratando de pensar, y en realidad no se me ocurre ahora mismo.

Nehemia: ¿Algo viene a la mente?

Keith: Cuando el rey fue ungido y ella vino y dijo… pero ¿sabes qué? Tendría que comprobarlo.

Nehemia: Pero lo interesante es que en la tradición judía posterior esta realidad continuó – que las mujeres harían anuncios y ellos dirían las noticias, pero luego hemos convertido esto en algo negativo. Tenemos en la tradición judía, no sé si alguna vez has oído esto, esta figura de la yenta. La yenta es la mujer chismosa que va por ahí contando las noticias, bueno, creo que eso es parte de esta agenda anti-mujeres. Y que originalmente la mujer que estaría anunciando, ella era una evangelista, ella estaba anunciando las buenas noticias.

Keith: Amén.

Nehemia: Ella era el Twitter de su día.

Keith: Amén. Vaya.

Nehemia: Sí. El versículo 12 es una nueva profecía.

Keith: El versículo 12 es una nueva profecía; ¿puedo ir a ella?

Nehemia: Por favor.

Keith: “¿Quién ha medido las aguas en el hueco de su mano?” Podríamos tener un reavivamiento de eso justo ahí. “Y marcó los cielos por el lapso”, No…

Nehemia: Oh, no…

Keith: No, no, no.

Nehemia: ¿Es eso lo que tienes?

Keith: No, no puede ser.

Nehemia: “Ha medido los cielos con Su Meñique”, es lo que dice en hebreo.

Keith: Sí, dice… tan hermoso.

Nehemia: Sí.

Keith: “Y calculó el polvo de la tierra por la medida y pesó las montañas en una balanza y las colinas en un par de básculas. ¿Quién ha dirigido el espíritu de Yehovah o como Su consejero le ha informado?”

Nehemia: ¿En serio? ¿Eso es lo que tienes, “dirigido”?

Keith: Eso es lo que dice, “dirigido.”

Nehemia: ¿Qué? No, es la misma palabra que en el versículo 12, donde dice: “Ha medido los cielos con Su meñique”. Y literalmente significa, “¿quién ha medido el espíritu de Yehovah?” Y el punto es que el espíritu de Yehovah es infinito, no se puede medir.

Keith: Amén. Bueno, ¿quién le ha aconsejado?

Nehemia: Nadie.

Keith: ¿Quién lo dejó por escrito y dijo…

Nehemia: Nadie, es una pregunta retórica, la respuesta es, nadie.

Keith: Su enfoque que está tomando en este momento con las naciones no es prudente, vamos a darle un consejo. Eso no sucede.

Nehemia: Sí. Ahora aquí hay un tipo interesante de exquisitez. Esto es más para las personas avanzadas. Y eso está en el versículo 13 dice, “¿quién ha medido el espíritu de Yehovah?” Y los Masoretas, estos fueron los escribas que preservaron el texto hebreo, y preservaron los acentos y las vocales, así que en realidad hicieron algo un poco controvertido aquí, y tenemos fuentes judías que señalan esto. Los Masoretas, aparentemente, según las fuentes judías, cambiaron los acentos en este versículo, y en lugar de decir, “¿Quién ha medido el espíritu de Yehovah?” Los acentos tienen una serie de funciones, una de ellas es una serie de comas y punto y coma y pausas, así que cambiaron los acentos, según las fuentes judías, para hacer que el versículo diga: “¿Quién ha medido el ru’akh?” Lo que podría significar el “viento” o el “espíritu”, pausa, “Yehovah”. Es decir, Yehovah es el que ha medido el espíritu. Eso no es lo que dice en el contexto original [risas] obviamente, pero estaban preocupados…

Keith: ¿Estás diciendo que han hecho una pausa antes de Yehovah?

Nehemia: Correcto, ¿y por qué hicieron eso? Estaban nerviosos porque alguien vendría y dijera: “Oh, no sabemos lo que es una pregunta retórica; hay una respuesta a esta pregunta”. Y la respuesta, ¿quién ha medido el espíritu de Yehovah? No sé, el ángel Metatron, o el ángel Gabriel o algo así. Tenían miedo de alguna herejía que pudiera venir y dar una respuesta a lo que es una pregunta retórica.

Y esto me recuerda a un versículo, Proverbios 30 versículo 4, que los judíos también entienden como una pregunta retórica, a la que la respuesta es “nadie”.

Keith: Y la última pregunta, ¿dijiste que cambiaron las vocales de qué palabra?

Nehemia: Los acentos.

