Las Perlas de los Evangelios Hebreos #12 (Mateo 4:23-25)

En este episodio de, Las Perlas de los Evangelios Hebreos #12 (Mateo 4:23-25) Nehemia y Keith discuten qué inscripciones de la tumba del período del Segundo Templo pueden enseñarnos sobre el nombre Yeshua, por qué el Mateo hebreo incluye una forma griega del nombre Pedro, y qué puede enseñarnos un manuscrito médico hebreo medieval sobre estos temas.

¡Espero leer sus comentarios en la sección de comentarios de abajo!


Las Perlas de los Evangelios Hebreos #12 – Mateo 4:23-25

Nehemia: Entonces, Keith. No sé si te das cuenta de lo enorme que es esto. Esto es un cambio de juego. Cuando vi esto, no podía creerlo. Mi boca estaba como en el suelo.

Nehemia: Shalom, y bienvenidos a Las Perlas de los Evangelios Hebreos, episodio número 12. Al final de la temporada 1, hoy hablaremos de la sección 12 del Mateo hebreo de Shem Tov, que es el capítulo 4 de Mateo, versículos 23 a 25. Keith, estoy tan emocionado de que finalmente – para usar tu terminología, tu terminología tradicional – estemos llegando al final de una dispensación, que es Mateo capítulos 1 al 4. Los capítulos 5 al 7 son un juego totalmente diferente; es el Sermón de la Montaña, del que estoy muy emocionado, que esperamos, si Yehovah quiere, abordaremos en la temporada 2.

Keith: Excelente. Vamos del 23 al 25, pero tenemos algunos asuntos pendientes en los primeros episodios.

Nehemia: Bueno, hablaremos de todo lo que podamos en este episodio. Y luego, cualquier cosa que no consigamos estará en Las Perlas de los Evangelios Hebreos Plus en mi sitio web, ElMurodeNehemia.com, donde podrán unirse a mi equipo de soporte y tener acceso completo al episodio Plus.

Pero ahora, vayamos al episodio público. Voy a leer los versículos 23 al 25, y luego volveremos a hablar de un par de cosas que dejamos atrás…

Keith: Excelente.

Nehemia: …de la última vez. Versículo 23, “Veyesov Yeshua el eretz haGalil lelamed kehilotam, umevaser lahem zeved tov, la’az meOngalio, mimalchut shamayim umerapeh kol kholim vekhol madveh ba’am.” “Y Yeshua se volvió a la tierra de Galilea para enseñar a sus congregaciones y anunciarles la buena nueva, un buen regalo en la lengua extranjera de Ongalio, del reino de los cielos, y para sanar a todos los enfermos y a todos los dolientes del pueblo.” “Vayerekh shemuato bekhol eretz Suria, vayesu elav kol hakholim mikol minei khalaim meshunim, akhuzim hasheidim, vehanivatim meruah ra’ah, vamitoashim. Vayerapeh otam”. “Y corrió el rumor sobre Él por toda la tierra de Siria, y le levantaron”, o “le llevaron a Él todos los enfermos de toda clase de enfermedades, los que fueron agarrados por demonios, y los que estaban aterrorizados por un espíritu maligno, y los que temblaban”. Y Él los sanó”. “Vayelkhu akharav rabot mi Decapoli,” o en realidad dice, “miCapoli, vehaGalil, miYerushalayim, veYehuda, ve’ever HaYarden.” “Y fueron tras él muchos de la Decápolis y de Galilea, y de Jerusalén, y de Judá, y de Transjordania.”

Keith: Sí.

Nehemia: Así que, hay mucho en este pasaje. Es interesante, son tres versículos pequeños, pero puede cubrir… Sabes, hay gente que gasta mucha energía en tratar de averiguar cuál es la cronología aquí. No sé si tendremos tiempo de llegar a nada de eso. Pero si empiezas a mirar la cronología, ¿cuántos capítulos hay en Marcos y Lucas y tal vez en Juan, que están cubiertos por estos tres versículos? ¿Cuántos días, o semanas, o según algunas personas incluso años, están cubiertos por, ya sabes… Está predicando en sus congregaciones – eso no es sólo un incidente, ¿verdad? Podría ser durante un período de semanas, o meses, o años.

Como dije, no necesariamente vamos a tener tiempo para entrar en eso. Pero quiero saltar al versículo 18 y realmente al versículo 21, porque no podemos entender algo en el versículo 23 sin mirar primero el versículo 21, y en ese contexto, también miraremos el versículo 18. Así que, dice allí que hay dos hermanos, y uno se llama Simon, y el otro se llama Andrea. Y luego dice, “Simón, que se llama Simone, que se llama Pedro”, o “Pietros”, lo cual es muy extraño. Así que, en la versión hebrea de Mateo, este personaje Shimon, o Simón, tiene tres nombres diferentes. Tiene el nombre hebreo, Shimon, tiene el nombre griego, Simone, pero en realidad es la forma griega del nombre hebreo. Y luego tiene un nombre griego.

Ahora, ¿qué quiero decir con que es una forma griega del nombre hebreo? Entonces, mi nombre es Nehemia, pero cuando hablo con la gente aquí en Texas, no pueden decir “kh“, así que lo pronuncian, “Nee’amaya”. Y así, la forma inglesa, la forma anglosajona de Nehemia es Neehemiah. La forma graecizada, o helenizada, de Simón es Simone, así que ¿por qué el hebreo Mateo daría esa forma del nombre? Esa es realmente la pregunta que quiero hacer.

