Perlas de los Profetas #12 – Vayechi (1 Reyes 2:1-12)

En este episodio de, Perlas de los Profetas #12 – Vayechi (1 Reyes 2:1-12) el Rey David se acerca a la muerte y da instrucciones finales a Salomón en esta porción que es paralela a las bendiciones que Jacob dio a sus hijos. El “mandato” de David a Salomón de “ser un hombre” y de “guardar” la “Torá” da como resultado una hebra de perlas tras otra, tal como enseña Nehemia Gordon sobre estas palabras clave: su primer uso, sus raíces, sus formas y las versátiles maneras en que se usan (y se conectan) a lo largo del Tanakh. Johnson explora el único versículo de las Escrituras en el que los “mandamientos”, “estatutos”, “ordenanzas” y “testimonios” ocurren juntos e intuye por qué David los eligió. Gordon proporciona una visión de los puntos de vista rabínicos y caraítas sobre la Torá de Moisés, la Torá oral y también la teoría del “Hexateuco”, una visión de que Josué completó la Torá. En cuanto a las instrucciones de David para tratar con Joab, Simei y los hijos Barzilai, aprendemos el contexto adicional de cada historia y por qué David seleccionó a estos amigos y enemigos para legados especiales. La última palabra de la Porción revela que el reino de Salomón se estableció “firmemente” – en hebreo “meod” / mem-alef-dalet. Gordon cierra con una oración para que el descendiente de David se siente pronto en el trono para guardar y enseñar el tesoro de Yehovah, y que su reino se establezca “meod”.
“Se acercaron los días de David para que muriera, y encargó a Salomón su hijo” (1 Reyes 2:1)
¡Espero con interés leer sus comentarios!

Las Perlas de los Profeta #12 – Vayechi (1 Reyes 2:1-12)

Estás escuchando “Las Perlas de los Profetas” con Nehemia Gordon y Keith Johnson. Gracias por apoyar la Fundación Hebrea Makor de Nehemia Gordon. Más información en ElMurodeNehemia.com.

Keith: Bueno, amigos, no puedo creerlo. En realidad estamos en un nuevo año calendario, y yo estoy en un nuevo lugar, y Nehemia está en un nuevo lugar. Estas son Las Perlas de los Profetas, Keith Johnson, junto con mi amigo, chaver sheli, Nehemia Gordon. Nehemia, ¿dónde estás?

Nehemia: Keith, estoy, después de un largo viaje de casi 2.000 millas, me he establecido por un tiempo, como el judío errante, en San Antonio, Texas, no lejos del Álamo.

Keith: Estás bromeando.

Nehemia: No.

Keith: Vaya. ¿Y cómo llegaste allí? Dime cómo llegaste allí. Quiero decir, vamos. Pon a todo el mundo al día, tú y yo, estábamos… bien.

Nehemia: La última vez que supieron de nosotros estábamos juntos en tu casa en Charlotte. Te fuiste a un lugar del que les hablarás en un minuto, pero yo me subí al auto, conduje mi Honda Accord 2002 y empecé a conducir hasta Cherokee, Carolina del Norte, tuve una experiencia increíble allí en el Sendero de las Lágrimas. Luego terminé yendo a Tennessee, a través de Arkansas, y finalmente, a lo largo de Texas y terminé en “San Antone”, como lo llaman los locales.

Keith: “San Antone”, wow. Increíble.

Nehemia: Sí.

Keith: Bueno, yo también he estado en algunos aviones, trenes y automóviles. He estado al otro lado del océano. En realidad, actualmente, estoy en la ciudad más poblada del mundo; puede que oigas algunos golpes en el exterior. Ahora mismo estoy en Shanghai, China.

Nehemia: Espera, ¿estás en Shanghai, China?

Keith: Sí. Haré todo lo posible para poner a la gente al día. Están pasando tantas cosas. Les daré piezas. Ahora mismo, es el comienzo de un nuevo año, y ahí es donde estoy ahora mismo. Y si hay algunos golpes, amigos, sólo voy a decir ahora mismo – era más fácil cuando Nehemia y yo estábamos en la misma habitación juntos. Estábamos grabando juntos, teníamos nuestro ordenador especial, podíamos mirarnos y hablar. Ahora, estamos haciendo esta cosa de la tecnología, y va a ser un desafío. De hecho, casi no tuvimos la oportunidad de hacer esta grabación. Así que vamos a hacer todo lo posible, ¿verdad, Nehemia? Vamos a hacer todo lo posible para hacer lo que podamos para mantener las cosas en marcha.

Nehemia: Sí. Vine a San Antonio al Álamo para hacer mi última parada donde Davy Crockett y ese tipo Bowie, como sea su nombre, lo hicieron. ¿Qué estás haciendo en Shanghai? ¿Fuiste allí porque estabas celoso porque pasé un año en China?

Keith: Claro, ojalá fuera así. No, no, ha habido una puerta abierta aquí.

Nehemia: Bien.

Keith: Y realmente, lo que quiero, tengo que ser muy sensible al respecto ahora mismo, así que no puedo hablar mucho de ello. Sólo puedo decir esto, se lo mencioné a la gente, estuve en Filipinas hace un par de semanas, y pude hacerlo porque estaba en Shanghai, a sólo tres horas de vuelo de ida y vuelta, y hay otras oportunidades como esa en esta región. Así que ahora mismo, esto es como una especie de base de operaciones. Hay cosas que van a suceder desde aquí debido a una puerta abierta, de las que hablaré sobre la marcha, y especialmente a medida que las cosas se desarrollen. Pero ahora mismo es un poco sensible, así que voy a hacer que la gente siga orando por mí. Sé que están aquí, allá y en todas partes; ambos seguimos haciendo lo que estamos haciendo pero desde lugares remotos, ¿es justo decir eso?

Nehemia: Sí. Por supuesto que sí.

Keith: Sí. Por supuesto que sí. Así que escucha, vamos a empezar, Nehemia. Pero antes de empezar, tengo que mencionar algo. Vamos a hablar en esta sección de la que vamos a hablar. Es curioso, ya hemos hablado de esto antes, y cuando fui a estudiar esta sección, tuve que mirar de otra manera. Así que te diré algo. ¿Por qué no hacemos esto, Nehemia? ¿Por qué no nos dices qué sección es oficialmente, y luego nos pondremos a ello?

Nehemia: Bueno, así que la porción de la Torá de esta semana es Vayechi, que es el último capítulo del Génesis, donde Jacob está en su lecho de muerte, y estamos haciendo la porción correspondiente a Los Profetas, donde David está en su lecho de muerte. Obviamente, ese es el paralelo. Jacob está dando instrucciones a sus hijos, y David está dando instrucciones a su hijo, Salomón, y eso es lo que es 1 Reyes capítulo 2 versículos 1 a 12.

Keith: Sí. La razón por la que digo que está conectado es porque ya hemos hecho la sección antes con David y Salomón.

Nehemia: Sí, es muy interesante. Hicimos el capítulo 1 y el capítulo 3. Ahora estamos volviendo y haciendo el capítulo 2.

Keith: Así que por eso digo que es realmente un enfoque interesante aquí. Pero les diré algo, antes de que empecemos. No sé si lo sabes o no, no sé si los oyentes lo saben o no – teníamos una fecha, veamos, habría sido en diciembre, que era el 13/12/14.

Nehemia: Todavía estamos en diciembre.

Keith: Bueno, no, ahora mismo es enero, Nehemia. ¿De qué estás hablando?

Nehemia: Estamos pregrabando esto.

Keith: Mira, estoy adelantado en este momento.

Nehemia: Estás en el otro lado de la tierra. Eso es cierto.

Keith: Escucha, fue muy interesante. Había una fecha que se llamaba 12/13/14.

Nehemia: Oh…

Keith: El 12º mes, el 13º día, el 14º, ya sabes, el 2014.

Nehemia: Sí.

Keith: Ahora, ¿estás listo para esto?

Nehemia: Sí, claro.

Keith: Nunca vamos a tener otra fecha como esa en nuestra vida.

Nehemia: ¿Está en el calendario del Creador, el 13/12/14?

Keith: No, no. Esto tiene que ver con el calendario gregoriano, 12/13/14.

Nehemia: Ah, de acuerdo.

Keith: Nunca vamos a tener otro…

Nehemia: Así que podríamos tener otra fecha como esa. Podrías hacer un calendario del fino cielo azul. Es lo que hizo el Papa Gregorio. Y podrías decir, “Hoy es el año 14”, y como, no sé si sabes el significado de eso. Está bien.

Keith: Bueno, de acuerdo con las fechas gregorianas, nunca más tendrás un 12/13/14, o nada parecido en nuestra vida. Pero es interesante porque David está a punto de seguir el camino de toda la humanidad. Así que cuando pensamos en eso desde esa perspectiva, es como, “Hombre, no habrá otra fecha como esa”. Así que eso significa que eventualmente, todos vamos a enfrentar este momento realmente difícil. Creo que es una especie de momento difícil, una especie de momento de miedo. Pero cuando David está haciendo lo que está haciendo, es realmente interesante. Entonces, ¿podemos entrar en esto?

Nehemia: Claro. Si vas a sacar a relucir estos juegos de calendario, ¿puedo hablar de algo que la gente no sepa? Así que es realmente interesante. Estoy en una fecha determinada del calendario gregoriano y Keith está en otra fecha del calendario gregoriano porque está en China, que aparentemente está 14 horas más adelante que San Antonio.

Keith: Sí.

Nehemia: Y por supuesto, hay una gran escena en la que David y Jonathan se encuentran, y deciden que se van a reunir tres días después, y lo llaman el “mo’ed”. Dicen que nos vamos a reunir en el Mo’ed, y el Mo’ed es la “hora señalada”. Pero fijaron la hora señalada, lo que significa que es una hora de reunión. Así que Keith y yo, el público, decidimos reunirnos en un mo’ed, y el mo’ed que decidimos reunirnos fue a las 7 p.m., mi hora en San Antonio, y dije 8 a.m. en Shanghai, y resultó que me lo quitaron por una hora porque, ya sabes, la gente ha estropeado el tiempo, y por eso amo tanto el tiempo de Dios.

Keith: Sí, gente, eso es lo más cerca que vamos a estar de la admisión de un balón abandonado (Futbol Americano), pero está bien. Está bien.

Nehemia: Tienes estas extrañas zonas horarias en China.

Keith: Admitámoslo.

Nehemia: Es como si el sol saliera a las 10:00 a.m. en el oeste de China. Es la cosa más rara.

