Perlas de los Profetas #43 Masei (Jeremías 2:4-28; 3:4)

En este episodio de, Perlas de los Profetas #43 Masei (Jeremías 2:4-28; 3:4)

Nehemia Gordon y Keith Johnson discuten la parte de los Profetas para Masei que cubre Jeremías 2:4-28; 3:4. Gordon da testimonio de los manantiales y cisternas de Israel: manantiales que son fuentes de agua viva y cisternas artificiales que pueden perder su valor. Aprendemos que “makor” (mem, qof, resh), el “manantial” con el que Jeremías estaba más familiarizado, todavía existe hoy en día.

La palabra de la semana es “E’evod” (אעבד) que proporciona un juego de palabras (a través del aleph) cuando Israel llama a “mi padre”, el poderoso. El hecho de que Jeremías escribiera “No serviré” o “No transgrediré” es un tema para el “Qere/Ketiv“, un sistema riguroso que compara las notas de margen dejadas por los escribas para determinar si las palabras deben ser leídas de manera diferente a como fueron escritas. Mientras que algunos estudiosos profesan que leer Adonai en lugar del “yud-hei-vav-hei” escrito es una cuestión de Qere/Ketiv, Gordon mantiene la meticulosidad de un escriba.

Foto de Nehemia Gordon de Ein Perat, un manantial de agua viva en el desierto de Judea cerca de Anatot, la antigua ciudad natal del profeta Jeremías.

“Para mi pueblo… Me han abandonado, la fuente de agua viva…” Jeremías 2:13

Las Perlas de los Profetas #43 – Masei (Jeremías 2:4-28)

Nehemia: Shalom, y bienvenidos a Las Perlas de los Profetas, grabado en vivo en la ciudad de los profetas, Yerushalayim, Jerusalén, la capital eterna de Israel y del pueblo judío. Este es Nehemia Gordon, en lo profundo del sótano de la casa segura, con Keith Johnson. Ahora, sé, Keith, que no te gusta mi introducción, quieres que haga el especial “Anteriormente en Las Perlas de los Profetas”. Quieres que haga la introducción de la televisión. ¡Estoy aquí en la ciudad de los profetas! Estoy abrumado de que vayamos a hablar de las palabras de Jeremías en la misma ciudad, donde hace 2.600 años predicó estas palabras. Y quieres que haga algo de la Ley y el Orden.

Keith: No, no. Escucha, escucha. Tú tienes tu turno, yo tengo el mío, sigamos haciendo esto. Es divertido. Quiero decir que esta es la segunda parte, no me importa cómo lo llames, lo llamo segunda parte porque es la primera vez en “Las Perlas de los Profetas”, la primera vez en “Las Perlas de los Profetas” que empezamos en una sección y continuamos en la sección y en el contexto, y así…

Nehemia: En otras palabras, son dos semanas, una tras otra, y son contiguas. Pero eso no es cierto, porque hicimos los episodios 22 y 23 como un solo episodio. Hicimos eso como un doble encabezado, y podríamos haber hecho esto como un doble encabezado, hay tanto en ello.

Keith: También es la segunda parte para los Macabeos, que son dos seguidos. ¡Gracias, chicos!

Juntos: Macabeos, ¡whoo!

Keith: ¡Whoo! Así que, Nehemia, empieza bastante bien. ¿Quieres empezar el 2:4?

Nehemia: Adelante.

Keith: “Escuchen la palabra de Yehovah, oh casa de Jacob, y todas las familias de la casa de Israel”. ¿Cuál es la diferencia?

Nehemia: No creo que haya ninguna diferencia. Esto es lo que llamamos paralelismo bíblico, donde en realidad dice lo mismo dos veces.

Keith: Entonces, “La casa de Jacob y todas las familias de la casa de Israel, escuchen la palabra de Yehovah”. Y entonces, ¿cuál es la palabra? Aquí viene: “Así dice Yehovah, ‘¿Qué injusticia encontraron tus padres en mí, que se alejaron de mí y caminaron tras el vacío y se volvieron vacíos?'” ¿Es eso?

Nehemia: Así que la palabra es hevel, y es la misma palabra que en Eclesiastés, donde dice “Havel, havalim ha-kol havel” – “Vanidad, vanidades, todo es vano” – es la misma palabra aquí. Así que caminaron tras la vanidad – que realmente significa vacío, o aire, o aliento en hebreo. Y eran, o se convirtieron en “hevel” ellos mismos. Caminaron tras el “hevel” y se convirtieron en “hevel“. Entonces, ¿qué significa eso de andar tras la vanidad?