Keith: Oh, los acentos.

Nehemia: Y así lo que hicieron aquí, permíteme sacar los acentos aquí, Proverbios 30…

Keith: Porque estoy viendo….

Nehemia: ¿En qué versículo estamos?

Keith: 13.

Nehemia: 13. Lo siento, estoy mirando tres biblias diferentes aquí. Así que tenemos aquí un tipkha, que es una pequeña pausa. En realidad, es una pausa bastante grande. “Mi tiken et ru’akh, Yehovah?” y lo que deberías haber tenido, probablemente, era algo así como un munakh en “ru’akh,” “Mi tiken, et ru’akh Yehovah?” ¿Quién ha medido el espíritu de Yehovah? Eso es lo que esperabas.

Keith: Impresionante.

Nehemia: Sí. De todos modos, ese es un punto más avanzado para aquellos que saben acerca de los acentos bíblicos. Y esto en realidad se trae como una excepción a la regla donde los acentos en realidad no se ajustan al texto, y probablemente se cambiaron intencionalmente.

Keith: Lo oíste aquí primero.

Nehemia: En fuentes judías – lo que significa, esto no es una teoría de conspiración de, “Oh, son judíos, lo están escondiendo.” No, estos son los judíos diciendo, “Esto es lo que hicimos.” Esto es lo que hicieron.

Keith: “¿Con quién consultó y quién le dio comprensión? ¿Quién le enseñó en el camino de la justicia? ¿Quién le enseñó conocimiento?” Sabes que es curioso, mientras leo esto, sólo tengo que ser honesto contigo, ya que leí esta sección en Isaías siempre pienso en Job. Más desde la perspectiva de Yehovah viniendo a Job y diciendo: “Ahora, ¿estabas ahí cuando hice esto e hice aquello…?”

Nehemia: Oh absolutamente, Job 38 a 40, por favor, eso es tarea, vayan a leer esos capítulos.

Keith: Sí, tienen que leer esos capítulos.

Nehemia: Es una serie de preguntas retóricas. “¿Quieres respuestas?” Le está diciendo a Job.

Keith: ¿Quieres la verdad?

Nehemia: “¿Quieres la verdad? Ni siquiera puedes entender el mundo que te rodea, ¿cómo puedes entenderme, quién es un ser eterno?”

Keith: Hombre, oh hombre, eso es increíble. Y de nuevo, habla Yehovah.

Nehemia: Job 38 a 40.

Keith: “He aquí, las naciones son como una gota de un cubo y son consideradas como una mota”.

Nehemia: Me encanta esa frase, “gota en un cubo.” Esa es una expresión que tenemos hoy.

Keith: Sí, absolutamente. Así que aquí está la pregunta – para ti, Nehemia, mientras está leyendo esto, ¿cuál sería la parte que dirías que sería un buen desafío para la gente?

Nehemia: ¿Un desafío?

Keith: En otras palabras, para mí, por ejemplo, el 21 es…

Nehemia: Tengo que hablar del 18.

Keith: Sí, adelante.

Nehemia: Dice, “Ve’elmitedamyun El uma dmut ta’arkhu lo”, “con quién compararás a Dios, y ¿cuál es la imagen que harás como Él/lo evaluarás/lo describirás? Y pienso en Deuteronomio capítulo 4 versículos 15 a 16, y debo decirle a la gente, hemos estado sacando estas Perlas de los Profetas, y hemos pedido a la gente que contribuya con obras de arte originales. Y hemos tenido algunas obras de arte increíbles que la gente ha enviado, pero ha habido un par de ellas donde tuve que enviarla de vuelta a la gente y decir, “No puedo aceptar esto, y la razón por la que no puedo publicar esto es debido a Deuteronomio 4:15-16.” Déjame leerlo.

Dice: ” Así que tengan mucho cuidado, ya que no vieron ninguna figura el día en que Yehovah les habló en Horeb de en medio del fuego; no sea que se corrompan y hagan para ustedes una imagen tallada semejante a cualquier figura: semejanza de varón o de hembra”. Así que ha habido personas que eran muy bien intencionadas, no tenían nada negativo, eran personas realmente devotas, y me enviaron una imagen y tenía a Yehovah representado como un hombre, y yo dije: “Esta es una hermosa obra de arte, pero no puedo usar esto porque esto es una violación de Deuteronomio 4:15-16.” Y ellos dijeron, “Oh wow, estoy tan contenta de que lo hayas señalado, porque nunca lo pensé de esa manera”. Pero ahí está.