Keith: Bueno, escúchenme, amigos, puede que oigan algunos sonidos de fondo – eso es porque vivo en una situación muy remota, un lugar muy remoto ahora mismo. Hay algunos golpes y choques y cosas así. No hay manera de evitarlo, porque este es el momento en que nos reunimos. Y por alguna razón, han decidido hacer esto en este momento en particular. Así que vamos a entrar en esto.

Nehemia: Creo que es una señal, Keith. Creo que es una señal de que alguien está llamando a la puerta, y quieren entrar y debes abrir la puerta y no cerrarla esta vez.

Keith: Sí, desearía que fuera una puerta, y más bien, está fuera de la estructura del edificio. Así que dice esto, Nehemia, dice en 1 Reyes capítulo 2 versículo 1, “Como se acercaba el tiempo de la muerte de David”, ciertamente, esa tiene que ser una frase diferente en el hebreo. Dice aquí en mi traducción, La versión NAS, “Al acercarse el momento de la muerte de David, le encargó a Salomón su hijo”. Entonces, ¿qué dice en el hebreo?

Nehemia: Lo que dice literalmente es, “Y los días de David de morir se acercaron”.

Keith: Sí. Estuvieron cerca. Así que se acercan, y entonces aquí viene. Ahora, esto… tengo que decirte antes de que empecemos, tenemos esta maravillosa gente, gente, que se ha unido, y han sido Socios de Las Perlas de los Profetas. Y nuestros socios de esta semana son Leon Greene, Wendy y Chuck McKay. Esta gente ha estado dispuesta a acompañarnos y ayudarnos a apoyar este proceso. Y realmente es interesante, Nehemia, lo que me encanta de invitar a la gente a hacer comentarios y preguntas es que creo que es el enfoque general que tenemos de las Escrituras, que es – vamos a echar un vistazo y averiguar lo que dice en el lenguaje, la historia y el contexto. Siempre me encanta cuando la gente puede ir a lo obvio y luego preguntar si hay algo más profundo, en lugar de tratar de hacer algo profundo y luego decir: “Vamos a ir aún más lejos”.

Así que lo que aprecio de nuestros amigos, Leon, Wendy y Chuck, lo que han hecho es que han mirado lo obvio, lo han mirado y han dicho: “De acuerdo, ¿y qué significa esto?” Así que vas a tener que hacer un trabajo muy difícil con el ordenador especial. Estoy seguro de que no tienes estas cosas en la mente. Entonces, ¿podemos ir directamente a ello?

Nehemia: Hagámoslo.

Keith: Aquí dice, dice, “Él acusó (N.deT.: el verbo es “charge”, puede ser tanto ordenar, como acusar, en esta primera parte están utilizando el segundo significado) a su hijo”. Así que está acusando a Salomón, le está dando… Por supuesto, así que esto es lo que dice en inglés, por supuesto, vamos a mirar…

Nehemia: Ahora, ¿qué traducción es esa que dice que acusó a su hijo?

Keith: En realidad estoy en la versión NAS.

Nehemia: ¿Es como una situación en la que una acusación se ha producido y él ha acusado a su hijo?

Keith: ¿No es curioso?

Nehemia: No. Como en la versión JPS dice “Él instruyó a su hijo”. En hebreo dice, “vayetzav”, “y ordenó a Shlomo, su hijo”.

Keith: Sí. Así que lo que fue interesante, para mí, es que cuando vi el hecho de que dice que le ordenó, inmediatamente, pensé, “De acuerdo, me parece más bíblico”, que le ordenó – ya sabes, los mandamientos.

Nehemia: Sí.

Keith: Pero de nuevo, en inglés cuando dice, “le ordenó”, es como si le dijera, “Ahora, esto es lo que tienes que hacer”. No lo sé… ¿cómo ves eso…?

Nehemia: No, es una orden. La primera vez que aparece en el Tanakh… En realidad, así que en primer lugar, en Génesis 49:29 tenemos, veamos, tenemos a Jacob comandando a sus hijos. Dice lo mismo. Y en realidad, ¿qué tienes en la tuya en Génesis 49:29? En hebreo dice: “Vayetzav otam”, “Y les comandó y les dijo: ‘Me he reunido con mi pueblo, entiérrenme con mis padres en la cueva que está en el campo de Efrón el hitita, en la cueva que está en el campo de Macpelá'”, etc.

Génesis 49:29, la misma palabra exacta. Y obviamente, es el paralelo, la sección correspondiente. La versión JPS ha “comandado” en ambos lugares. ¿Qué es lo que tiene?

Keith: Hemos “acusado” en la versión NASB. Los ha acusado.

Nehemia: Así que los acusó, de acuerdo, y supongo que “acusar” podría significar “mandar”. Ahora, ¿cuál es la primera vez que aparece esa palabra? Eso es lo que siempre me gusta saber. “Vayetzav” aparece por primera vez “y Él ordenó”, cuando Dios está hablando a Adán, a la humanidad. Y déjame ver algo muy rápido aquí…

Así que sí, Génesis, capítulo 2, versículo 16. “Y Yehovah Elohim ordenó al hombre, diciendo: De todos los árboles del jardín comerás”. Y continúa diciendo, “Pero del árbol de la ciencia del bien y del mal no debes comer”, y el resto de la historia es bien conocida.

Así que ese es en realidad el primer mandamiento en la historia de cualquier cosa – Dios exigiendo al hombre, “No lo comas”. Lo está exigiendo. Y es interesante porque la palabra hebrea para “testamento”, como si tuvieras “última voluntad y testamento”, así que esa palabra es de la palabra tzav, la palabra tzava’ah. Es un mandamiento. Y tenemos el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, esos términos, que me gustan… ni siquiera podría decirte cuál es el equivalente hebreo, porque no hay tal concepto en hebreo de un Antiguo Testamento. Quiero decir, obviamente, hay un antiguo pacto y un nuevo pacto, aunque, en el Tanakh, oímos hablar del pacto renovado. Así que…

Keith: Sí.

Nehemia: Así que el mandamiento de Dios, su pacto, su testamento aparece por primera vez en Génesis 2:16. Es la primera vez que Dios nos da un testamento, y es este testamento de “No comas del árbol”, y ellos comen del árbol. Y podrías decir, “Bien, entonces hay un nuevo testamento tan pronto como Dios le ordene a Noé y le ordene a Moisés”.

Y la forma en que yo lo veo es, este es Dios haciendo un pacto con la humanidad. Hizo el primer pacto aquí en Génesis 2:16. Podrían haberlo hecho, y sé que esto está fuera de tema, así que no me extenderé demasiado, pero básicamente, tuvieron la oportunidad de comer del árbol de la vida. Todo lo que tenían que hacer era no comer del árbol del conocimiento, y podrían haber comido del árbol de la vida. Y eligieron romper el pacto. Y luego les dio un segundo bocado de la manzana, por así decirlo, a través de la Torá. Así es como yo lo veo. Y ese es el testamento de Yehovah Elohim.

Keith: Amén.

Nehemia: Ahí está. Y ahora el testamento de David a su hijo.

Keith: Sí. Así que dice “Y guarda…” y Nehemia, no sé si estarías dispuesto a hacer esto o no.

Nehemia: ¿Qué es eso?

Keith: Esto me llamó la atención. A medida que avanzamos en este nuevo año, hay tantas cosas que van a pasar. Quiero que siempre elijas una palabra de la semana. Pero hay una palabra de la semana que creo que es muy interesante, y quiero saber si podríamos echarle un vistazo a esta palabra. Dice, “Mantén la orden”. Ahora, este versículo dice, “le ordenó” en inglés. Ahora, dice en 1 Reyes 2:3, “Mantén la orden”. Lo interesante es que…

Nehemia: Espera, ¿cómo nos hemos saltado el versículo 2? Tenemos que hablar del versículo 2.

Keith: No, no. Lo siento. Lo estoy conectando con el 2.

Nehemia: Oh, de acuerdo.

Keith: Porque dice que va por el camino de toda la tierra. Sé fuerte, por lo tanto, y muéstrate como un hombre”. Eso es lo que le está diciendo a su hijo. Vamos a hacer eso. Paremos ahí y sigamos con esa frase, “Sé fuerte, por lo tanto, y muéstrate como un hombre”.

Nehemia: Sí, así que eso es muy bueno. “Sé fuerte y hazte un hombre”, es lo que dice literalmente en hebreo, “y serás para un hombre”, lo que significa convertirse en un hombre. Así que eso es muy interesante. Tenemos esta expresión en inglés, y ¿puedo decir algo un poco controvertido? Lo haré de todas formas. Así que la cultura occidental americana ha sido “amanerada”. Han llegado y han dicho, “Oh, no, no puedes decirle a alguien que sea hombre porque los hombres y las mujeres son completamente iguales, y por lo tanto es sexista decirle a alguien, ‘sé un hombre'”. Pero eso es lo que dice en las Escrituras, “Sé un hombre”. Y eso es lo que dice, “Sé fuerte y sé un hombre”.

Y aquí lo que significa ser un hombre, y tal vez esto es a lo que se quiere llegar, y esto se remonta a Josué, donde dice, “Sé fuerte y valiente para mantener la Torá”. Y aquí dice, “Sé un hombre y guarda los mandamientos”. ¿No es increíble?

Keith: Es asombroso. Es realmente importante.

Nehemia: Me encanta.

Keith: Iba a hacer algo que… y esto es lo que… déjenme decir esto, amigos, quiero que la gente que está escuchando, este año al entrar en este nuevo año gregoriano, sé que estamos en un año bíblico, pero como en este año gregoriano, al empezar Las Perlas de los Profetas, realmente quiero que la gente sea como esta gente que son nuestros asociados. Porque lo que nuestros socios están haciendo es mirar hacia adentro con anticipación. Están viendo lo que está diciendo. Están haciendo preguntas. Están haciendo comentarios. Quiero que la gente haga eso con nosotros. Quiero que sean como los de Berea, y que busquen en las Escrituras para ver lo que dice.

Y luego, por supuesto, una de las grandes cosas que tenemos la oportunidad de hacer con nosotros dos es que pueden ir a las páginas donde están escuchando Las Perlas de los Profetas y pueden hacer comentarios. Esos comentarios pueden ser de la semana anterior, y pueden estar viendo incluso algo que viene en el futuro. Lo que significa que realmente queremos que la gente interactúe con nosotros.

Pero una de las cosas que hice, Nehemia, me tomó desprevenido, y probablemente pensarán que esto es muy controversial, pero lo haré. Así que dice, “Voy a seguir el camino de toda la tierra. Sé fuerte, por lo tanto, y muéstrate como un hombre”. Así que tengo tres hijos, y una de las cosas que hice es que en realidad usé este pasaje ya en sus años de escuela secundaria, la frase de, “Sé fuerte, por lo tanto, y muéstrate como un hombre”.