Y para responder a eso, tenemos que mirar los osarios que fueron descubiertos en excavaciones arqueológicas en la tierra de Israel. Hay cientos, tal vez miles de estos osarios. Un osario es una caja de huesos. Ahora, retrocedamos. Cuando enterramos a alguien hoy, lo pones en un… bueno, supongo que depende de cuál sea su herencia. Algunas personas embalsaman el cuerpo. En el mundo judío, cuando entierran a alguien, en Israel lo envuelven en un sudario y lo ponen directamente en el suelo. Y luego lo cubres con piedras y cemento. Eso es en realidad lo que haces, y luego con tierra.

En el mundo antiguo, lo que hacían en Israel, en el período del Segundo Templo, era tomar un cuerpo y ponerlo en una cueva. Y luego sellaban la cueva y volvían un año después. Entonces, se nos dice en los escritos de los primeros rabinos, “Bendito el hombre que recoge los huesos de su padre”. Lo que eso significaba es que se consideraba una acción justa arrastrarse por la pequeña abertura de la cueva… Estas son aperturas muy pequeñas – se entra en la cueva y luego se abre en la cueva y se puede estar de pie, y se ve que el cuerpo estaba tendido en la losa de piedra, pero ahora toda la carne se ha ido. Lleva alrededor de un año en Israel para que toda la carne desaparezca, y entonces todo lo que queda son huesos. Y recoges los huesos y los pones en una caja. Y eso se llama un segundo entierro, y la caja donde los pones se llama un osario. Si es una caja de tamaño completo, es decir, de la longitud del cuerpo, se llama sarcófago. Pero el pequeño, pequeño… esencialmente, es la longitud del hueso más largo, ¿verdad? Así que, tu hueso más largo es quizás tu fémur, que es la longitud del osario. Y pones los huesos ahí, todos los huesos.

Y luego, lo que harían es tomar un clavo, un clavo que traerían con ellos, o lo encontrarían en el suelo allí de una vez anterior, o lo traerían con ellos a la cueva de entierro, y por la luz de la lámpara, arañarían el nombre de la persona cuyos huesos acaban de meter en la caja. Y a veces, dos o tres personas eran puestas en la misma caja.

Y de estos nombres que han sido grabados en la caja, aprendemos todo tipo de cosas diferentes, todo tipo de cosas importantes sobre los idiomas hablados, y la cultura del Israel del siglo I.

Keith: ¿Puedo hacer una pregunta? No es una distracción, pero quiero hacer una pregunta. Dijiste que toma alrededor de un año…

Nehemia: Sí.

Keith: …para que la carne se descomponga?

Nehemia: Sí.

Keith: En el Israel de hoy en día, también hay algo que ocurre aproximadamente un año después de que una persona sea enterrada. Por ejemplo, si recuerdo bien, con tu padre, por ejemplo. Fue un año después. Ahora, no estoy diciendo que haya una conexión entre ellos, pero ¿hay alguna…?

Nehemia: Oh, definitivamente no hay duda, hay una conexión.

Keith: De acuerdo, ¿entonces puedes…?

Nehemia: En otras palabras, en la antigüedad, la familia se reunía y alguien que era lo suficientemente valiente, y tal vez el hijo primogénito, se arrastraba a la cueva y recogía los huesos. Y se podía imaginar cómo era el olor. Es una cueva cerrada y sellada donde la carne se ha estado descomponiendo durante un año, por lo que escuchamos sobre cómo la gente trae las especias, ¿verdad? Traen perfumes. Hasta el día de hoy, lo hacen. Traen perfumes, es decir, en el primer entierro real. No hay un segundo entierro hoy en día, ¿verdad? Así que, cuando hacen el entierro hoy en Israel, hay una tradición que algunas personas toman un frasco de perfume, de perfume comprado comercialmente, como Chanel No. 5, o algo así, y lo tiran en la tumba y se rompe y cubre cualquier olor que pueda salir.

Y ahora, enterramos, como dije, con cemento encima para mantener a los animales fuera. Así que, no sé si hueles mucho. Pero en los viejos tiempos, te arrastrabas dentro de la cueva después de un año, y recogías los huesos.

Así que hoy en día tienen una ceremonia que suele ser en inglés llamada la ceremonia de inauguración. Hace poco le dije a alguien que iba a Minneapolis para la ceremonia de inauguración de mi abuela, y la respuesta fue: “¿Qué es una ceremonia de inauguración?” Pensé que todo el mundo lo hacía. Aparentemente, es una ceremonia judía en la que después de un año, vas a la tumba y presentas la lápida. Es la versión moderna de recoger los huesos y ponerlos en la caja.

Keith: Ahí está. Gracias.

Nehemia: Así que, ahora, ponen los huesos en la caja, escriben el nombre del tipo en la caja con un clavo, por lo general. No fue cincelado profesionalmente, lo hacían a la luz de las velas. Es muy difícil de leer. Así que en el Museo de Israel en Jerusalén hay un osario, uno de cientos o miles, y está escrito en caracteres hebreos, pero el idioma es el arameo. Pero el nombre que escribe es griego, y el nombre de la persona que está en el osario del Museo de Israel, dice, “Simone Banei Haykhala”, que es “Simón, el constructor del Santuario”. Así que, dice en arameo, “Banei Haykhala”, es el constructor del Santuario, lo que significa que es alguien que trabajó en la construcción del Templo. Así que, alguien que realmente trabajó en la reconstrucción del Templo, las renovaciones que fueron iniciadas por Herodes pero continuaron después de eso, había un tipo llamado Simón, o Shimon.