Aquí está lo realmente interesante. Y en esto voy a desafiar a los cristianos. Cierra los oídos, Keith. Ahora, los cristianos, por supuesto, tendrán… no en todas las iglesias, sino en muchas iglesias tendrán algún tipo de imagen de Jesús, o Yeshua, que… en la doctrina cristiana tienes la Trinidad y dicen que es Dios. Así que si es Dios, ¿cómo podemos tener una imagen de él? Y esto es algo muy interesante que he encontrado aquí en Israel. He oído esto de guías turísticos cristianos y de personas que han estado en excursiones. Esto es algo estándar que escucharán de muchos guías turísticos, hablando especialmente a grupos católicos, pero no sólo a ellos. Dirán, hay una historia de Mateo 15:22 donde la mujer cananea viene a Jesús y hay toda esa interacción, pero aquí está la parte que los guías turísticos agregan, y dicen que esto es tradición, no sé cuáles son las fuentes, pero dicen eso. Dicen que en Mateo 15:22 esta mujer cananea le pidió permiso a Jesús para hacer una estatua de él para adorar. Y que de acuerdo con la leyenda del guía turístico, Jesús – así es como lo dicen – le dio permiso, y este permiso ahora se extiende a todos los iconos e imágenes de Cristo. [risas] Así es como lo describen los guías turísticos. Ahora, por supuesto, esto ni siquiera está en el Nuevo Testamento, pero muestra que la gente en la iglesia es consciente del problema de estos iconos, de estas imágenes de lo que dicen es Dios. Y por cierto, en la Iglesia Ortodoxa Griega, hubo estas grandes luchas… ¿Aprendiste sobre esto en Trinity Evangelical Divinity School?

Keith: ¿Ya abro los oídos?

Nehemia: Puedes escuchar ahora.

Keith: De acuerdo.

Nehemia: Y esta es una verdadera pregunta, Keith. ¿Aprendiste en Trinity Evangelical Divinity School sobre la lucha dentro de la Iglesia Ortodoxa Griega entre los iconoclastas y los iconódulos?

Keith: No, cuéntamelo.

Nehemia: Ok, así que los iconoclastas fueron personas que tomaron Deuteronomio 4:15-16 muy en serio y dijeron: “¿Qué hemos estado haciendo durante cientos de años teniendo una estatua de Dios? ¿Cómo podemos hacer eso? Venimos, quemamos incienso a una estatua de Dios y rezamos a una estatua de Dios. ¿Qué hay de Deuteronomio 4:15-16?” Esto es en la iglesia ortodoxa griega.

Y hubo guerras libradas, literalmente guerras y batallas libradas por los iconoclastas, que destruyeron… y hoy “iconoclasta” es una expresión en inglés, pero literalmente significaba que destruyeron los iconos. Y el grupo opuesto fue llamado los iconódulos, de la palabra “dula” o “dulos” en griego, que significa “un sirviente”, los esclavos de los iconos. Y se llaman así como una señal de honor. Por ejemplo, en el año 730 d. C. había un tipo llamado León III el Isaurio, que era el emperador del Imperio bizantino, que es el Imperio Romano Oriental.

Keith: Lo conocemos.

Nehemia: ¿Conoces a León III el Isauriziano?

Keith: Sí. [risas]

Nehemia: De acuerdo. ¿Cómo lo conoces? Nunca has oído hablar de él, de acuerdo. Comenzó la primera reforma iconoclasta para eliminar a los ídolos de la iglesia ortodoxa griega. El resultado fueron estos violentos enfrentamientos. La victoria final de los iconódulos fue declarada el 11 de marzo de 843 en algo llamado Sínodo de Constantinopla – ¿no enseñan esto en la Trinidad Evangélica? Sínodo de Constantinopla declarando iconos legítimos.

Aquí está lo realmente interesante. Este acontecimiento, el Sínodo de Constantinopla el 11 de marzo de 843 d.C., se celebra hasta el día de hoy en la Iglesia ortodoxa griega. Es el primer domingo de Cuaresma, y se llama la Fiesta de la Ortodoxia. Y lo que todo esto me dice es que, incluso en el mundo ortodoxo griego hubo personas que leyeron este versículo, Isaías capítulo 40 versículo 18…

Keith: Y trató de averiguarlo.

Nehemia: Y Deuteronomio 4:15-16 y dijeron: “Espera un minuto, ¿qué estamos haciendo? ¿Tenemos una estatua de Dios? ¿Tenemos una pintura de Dios? Tenemos esta imagen dorada de Dios y le estamos quemando incienso y le estamos rezando al ídolo, a la estatua? ¿Qué está pasando?