Nehemia: Sí.

Keith: Lo interesante fue que en el contexto, lo acabas de decir, ¿cómo se ve “por lo tanto, y muéstrate como un hombre”? Así que esa es la conexión para el siguiente versículo.

Nehemia: Espera, antes de que hagas eso.

Keith: Pero entonces quise hacer algo…

Nehemia: Lo siento, adelante.

Keith: Sí. Quería hacer algo. Así que cuando dijo, “muéstrate como un hombre”, me pregunté, ¿dónde podría haber visto David esto? ¿Dónde podría haberlo oído antes? Así que hay un versículo muy interesante.

Nehemia: Vamos. Predícalo.

Keith: Bueno, no, espera. Hay un versículo realmente interesante.

Nehemia: No, tengo el versículo. Estoy deseando compartirlo; pero adelante.

Keith: No, no.

Nehemia: Ya lo tienes. Adelante, adelante. Compártelo.

Keith: Bueno, te diré algo, voy a darte…

Nehemia: No, adelante.

Keith: Quiero pasarlo.

Nehemia: No, hazlo tú. Compartiste esto con tus hijos, así que tienes que hacerlo.

Keith: Así que tienes a Josué haciendo todas estas cosas, pero hay un interesante versículo oscuro en el capítulo 4 del primer capítulo de Samuel, versículo 9.

Nehemia: Ahí está.

Keith: ¿Lo has visto?

Nehemia: Ese es el versículo que iba a traer. Adelante, tráelo.

Keith: Amigos, es realmente interesante, cuando estamos sentados juntos en la misma habitación, podemos hablar o lo que sea. Ahora, estamos completamente qué, a 7- 8.000 millas de distancia y estamos mirando estos versículos y emocionándonos. Eso me dice que hay algo en ello.

Nehemia: Sí.

Keith: Pero Nehemia, en serio, lo que realmente quería hacer es ver si tú también mirabas esto y cómo lo interpretabas.

Nehemia: Sí. Entonces, ¿puedes leerlo? Adelante. 1 Samuel 4:9.

Keith: No, 1 Samuel 4:9 dice, “Ten valor”. Y está hablando, aquí están los filisteos.

Nehemia: Sí.

Keith: “Tengan valor… por lo tanto, sean fuertes”, lo que sea, “y sean hombres”. Y entonces me hice la pregunta, “¿David escuchó esto? ¿Era una frase que usaban cuando iban a luchar?”

Nehemia: Claramente. Así que sigue con el versículo. Dice, “Sean fuertes y sean hombres”, es la misma frase, “conviértanse en hombres, sean hombres, oh filisteos, no sea que sirvan a los hebreos como ellos los sirvieron a ustedes”. Y luego lo reitera, “Sean hombres, venilchamtem, y salgan a la guerra, entren en batalla”.

Así que aquí se dan cuenta de que lo que significa ser un hombre, en este contexto, es luchar. Si no luchas, vas a ser un esclavo, así que mejor ve a luchar contra esos hebreos. Esto es una cuestión de… Y cuando leo esto, me da la imagen de – y me disculpo con los que no les gusta esta persona en particular o esta película – pero me da la imagen de otro filisteo, Mel Gibson, que está en la película Braveheart, y sale delante de la gente y los despierta y les dice que vayan a luchar y están luchando por la libertad. Esto es exactamente lo que los filisteos le decían a su propia gente. “Salgan. Sean fuertes. De lo contrario, serán esclavos de los hebreos”. Así que lo que significa ser fuerte, en este caso, y ser un hombre, es luchar. Así que ahora vamos a atarlo de nuevo a nuestro versículo.

Keith: Bueno, adelante. Sigue adelante.

Nehemia: Beseder. Lo lograste. Vamos. Sigue adelante. Tú lo trajiste. Tráelo.

Keith: No, no. Estamos siendo muy amables.

Nehemia: Ahora volvemos a 1 Reyes 2:2 y 3. Sí, continúa.

Keith: De acuerdo. Así que estaba llegando al versículo 3. Pero quiero dejarte terminar también, porque lo siguiente va a ocupar probablemente la mayor parte del programa.

Nehemia: De acuerdo. Así que dice que seas un hombre, sé fuerte y sé un hombre, que no se trata de luchar, no se trata de la guerra. David hizo eso en su vida. Para Salomón ser un hombre, ser fuerte, significa hacer lo que dice en el versículo 3. Significa guardar el mishmeret Yehovah, lo que Yehovah nos ha dado, el tesoro de Yehovah tu Dios para ir en sus caminos para guardar sus estatutos, sus mandamientos y sus juicios, y sus testimonios como está escrito en la Torá de Moshé, etcétera, etcétera. Eso es lo que significa ser un hombre.

Así que está esta frase, “Sé fuerte y sé un hombre” con los filisteos, y explican lo que quieren decir con ella, quieren decir ir a la guerra. Y David también explica lo que quiere decir con “Sé fuerte y sé un hombre”, no significa ir a la guerra, significa mantener la Torá.

Keith: Amén. Vamos a desempacar esto un poco, y quería ver si estarías dispuesto a echarle un vistazo a esta palabra, mishmeret.

Nehemia: Es una palabra interesante.

Keith: Sí, quería saber si estaríamos dispuestos a dejar que esta sea la palabra de la semana.

Nehemia: Es una palabra difícil de pronunciar.

Keith: ¿Puedes decirnos cuál es?

Nehemia: No lo sé.

Keith: Es una palabra muy difícil de la semana. Pero por eso quiero que la gente considere esto…

Nehemia: No sé si quiero que sea la palabra de la semana. Está bien. Continúa.

Keith: ¿No te gusta esa? ¿No te gusta esa palabra?

Nehemia: Creo que podría ser demasiado avanzada para algunas personas. ¿Qué opinas tú? No lo sé.

Keith: Bueno, por eso quiero que lo consideres, porque la primera palabra en 1 Reyes 2:3, y luego esta palabra… Hay una cosa realmente genial que ocurre todo el tiempo en las Escrituras Hebreas, donde puedes estar leyéndola y puedes ver una especie de raíz y puedes ver las conexiones, y es casi como una cosa muy natural. Como, a veces dirás, “No puedo creer que diga eso en el inglés. No puedo creerlo, bla, bla, bla. Es obvio”. Bueno, no es obvio. Pero cuando abres el hebreo y ves estas cosas, como que saltan de la página. Así que tal vez no queremos que sea la palabra de la semana. Pero al menos, danos la conexión.

Nehemia: Podemos hacer que sea la Palabra de la Semana.

Keith: De acuerdo. Adelante.

Nehemia: Así que es mem, shin, mem, resh, tav. Cada palabra en el idioma hebreo tiene una raíz de tres letras. La raíz de tres letras es shin, mem, resh, que es shamar, que significa proteger. Por ejemplo, cuando dice guardar el Shabat, dice, “Shamor et Yom HaShabbat lekadsho”. “Guarda el Sabbat para santificarlo”. Es la misma raíz – shin, mem, resh. Es una palabra tan… supongo que yo la llamaría una palabra versátil.

Keith: Sí.

Nehemia: Lo que hace que sea difícil de traducir. Así que la primera vez que la tenemos está en Génesis 2:15, “Y Yehovah Elohim tomó al hombre y lo puso en el Jardín del Edén para le’ovda, para trabajar en él”, que no es lo que nos dijeron en el jardín de infancia. En realidad trabajó en el Jardín del Edén. “U’leshomra”, “y para mantenerlo”. Así que esa es la misma raíz, shamar.

Así que el mishmeret es lo que es shamar, lo que se mantiene. Y así en el Jardín del Edén, el hombre fue puesto en él con el propósito de trabajarlo y guardarlo, mantenerlo, lo que sea que eso signifique exactamente. Significa cuidarlo; administrar el jardín.

La próxima vez que la tenemos es en Génesis 3:24, donde tiene un significado muy diferente. Allí, tenemos esta extraña espada flamígera, que es “lishmor et derech etz hacha’im”, para guardar el camino al árbol de la vida, mantener al hombre fuera de allí. Así que ahí está la palabra “guardia” en el sentido en que pensamos, como un guardia de seguridad en un banco. Hay alguien parado allí para evitar que alguien más entre. Eso no es lo que Adán estaba haciendo con el Jardín del Edén, lo estaba vigilando en un sentido muy diferente. Lo mantenía.

Oh, hombre, “hashomer achi anochi”, “¿Soy el guardián de mi hermano?”, en Génesis 4:9, esa es la próxima vez que tenemos esa raíz. Así que podemos seguir y seguir y seguir sobre esta raíz. Es una raíz que a menudo aparece en el contexto de mantener la Torá, de guardar la Torá, seguir la Torá. Y luego tenemos mishmeret, que es – y esos son todos los verbos que miramos – así que el sustantivo es mishmeret, “lo que se guarda”.

Keith: Así que es interesante, Nehemia, cuando vas a Génesis 26:5, y siempre pensé que esto era tan genial. En Génesis 26:5, hablando de Abraham, dice, “porque me obedeció y guardó mi encargo, mis mandamientos, mis estatutos y mi Torá”.

Nehemia: Sí. Ahí está la palabra “ordenar/acusar” otra vez.

Keith: Sí. No, quiero decir, lo que es tan interesante sobre eso es como, “Bueno, espera un minuto, espera”, la gente que hace la pregunta, “¿Cuándo recibió el rollo? ¿Cuándo obtuvo Abraham este rollo?” Y no quiero profundizar en ello, pero cuando lo veo, tengo esta imagen en mi mente.

Nehemia: Espera. Dile a la gente qué palabra es “mishmeret”, porque yo lo sé, no sé si lo saben. En Génesis 26:5, ¿cuál es la palabra de la semana?

Keith: Mishmeret.

Nehemia: La correcta. Ya lo sé. Pero diles en inglés lo que acabas de leer.

Keith: Oh. Tengo que abrir una diferente… en realidad estoy mirando el hebreo aquí. Tendría que cambiar…

Nehemia: ¡Oh!

Keith: Esto es lo que…

Nehemia: Está presumiendo. Así que la versión JPS dice, “En la medida en que Abraham me obedeció y cumplió mi encargo, mis mandamientos, mis leyes y mis enseñanzas”. “Encargo” en hebreo es mishmeret. Antes de que trajeras la versión NASB, vamos a sacar esa por curiosidad.

Keith: Sí.