Keith: Caminar tras algo que no importa, algo que no puede ayudarte. Algo que no es…

Nehemia: Algo que no es real.

Keith: Sí, eso no es real.

Nehemia: Sí.

Keith: Sí. Pero fueron por ello, ¿y no es ese el caso? Seguimos hablando de esto una y otra vez, donde la gente está adorando a dioses que no son dioses, etcétera, una lista de todas estas cosas que pasan, que básicamente alguien va tras esta cosa que no es nada, y están poniendo toda su energía…

Nehemia: No tiene ninguna sustancia real.

Keith: Sí. “No dijeron, ‘¿Dónde está Yehovah,'” y me encanta cada vez que Yehovah cita esto, “que nos sacó de la tierra de Egipto, que nos llevó por el desierto, por una tierra de desiertos y de fosas, por una tierra de sequía y de profunda oscuridad, por una tierra que nadie cruzó, y donde ningún hombre habitó?” Vamos, tap-tap: “Que nos sacó de la tierra de Egipto”. Tal vez pueda darnos tres de esas palabras: “tierra de Egipto” o “quién nos sacó”. ¿Cuántas veces vemos eso?

Nehemia: Oh, una tonelada. Eso está por todas partes. Ni siquiera intentaría dar un golpecito para eso.

Keith: ¿No lo harías?

Nehemia: Hay tantos. Pero creo que es interesante, esta declaración, y realmente, deberíamos leer los próximos dos versículos y luego hablaré de ello.

Keith: Bien. “Te traje a la tierra fértil para que comieras su fruto y sus cosas buenas, pero viniste y contaminaste mi tierra y mi herencia”, wow – ahí está esa palabra de nuevo – “hiciste una abominación”. Los sacerdotes no dijeron, ‘¿Dónde está Yehovah?’ y los que manejan la ley no me conocieron,” los que manejan la Torah, creo que es, “los gobernantes también se rebelaron contra mí, y los profetas profetizaron por Baal y anduvieron tras cosas que no les beneficiaban.” Fin, descanso. ¡Ahí está, vamos!

Nehemia: Sí, así que esto es interesante – Él los está reprendiendo por no decir, “¿Dónde está Dios? ¿Dónde está Yehovah?” Creo que es muy interesante, porque hay una idea que tenemos, o que he tenido, con la que crecí, que se supone que no debes decir, “¿Dónde está Dios?” ¿Sabes? Dios siempre está ahí. Así que si algo sale mal, no deberías decir “¿Dónde está Dios? ¿Por qué me ha abandonado?”

Pero en realidad están siendo reprendidos por no decir “¿Ayeh Yehovah? ¿Dónde está Yehovah en esto? Están sucediendo cosas malas, deberíamos decir, ¿dónde está Yehovah?” Me recuerda al Salmo, Salmos capítulo 10, déjame leértelo. Dice, “¿Por qué, oh Yehovah, te mantienes distante, desatento en tiempos de problemas?” En un inglés sencillo, ¿dónde estás? “Que ha hecho mis piernas como un ciervo y me ha dejado en pie…” etcétera. Así que está diciendo aquí… “¿Por qué, oh Señor, te mantienes distante, desatento en tiempos de problemas? El malvado en su arrogancia persigue a los humildes… ¡que se vean atrapados en los planes que idean!”

Keith: ¿Dónde está eso?

Nehemia: Esto es Salmos, capítulo 10, versículos 1-2. “El malvado canta sobre sus desenfrenadas lujurias; el hombre que se aferra a él desprecia a Yehovah. El malvado, arrogante como es, en todas sus intrigas. Piensa: “No pide cuentas; a Dios no le importa”. Sus caminos prosperan en todo momento; Tus juicios están muy por encima de él; resopla a sus enemigos”.

Así que lo que está diciendo aquí es, “Están pasando cosas malas. ¿Dónde estás? ¿Por qué te alejas, por qué escondes tu cara?” Lo cual es realmente interesante. Y aquí, en Jeremías, están siendo reprendidos por no decir, “¿Dónde está Yehovah?” Si algo malo sucede, deberías preguntarte: “Bien, Yehovah es nuestro Dios, es el que nos salva, nos protege”. Si algo malo está pasando, deberíamos pensar en por qué no nos está protegiendo, ¿qué hicimos mal?