Entonces, ¿por qué no dice que su nombre era Shimon? Porque la gente lo llamaba Simone. Y se podría decir, “Espera un minuto. ¿Cómo puede ser eso? Tenemos un nombre hebreo perfectamente bueno aquí, que es Shimon. ¿Por qué escribirían en caracteres hebreos en una frase aramea, ‘Simone’?” Y la respuesta es que los tres idiomas, hebreo, griego y arameo fueron usados por mucha gente indistintamente. De hecho, según esta maravillosa colección, un libro de un hombre llamado Rahmani, y para la mayoría de la gente, sería un libro muy aburrido, pero para mí, este es uno de los libros más fascinantes jamás escrito. Se llama “Catálogo de los osarios judíos de las colecciones del Estado de Israel”.

Y Rahmani tiene 461 páginas de todos estos diferentes osarios, y lo que dice en el osario. Y una de las cosas que señala en este libro es que las inscripciones del osario, en las que se tomaba un clavo y se rascaba el nombre de la persona, prueba que incluso la gente pobre de Israel, o al menos de Jerusalén, tenía algún conocimiento práctico del griego. Dice, “Probablemente no sabían gramática, y tal vez no podían hablar griego, pero sabían suficiente griego como para escribir el nombre de la persona en el osario. Y entonces, a veces usaban formas griegas de nombres.” Y decías, “¿Por qué usarían una forma griega de nombre si están hablando hebreo, o si están hablando arameo?” Y la respuesta es que la cultura griega es la cultura dominante.

Había un político israelí en la década de 1990, y su nombre era Tommy Lapid. Y tú dices, “¿Tommy? ¿Qué clase de nombre es Tommy?” Bueno, Tommy es un nombre inglés. Así que, en realidad nació en Yugoslavia, que hoy en día es, creo, Serbia. Huyó de allí después del Holocausto o durante el Holocausto, llegó a Israel; su verdadero nombre era Yosef, o Yossi, ¡pero se llamaba Tommy!

Ahora, ¿por qué se llamaba Tommy? Porque el inglés es la cultura dominante hoy en día en todo el mundo. Así es como es. Vas a China, donde viví por un año, y todos tienen un apodo inglés, ¿verdad? No tienen un apodo swahili. ¿Por qué? Porque el inglés es la cultura dominante en todo el mundo.

Así que la gente en el período del Primer Templo tenía apodos griegos, o incluso tenían que se usaba la forma griega de su nombre hebreo. Así que aquí tenemos, en el Museo de Israel, el nombre del hombre es Shimon Boneh haHeichal, es conocido como “Simón, Shimon, el constructor del Santuario”. Sin embargo, en el osario, su hijo o algún pariente suyo toma un clavo y rasguña, “Simone, Banei Haykhala”, “Simón, el constructor del Santuario”. Y escribió “Santuario” incorrectamente en arameo con Hey en lugar de Aleph, porque, ya sabes, tal vez su gramática no era tan buena en el arameo, tampoco.

Así que tenemos todas estas culturas diferentes, la hebrea, la aramea y la griega. Y la conclusión que este erudito, Rahmani, tiene, es que la gente hablaba diferentes idiomas, y específicamente el griego… Déjame leer lo que escribe sobre el griego. Así que tiene una sección en la página 13 del libro llamado Lengua, y habla de cómo hay inscripciones bilingües, es decir, inscripciones donde el nombre está escrito tanto en hebreo como en griego. A veces está escrito en hebreo y en otro idioma, pero normalmente, es hebreo y griego. Y luego dice, concluye, “De estas inscripciones se puede concluir que en y alrededor de Jerusalén y Jericó, incluso las clases bajas de la población judía conocían algo de griego. Este conocimiento probablemente se limitaba al habla cotidiana, y en general no incluía una profunda familiaridad con el idioma, su gramática o su literatura.”

Y luego dice que hay algo similar en Beit Shearim en el norte de Israel, de un período posterior. En otras palabras, la gente podía arreglárselas en griego, podían hablar un poco de griego básico, pero no eran necesariamente fluidos en la lectura y escritura del griego.

Así que hay una mezcla de culturas en la Mishná, que está escrita en hebreo. Tienes palabras arameas, y tienes palabras griegas. Así que esto es exactamente lo que esperábamos, que en el período del Segundo Templo, tienes un hombre, cuando lo llaman a la Torah, lo llaman, Shimon, y cuando algunos de sus amigos lo ven en la calle, lo llaman Simone. Otros amigos lo llaman Pietros, o Petros, Pedro. Y se le conoce por esos tres nombres. Esa es una posibilidad.

¿Dónde tenemos un paralelismo con eso? En este libro de Rahmani, donde trae las diferentes inscripciones, tenemos las inscripciones bilingües. Y una de las realmente fascinantes es que hay un hombre cuyo nombre es Yeshua. Así que, aquí tenemos el osario número 9. Déjenme contarles sobre el osario número 9. Probablemente se originó en algún lugar de Jerusalén; fue encontrado en el mercado de antigüedades. Y dice en un lado del osario, “Yeshua bar Yehosef”, Yeshua es la forma corta de Yehoshua, ¿verdad? Entonces, es Yehoshua, el hijo de Josef. No hay conexión con el hombre del Nuevo Testamento, ¿verdad? Es un nombre muy común. Y al otro lado del osario dice, “Yeshu”. Ahora, Yeshu, nos han dicho en el mundo judío, es un acrónimo que significa “yemakh shemo vezikhro”, “que su nombre y su memoria sean borrados”. Y que los rabinos tomaron la “I” y la última letra de Yeshua y convirtieron el nombre Yeshu en una maldición.

Y descubrimos en este osario que eso no es verdad, que es una fantasía rabínica. Que de hecho, en las calles de Nazaret, probablemente cubiertas de suciedad, ¿no? No sé si tenían calles empedradas, pero en los callejones de Nazaret, sus amigos probablemente lo llamaban Yeshu. Y nunca se les ocurrió que tuviera algo que ver con esta frase, “que su nombre y su memoria sean borrados”. Al contrario, era sólo la forma en que la gente hablaba. No pronunciaban el Ayin, así que Yeshua se convirtió en Yeshu. Y no tiene nada que ver con lo que dicen los rabinos. Y este osario lo demuestra.