Nehemia: De nuevo, dice, “Mi encargo”. Y es curioso porque la versión NASB tenía la palabra “vayetzav”, que es la raíz de la palabra mitzvah, o mandamiento, como cargo. Y aquí mishmeret, como cargo, es una palabra totalmente diferente. La Nueva versión King James tiene “ordenado”, la King James… wow, son bastante consistentes. Todos tiene “ordenado”. Y la palabra es mishmeret, que en realidad es “lo que está custodiado”, “Y él custodió mi…” y algunas personas lo traducen como un tesoro. He oído eso en fuentes judías. Les gusta la traducción “tesoro”, porque ¿qué es lo que guarda? ¿Qué pones en una caja fuerte? Pones algo que quieres que se guarde, que quieres que se preserve, y de ahí la palabra tesoro.

Keith: Sí.

Nehemia: Así que creo que tú…

Keith: Bueno…

Nehemia: Adelante, lo siento.

Keith: No, no. Lo que me parece interesante es que una vez que llegamos a esta palabra, cuando abrí 1 Reyes 2:3, y quería que hicieras algo. Quiero decirte, antes que nada, Nehemia, que aprecio mucho el hecho de que hayas estado leyendo el pasaje real en hebreo. Si la gente no ha tenido la oportunidad de escucharlo, no tienes que saber ni una palabra de hebreo. Sólo el hecho de que seas capaz de escucharlo tal y como fue escrito. Sólo quiero decir lo mucho que aprecio eso. Me encanta poner eso cada semana. Lo que hago es que te pongo a ti haciendo eso y tomo la foto que está conectada. Y no sé qué es lo que tiene, es realmente maravilloso. Pero en 1 Reyes 2:3, si lees sólo las primeras 1, 2, 3, 4 – 5 palabras en hebreo, cuando lees eso, ¿haces la conexión en tu mente inmediatamente entre las palabras shamar y mishmeret?

Nehemia: Oh, por supuesto. Es un hebreo estructurado muy común que tienes un sustantivo y un verbo que vienen de la misma raíz de tres letras. El verbo describe la acción del sustantivo.

Keith: Así que esto es lo que quería decir.

Nehemia: Así que dice, “Ve’shamarta et mishmeret Yehovah Elohecha”. Y tú guardarás el mishmeret, lo que está guardado de Yehovah tu Dios, el cargo, el tesoro.

Keith: Sí. Así que lo que es interesante, cuando miro eso, y luego miro mi inglés, inmediatamente digo, “En hebreo, hay dos palabras conectadas. Y en inglés, no están conectadas, “mantener y ordenar”.

Nehemia: Guardó mi encargo. Así que es mantener la guardia. Entonces, ¿puedo hablar de unas cuantas más…?

Keith: Sí. Por supuesto.

Nehemia: Como esta es la palabra de la semana, tenemos que traer unos cuantos versículos más para completar esta palabra, mishmeret, que puedes traducir como “carga”. Voy a traducirla como “tesoro”. ¿De acuerdo?

Keith: De acuerdo.

Nehemia: Dice Éxodo 12:6 en la Nueva versión King James, lo busco ahora. “Ahora lo guardarás hasta el día catorce del mismo mes”. Así que la palabra ni siquiera está ahí. Ni siquiera sé qué hacer con eso. “Guardarás”, se refiere al cordero que tomas el día diez y lo guardas hasta el… Dice literalmente, “Y será para ti un mishmeret que se guardará hasta el día catorce de este mes”. Y la Nueva versión King James sólo tiene “lo”, supongo. Ni siquiera lo tiene.

Está bien. La versión NVI tiene, “Cuídalos hasta el día catorce del mes”. Sí. Así que tiene “ellos”, “cuídalos”. La versión JPS tiene, “Cuidarás de ellos hasta el día catorce de este mes”. Así que otra vez, en hebreo, es, “Será para ti un mishmeret, un cargo, una guardia, un tesoro hasta el día catorce de este mes.” Está hablando del cordero pascual.

Éxodo 16:23, está hablando del man o el maná, que se recoge en – y este es un versículo muy interesante, deberíamos hacer toda una enseñanza sobre esto – “Les dijo: ‘Esto es lo que Yehovah quiso decir: Mañana es un día de descanso, un santo Sabbath de Yehovah. Hornea lo que quieras y hierve lo que quieras; y todo lo que quede se guardará hasta la mañana.” Y en hebreo dice: “Y todo lo que queda lo pondrás como un mishmeret hasta la mañana.” Es para ser guardado, algo que se guarda, se mantiene, se conserva. Allí, tesoro no encaja realmente, pero es el mismo concepto. Es algo que se pone a un lado.

Éxodo 16:32, habla de un mishmeret a largo plazo, no sólo de la noche a la mañana como en el versículo anterior. Sino que aquí dice, “Moisés dijo: Esto es lo que Yehovah ha ordenado: ‘Que se guarde un omer ‘, que es una medida, ‘del maná a través de las edades para que podamos ver el pan con el que te alimenté en el desierto cuando te saqué de la tierra de Egipto'”.

Entonces, ¿dónde está la palabra “mishmeret”? Dice literalmente en hebreo, “Y Moisés dijo, ‘Este es el asunto que Yehovah ordenó, un omer completo de él será le’mishmeret ‘- como un mishmeret – ‘para sus generaciones.'” Así que lo tradujeron como “guardado”. No están indicando que está siendo guardado como un tesoro. Lo traducen como un verbo y no como el sustantivo que es. Así que es algo que se guarda. Es algo que puede ser guardado de la noche a la mañana, puede ser guardado por miles de años, como el maná. Así que eso es realmente interesante.

Y luego Levítico 18:30 dice, “Guardarás mi encargo de no involucrarte en ninguna de las prácticas aborrecibles”. Y en hebreo, dice lo mismo que en nuestro versículo. Dice, “u’shmartem et mishmarti,” “y guardarás mi mishmeret,” Así que es casi exactamente lo que David le dice a Salomón.

Levítico 22:9, “Ve’shamru et mishmarti,” “y guardarán mi mishmeret,” guardarán mi tesoro, etcétera, etcétera.

Así que tenemos esto bastante. Es una frase común, especialmente aparece mucho en Levítico y Números.

Keith: Por eso quería que fuera la palabra de la semana, Nehemia. Eso fue muy interesante.

Nehemia: Beseder. Pero es realmente difícil de traducir. Entonces, ¿cómo vas a traducir esto? ¿Tesoro? ¿Lo que se guarda? Eso es complicado. Literalmente, es “lo que se guarda”, y podría guardarse durante la noche; podría guardarse en el sentido de sólo observarlo, y hacerlo, y mantenerlo.

Voy a mencionar un punto que es… demasiado esotérico, no lo voy a mencionar. Así que Deuteronomio 11:1 dice, “Y amarás a Yehovah tu Dios y guardarás su mishmeret, sus estatutos, y sus juicios y sus mandamientos todos los días.” Parece que David está citando Deuteronomio 11:1, lo que se acerca mucho a lo que le dice a Salomón.

Keith: Bueno, esto es lo que quería hacer. ¿Podemos hacer algo? ¿Estarías dispuesto a hacer esto?

Nehemia: Sí, claro.

Keith: Esto es en realidad de nuestros socios, y en realidad, es algo con lo que estaba tratando incluso a un nivel un poco más profundo. Quiero que nos hagamos la pregunta – cuando leas esto, y escuches esta palabra, “y guardarás”, esta palabra mishmeret. “Guardarás esto, lo que se guarda de Yehovah tu Dios.” Y dime si estoy en lo cierto o no, así es como vas a guardarlo, “para caminar en Sus caminos”. Así que eso me parece cuando escucho eso, bien, así que caminar en Sus caminos, esto parece ser una forma de vida. En otras palabras, hay acción en esto. ¿Y cómo camino por Sus caminos? Ahora, aquí viene de nuevo, “para mantener”, la palabra shamar, lishmor, ¿mantener qué? Ahora, aquí es donde realmente necesito tu ayuda, Nehemia. Realmente necesitamos tu ayuda aquí. Cuando escuchas las palabras estatutos, mandamientos, ordenanzas – dice en la versión NAS – y testimonios. ¿Cuáles son las diferencias? Quiero decir, ¿por qué David…

Nehemia: Oh, vaya.

Keith: No, tenemos que hablar de…

Nehemia: La gente ha dado vueltas, esta teoría sobre, “El estatuto es esto…” e incluso los rabinos dirán, por ejemplo, “Un estatuto es un mandamiento que es arbitrario”. ¿Y qué quieren decir con arbitrario? Dan el ejemplo de la ternera roja. ¿Por qué es roja y no, no sé, azul? Estuve en Nepal y vi vacas azules. ¿Por qué es una vaquilla roja y no una vaquilla azul?

Keith: Nehemia, espera. Detente un segundo. Para un segundo. Eres daltónico, me has dicho…

Nehemia: Soy débil en colores, no soy daltónico.

Keith: No sabes la diferencia. He visto tus calcetines, llevas calcetines azules y negros.

Nehemia: Puedo decir toda la diferencia entre el rojo y el azul. No puedo distinguir la diferencia entre el azul marino y el negro y el verde oscuro.

Keith: De acuerdo, viste una vaca azul.

Nehemia: No, he visto vacas azules, y podría haber sido una vaca negra, estipularé eso. O una vaca verde. Estoy bastante seguro de que era azul. El punto es que los rabinos dicen que es un estatuto, algo que es totalmente arbitrario, en oposición a un mandamiento, que tiene sentido. Un ejemplo de un mandamiento sería “no asesinar”. Podría descubrir por mi cuenta no asesinar sin que Dios me lo dijera. Y así, por lo tanto, es una categoría diferente.

Ahora, he mirado estos términos a lo largo de los años, y no he visto ningún tipo de explicación consistente de la diferencia entre un estatuto y un mandamiento, lo que tienes como ordenanzas que en realidad son juicios, testimonios, no sé cuál es la diferencia, y francamente, nadie más lo sabe.

La primera vez que oímos hablar de estos diferentes términos es en Génesis 26:5, en el versículo que citaste, “Por cuanto me obedeció Abraham y guardó mi mishmeret, mi tesoro, mi cargo”. Y dice, “Mitzvotai, Mis mandamientos, chukotai, Mis estatutos, veToratai, y Mis enseñanzas,” o literalmente “Mis Torahs“. Entonces, ¿cuál es la diferencia entre una mitzvah y una chuka y una Torah? No lo sé, y como dije, nadie más lo sabe.

Keith: Oh, chico, oh, chico. Bueno, estaba muy emocionado con esto, Nehemia, y no me estaba metiendo tanto en el tema de…

Nehemia: ¿Puedo compartir una cosa que está mal?