Así que esto era un problema incluso dentro de la iglesia, y ya sabes, el Tanakh es muy claro. No hagas una imagen de Dios, no de una pintura, no importa si es arte hermoso, ¡no lo hagas! “No hay nada que puedas comparar conmigo”, dice. Ese es el punto de 40:18. No hay nada como El, ni imagen, ni semejanza.

Keith: Y creo que ahí es donde, si puedo decir, la aplicación natural continúa, e Isaías hace un gran trabajo en esto. Dice, “En cuanto al ídolo, un artesano lo lanza”, ya hablamos de esto antes, “un orfebre lo plancha con oro y una cadena de plata de moda de platero. El que está demasiado empobrecido para tal ofrenda selecciona un árbol que no se pudre, busca para sí un hábil artesano para preparar a un ídolo que no se tambaleará”.

Así que antes de entrar en la siguiente frase, la aplicación parece ser bastante clara. No creas estas cosas que son…

Nehemia: Espera, sin árboles de Navidad, ¿es ahí donde vas con esto?

Keith: Ya he hablado de eso. Sin ídolos, sin oro, sin plata, etc. Es difícil estar en Israel, te diré esto, y vas a diferentes iglesias, porque dependiendo de qué iglesia y de qué trasfondo es la iglesia, hemos estado en lugares juntos donde… No sé si la gente sabe que te has ido conmigo.

Nehemia: Sí, en algunas iglesias.

Keith: Sí, vas y lo ves y es realmente difícil cómo la gente está tratando… [risas] y una de las luchas que tengo es que entras en un lugar que dicen, “Quítate el sombrero”. Vas a otro lugar, dicen, “Ponte el sombrero”.

Nehemia: Literalmente. [risas]

Keith: No, literalmente. Quítate el sombrero, ponte el sombrero. Oh, Dios mío.

Nehemia: [canta] “¡Tradición, tradición!”

Keith: De todos modos, “¿pero no lo sabes?” Y en realidad, Nehemia, esto es de lo que hablamos más tarde cuando estábamos en el episodio 3. “¿No sabes, no has oído?” Esto está en esa sección. “¿No sabes, no has oído? ¿No te lo han declarado desde el principio? ¿No has entendido desde los cimientos de la tierra? Es Aquel que se sienta sobre el círculo de la tierra.” ¿Qué significa eso? Wow. ¿”Es Aquel que se sienta sobre el círculo de la tierra”?

Nehemia: ¿Qué quieres decir con “qué significa”? Miras hacia arriba en el cielo… si estás en la cima de una colina y miras a tu alrededor ves 360 grados; ves un círculo.

Keith: “… y sus habitantes son como saltamontes. ¿Quién extiende los cielos como una cortina? Y los extiende como una tienda de campaña donde morar”.

Nehemia: Mmm… Saltamontes… Delicioso. Vaya, ya terminé. [risas] Estoy listo para orar.

Keith: ¿De verdad?

Nehemia: Oh, tú oras.

Keith: No, no, no, es mi turno, pero ¿sabes qué? Quiero pedirle a la gente que haga algo, y sé que decimos esto cada semana. No tuvimos nuestro Minuto del Ministerio, tampoco lo tuvimos la semana pasada. No hablamos de eso la semana pasada, no hablamos de ello esta semana.

Nehemia: Cuéntanos sobre tu ministerio, Keith Johnson.

Keith: No, no, no, así que lo que quería hacer es esto. Lo que me encanta del concepto de pasar por esto es que puedes obtener tanta profundidad de cada palabra si quieres.

Nehemia: Dios mío, podemos pasar todo el tiempo en la palabra “saltamontes”. Quiero decir, literalmente podría pasar 45 minutos en saltamontes.

Keith: Realmente podrías.

Nehemia: Son muy deliciosos.

Keith: Oh Dios mío. O lo que podríamos hacer es, primero tratamos de hacer el panorama general, y luego empiezas a ir, ya sabes, paso a paso. Voy a pedirle a la gente que me haga un favor. Porque en este punto, estamos en agosto, creo, estamos a finales de julio o principios de agosto, y a estas alturas tenemos muchas, muchas personas…

Nehemia: 1 de agosto.