Y lo que es interesante es que Yeshu es esencialmente la forma aramea de Yeshua. En este dialecto del arameo, no pronunciaban Ayin – o tal vez en el dialecto del hebreo, en el hebreo del norte, no pronunciaban el Ayin. Sabemos eso también, y hemos hablado de eso – y así, Yeshua se convirtió en Yeshu. Y podemos ver esto en el osario número 9.

A propósito, hay mucha gente que se llama Yeshua. Así que tenemos a Yeshu y a Yeshua en el osario número 9. Pero entonces, tenemos el osario número 50. Y en el osario número 50, hay un hombre llamado Yesus. Yesus es de donde obtenemos la forma griega que luego se convierte en Jesús en inglés.

Ahora, he escuchado a la gente decir, “Oh, Jesús. Eso significa Oh, saluda a Zeus”. ¡No, no es así! Zeus se escribe con la letra griega zeta. Esto se escribe con la letra griega sigma. No tiene nada que ver con Zeus. Yesus es simplemente una forma judía del Segundo Templo de Yehoshua, pero en el idioma griego. De hecho, Yesus es exactamente como escribir Simón como Simone, en letras hebreas, y aquí, lo escribieron Yesus en letras griegas. Es simplemente la forma en que lo pronunciaron, y tú dices, “Espera un minuto. ¿Por qué tenían la “S” al final?” Porque los nombres griegos tienden a terminar con una S, como José se convierte en Josefo, y Yeshua se convierte en Yesus. Entonces, ¿por qué no es Yeshus o Yeshua en griego? Porque recuerden, el griego no tiene un sonido de “sh”, así que se convierte en una “S”. Al igual que Simón se convierte en Simone; ese fue el osario número 56.

Y por cierto, en el mismo osario, junto con Yeshua, o Yesus, hay un hombre llamado José, que está escrito como “Yoses”. Yoses es el equivalente griego del hebreo Yosseh, o Yossi, que entonces es la abreviatura de Yehosef, o José.

El osario número 89 menciona a un hombre llamado “Juan, el hijo de Yesus”, ¿cierto? “Yehokhanan, el hijo de Yehoshua”. Estos eran nombres muy comunes en ese entonces.

En el número 113 de enero se menciona a un hombre llamado “Yesus, el hijo de Judá”. Así que tenemos numerosas personas que se llaman Yeshua; es un nombre muy común.

Y aquí hay otro, el osario número 114 tiene “Yesus Aloth”. No estoy seguro de lo que significa Aloth, tal vez es aloe. Así que, tienes mucha gente, no voy a traerlos a todos, porque no tenemos tiempo. Pero hay mucha gente aquí que tiene este nombre.

Y mi punto es que alguien llamado Yeshua en el siglo I habría sido llamado por algunas personas Yehoshua, otras personas lo habrían llamado Yeshu, que era el apodo hebreo, otras personas lo habrían llamado Yesus, que es la forma griega de ese nombre. Y es por eso que encontramos a Pedro siendo llamado Shimon, en hebreo, Simone en la forma helenizada del hebreo. Lo tenemos llamado Petrus y lo tenemos llamado Kefa – no en este pasaje, sino en otros pasajes del Nuevo Testamento, se llama Kefa, que es una traducción aramea de petrus, de piedra.

Así que no sería raro que alguien tuviera estas tres o cuatro formas diferentes de su nombre, e incluso que se escribieran así en su osario, podría ser. Así que no hay nada inusual o problemático en esto.

Keith: Ya sabes, puede que no sea inusual, pero ¿no es un regalo? A partir de ese único versículo, [riéndose] y teniendo Su nombre de tres maneras diferentes, acabamos de tener una especie de mirada telescópica entera al siglo I en términos de lo que ocurre con el lenguaje. Eso es tan genial.

Nehemia: Bueno, la clave aquí es la idea de que hablaban hebreo, así que no había griego ni arameo. No, nadie está diciendo eso. Los tres idiomas… quiero decir, al leer la Mishná, que está escrita en hebreo. Hay un gran porcentaje de palabras que son griegas, un gran porcentaje de palabras que son arameas, pero la gramática es hebrea y la estructura es hebrea. Pero tuvieron esta gran influencia, estos otros idiomas.

Ahora, quiero saltar al segundo nombre, o el segundo discípulo en el versículo 18. Voy a dejarte correr con esto, porque aquí dice que su nombre es Andrea. Ahora, lo conocemos en inglés como Andrew, y en griego se llama Andreas. Te envié un mensaje de texto el otro día y te dije, “Keith, este nombre, Andrea, tienes un hijo llamado Andrew. ¿Por qué se llama Andrew?”

Keith: [riéndose] Ya sabes, es más profundo que eso, Nehemia. Así que para los que no lo sepan, tengo tres hijos. Y cuando tuvimos un tercer hijo, mi esposa, que se llama Andrea, estaba convencida de que iba a ser una niña, aunque yo sabía que iba a ser un niño, y se lo dije. Un poco de tensión.

Así que está embarazada, y estamos tratando de averiguarlo, y decidimos no ir al médico para saber si era un niño o una niña. Pero estaba convencida de que iba a ser una niña. Y salió Andrew. Entonces, ¿por qué lo llamamos Andrew? Uno, por la idea de que él fuera el discípulo, pero hay una cuestión subyacente, que era, ya que no era una niña pequeña, llamaremos a Andrew como su madre. [riendo]

Nehemia: De acuerdo. ¿Pero qué significa la palabra “Andrew”?