Keith: Sí, exactamente. Así que, en este versículo, Él pasa por esto y dice en 2:8: “Los gobernantes también se rebelaron contra mí, y los profetas profetizaron…”

Nehemia: ¿Tienes “los gobernantes”? En hebreo dice “ha-roim“, “los pastores”, literalmente “los pastores”. “Los pastores se rebelaron contra mí y los profetas profetizaron por Baal, y después de lo que no tuvo ningún beneficio caminaron”.

Keith: Entonces viene el cambio.

Nehemia: ¿El cambio?

Keith: Sí. Así que aquí es donde iba a decir un “tap-tap”, y estaba mirando esto mientras tú hablabas de la otra… Dice, “Por lo tanto, todavía voy a luchar contigo, declara el Señor.” ¿Estarías dispuesto a dar un golpecito sobre eso? ¿Qué significa “lucharr”? “Contendré con ustedes”.

Nehemia: Creo que teníamos un pasaje como este, ¿no es así, Zacarías, donde Dios los llamaba al juicio? ¿Y Él usó esa misma palabra, riv? Estoy bastante seguro, y creo que en una parte del versículo, o en un versículo allí en Zacarías lo tradujo en su traducción como “acusación” o algo así? ¿La palabra era “riv“? ¿Dónde estaba eso?

Keith: Bueno, es curioso porque en Jeremías 12:1 en el inglés de la NASB dice, “Justo eres tú, oh Yehovah, para que yo alegue mi caso ante ti”.

Nehemia: Sí, así que es Miqueas 6:2: “Escuchen, ustedes montañas el caso de Yehovah, ustedes firmes cimientos de la tierra, porque Yehovah tiene un caso – riv, la misma palabra – contra su pueblo, tiene un pleito contra Israel.”

“Un caso”, como, estos son todos estos términos legales. Sí, así que eran los primeros versículos de Miqueas 6 que tenían esta terminología legal.

Keith: Así que haz una traducción que lo use de esa manera. “Por lo tanto, ¿aún así voy a presentar una demanda en tu contra?”

Nehemia: No, “entrar en una discusión contigo”.

Keith: ¡A-ha!

Nehemia: Y es un argumento legal. Y el versículo que me viene a la mente para esta palabra, riv, es el Deuteronomio 17, versículo 8. Dice… déjame leerlo de la King James. “Si surge un asunto demasiado difícil para ti en el juicio, entre sangre y sangre, entre súplica y súplica, y entre golpe y golpe, siendo asuntos de controversia dentro de tus puertas…” Y la palabra “controversia” allí es “riv“. Así que si tienes un riv con alguien, hay alguna discusión que tienes con alguien, y los jueces de tu ciudad no pueden lidiar con ello, entonces lo llevas al Templo. Esa es la palabra “riv“. Tengo una pelea con alguien, una discusión de algún tipo. Y es una disputa legal – tenemos una legítima disputa entre nosotros, y tenemos que ir a la corte por ello. Así que Dios tiene un riv con nosotros, tiene un argumento legal contra nosotros.

Keith: Es interesante, no quiero ir demasiado lejos en esto, porque no he tocado lo suficiente, pero es curioso – cuando Él dice “Yo rivalizaré”, creo que es el único que lo usa en el Tanach.

Nehemia: Dios diciendo, “Voy a rivalizar?”

Keith: Sí, lo estoy viendo ahora mismo, en Isaías 49:25, Isaías 57:16, Jeremías 2:9, Jeremías 12:1, Nehemías 5:7.

Nehemia: Ese es mi libro, no puedes tener ese.

Keith: No, espera, Nehemías lo hace dos veces.

Nehemia: ¿Dice ariv?

Keith: Sí, sí.

Nehemia: Tengo “ariv” cinco veces – Isaías 49:25, Isaías 57:16, Jeremías 2:9, Jeremías 12:1, ambos tienen “ariv“, dos veces en Jeremías 2:9. Y en realidad no tengo a Nehemías. ¿Qué versículo es ese en Nehemia?

Keith: Sí, ¿y sabes por qué? Porque en realidad es una forma diferente.

Nehemia:Arivah“, es el cohorte.

Keith: De todos modos, esto es lo que está diciendo, que esto es lo que va a hacer con ellos. “Para cruzar a las costas de Kittim y ver, y enviar a Kedar y observar de cerca y ver si ha habido tal cosa como esto!” ¿Como qué? ¡Aquí viene!

Creo que este versículo es tan genial. Y en realidad, ¿me equivoco? ¿No se cita este versículo en otro lugar? ¿O algo parecido? “¿Ha cambiado una nación… los dioses cuando son…”

Nehemia: ¿No tuvimos este versículo recientemente?