Keith: …que están aprendiendo a tomar pedazos de las Escrituras del tamaño de un bocado y a aprenderlo. Voy a decir algo muy interesante. Estoy aquí más allá del tiempo, así que para cuando escuchen esto, esto es lo que habrá pasado. Habremos creado todo el plan de estudios y lo mirarán, pero necesitamos su ayuda. Necesitamos que la gente lo mire y lo mejore, porque pronto al final de Las Perlas de los Profetas, cuando terminemos Las Perlas de los Profetas, y es hora del segundo ciclo, queremos hacer esto público para las personas para que puedan simplemente entrar y empezar a cavar por sí mismos, y usar Las Perlas de los Profetas y Las Perlas de la Torah y Bytes de las Escrituras y todas estas series y todas estas cosas juntas para que cuando empecemos a hablar de algo como, “Esto es lo que es la estructura gramatical, y esto es lo que es la palabra y esto es lo que son las vocales”, una persona realmente puede usar la información para conectarse.

Así que vayan a BFAInternational.com, en la primera página todavía estará en marcha. Bytes de las Escrituras, es básicamente un curso de audio de hebreo bíblico que les ayudará a usar parte de esa información para hacer lo que Nehemia y yo estamos haciendo. No al mismo nivel, porque este tipo… Nehemia, no sé cuántos años has estado involucrado…

Nehemia: Trinity Evangelical Divinity School a la que fuiste.

Keith: Tenemos todas estas cosas, pero quiero decir con humildad, una de las cosas que es una bendición para mí es seguir aprendiendo.

Nehemia: Sí. Amén.

Keith: Y eso es parte del proceso.

Nehemia: Es un proceso de por vida. Y aquí está mi Minuto del Ministerio. Vayan a ElMurodeNehemia.com, vayan al episodio de esta semana, Isaías 40:1-26, y publiquen un comentario. No me importa si es un comentario que alguien más ha dicho. Lean el pasaje, estos 26 versículos, oren acerca de ellos y luego publiquen una impresión, un pensamiento, cualquier cosa. Así que mi Minuto del Ministerio es para que sean parte del ministerio, para venir a la página web y compartir sus sentimientos, sus pensamientos, sus impresiones, sean lo que sean. Por favor, sólo vengan y sean respetuosos con los demás, siempre, y compartan lo que tengan, ya sea una línea o si es la cosa de diez páginas que quieren publicar.

Keith: Amén.

Nehemia: ElMurodeNehemia.com. También suscríbanse al boletín gratuito y formen parte del equipo de apoyo. Participen, formen parte del ministerio.

Keith: Oremos.

Nehemia: Amén.

Keith: “¿Con quién me compararás?” Esto es lo que dices, Padre, ¿a quién podemos comparar contigo? ¿Quién puede ser tu igual? No hay ninguno, porque Tú eres Dios y no hay otro. Tú eres todo y así que venimos a Ti ahora mismo y te pedimos Tu humildad para ser gente que tome Tu palabra y la aplique a nuestras vidas. Te damos las gracias por todas las cosas que nos has dado a nosotros y a todos los que has enviado para recordarnos quién eres. Oramos por Tu bendición, Tu protección y Tu diligencia. Oramos pidiendo diligencia para aquellos que están estudiando, para que les des diligencia de corazón y mente, y se concentren en poder abrir Tu palabra y preguntar lo que significa para ellos. En Tu precioso nombre te damos las gracias. Amén.

Nehemia: Amén.

Nota de los traductores: Al leer esta traducción debe recordar que proviene de una transcripción de diálogos en inglés entre tres personas. Cada uno de ellos de países y culturas distintas. El formato del programa incluye la lectura de las porciones de la semana, comparando las versiones disponibles en inglés y el original hebreo directamente traducido por Nehemia Gordon. En los diálogos hay muchas frases idiomáticas en inglés que no necesariamente tenemos en el español, además se suma la dificultad de los regionalismos propios de nuestros países hispanoparlantes. Se han hecho cambios leves para mejorar la fluidez de la lectura y anotaciones en paréntesis cuando se ha entendido necesario aclarar el escrito. Las transliteraciones del hebreo, y el hebreo se han dejado igual que en la transcripción del original.

Esperamos que la transcripción anterior haya demostrado ser un recurso útil en su estudio. Si bien se ha realizado un gran esfuerzo para proporcionarle esta transcripción, debe tenerse en cuenta que el texto no ha sido revisado por los oradores y no se puede garantizar su precisión. Si desea apoyar nuestros esfuerzos para transcribir las enseñanzas en NehemiasWall.com, visite nuestra página de apoyo. ¡Todas las donaciones son deducibles de impuestos (501c3) en Estados Unidos y nos ayudan a empoderar a las personas de todo el mundo con las fuentes hebreas de su fe!

Leave a Reply