Keith: Hice algo realmente interesante cuando enviaste el mensaje. Dije, “Sabes, voy a preguntarle a Andrea, ‘¿Por qué te llamó tu madre así?'” Y ella dijo, “Bueno, porque tenía una amiga que conocía a alguien que se llamaba así, y dice que pensaba que era un nombre francés y que le gustaba la forma en que era Andrea, así que por eso la llamó. Nada más.”

Empecé a buscar en otros lugares, ¿qué significa este nombre? Y por supuesto, no estaba realmente pensando en eso hasta que me hizo la pregunta, y encontré en latín lo que significaría…

Nehemia: Entonces, ¿qué encontraste en griego? ¿Qué significa en griego?

Keith: Tiene que ver con la palabra para “hombre”. Creo que incluso dicen que en algunos idiomas, dicen que si es una mujer significa valiente, pero en realidad significa hombre. Así que…

Nehemia: Entonces, está relacionado con la palabra “antropos”, pero es obviamente una variante de ella con una delta, no una theta. Entonces, Andreas significa algo como valiente, fuerte, valeroso. Así que tenemos ese nombre en hebreo. El nombre es Gever. 1 Reyes 4:19, hay un hombre en el norte de Israel, en Galaad, llamado Gever, el hijo de Uri. Y luego tenemos el nombre Gabriel, que significa, Poderoso de Dios. Gabriel es una forma más larga del nombre Gever. Así que es posible que el nombre hebreo de Andrew fuera Gabriel, o Gever.

Keith: Ahora, Nehemia, vas a apreciar esto.

Nehemia: Sí.

Keith: Cuando Andrea fue a China, tiene su pasaporte – historia real – en su pasaporte, tiene el error de que dice hombre en lugar de mujer. Así que cuando ella va a hacer su prueba en la que se pasa por el proceso, tienes que pasar por este físico y todas esas cosas, el doctor ve claramente que mi esposa no es un hombre. Es una mujer. Pero dice hombre. [Riéndose]

Nehemia: Bien. Un sentimiento de burocracia aquí.

Keith: Tuvieron que cambiar todo el asunto. Pero de nuevo, volviendo a la fuente del nombre, lo usan para una mujer que es valiente. Pero en realidad, viene de “hombre”.

Nehemia: Sí. Bueno, quiero plantear la posibilidad de que tal vez Andrés en el Nuevo Testamento, en este versículo, Andreas o Andrea, en la forma griega, tal vez su nombre hebreo era algo como Gever o Gavriel. Así como Shimon tiene el nombre de Petros y Kefa, en realidad vemos en el Tanakh que había personas que tenían múltiples nombres.

José tiene el nombre de Tzofnat Paneakh. Daniel 1:7 habla de cómo Daniel y sus tres compañeros tienen sus nombres hebreos y sus nombres arameos. Así que el nombre arameo de Daniel es Belsasar, y sus tres amigos, Chananya, Azarías y Misael se llaman famosamente… ¿cómo se llaman? Shedrach, Meshach y Abednego, ¿verdad?

Keith: Shedrach, Meshach y Abednego. [Riéndose]

Nehemia: Ahí tienes, exactamente. Así que esos son sus nombres arameos. Así que es muy posible que Andrew tuviera este nombre griego y tal vez la gente lo llamara Andrea, Andrés. Cuando lo llamaban para leer en la sinagoga, tal vez lo llamaban Gever, o tal vez su nombre era en realidad Andrew.

Y me sorprendió mucho, honestamente, cuando empecé a leer esto, Keith, pensé, bien, cuando dice “Andrea” aquí, lo que alguien hizo es, tomaron el nombre hebreo y pusieron el nombre griego o algún otro nombre europeo aquí, para que se familiarizaran cuando estuvieran debatiendo con los cristianos, “Bien, aunque aquí decía algo en hebreo, ahora hemos puesto el nombre griego, así que sabemos de qué están hablando cuando traen estos nombres extranjeros”. Y esa es una posibilidad de la que hablaremos en un minuto.

Sin embargo, me sorprendió mucho, acabo de hacer una búsqueda para probar que el nombre Andrew nunca aparece en las fuentes judías. ¿Y qué encuentro? Hay un rabino en el Talmud de Jerusalén, Rabino Khanina bar Andrai, Rabino Khanina, el hijo de Andrés, escrito allí como “Andrai” con un Aleph o un Yud. Está escrito en ambos sentidos. También está en Rabá, se menciona. Y también hay un hombre en el Talmud de Jerusalén llamado Bar Andrai, “el hijo de Andrai, o el hijo de Andrés”.

Así que, Andrés era un nombre que incluso hay rabinos que tenían este nombre, Andrés. Así que me sorprendió mucho ver eso. Había asumido que era un nombre griego, que ningún judío se llamaría Andrés, y que tal vez su nombre era originalmente Gever o Gavriel, y luego lo tradujeron cuando lo tradujeron, y luego en hebreo Mateo fue cambiado. Pero tal vez en realidad se llamaba Andrés.

Ahora, quiero plantear otra posibilidad. En realidad, quiero saltar a Zebedeo. Tenemos que hablar de esto, en el versículo 21. Dice, “Y vio a dos hermanos, otros dos hermanos, Yakov veYochanan, akhim, benei Zavdiel.” “Jacobo y Juan, hermanos, los hijos de Zavdiel.”

Ahora, en griego, su nombre es Zebedeo, y en hebreo, se llama Zavdiel. Lo cual es interesante. Entonces, Zavdiel significa “don de Dios”. Zeved es una palabra hebrea que significa regalo. Y luego dice, bela’az, “en la lengua extranjera, ‘Zabadau y Zabada‘”, lo cual es muy extraño. ¿Cuál es? Da dos formas diferentes de este nombre en la lengua extranjera.