Keith: Sí, claro.

Nehemia: Así que una de las preguntas… desafié a los rabinos cuando crecí, dije… tienes la base del judaísmo rabínico, la base del fariseísmo con el que crecí, fue que Moisés recibió dos Torás en el Monte Sinaí – una Torá escrita, y una Torá oral. Al principio sólo acepté esto como un hecho, y luego, finalmente, dije: “Muéstrame un solo versículo en cualquier lugar del Tanakh que diga que Moisés recibió una Ley Oral”, y no pudieron. Pero luego dijeron, “Bueno, nuestros antiguos rabinos interpretaron Éxodo 24:12 como refiriéndose tanto a la ley escrita como a la Ley Oral”. ¿Y qué significa eso?

Así que dice allí, te leeré la versión JPS, “El Señor le dijo a Moisés: ‘Sube a mí en el monte y espera allí, y te daré las tablas de piedra con la enseñanza y los mandamientos que he inscrito para instruirlos'”. Y así en el hebreo, dice, “te daré la Torah”, que sólo significa instrucción, y hablaremos de eso en un minuto cuando hablemos de la Torá de Moisés, “y el mandamiento, que he escrito para instruirlos”. Así que la palabra “instruirlos” se refiere a la Ley Oral, me dijeron. Y el punto es que tienes estos términos diferentes – Torah y mitzvah. Y no podemos decir realmente cuál es la diferencia entre ellos. Nadie lo sabe realmente, ni siquiera los rabinos con su Ley Oral.

Keith: Bueno, una cosa que realmente aprecié cuando lo estaba leyendo. Me acerqué a la idea de David, y pensé: “Bien, ¿qué sé yo de David? Y lo que sé de David es que le encantaba escribir”, y mi salmo favorito que David escribió es el Salmo 119. Y cuando repasé ese salmo, me pregunté, ¿qué hace David aquí? Está hablando con Salomón y le está ordenando, le está dando este “Esto es lo que debes guardar”. Y lo más interesante, Nehemia, es que quiero que la gente haga esto por sí misma, tal vez puedas hacerlo más rápido. Pero lo que me pregunté, es si hay otro momento en el que David usa los cuatro. ¿O hay otro versículo en la Biblia donde hay cuatro raíces, cuatro palabras, en un solo versículo?

Y por supuesto, no lo hay. David es la única persona que hace esto. Pero lo que hice fue repasar el Salmo 119, y lo que me gustó de esto fue que estaba, como, de acuerdo, es David… y podríamos hacer esto, podría ir más allá, ¿hay otros libros que tengan los cuatro en un solo libro? Pero lo que era realmente genial del Salmo 119 es que los cuatro aparecen en algún momento en el Salmo 119. Creo que uno de ellos aparece 22 veces, uno aparece 2 veces.

Pero lo que fue realmente interesante es que me pregunté, David está a punto de morir, vamos a ser contextuales aquí. Está a punto de morir. Sabe que Salomón es la promesa, la promesa de que Dios va a cumplir su promesa a través de la semilla, y su semilla, y sabes a quién tiene, a Salomón. Entonces, ¿qué hace? Toma estas cosas, estas palabras que usa en el Salmo 119, y en muchos otros lugares, pero lo interesante es que él es la única persona – y escucha, si puedes encontrar esto de manera diferente, voy a estar muy emocionado – no pude encontrar otro versículo que tuviera las cuatro raíces en un solo versículo, las cuatro palabras, aparte de David usándolo.

Y entonces lo que fue tan genial es que pensé: “¿Qué es lo que David quiere comunicar?” Así que tal vez no hay una diferencia entre el mishpat y no hay una diferencia entre eso y el estatuto y el juicio. Entonces, ¿qué le dice a Salomón? Oye, sólo hay unas pocas cosas que tienes que recordar. Recuerda esto. Así que toma cada una de estas palabras y las vuelca en Salomón. Si Salomón lee en el Salmo 119, si Salomón lee en diferentes partes de los Salmos, si regresa y su padre está muerto, va a escuchar una y otra vez sobre estos encargos y estos estatutos y estos mandamientos.

Y es muy triste, porque podemos ir más lejos en esto, pero ¿cuánto tiempo mantuvo Salomón el encargo? Quiero decir, inicialmente, lo tenía, lo entendió, y luego con el tiempo, no continuó haciendo lo que David le dijo que hiciera. Esa es otra discusión.

Pero me pareció muy interesante, Nehemia, que David sea quien impulse este concepto en sus escritos, en esos Salmos que ha escrito. Y de nuevo, no pude encontrar ningún otro versículo. Ahora, tal vez, como dije, probablemente podrías tap, tap.

Nehemia: No, ese es el único lugar según mi programa de ordenador en el Tanakh que tiene esos cuatro en un versículo. Pero sobre el Salmo 119, para los que no lo sepan, en primer lugar, es el capítulo más largo de la Biblia. El Salmo 119 es un salmo sobre la Torá. Es sobre el mandamiento de Yehovah en la Torá, y los antiguos judíos lo miraron y dijeron que hay diez palabras diferentes para la Torá en este capítulo. Y podríamos hacer toda una enseñanza sobre cuáles son esas diez palabras. Sólo hay que poner el dedo en cuatro de ellas. Pero se ha argumentado que cada versículo del Salmo 119 se refiere a la Torá de una manera u otra. Por ejemplo, el versículo 1 en realidad sólo dice la Torá. El versículo 2 dice “eidotav”, sus testimonios. El versículo 3 dice Sus caminos. El versículo 4 dice “pikudecha”, sus preceptos, o en realidad, sus mandamientos. Así que es bastante genial, un salmo bastante genial.

Keith: ¿Puedo decirte algo curioso?

Nehemia: Sí.

Keith: Te contaré algo curioso de cuando vine a Israel, Nehemia antes de conocerte…

Nehemia: Recuerdo esto.

Keith: Antes de conocerte. Este era mi gran problema. Estaba tratando de familiarizarme con el hebreo, y lo que hice es que decidí repasar el Salmo 119. Y lo que fue realmente interesante, sólo tengo que decirte, es que estaba repasando esos versículos, y creo que sólo encontré dos, tal vez tres versículos en los que no pude encontrar una palabra para describir algo sobre la Torá en todo el Salmo.

Nehemia: Así que tenemos que mirar esos 2-3 versículos.

Keith: Sí, ¿cuántos versículos hay de nuevo?

Nehemia: Una tonelada de versículos. No lo sé. Veamos, estoy mirando.

Keith: De todos modos, y nuestros amigos también mencionaron esto.

Nehemia: 176 en hebreo.

Keith: 176. Pero lo interesante de esto es que David dice: “Escucha, Salomón, voy a tomar estos cuatro conceptos y me aseguraré de que entiendas estos cuatro conceptos en una sola cosa. Esto es lo que vas a hacer – vas a mantener este encargo de caminar en Sus caminos. ¿Cómo lo harás? Manteniéndolo”.

Permíteme por favor leerlo en inglés aquí para nuestra gente que está buscando en la Biblia inglesa, “para guardar sus estatutos, sus mandamientos, sus ordenanzas y sus testimonios”, y luego llegamos a, “de acuerdo con lo que está escrito en la Torá de Moisés”. Creo que eso es, quiero decir que si no lo conseguiste, él lo va a conseguir allí. Asegúrate de que entiendes lo que está en la Torá.

Nehemia: ¿Podemos hablar de esa frase, “la Torá de Moisés”?

Keith: Absolutamente, sí.

Nehemia: De acuerdo. Es una frase bastante genial. Así que aquí hay algo que tenemos que señalar; la palabra “Torá” simplemente significa “instrucción”. ¿Y cuál es exactamente la diferencia entre instrucción y mandamiento? Eso no está del todo claro, pero vemos ejemplos de ello. Por ejemplo en Levítico 6:2, “Esta es la Torá del holocausto”. “Esta es la Torá de la ofrenda de harina”, en Levítico 6:7. En Levítico 6:18, “Esta es la Torá de la ofrenda por el pecado”. Así que parece tener este tipo de connotación ritual, aunque tal vez no.

Éxodo 12:49 dice, “Habrá una Torá para el nativo y el extranjero que resida entre ustedes”. Ahora, ¿qué significa la Torá en ese versículo? Porque la Torá tiene dos, en realidad, significados relacionados pero diferentes. Uno es en el sentido estricto de un mandamiento específico, o un conjunto específico de mandamientos, como los mandamientos relativos al holocausto. Y tal vez Éxodo 12:49, cuando dice, “una Torá para el nativo y el extranjero”, se refiere a la forma en que se lleva a cabo el sacrificio de la Pascua, porque de eso es de lo que habla en Éxodo 12. O tal vez significa una Torá en el sentido del cuerpo colectivo de instrucción divina, y ese cuerpo colectivo de instrucción divina, que se llama Torat Moshé, la Torá de Moisés, o Torat Yehovah, o algunas otras variaciones de eso.

Por ejemplo, Éxodo 13:9 dice: “Será una señal en tu mano, y un memorial entre tus ojos, para que la Torá de Yehovah esté en tu boca”. Así que ahí, “La Torá de Yehovah” no es un mandamiento específico, como un mandamiento ritual, como el mandamiento del sacrificio de la Pascua, o el compromiso de la ofrenda quemada. Allí, “Torat Yehovah” es el cuerpo colectivo de instrucción divina. Y ahí es donde, por supuesto, los judíos caraítas y los judíos rabínicos tendrán una especie de desacuerdo. Diremos, “Espera un minuto, si hay un segundo cuerpo de instrucción divina que fue dado en el Sinaí, ¿cómo es que la Torá, en ese sentido colectivo, nunca se refiere en plural?” Es sólo en el sentido estricto, donde tendremos la Torá del holocausto, y la Torá de la Pascua, allí tendrás una definición estrecha o tendrás un plural.

Así que espero que no haya sido muy confuso. Pero unos pocos versículos se refieren a la Torá de Moisés. Es bastante genial. Por ejemplo Josué 8:31, uno de mis versículos favoritos, y por supuesto, desde mi perspectiva como judío caraíta, esto prueba que no existía la Ley Oral. Pero esa es una pregunta diferente. Dice, “ka’asher tziva Moshé eved Yehovah”, “Como Moisés, el siervo de Yehovah, ordenó a los hijos de Israel, como está escrito en el libro de la Torá de Moisés”, etcétera, etcétera. Así que aquí se habla de que están construyendo el altar en el Monte Eval. En realidad, el versículo que estaba mirando que prueba la Torá escrita es un versículo diferente en esa área, pero como sea.