Keith: Creía que sí, he estado intentando averiguar qué…

Nehemia: ¿Dónde lo preguntó como una pregunta retórica?

Keith: Dice, “¿No sigues a los dioses que no son dioses?”

Nehemia: Y aquí está, “¿Cambió una nación sus dioses por aquellos que no son dioses?” Allí empezaron de cero.

Keith: Sí. Empezaron de cero.

Nehemia: En otras palabras, no tenían un dios para empezar, se hicieron dioses que no eran dioses. Aquí se dice que tenían un dios, y se deshicieron de él y no obtuvieron un dios.

Keith: Lo cambiaron y luego no tenían dioses. Así que, primero dice, “¿ Cambió una nación sus dioses por aquellos que no son dioses…”

Nehemia: O “dios”, no puedes saberlo en hebreo.

Keith: Es parte de Elohim.

Nehemia: Oh no, es Elohim, porque es vehem

Keith: “…cuando no eran dioses? Pero mi gente ha cambiado su kavod – la gloria – por eso…”

Nehemia: Tengo que traducir esto del hebreo, porque no sé lo que estás haciendo.

Keith: De acuerdo, adelante.

Nehemia: Así que dice, “Hahemir goy Elohim, ve-hemmah lo Elohim“. ”Hemir“, esa palabra significa cambiar. “¿Una nación ha cambiado a Elohim por lo que no es Elohim?” Y no son Elohim. Así que han tomado sobre sí mismos un nuevo dios que no era… Tenían alguna deidad o deidades y dijeron, “ya no queremos a Baal, vamos a tomar algún otro dios” – que no es un dios – aunque tal vez su primer dios no era un dios.

Y dice: “Pero mi pueblo ha cambiado su gloria por la que no puede ayudar (o no puede beneficiarse)”. Así que la gloria es la gloria de Yehovah. Pero esto es realmente una declaración extraña para mí, porque la respuesta es, bueno, sí. Hace poco, hace casi seis meses, estuve en Camboya, y tienen allí un templo llamado Angkor Wat, que es el mayor complejo de templos del mundo hasta el día de hoy.

Keith: ¡En serio!

Nehemia: Sí. Quiero decir, esta cosa tiene muchos, muchos kilómetros cuadrados. Angkor Wat. Fue construido en el siglo XII, y fue construido como un templo hindú, y en algún momento dejaron de ser hindúes en Camboya, y reemplazaron a los dioses hindúes con los dioses budistas, y ahora hay estatuas de Buda allí, diferentes tipos de Buda, y queman incienso a Buda, y rezan a Buda, y literalmente se inclinan ante Buda.

Así que leí esto y dije: “Bueno, una nación reemplazó a los dioses con aquellos que no son dioses, y bueno, quiero decir que la respuesta es sí”. Así que no entiendo cuál es su punto, ¿puedes ayudarme?

Keith: No entiendes su punto. [Risas]

Nehemia: ¿Qué está tratando de decir? Porque lo hacen. Y me recuerda el otro versículo, donde teníamos esta pregunta retórica, y la respuesta era sí, ellos…

Keith: ¿Pero no es la conexión con el siguiente versículo? En otras palabras, en esta situación, siempre comienzo con el final en mente. Así que, “Pero mi pueblo ha cambiado su gloria por la que no beneficia”.

Nehemia: Bien.

Keith: Así que ahora, volviendo a ello… Sigue sin funcionar.

Nehemia: Y aquí está el otro versículo, lo acabo de encontrar. El otro versículo del que estábamos hablando es el de Jeremías 16. ¿Tal vez es una cosa de Jeremías? Jeremías 16, el versículo 20 dice, “¿Ja’aseh lo adam Elohim ve-hemmah lo Elohim?” “¿Un hombre se hace Elohim y ellos no son Elohim?” La respuesta es sí, lo hacen. Lo hacen todo el tiempo. Ese es el punto del profeta.

Y creo que donde está la confusión – si hay confusión – es que normalmente en el hebreo bíblico cuando haces una pregunta retórica, la respuesta es “No, no hacen eso”. Dice, “¿Mi kamoha ba’elim Yehovah?” “¿Quién es como Yehovah entre los dioses?” La respuesta es “nadie”. Todos son falsos y él es real. Pero aquí la respuesta es, “Bueno, sí, ellos hacen eso”.

Keith: [riéndose] De acuerdo.

Nehemia: Y tal vez eso es parte del estilo de Jeremías. ¿Qué?