Así que, estaba pensando en mis propios asuntos, viendo un video en edX. edX es esta cosa realmente genial donde puedes tomar estos cursos en línea. Y lo que sacó a relucir, en realidad seré honesto, es que T-Bone me dijo, “Nehemia, ¿qué puedes decirme sobre la medicina judía de la Edad Media?” Y yo dije, “Honestamente, no sé casi nada sobre la medicina judía de la Edad Media”.

Así que lo busqué en Google y encontré que alguien estaba dando un curso de medicina judía en la Edad Media… un profesor de Israel estaba dando un curso. Y vi todo el curso y aprendí mucho. Y en realidad vamos a publicar un enlace en ElMurodeNehemia.com. Recomiendo a la gente que tome este curso. No toma mucho tiempo. Aprenderás muchísimo. Es gratis. Sólo tienes que inscribirte en edX.

Entonces, ¿por qué estoy trayendo esto? Porque en este curso, está hablando de la medicina judía. Nada que ver con el Evangelio de Mateo, nada que ver con el Mateo hebreo. En realidad, ni siquiera habla de textos hebreos. Está hablando de textos médicos judíos escritos en árabe. ¿Y cómo sabemos que son judíos si están escritos en árabe? Porque están escritos con caracteres hebreos. Y eso es algo llamado judeo-árabe. Es decir, tomas el texto árabe y en vez de escribir el árabe Lam escribes un hebreo Lamed.

Por cierto, los judíos hacían esto en casi todos los idiomas. Tenemos un idioma llamado Ladino, que es el español escrito en caracteres hebreos. Tienes el Yiddish, que es un dialecto del alemán, escrito en caracteres hebreos. Cuando era adolescente, Keith, en el instituto, mis amigos y yo nos pasábamos notas, y a veces cuando las pasabas te pillaban y el profesor le leía la nota a la clase, y era muy vergonzoso.

Así que desarrollé este método en el que nos pasábamos notas unos a otros, y las escribíamos usando caracteres paleo-hebreos. ¡Pero las palabras eran inglesas! Entonces, decíamos algo como…

Keith: [riéndose] Sólo a ti se te ocurriría algo así.

Nehemia: ¡Y mis amigos y yo escribíamos con fluidez en paleo-hebreo! “Creo que es una chica muy guapa la de la tercera fila.” Y escribíamos, Aleph, Yud-Yud en paleo-hebreo, “Creo que”, Tav Yud Nun Kuf.” Ya sabes, Tav con un apóstrofe…

Keith: El profesor no pudo leerlo. [riendo]

Nehemia: Una vez el profesor recibió la nota y dijo: “Ah, ¿qué? Bien. Tírala”. Así que fue muy efectivo. Así que esto es lo que hicieron en árabe. La escribieron en caracteres hebreos, y este profesor de la Universidad de Bar Ilan en Israel, su nombre es Profesor Tzvi Langermann. En el curso, La Historia de la Medicina Medieval a través de Manuscritos Judíos, habla de un manuscrito que está escrito en judeo-árabe, es decir, árabe en letras hebreas. Así que, obviamente es copiado por un judío.

Pero él sabe que ese judío no es un hablante nativo de árabe. ¿Y cómo sabe eso? Porque cuando se trata de escribir un cierto nombre, en lugar de escribir la forma árabe del nombre, escribe la forma del nombre en alguna lengua romance. ¿Y qué quiero decir con “lengua romance”, o qué quiere decir? Significa que cree que es portugués, pero tal vez es algún dialecto local de Sicilia, o algo así. Cree que tal vez sea de Sicilia.

Así que el libro del que estamos hablando aquí se llama El Arte Completo de la Medicina, de Ali Ibn al-Abbas al-Majusi. Así que, ese es el autor del libro, no el copista. El copista es un judío. El autor es en realidad un musulmán llamado al-Majusi. Y al-Majusi significa en árabe, “El Mago”, ¿verdad? Así que, en realidad era alguien que era originario de Persia, y su antepasado era un mago. Tal vez no uno de los magos del Nuevo Testamento, pero era parte de ese gremio de personas que eran eruditos llamados los magos. Y escribió un libro llamado El Arte Completo de la Medicina alrededor del año 980.

Y en el libro, El Arte Completo de la Medicina, cita a Hipócrates, que es llamado el Padre de la Medicina en el mundo griego. Y Hipócrates es conocido en árabe como Abukrat. Ahora, voy a reproducir el clip del Profesor Langermann – es un clip muy corto, 40 segundos – y verán donde habla del copista judío, que está cientos de años más tarde, en el sur de Europa, probablemente en Italia. Viene a copiar en caracteres hebreos, el texto árabe escrito en 980 por al-Majusi. Y llega al nombre griego, Hipócrates. En lugar de escribir la forma árabe del nombre, lo escribe en algún dialecto local conocido del sur de Europa. Y aquí está el clip:

Profesor Langermann: “Curiosamente, al escribir el nombre de Hipócrates en árabe, no utiliza la ortografía árabe estándar; no era la estándar, sino la más común, que sería “Abukrat” o “Bukrat”, algo que en realidad suena a árabe. Pero en realidad lo escribe en letras hebreas como ‘Hipócratesh’. Así que este hombre, que hablaba árabe con fluidez, lo suficiente como para copiar un texto árabe, aun así cuando llegó a un nombre, dijo, ‘Bueno, no voy a copiar a Abukrat. Conozco a esta autoridad como Hipócrates,’ y escribe, ‘Hipócratesh’.”