Aquí en Josué 8:31, y ese era en realidad un lugar… Ahora, ¿fuiste conmigo al Monte Eval? No, no lo hiciste, fui con Yoel. ¿Has estado alguna vez en el altar del Monte Eval?

Keith: Sí, fui solo.

Nehemia: De acuerdo. Es un sitio bastante genial. Es un altar descrito en Josué 8:31. Yo he estado allí, Keith ha estado allí, otros han estado allí. Y allí menciona, “Como está escrito en el libro de la Torá de Moshé”. Así que tenemos esta idea de que incluso en los tiempos de Josué, tan temprano como eso, había un libro llamado el Libro de la Torá de Moshé.

Keith: Amén.

Nehemia: Y luego en Josué 8:32 dice, “Y escribió allí en las piedras la copia de la Torá de Moshé, que escribió ante los hijos de Israel”. Así que junto a este altar en el Monte Eval, en el norte de Israel, que estuvo en algún momento y tal vez todavía esté allí enterrado, hay una copia de la Torá de Moshé. Así que este fue un libro escrito claramente definido.

Otro versículo donde lo tiene es 2 Reyes 14:6. También dice, “Como está escrito en el libro de la Torá de Moshé”. 2 de Reyes 23:25 también menciona la Torá de Moshé. Malaquías 3:22 dice: “Recuerda la Torá de Moshé mi siervo”. Daniel 9:11, se refiere a, “Lo que está escrito en la Torá de Moshé el siervo de Dios”. Hay un montón de otros versículos, no voy a traerlos todos. Ahora, traigamos una variación diferente, que es “Torat Elohim”, la Torá de Dios, que es Josué 24:26. Y esto es realmente interesante, dice, “Y Josué escribió estas cosas en el Libro de la Torá de Dios”.

Keith: Sí.

Nehemia: Así que Josué escribió en la Torá. ¿Y cuál es la diferencia? Está este rollo, como literalmente un rollo físico llamado la Torá de Moshé, el Libro de la Torá de Moshé, y la parte que Josué escribió es la Torá de Dios. Significa que incluye la Torá de Moshé y tiene esta cosa extra que llamamos el libro de Josué. Ya sabes, está el término el Pentateuco, o los cinco libros. Algunos lo llaman Hexateuco, o los seis libros, incluyendo el de Josué, basado en Josué 24:26. Así que Isaías 1:10 menciona la Torá de nuestro Dios, Oseas 4:6, y también el Salmo 37:31. Así que cuatro veces en el Tanakh tenemos esta idea no sólo de la Torá de Moshé sino de la Torá de Dios. Y por supuesto, “Torat Yehovah”, la Torá de Yehovah, ya la vimos en Éxodo 13:9, y está en algunos otros lugares.

Keith: Te diré una cosa, Nehemia, cuando pienso en eso, esta Torá, esta instrucción, y David hace un trabajo tan asombroso – básicamente está ordenando a Salomón. Está diciendo, “Esto es lo que tienes que hacer”. Y luego, siempre que tengo en hebreo esta idea, en inglés dice, “para que”, aquí está la razón, aquí está la razón del por qué, “para que Yehovah pueda llevar a cabo su promesa”, y por supuesto, podríamos pasar todo el tiempo hablando de lo que es esa promesa. Pero él le dice, “Esta promesa que Él habló sobre mí, diciendo, ‘Si tus hijos se cuidan de su camino, para caminar delante de mí en verdad con todo su corazón y con toda su alma, no te faltará un hombre en el trono de Israel.'” Hablando de esta promesa que todos esperamos, la última promesa, la promesa mesiánica del que viene a través de los lomos de David. Pero pensé que era interesante en el Salmo 132:12, tal vez puedas comprobar y echar un vistazo a esto. Salmo 132:12 que le dice, “Aquí está la promesa”, y luego en Salmo 132:12 dice, “Si tus hijos guardan mi pacto y mi testimonio que les enseñaré, tus hijos también se sentarán en tu trono para siempre”.

Así que estoy pensando, de nuevo, en David mientras está ahí tumbado, y tiene esta promesa. Y no sé, ¿se revuelve en su tumba, como dicen, cuando ve que Salomón de repente deja los mandamientos de Dios, y ve como los hijos de sus hijos, de sus hijos, de sus hijos dejan esos mandamientos. Y sabiendo que esta será la elección, si los cumple, esto es lo que sucederá; si no lo hace, esto es lo que sucederá.

Sé que como padre, y te he visto, Nehemia, donde en Shabbat, y sé que hablamos de esto, pero esto realmente me conmovió. Es algo que es una tradición. Pero la idea de un padre tocando a su hijo y poniendo una bendición en ese hijo, o en una hija, o en un niño. Y están los altibajos de eso. Hay veces que ves a tus hijos salir y estás emocionado, y hay veces que ves que no lo hacen, y lo que sucede como resultado. Así que estoy viendo esto, y como, David es muy claro en decirle, “Escucha, ha habido una promesa. Esto es lo que tienes que hacer”.

Nehemia: Es condicional, sin embargo.

Keith: Exactamente.

Nehemia: Y eso es algo que se enfatiza tanto en este versículo como en el que lees en los Salmos, y en un montón de otros versículos, también.

Keith: Sí.

Nehemia: Ojalá tuviéramos tiempo para hablar de Jeremías 33, donde habla de que un descendiente siempre es del linaje de David, pero por supuesto, eso es en el contexto de este condicional. Y creo que, ¿es esa una de las partes de los Profetas? No lo recuerdo. Espero que lo sea.

Keith: Eso espero.

Nehemia: Porque me gusta mucho ese pasaje. Pero definitivamente es una promesa condicional.

Keith: Sí. Así que este es el trato, y sé que tenemos – me pongo un poco nervioso, amigos, mientras estamos haciendo estas grabaciones, cada vez que escucho – algunos dicen que sus dedos están cruzados – sólo oro por ello, porque podamos pasar la grabación sin problemas. Quiero decir que tengo a esta gente taladrando afuera.

Nehemia: Sí, no escuchamos eso. O yo no lo oigo, de todos modos.

Keith: Me alegro mucho. ¿Pero qué… podemos hacer algo? ¿Podemos avanzar un poco?

Nehemia: Sí.

Keith: Porque hay un cambio que es realmente interesante, te va a encantar esto. El jefe le está diciendo “Ahora, escucha, mantén las órdenes, y guárdalas. Ahora, estoy a punto de morir. Ahora, muy rápido, hay algunos asuntos de los que tenemos que ocuparnos”. Es como el Padrino. Tenemos algunos…

Nehemia: Espera, tienes que explicarle a la gente que no ha visto la película. ¿Cómo es él como el Padrino?

Keith: No, no. Lo que digo es que… David está a punto de… y está siendo muy espiritual.

Nehemia: No estás diciendo que es como el Padrino. Así que en las películas de El Padrino, en la segunda creo que hay un flashback de cuando era joven. Creo que es interpretado por Robert DeNiro. Y pone su dedo en la sien y dice, [imitando al Padrino] “Me acuerdo. Me acuerdo.” No se olvida. ¿Así que llamas a David el Padrino? No sé si me siento cómodo con eso.

Keith: No, no. Escucha, lo que intento decir…

Nehemia: Así que David es como Robert DeNiro, y va a ajustar cuentas, [imitando al Padrino] “No lo olvidaré”.

Keith: Creo que es realmente interesante, Nehemia. Y de nuevo, tú eres el cronometrador aquí, dice aquí que hemos estado avanzando un poco. Pero esto es lo realmente interesante, y quiero desafiar a la gente a hacer esto si no queremos regalárselo, ¿de acuerdo? ¿Puedo desafiarlos en esto?

Nehemia: Claro.

Keith: Esta primera parte porque la segunda parte no vamos a salir de aquí sin que hables de ello. En 2:5 donde dice, “Sabes también lo que Joab le hizo a los dos comandantes de los ejércitos de Israel”. Y les dice quiénes son los dos comandantes.

Ahora, lo que quiero desafiar a la gente a hacer es esto. Quiero que tomen la frase de los dos comandantes y que lean las historias sobre lo que pasó. Es fenomenal. Nehemia, como, me emociono mucho. Ya me conoces, a veces tengo que levantarme e irme cuando estoy leyendo la Biblia, y salgo por la puerta, y estoy como, “¡Ahh!”

Nehemia: Literalmente hace eso.

Keith: Y me emociono. Pero lo que me emociona de esto es que si sólo leo este versículo, es una pequeña cosa casual. “Oye, no olvides lo que hizo Abner”, y sabes que quieres seguir adelante.

Nehemia: Lo que le hizo a Abner.

Keith: Pero esto es lo que yo hice.

Nehemia: Lo que Joab hizo con respecto a Abner, sí.

Keith: Así que lo que hice fue, cuando pasé, cada vez que vi la palabra Abner, y pasé cada vez que vi la palabra de los comandantes, ¿y sabes qué? Esto pinta un cuadro muy, muy profundo sobre por qué esto es un problema para David. Quiero decir, literalmente, sólo digo que podrías tomar un enfoque casual y decir que a David le pasó algo pequeño. Son cosas muy importantes que ocurrieron, y como dije, podríamos hacer un programa, literalmente podríamos hacer un programa sobre por qué David le dice a Salomón que aborde el tema de Joab.

Nehemia: Así que aquí está la pregunta más importante…

Keith: Reto…

Nehemia: Adelante, lo siento. Termina lo que estás diciendo.

Keith: Sólo quiero desafiar a la gente a hacer esto. Esto como parte de un estudio de la Biblia, donde tomas la palabra Joab y descubres cuántas veces…

Nehemia: Así que le pedimos a la gente que se nos una en el episodio de esta semana porque no tenemos suficiente tiempo.

Keith: Sí.

Nehemia: No puedes decir que has escuchado este episodio hasta que no hayas hecho esta parte del estudio por tu cuenta.

Keith: Exactamente.

Nehemia: Específicamente, tienes que mirar 2 Samuel capítulo 17, y ese es el tema de Amasa. Lee todo ese capítulo, 2 de Samuel 17. Esa es la historia de Absalón, y descubrirás lo que le pasó a Amasa allí. Y luego estará en el capítulo 1 de Samuel, veamos. No lo sé, lo estoy buscando. Sigue con lo que estabas diciendo.

Keith: De acuerdo. Mientras buscas esos versículos, también puedes buscar estos versículos sobre lo que pasa con Joab. Pero especialmente, en cuanto a cómo afectó a David, y cómo afectó a la forma en que la gente vio a David. Y va aún más lejos, Nehemia, porque no habla de las otras cosas que Joab hizo, en este versículo, que probablemente también le afectaron a él.