Keith: De acuerdo. Es curioso, me estoy poniendo un poco alegre. En realidad vamos a saltarnos el versículo 13.

Nehemia: ¿Mah pitom?

Keith: [riéndose] ¿Por qué digo que nos vamos a saltar el versículo 13?

Nehemia: Ese es mi favorito… Ese es mi versículo de ministerio. Ese es el versículo que me inspiró para la Fundación Hebrea Makor.

Keith: ¿Puedo leerlo en inglés antes de que lo hagas? Porque creo que es realmente genial cuando hacemos esto. Nunca nos íbamos a saltar el 13. Dice, “‘Estén horrorizados, oh cielos, ante esto, y tiemblen, estén muy desolados,’ declara Yehovah, ‘porque mi pueblo ha cometido dos males – me han abandonado la fuente…'” Vaya, es una gran palabra. Tal vez esta debería ser la palabra de la semana.

Nehemia: ¡Esta debería ser la palabra de la semana! Pero terminemos el versículo. Creo que fue la Palabra de la Semana, sin embargo.

Keith: “…de aguas vivas, para labrar por sí mismos cisternas, cisternas rotas que no pueden contener agua.”

Nehemia: Dice: “Por dos males que mi pueblo ha hecho, me han abandonado, makor mayim hayim – la fuente de agua viva”. Y esa palabra, “makor“, significa tanto una “fuente” como un “manantial”, porque el agua es una fuente que proviene de un manantial de agua. Es agua que sale del suelo a través de una grieta en el acuífero. “… la fuente de agua viva, para cavar por sí mismos cisternas, cisternas rotas que no pueden contener agua.”

Y la imagen que hay es que una cisterna es básicamente un agujero en el suelo, y en Israel la roca está hecha de piedra caliza, que es muy porosa, así que cuando se cava una cisterna, se ahueca esa piedra caliza, pero luego hay que cubrir las paredes con yeso, y estas cosas se utilizan año tras año, durante muchos años. De hecho, aprendí en la arqueología que antes de 1948 no había agua entubada en Jerusalén, y si tenías una casa sin cisterna – podías tener una mansión – si no tenías una cisterna funcional, esa mansión no valía nada. No tenía ningún valor en el mercado, porque eso significa que no tenías agua ese año. Y hay muy poca agua en Jerusalén. Hay un manantial llamado el Manantial de Gihon, pero no es suficiente agua para sostener ni siquiera la Ciudad Vieja de Jerusalén. Así que básicamente si no tenías una buena cisterna, no tenías suerte.

Y es realmente interesante – hemos hecho esto juntos, y por separado también – atravesando los Túneles del Muro Occidental, que son estos túneles… Sabes que tenemos el Muro Occidental, que son los restos del Templo de Herodes, el muro exterior fuera del Templo de Herodes, el muro de contención de esta plataforma, y puedes continuar a lo largo de ese muro, y eso es lo que hicieron los arqueólogos, cavaron debajo de las casas de la gente. Y a medida que caminas por ahí, te das cuenta de que estás caminando a través de cisternas. Ves el yeso en las paredes, y ves el agujero en el techo donde la gente solía dejar caer el cubo, que ahora está cubierto de cemento.

Pero antes de 1948, cuando Israel se convirtió en un estado y estableció un sistema central de agua, antes de eso, si no tenías una cisterna, tu casa no tenía ningún valor, porque en Israel necesitas tener una cisterna. Lo que es mejor que una cisterna es si tienes acceso a un manantial. ¿Y eso por qué? Israel está en una falla, en lo que se llama el Valle de la quebrada siro-africana. Hay dos placas masivas de la tierra, la placa de Asia y la placa de África, y se unen. De hecho, algunas personas han dicho que Israel es técnicamente parte de África basándose en eso, lo que es realmente cierto, supongo, en ese sentido. Así que el Valle del Jordán y el Valle del Aravá son en realidad parte de lo que se llama el Valle de la quebrada siro-africana. Y hay grandes terremotos en Israel aproximadamente una vez cada cien años. El último gran terremoto fue en 1929, así que vamos a tener uno. [Risas]

Keith: ¡Ustedes lo escucharon aquí primero!