Nehemia: Entonces, Keith, no sé si te das cuenta de lo enorme que es esto. ¡Esto es un cambio de juego! Cuando vi esto, no podía creerlo. Mi boca estaba en el suelo. Era una obra árabe sobre medicina copiada por un médico judío. Ahora, vayamos al Nuevo Testamento cuando lo veamos en hebreo.

Así que lo que los eruditos han hecho hasta ahora es tomar un manuscrito del Nuevo Testamento escrito en hebreo, y dicen, “Sabemos que esto fue traducido de un idioma extranjero. ¿De qué idioma fue traducido? La forma más fácil de encontrar la respuesta es mirar los nombres”. Así que, si ves el nombre “Yekhokhanan” escrito en hebreo en lugar de “Yehokhanan” lo escriben como “Juan”, bueno, entonces sabes que es un idioma donde el nombre “Yekhokhanan” es algo como “Juan” o “Huan”. Es castellano, o catalán, es un lenguaje como ese.

Y puedes sacar conclusiones, o los estudiosos han sacado conclusiones, basadas en cómo se transliteran los nombres – los nombres hebreos se transliteran en las versiones hebreas del Nuevo Testamento. Y lo que aprendemos del profesor Langermann es que podrías estar copiando un texto en árabe y conoces el árabe con fluidez, pero cuando escribes el nombre, no lo escribes en la forma árabe, lo escribes en alguna forma que usas en tu discurso diario.

Y lo que eso significa es que cuando vemos estas versiones hebreas del Nuevo Testamento, tomemos los evangelios catalanes, por ejemplo, que… los evangelios catalanes están en el Vaticano, y he encontrado otras dos copias, una en San Petersburgo, y otra en Wroclaw, Polonia, antes Breslau, Alemania. Se cree que fue traducido del idioma catalán, y una de las principales pruebas es que cuando se ven los nombres hebreos, son la forma catalana de los nombres hebreos.

¿Y qué encontramos del Profesor Langermann? Que tenemos que ser muy cuidadosos. Todo lo que me dice, cuando veo una forma catalana del nombre, es que el copista era catalán. Su lengua materna que hablaba a diario era el catalán, y sentía la libertad de cambiar libremente el nombre de lo que estaba en el texto que estaba copiando. En el caso del profesor Langermann, el texto estaba escrito en árabe, pero lo cambió al portugués, o al siciliano, o algo así. Y en el caso del catalán, tal vez encontró una forma hebrea perfectamente buena, pero como está tan familiarizado y acostumbrado a la forma catalana, copió la forma catalana.

Y tal vez eso es lo que pasó aquí. Tal vez el Mateo hebreo original tenía algo como, “Shimon, que se llamaba Simone, que se llamaba Kefa”, y el copista dijo, “Oh, sé que eso es Pietrus”, y lo cambió a Pietrus. No lo sé, es posible. No puedo probarlo de una forma u otra, pero tenemos que ser conscientes de esa posibilidad.

Cuando el copista escribe “Zavdiel” en hebreo, en la lengua extranjera, “Zabadau y Zavada”, nos da dos traducciones diferentes, lo que significa que hay dos lenguas diferentes en las que sabe que el nombre Zavdiel se pronuncia como “Zabadau” o “Zavada”. Ahora, lo que son esos dos idiomas, se lo dejaré a los expertos en idiomas europeos. Pero te dice que tienes que ser muy cuidadoso, que el copista tenía un papel aquí, especialmente cuando se trataba de nombres. Cuando se trataba de nombres, ellos traducían las cosas en términos que les eran familiares.

El Profesor Langermann trae otro ejemplo en su texto médico. En el texto médico, habla de cómo hay una lista de ingredientes que usaron en pociones o medicinas, y uno de ellos es la canela. Bueno, canela es una palabra que aparece en el Tanakh. Aparece como uno de los ingredientes utilizados en el Tabernáculo. Y la palabra hebrea es “kinamon”. Ahora, kinamon obviamente es una palabra extranjera prestada. ¿Por qué tendríamos una palabra extranjera prestada para kinamon? Porque es algo que no crece en Israel. Fue importado de otro lugar, y en hebreo lo llamaban kinamon.

Bueno, en este texto que está tratando, en lugar de usar la forma árabe o la forma hebrea kinamon, usan la forma “sinnamomo”, y “sinnamomo” es algo en algún idioma europeo, ¿verdad? Probablemente, algo como el siciliano o el portugués, algún dialecto local que no es familiar de una forma estándar del idioma. Pero el punto es que la gente traduciría las cosas en términos que les resulten familiares.

Y por cierto, el profesor Langarmann dice, “¿Por qué escribirían sinamomo? ¿Por qué no escribirían simplemente ‘kinamon’?” Así que cuando alguien lee este libro, va al mercado local de Siracusa, Sicilia o algún lugar, y pide kinamon, nadie sabe de qué está hablando. Pide sinamomo, incluso los gentiles saben de qué habla, porque así se llama en el dialecto local.

Y el punto es que cuando copiaron el Mateo hebreo, uno de sus objetivos, sus objetivos declarados, era debatir con los sacerdotes católicos y para ello era importante saber, no importa que lo llamemos Shimon o que sus amigos lo llamen Simone – necesitamos saber cómo lo llaman los católicos. Y los católicos de esa zona lo llamaban Pietrus. Los católicos en esa área tal vez lo llamaban Andrea. A este otro personaje, a esta otra figura la llamaban “Zebadau” y “Zabada”. Así que no era suficiente saber que era Zavdiel. Necesitamos saber de qué habla el sacerdote católico, cómo se refiere a él, para poder comunicarnos con ellos. Y así, eso sucede en el hebreo Mateo, y tenemos que ser conscientes de eso.