Como, por ejemplo, en lo que se refiere a su hijo Absalón. Cuando lo lees, te das cuenta del peso de lo que David le dice a Salomón sobre este hombre. Ahora, lo que quería hacer, y como que quería darte la bola curva en esto, si está bien…

Nehemia: Sí.

Keith: Quiero decir que quizás encontraste el otro versículo que querías decir, ¿cuál es?

Nehemia: Lo estoy buscando.

Keith: Eso significa que no.

Nehemia: Adelante. No, aún no lo he encontrado.

Keith: Está bien. Está bien porque hay tres secciones aquí. Y quiero llegar a la que realmente quiero que hables, si te parece bien. ¿Puedo seguir leyendo?

Nehemia: Sí.

Keith: Entonces dice aquí, en lo que a él concierne, dice, “Derramó la sangre de la guerra en paz. Y puso la sangre de la guerra en su cinturón… Así que actúa de acuerdo a tu sabiduría,” y luego dice esta frase, “y no dejes que sus canas bajen a She’ol en paz.”

Nehemia: She’ol, sí.

Keith: She’ol, está bien. Entonces, ¿de qué está hablando, Nehemia? ¿Qué es She’ol?

Nehemia: She’ol es el reino de los muertos, y si lees el capítulo 9 de Eclesiastés, versículos 1 al 10, describe lo que pasa en el She’ol. Todo el mundo va al She’ol, los buenos y los malos. Estás en un estado de sueño allí. No hay pensamiento, conocimiento y acción en el She’ol, donde todo el mundo va.

Keith: Bien. Increíble.

Nehemia: Y es por eso que leemos en, por ejemplo, Daniel, y otros lugares, Isaías 26, sobre la resurrección que se describe como ser despertado, porque de la manera en que se describe en el Tanakh, estás en un estado de sueño del alma en el She’ol hasta que eres despertado en la resurrección.

Así que las dos secciones que hay que leer son 2 de Samuel capítulo 3, sobre Avner, Abner, y 2 de Samuel capítulo 17 sobre Amasa.

Keith: Increíble. Y entonces, si tienes algo de energía y algo de tiempo, mira algunos otros pasajes con él en sus interacciones, e incluso podrías entender por qué esto es tan importante.

Nehemia: Bien. Bueno, para obtener el contexto, especialmente sobre Abner, Avner, tienes que volver y mirar la interacción que tuvo con el hermano de Joab, Asahel, a quien asesinó, o mató, debería decir.

Keith: Sí.

Nehemia: Así que es toda una red compleja. Pero esta es la pregunta que tengo; así que le está diciendo a Salomon que se ocupe de Joab. ¿Cómo es que no trató con Joab él mismo?

Keith: Esa es una gran pregunta.

Nehemia: ¿Cuál es la respuesta?

Keith: No lo sé.

Nehemia: Creo que no era lo suficientemente fuerte.

Keith: No crees que tuviera…

Nehemia: Quiero decir que Joab era su general, y que dependía de Joab. Y tal vez era psicológicamente dependiente de Joab, y no sentía que pudiera hacerlo. Ahora, las otras situaciones que oímos, él dio su palabra de que no se ocuparía de ellas, y así las deja para Salomón en el siguiente versículo. ¿Pero Joab? No le dio a Joab su palabra. Creo que tenía miedo de Joab. Creo que dice que dependía psicológicamente de Joab y que no creía que su reino se mantuviera sin este general. Y una vez que su hijo tomara el control, bien, entonces podría ser tratado.

Keith: Vaya. Eso es interesante. Es interesante. Bueno, la siguiente persona de la que hablamos – de nuevo, la gente puede ir y ver esto – es realmente una historia conmovedora para David, ya que va y encuentra gente que realmente le apoyará y ayudará en el proceso de un momento realmente difícil de su vida. Es interesante porque entonces, al final de su vida, dice, “Ahora, recuerda, asegúrate de tratar a esta persona, y no sólo a esta persona”, pero también creo que aquí dice incluso a sus hijos, ¿estoy aquí? Sí, “Pero muestra amabilidad incluso a sus hijos Barzillai el galaadita”.

Nehemia: Bien… Porque era un hombre viejo incluso cuando David tuvo la interacción con él, en 2 de Samuel 17.

Keith: Sí.

Nehemia: Y el punto es que a estas alturas, tiene un pie en la tumba, así que realmente la bendición va a ser para sus hijos.

Keith: De acuerdo. Ahora, aquí está el gran desafío para ti. Ahora, aquí es donde tengo…

Nehemia: Sí.

Keith: Quiero que vayas a 1 de Reyes 2:8. Hiciste una increíble… ¿Recuerdas la enseñanza de la que hablamos? La llamaste una de las mejores enseñanzas que has hecho.

Nehemia: Lo fue. Absolutamente. La enseñanza de Shimei.

Keith: ¡La enseñanza de Shimei! Y es realmente interesante, porque fuimos al tema de su nombre, y “Escúchame”, y todo eso. Así que David toma este enfoque realmente hermoso para dejar que Shimei sea Shimei. Y luego llega a su lecho de muerte.

Nehemia: “Me acuerdo”. “No me olvido”.

Keith: Él saca a relucir el nombre de este tipo. Y cuando lees eso, ¿qué piensas cuando lo oyes?

Nehemia: Creo que su punto con Shimei es, “Vigila a este tipo. Es peligroso. Vigílalo. Di mi palabra de no matarlo, así que no voy a tocarlo. Mantén tu ojo en él.” Y así no le dice que lo mate. Dice: “Sabrás qué hacer”. Y él dice, “Vas a bajar su vejez con sangre al She’ol.”

Y lo que sucede – y obviamente esto no está en la parte, así que no podemos hablar mucho de ello – pero lo que termina sucediendo es que le dice a Shimei, “Mira, puedes vivir el resto de tu vida aquí sin problemas, sólo no hagas problemas. No te vayas de Jerusalén, quiero ser capaz de vigilarte.” Y Simei acepta esto, y entonces rompe los términos y es ejecutado porque violó la orden del rey. Así que Shimei tuvo la oportunidad de vivir sus días en paz, pero Shimei era Shimei; Shimei era el peor enemigo de Shimei.

Keith: Sí.

Nehemia: Y no puedes cambiar eso.

Keith: No puedes cambiar eso. Así que es interesante, Nehemia, voy a hacer la transición porque no tuvimos la oportunidad de hablar… Pero imagina ahora, David está al final de su vida, y esto me ha hecho pensar mucho, Nehemia, sobre algunas situaciones con las que he estado lidiando durante el último mes más o menos. Tuve dos personas que murieron. Una de ellas era un hombre que era una especie de mentor. Se llamaba Dr. Myles Munroe, y de lo único que hablaba era del propósito y de vivir tu propósito. Dijo que una de las cosas más tristes es pasar por un cementerio. Miras en un cementerio y ves cuántas cosas hay en esa tumba que la gente nunca lo hizo, porque tenían demasiadas excusas y problemas, y nunca lo vivieron realmente. Y luego el otro fue un joven con el que trabajé, llamado Orlando Thomas, que murió de la enfermedad de Lou Gehrig. Ambos hombres murieron el mismo día.

Nehemia: Waoo, ¿qué?

Keith: Sí. Uno en un trágico accidente de avión, el otro murió a los 42 años con la enfermedad de Lou Gehrig, y llevaba el número 42, y fue en su cumpleaños.

Nehemia: Vaya.

Keith: Y como estaba tratando con estas cosas, pensé que… ¿qué pasa con David? Y pensé en mi propia vida, y pensé en el ministerio, y pensé en arriesgarlo todo, haciendo todo lo que pueda hacer mientras tenga aliento. Y entonces cuando llegue ese día, si tengo la oportunidad de mirar a mis hijos a los ojos y encargarlos como lo hizo David, también podré decir que he hecho lo que Dios me ha llamado a hacer.

Y eso me lleva a un poco, no quiero acortar demasiado las cosas, pero vamos a seguir un poco más. Quiero dar la oportunidad de hablar un poco sobre lo que estamos haciendo. Quiero decir que estamos en diferentes partes del mundo ahora mismo, pero seguimos ministrando, y estamos haciendo cosas que son interesantes. Así que quiero entregarlo. ¿Puedes ponernos al día sobre lo que está pasando?

Nehemia: Este es el Minuto del Ministerio, así que tú vas primero. Adelante.

Keith: De acuerdo, gracias. Así que para mí ahora mismo, ya sabes, es el comienzo de este año calendario y realmente tuvimos un empujón al final de este último año para dar a la gente tantas oportunidades como fuera posible. Tengo que levantar una bandera blanca. Hice algo muy, muy radical, y a partir de ahora los que están escuchando pueden experimentarlo. Solías burlarte de nosotros, Nehemia, en BFA, decías, “¿Qué es esta biblioteca de contenidos premium?”

Nehemia: Todavía me burlo de ti. No, sigue.

Keith: No, no, no te burlas de mí. No. Pero déjame decir algo. Hemos decidido hacer algo. Hemos tenido que darnos cuenta de que una de las mejores maneras de que la gente experimente algo es regalándolo. Y lo que estamos haciendo ahora es una prueba gratuita de siete días para que la gente pueda entrar y ver lo que hay en la Biblioteca de Contenidos Premium.

Nehemia: Vaya.

Keith: Si les gusta, genial, son capaces de apoyarnos siendo parte de ella. Pero si no, lo cancelan, no hay daño, ni falta, ni riesgo para ellos. Pero una de las razones por las que estamos haciendo esto, es que acabamos de poner el especial de Hanukkah. Hablamos mucho sobre Hanukkah, pero una de las cosas que es interesante sobre Hanukkah es lo que Hanukkah realmente es históricamente, versus lo que vemos en la sociedad americana, que tengo que darles una cosa muy rápida, es que leí un sitio donde realmente dijeron que llamaban al Hanukkah, “la Navidad judía”, y me sentí ofendido, Nehemia. ¿Qué quieres decir con que es Navidad?

Nehemia: Eso es cierto. Es 100% cierto.

Keith: No, no digas eso. No, no.

Nehemia: Así que Hanukkah, la forma en que se observa hoy en día en América se parece poco a la forma en que se observaba, incluso cuando yo estaba creciendo, pero definitivamente en la forma en que se hacía cuando mi abuela estaba creciendo. A lo sumo, puedes obtener gelt de Hanukkah, que era unos pocos dólares para ir a comprarte un regalo. ¿Esta idea de ocho días de regalos? Vamos, eso es un aspirante a la Navidad.