Nehemia: El punto es que si tienes una cisterna, y hay un gran terremoto, esa cisterna puede romperse. Y si hay una grieta en su cisterna, toda el agua se filtra. No importa cuánta lluvia haya, no hay forma de que te dure todo el verano. Entonces, ¿qué hizo Israel, cuál fue su pecado? Abandonaron la fuente de agua eterna, la fuente de agua viva, el hacedor, el manantial, y en su lugar cavaron para sí mismos cisternas. Y realmente la imagen aquí es, “Mira, no necesito a Dios, puedo hacerlo yo mismo. Puedo hacer mi propio dios, que confiaré en mi propio poder, que he creado.” Esa es la cisterna.

Y él está diciendo, “Mira, eso no te va a ayudar, esa cisterna. Me necesitas, soy la fuente de agua viva”. ¿No es una imagen hermosa? Especialmente en un país desértico como Israel, donde el agua es algo tan crucial. Y lo que realmente me inspiró a conectar en este versículo son dos cosas. Una es: mi hermana, la profesora Ariela Gordon-Shaag – la mencioné en el último episodio – es profesora en el Hadassah College, y vive en el desierto, y si miras desde su casa, todo alrededor de 360 grados es tan seco como puedes imaginar. Y luego bajas al valle, a cinco minutos a pie de su casa, y hay un manantial, un makor.

Keith: Un hermoso manantial.

Nehemia: Y el agua burbujea en la tierra y fluye hacia este arroyo. Y alrededor del arroyo hay vida. Por unos tres metros. Más allá de eso, el agua no llega, y todo está muerto. Y chico, ¿eso trae a casa a la vida esta frase “la fuente de agua viva”? Si estás en el desierto, y Jeremías era de allí, y no sé si lo sabes, pero Jeremías era vecino de mi hermana. Lo sabes, de acuerdo. Así que Anatot…

Keith: En realidad podemos ver, como, una colina o algo así.

Nehemia: Sí. Bueno, él era de Anathoth, y ella de Alon, que no está lejos de Anatot, pero todo está en la misma zona. Oh, y el punto es que justo fuera de Anatot hay un manantial, y el manantial corre hacia el valle, y es el mismo arroyo del que estamos hablando. Hay tres manantiales que alimentan ese arroyo, y él era de cerca del superior, ella vive junto al del medio. Así que ese arroyo del que hablamos que es alimentado por este hacedor, este manantial de agua, es el mismo manantial que Jeremías habría visto si salía a dar un paseo de oración, si salía a espiritualizarse con Dios. Habría salido y habría visto ese manantial. En realidad menciona ese manantial por su nombre en un pasaje, pero esa es una historia diferente.

Así que me inspiró mucho ver eso, y ese es el nombre de mi ministerio, la Fundación Hebrea Makor, porque makor significa tanto “manantial de agua”, como “la fuente”. Y lo que también se relaciona con eso fue una declaración de Martín Lutero. Martín Lutero era antisemita, pero en realidad comenzó – al menos nominalmente – amando a los judíos. Y es famoso por decir, “El idioma hebreo” – este es Martín Lutero, y el hecho de que esto viene de un hombre que más tarde se convirtió en un antisemita sólo lo demuestra aún más, porque no tiene algún interés de, “Estoy diciendo esto porque soy un judíofilo”, lo dice porque es verdad. “El hebreo es el mejor idioma de todos, con el vocabulario más rico”, dijo Martín Lutero. “Si fuera más joven querría aprender este idioma porque nadie puede entender realmente las Escrituras sin él. Ni siquiera el Nuevo Testamento…” Imagina eso – está diciendo que no puedes entender realmente el Nuevo Testamento sin saber hebreo. Este es un hombre que tradujo el Nuevo Testamento al alemán, y todas las traducciones posteriores se basaron en su traducción al alemán. Incluso en las traducciones inglesas, se basan en parte en la traducción de Lutero. Él dice, “porque nadie puede realmente entender las Escrituras sin él. Porque aunque el Nuevo Testamento está escrito en griego, está lleno de hebraísmos y expresiones hebreas. Por lo tanto, se ha dicho acertadamente que los hebreos beben del hacedor – el manantial – los griegos beben del arroyo que fluye de él, y los latinos de un charco río abajo.”

Así que leí esto de Martín Lutero, y lo puse junto con este versículo aquí en Jeremías, capítulo 2 versículo 13, y dije “¡Wow! Esto es lo que tenemos que hacer”, y esto es más o menos lo que he estado haciendo durante años, pero me di cuenta de que esto encapsula exactamente lo que he estado tratando de hacer. Darle información a la gente, volver a ese creador, a ese manantial de agua viva. ¡No quiero que la gente beba del charco! No quiero alimentar a la gente desde la corriente abajo, ese arroyo que fluye de ella. Quiero que la gente regrese al creador, la fuente de agua viva, las palabras hebreas habladas por la fuente misma, el Creador del Universo, esa fuente de agua viva, y que la gente tenga esa información.