Keith: Sabes que es interesante, Nehemia. Estaba sentado aquí, pensando para mí mismo, “Sabes, es realmente genial. La gente que está escuchando la versión pública acaba de probar lo que pasa en la versión Plus”.

Nehemia: Bueno, ¡espera a que lleguemos a la versión Plus! Tenemos algo mucho más grande que esto en la versión Plus. Estoy emocionado.

Keith: Me refería a la Plus del episodio anterior. Lo que acabas de hacer es darles…

Nehemia: Oh, ese es un buen punto.

Keith: …un bono. Le diste a algunas de las personas que no han ido a Plus la oportunidad de ver cuánto más profundo. Pero vaya, vaya, eso es realmente como… Es increíble.

Nehemia: Hemos hecho mucho aquí en esta versión pública. Por lo tanto, sólo quiero dar una muestra de lo que vamos a hablar, si Dios quiere, si lo conseguimos. De lo que planeo hablar en el episodio Plus, quiero hablar de la idea de los pescadores de hombres, y quiero mostrar cómo… Bueno, no quiero estropearlo.

Pero en realidad hay algo, hay una conexión allí en el Tanakh que es extremadamente importante, y creo que generalmente se echa de menos. Yo la había perdido hasta ayer. Estaba literalmente hablando con T-Bone sobre esto, y le dije, “Vaya, ya sabes, el Evangelio se equivocó”. Y lo miré y dije: “Oh, espera un minuto. Tal vez haya otra forma de entender este versículo”.

Y quiero hablar de la estructura de algunos de los incidentes en la vida de Yeshua. ¿Y qué quiero decir con la estructura? Bueno, Juan dice que hay más cosas que Yeshúa hizo de las que se podrían comprometer a escribir. Así que, cuando los cuatro evangelios eligieron compartir lo que estaban compartiendo, tenían un propósito de por qué lo presentaban de esa manera. Vamos a hablar un poco sobre eso.

Veamos, quiero hablar de algo que es una granada, que está en Mateo 4:23. Dice: “Vino a enseñar en sus sinagogas”. En hebreo dice, “en sus congregaciones”. ¿Quién es “su”, Kemosabe? ¿No es un judío? ¿Por qué dice “sus sinagogas, sus congregaciones”?

¡Oh! Lo último, sin embargo – en el versículo 23, hay un juego de palabras que conecta con el versículo 21, por lo que insistí la última vez que tenemos que dejar al menos el versículo 21 para el episodio 12, porque no se puede leer el versículo 23 sin leer el versículo 21. Pero voy a dejar eso para el episodio Plus.

Keith: Excelente.

Nehemia: Voy a terminar con una oración, y luego te pediré que la sigas. Yehovah, Avinu Shebashamayim, Yehovah, nuestro Padre en los Cielos, Tú sabes, y nuestro editor sabe, qué desafíos [riéndose] tuvimos para producir este episodio. Yehovah, estos fueron desafíos que tuvieron lugar antes del momento de la grabación. Algunos de ellos están en curso. Yehovah, danos la fuerza, danos la sabiduría para continuar compartiendo estas cosas. Yehovah, para arrojar luz sobre el contexto hebreo, sobre el contexto griego y el contexto arameo, sobre el contexto del siglo I de estos increíbles eventos que el escriba de este libro ha registrado y preservado en hebreo y griego, e incluso en arameo. Yehovah, estoy muy agradecido de ser parte de esto. Amén.

Keith: Padre, muchas gracias por lo que hemos podido hacer, con Tu gracia, en estos últimos 12 episodios, en realidad 24 episodios, 12 públicos, más 12. Muchas gracias por lo que se ha presentado. Tal vez, de muchas maneras, no ha sido visto por aquellos que están escuchando, o incluso han oído hablar de él, y sin embargo, aquí está, se ha dado, y estamos muy agradecidos. Nos sentimos humildes al tener la oportunidad de ser parte de este proceso. Pedimos tu bendición y protección mientras seguimos adelante. Danos una orientación clara sobre si y cuándo se da el siguiente paso, y cómo. Pero te agradecemos especialmente por lo que hiciste en estos previos… Gracias por nuestros productores. Gracias por su paciencia. Gracias por su diligencia y excelencia, de qué manera nos ayudaron a comunicarnos con tantos. En Tu nombre, Amén.

Nehemia: Amén.

Nota de los traductores: Al leer esta traducción debe recordar que proviene de una transcripción de diálogos en inglés entre tres personas. Cada uno de ellos de países y culturas distintas. El formato del programa incluye la lectura de las porciones de la semana, comparando las versiones disponibles en inglés y el original hebreo directamente traducido por Nehemia Gordon. En los diálogos hay muchas frases idiomáticas en inglés que no necesariamente tenemos en el español, además se suma la dificultad de los regionalismos propios de nuestros países hispanoparlantes. Se han hecho cambios leves para mejorar la fluidez de la lectura y anotaciones en paréntesis cuando se ha entendido necesario aclarar el escrito. Las transliteraciones del hebreo, y el hebreo se han dejado igual que en la transcripción del original.

Esperamos que la transcripción anterior haya demostrado ser un recurso útil en su estudio. Si bien se ha realizado un gran esfuerzo para proporcionarle esta transcripción, debe tenerse en cuenta que el texto no ha sido revisado por los oradores y no se puede garantizar su precisión. Si desea apoyar nuestros esfuerzos para transcribir las enseñanzas en NehemiasWall.com, visite nuestra página de apoyo. ¡Todas las donaciones son deducibles de impuestos (501c3) en Estados Unidos y nos ayudan a empoderar a las personas de todo el mundo con las fuentes hebreas de su fe!

Leave a Reply