Keith: Todo lo que quiero decir es que hicimos un increíble episodio de 30 minutos. Está disponible ahora mismo, puedes verlo, sin daños, sin faltas, como dije, sin riesgos, gran recompensa. Pero con BFA, lo que estamos haciendo es inspirar a la gente de todo el mundo a construir una base bíblica para su fe, y cómo lo estamos haciendo es cada oportunidad de Las Perlas de los Profetas, Bytes de Escritura, el proyecto de Hanukkah, El Tiempo dirá, Ahora es el momento. Todas estas cosas ya están disponibles, creo que hay más de cien disponibles en nuestro sitio, bfainternational.com. Pueden ir y verlas. Y literalmente, es nuestra manera de decir, “Mira, realmente necesitamos tu ayuda. Pero oye, primero, ¿por qué no le echas un vistazo y ves si es algo que está en línea con lo que estás tratando de hacer en la construcción de tu fe. Y si es así, considera convertirte en parte de la Biblioteca de Contenidos Premium”.

Ese es mi Minuto de Ministerio ahora mismo. Esa es una de las cosas que estamos haciendo. Y a medida que avanzamos a través de estas próximas semanas, Nehemia, quiero llenar los espacios en blanco en lo que respecta a lo que estoy haciendo en esta parte del mundo con las puertas que se están abriendo para traer el tiempo de Dios, la Torá y Su nombre. Así que, gracias.

Nehemia: Sí. Aleluya. Bueno, quiero… Tienes tu ministerio, Academia Internacional de Fundaciones Bíblicas. Mi ministerio es la Fundación Hebrea Makor, que es M-A-K-O-R, Makor, que es la palabra hebrea para “fuente”. Se refiere a que Yehovah es la fuente del agua viva. Y sólo quiero dar un saludo a mi equipo de apoyo, aquellos que han apoyado mi ministerio. Los trompetistas que están conmigo en la pared, los saludo.

Y para todos los que están escuchando ahora mismo, quiero que dejen su taza de café, y lo más importante, esta semana voy a pedirles que dejen su chequera y su tarjeta de crédito, al menos en lo que se refiere a mi ministerio. En cambio, les voy a pedir que hagan algo realmente radical. No voy a pedirles dinero. Voy a pedirles que se unan a mí en la oración, porque realmente necesito gente que apoye mi ministerio con la oración. Así que por favor, vuelvan sus corazones a nuestro Padre en el cielo, a Yehovah el Creador del universo, y oren por mi ministerio, para que yo pueda difundir el mensaje. Estoy luchando con eso de muchas maneras, y obviamente, el dinero es muy importante para hacerlo, pero aún más importante es la oración. Así que por favor, esta semana les pediré que recen por mí y por mi ministerio. Mi sitio web ElMurodeNehemia.com es una de las principales avenidas donde obtengo información. Por favor, oren por todo lo que estoy haciendo.

Keith: Amén.

Nehemia: Quiero pedirle a la gente que vaya a iTunes, y si están interesados en recibir este podcast semanalmente, tenemos una cosa muy genial donde podemos hackear tu teléfono y nos colamos en él y se descargará automáticamente este episodio. Estoy bromeando, en realidad no hackeamos tu teléfono.

Pero si vas a iTunes y te suscribes a este podcast usando un iPhone, o si estás en un teléfono normal como el mío, un Android, puedes usar varios programas de podcast – yo uso Pocket Casts. Hay otro llamado Podcast Republic, y varios otros como ese. Algunos de ellos son gratis. Y te suscribes al podcast de Nehemia’s Wall. Y cada semana recibirás Las Perlas de los Profetas, Las Perlas de la Torá, y otras enseñanzas en audio que estoy haciendo.

Una de las formas en que podrías ayudarnos es ir a iTunes y darnos una calificación, una reseña, en el podcast de Nehemia’s Wall. Y lo que eso hace es que en realidad obtiene los podcasts en frente de otras personas. Así que alguien entrará en iTunes buscando, “Hey, quiero un podcast, algo relacionado con la Torá”, y lo pondrán, y si tenemos más puntuaciones y críticas, más gente podrá verlo. Es realmente genial. Estoy muy emocionado con esto. El otro día fui a iTunes y mi podcast, que incluye Las Perlas de los Profeta y Las Perlas de la Torá y otras cosas, se llama el podcast de Nehemia’s Wall. Así que tiene a partir de – y, obviamente, esto es pregrabado por lo que podría ser más ahora. Pero tiene un número muy bueno. Creo que fue de 26 audiencias y críticas. Y como resultado, cuando entras en la sección de judaísmo de iTunes, aparece como el número uno por – en realidad, ahora es 27 ayer fue 26 – aparece como el programa número uno en la sección de judaísmo como algo como New & Noteworthy, así es como se llama. Hay una sección llamada New & Noteworthy, y el podcast número uno de New & Noteworthy es el podcast de Nehemia’s Wall. Así que realmente aprecio a todos los que han estado ahí fuera poniendo calificaciones y críticas y uniéndose a mí en la oración. Por favor, vuelvan su corazón a su Padre en el cielo y oren por mi ministerio, Fundación Hebrea Makor, ElMurodeNehemia.com. Gracias.

Keith: Amén. Gracias. Bueno, como mencioné antes, Nehemia, intentamos hacer todo lo posible para quedarnos dentro de una hora, y ya hemos terminado. Los dos versículos que quedan tienen que ver con lo que le pasó a David. Lo sabemos porque el principio de la historia nos dice que está a punto de morir. Dice: “David se acostó con sus padres y fue enterrado en la ciudad de David. Los días en que David reinó sobre Israel fueron cuarenta años: siete años reinó en Hebrón y treinta y tres años reinó en Jerusalén. Y Salomón se sentó en el trono de David su padre, y su reino”, y me encanta esto, “se estableció firmemente”. ¿Saben qué? Cuando tengamos nuestro próximo… ah, no lo haré.

Nehemia: ¿El siguiente? ¿De qué estás hablando? Tengo una enseñanza de 30 minutos sólo sobre esa palabra “firmemente”, “se estableció firmemente”, y voy a compartirla. No hay nada que me impida compartir eso. De hecho lo hago, pero no voy a compartirlo. Sólo miren en el hebreo, para aquellos que quieren, y desearía que esta hubiera sido la palabra de la semana. La palabra allí, donde se traduce “firmemente”, es la última palabra del versículo, la última palabra de la sección, es la palabra “me’od”. Y dice, “vatikon malchuto”, y su reino fue establecido, “me’od”. Y, oh, amigos, podríamos divertirnos mucho enseñando sobre eso, “me’od”. Para los que no lo sepan… ¿No tenías una enseñanza? ¿Eso está en la serie de Open Door?

Keith: Sí.

Nehemia: En algún sitio tenías una enseñanza sobre la palabra “me’od” en el Shema. ¿Dónde está eso?

Keith: Está en uno de esos… Por eso les digo, gente…

Nehemia: Hay tantas horas de enseñanza, que ni siquiera sé dónde está todo. Pero estoy bastante seguro de que está en la serie Open Door en uno de los episodios en los que Keith está hablando.

Keith: Sí.

Nehemia: Y habla de cómo dice, y tiene el Shema. Dice, “Shema Israel, Yehovah Eloheinu, Yehovah echad.” “Escucha Israel, Yehovah es nuestro Dios, Yehovah es uno”. “Ve’ahavta et Yehovah elohecha,” “Y amarás a Yehovah tu Dios,” “bechol le’vav’cha,” “con todo tu corazón,” “ubechol nafshecha,” “y con toda tu alma,” “ubechol m’odecha,” “y con todo tu me’od.” Y aquí su reino se estableció me’od. Aleluya.

Keith: Aleluya.

Nehemia: Eso es algo poderoso. Oh, amigos, podríamos divertirnos mucho enseñando sobre eso.

Keith: Bueno, diré esto, Nehemia. Y sé que cada semana va a ser un desafío. Sé que vamos a tener nuestros problemas con el tiempo, te vas a confundir con la hora que es y todo ese tipo de cosas. Tenemos diez horas cada uno…

Nehemia: Estoy en el tiempo de Yehovah, no en el tiempo de la República Comunista China.

Keith: Sí, las puertas se están abriendo, abriendo de par en par en muchos niveles diferentes. Queremos que la gente ore por nosotros. Mientras tanto, hagan esto – todos, sigan leyendo, sigan estudiando, y seguiremos trabajando cuando llegue la oportunidad. Entonces, ¿hay algo más que quieras decir, Nehemia?

Nehemia: Sólo quiero terminar con una oración. ¿Puedo hacerlo?

Keith: Amén. Hazlo. Sí.

Nehemia: Yehovah, avinu shebashamayim, Yehovah, nuestro Padre en el cielo. Yehovah, espero con ansias el día en que el descendiente de David, que se sienta en el trono, el que vendrá y guardará Tu mishmeret, guardará Tu tesoro. Y nos enseñará a guardar tu tesoro. Y se sentará en Tu trono, en el trono de David, de Tu pueblo, del reino, y su reino será establecido firmemente, su reino será establecido me’od. Que sea pronto, Yehovah.

Keith: Amén. Amén.

Nehemia: Amén.

Nota de los traductores: Al leer esta traducción debe recordar que proviene de una transcripción de diálogos en inglés entre tres personas. Cada uno de ellos de países y culturas distintas. El formato del programa incluye la lectura de las porciones de la semana, comparando las versiones disponibles en inglés y el original hebreo directamente traducido por Nehemia Gordon. En los diálogos hay muchas frases idiomáticas en inglés que no necesariamente tenemos en el español, además se suma la dificultad de los regionalismos propios de nuestros países hispanoparlantes. Se han hecho cambios leves para mejorar la fluidez de la lectura y anotaciones en paréntesis cuando se ha entendido necesario aclarar el escrito. Las transliteraciones del hebreo, y el hebreo se han dejado igual que en la transcripción del original.

Esperamos que la transcripción anterior haya demostrado ser un recurso útil en su estudio. Si bien se ha realizado un gran esfuerzo para proporcionarle esta transcripción, debe tenerse en cuenta que el texto no ha sido revisado por los oradores y no se puede garantizar su precisión. Si desea apoyar nuestros esfuerzos para transcribir las enseñanzas en NehemiasWall.com, visite nuestra página de apoyo. ¡Todas las donaciones son deducibles de impuestos (501c3) en Estados Unidos y nos ayudan a empoderar a las personas de todo el mundo con las fuentes hebreas de su fe!

Leave a Reply