Y me encanta el paralelo – hemos leído esto, pero lo leeré de nuevo – Jeremías 17:13, “Mikveh Yisrael Yehovah“. “Yehovah es la esperanza de Israel”, y eso es un juego de palabras, porque mikveh… A la gente le gusta decir: “Fui al mikveh, me hicieron el mikveh“, ya hemos hablado de eso. Mikveh es un estanque de agua, y su significado original era un estanque que se llena con el manantial. Ya sabes, el agua rezuma desde el suelo, pero si no se llena en esa piscina, entonces se disipa y se llena de barro.

Así que “Mikveh Yisrael“, el estanque de agua o la esperanza de Israel, es un juego de palabras. Yehovah es la “Mikveh Yisrael“, la esperanza, el manantial de agua. “Kol ozvekha yevoshu” – “Todos los que te dejen se secarán”, pero también, “se avergonzarán”, es un juego de palabras. “Vesuray ba-aretz yikkatevu… ki azvu mekor mayim-hayim et-Yehovah” – “Porque han dejado la fuente de agua viva, Yehovah”.

Así que este es mi ministerio en la Fundación Hebrea Makor, para capacitar a la gente con información, para que vuelvan a esas fuentes hebreas, y los invito a que vengan conmigo al muro. Soy Nehemia, mi sitio web es ElMurodeNehemia.com. Vengan conmigo al muro, vuelvan a esas fuentes de agua, y como señalaste, Keith, ¡me quieres en ese muro! ¡Me necesitas en ese muro!

Keith: Mira, necesito terminar esto. Te digo que eso es oro. Necesito algo así para la BFA, es muy impresionante. Tienes que conseguir a alguien que haga eso, “¡me quieres en ese muro!” Te diré algo, leí ese versículo, leí esa frase de Martín Lutero, como dijiste, “Porque aunque el Nuevo Testamento está escrito en griego, está lleno de hebraísmos”. Dice: “Por lo tanto, se ha dicho acertadamente que los hebreos beben del manantial, los griegos del arroyo que fluye de él, los latinos de un charco río abajo”. Estoy pensando: “En inglés tenemos agua embotellada”. Es lo mejor que podemos hacer ahora mismo. Así que creo que tenemos que alejarnos del agua embotellada y pasar por todo el proceso.

Tengo que decirte algo – a veces me siento abrumado por las oportunidades que se han presentado para poder llegar a esa fuente, y ciertamente, una de las cosas que me entusiasma es que la gente pueda ahora aprender algo de eso por sí misma. Estoy muy emocionado de que incluso ahora – creo que estamos en julio – en algún momento, tal vez en la tercera semana de julio o así. Así que si no has tenido la oportunidad de pasar por la Lección 1, no te la has perdido. Vamos a hacer una por semana, pero la cosa es que te da la oportunidad de tomarte tu tiempo, en tu propio tiempo, para aprender lo que yo llamo paso a paso, mordisco a mordisco, un poco de hebreo, sólo para que puedas aprenderlo, y a medida que avancemos nos meteremos en algunas de las herramientas.

Pero ahora mismo, invitaría a la gente a ir a BFAInternational.com, hay tanto ahí. Hay nuevas enseñanzas que tenemos constantemente en ascenso. Cincuenta y algunas presentaciones de alta calidad, de alta definición, algunas de ellas han estado en el prime time y en la televisión cristiana y otros lugares. Por supuesto, puedes ser un miembro registrado y tendrás acceso a un montón. Y por supuesto, también puedes ir al sitio sin nada y ser bendecido con más de cien recursos diferentes allí.

Así que ve a BFAInternational.com. Apreciamos mucho, mucho, a aquellos de ustedes que están en la Biblioteca de Contenidos Premium, porque nos están ayudando a desarrollar este curso de hebreo. Hemos recibido aportes de la gente durante los últimos dos años, pero este es realmente un momento especial durante el verano, cuando podemos recibir sus aportes, y vamos a presentar esto para que cuando terminemos con Las Perlas de los Profetas, esto es lo que espero, Nehemia, cuando terminemos con este ciclo de Las Perlas de los Profetas, cuando lo repasemos de nuevo, tal vez podamos dar el siguiente paso.

Y sabes, Nehemia hace algo realmente poderoso, porque iremos a Las Perlas de los Profetas, y tengo mi NVI, y mi NASB, y mi Biblia hebrea, y todas esas cosas. Eso es sólo para asegurarme de que no nos lances una bola curva y trates de poner algo sobre nosotros. ¡No, no hagas eso! Nos da la oportunidad de llegar al creador, a la fuente. Pero qué maravilloso sería para la gente poder seguirlos más tarde, y cuando hay un tema que se plantea, una palabra de la semana o algo así, podría haber la posibilidad de que miraran y vieran esa información por sí mismos.

Hey, y una cosa más, Nehemia, que realmente aprecio, amigos, si no han tenido la oportunidad de hacer esto, sería realmente una bendición para ustedes. Vayan a ElMurodeNehemia.com y BFAInternational.com y en el post de Las Perlas de los Profetas, justo debajo, hay un post donde se puede escuchar el pasaje en sí, todo el pasaje en hebreo. Nehemia hace eso, y te agradecemos por ello. Así que, de nuevo, BFAInternational.com, inspirando a la gente de todo el mundo a… decirlo – Construir una base bíblica para su fe.

¡Continuemos, Nehemia!

Nehemia: Hay tanto de que hablar aquí…

Keith: Sólo una cosa antes de que digas que nos vamos a saltar, sólo una cosa que quiero preguntar. Es un tap-tap, es un tap-tap rápido. Está bien, es un tap-tap, es un tap-tap rápido. Jeremías 2:14 dice en inglés, “¿Es Israel un esclavo? ¿O es un sirviente nacido en casa?” Eso me confunde completamente cuando lo escucho en inglés, y quiero hacer la pregunta: ¿ves eso como una pregunta, esa primera frase?

Nehemia: Bueno, definitivamente es una pregunta porque tiene lo que se llama el interrogatorio Hei. Hei significa “el” en hebreo, pero también hay un Hei que no significa “el”, es una pregunta.

Keith: Así que eso es lo que tenemos antes del “Eved“.

Nehemia: Sí.

Entonces está el signo de interrogación. Pero luego dice en inglés, “¿O es un sirviente nacido en casa?” Y veo la palabra “yelid“. ¿Niño de la casa? ¿O niño? ¿O cómo dirías…?

No está claro que eso signifique necesariamente un sirviente, pero podría ser un sirviente nacido en casa.

Keith: De acuerdo, no te entusiasma eso. De todas formas, ¿por qué se ha convertido en una presa ahora? Dijiste que tal vez nos saltáramos el tema. ¿Qué es lo que ves? Háblame.

Nehemia: Hay mucho de qué hablar aquí, pero quiero hablar del versículo 18. Hay un montón de otros versículos, y si no los saltamos no llegaremos a mis cosas.

Keith: Este es el trato. La forma en que vamos a hacer esto es decirle a la gente: tarea. Asegúrate de que tienes que leerla.

Nehemia: Entonces, ¿puedes leer el versículo 18?

Keith: Sí. “Pero ahora, ¿qué haces en el camino a Egipto, para beber las aguas del Nilo? ¿O qué haces en el camino a Asiria, para beber las aguas del Éufrates?”

Nehemia: ¿Y no es genial? Dice: “Soy la fuente de agua viva, soy el manantial, ¿y tú quieres ir a estos ríos y beber? No vayas a beber de algún otro arroyo, de algún otro río – soy la fuente de agua viva.” ¿No es increíble? ¿No es una imagen poderosa?

Estamos continuando esa metáfora de Yehovah como el agua, y de nuevo, estamos aquí en Israel que es un país desértico, y esa es una imagen tan poderosa. Y podrías pensar, “Oh, no necesito una cisterna porque el Nilo, un tipo de río inusual – quiero decir inusual para esta parte del mundo – en que nunca deja de fluir”. La mayoría de los ríos que tenemos en Israel son arroyos estacionales. Y el Nilo es una fuente de agua interminable, el Éufrates es el mismo tipo de cosa. Pero Yehovah está diciendo, “No vayas allí, yo soy tu fuente de agua”.

Keith: Amén.

Nehemia: Eso es hermoso. Lo siguiente de lo que quiero hablar es del versículo 20, a menos que tengas algo.

Keith: El versículo 20 es bueno, me gusta ese. “Hace mucho tiempo rompí tu yugo y arranqué tus ataduras; pero tú dijiste: ‘¡No serviré!’ Porque en cada colina y bajo cada árbol verde te has acostado como una ramera”. Pero eso es controversia.

Nehemia: Ooh, sí. Así que, “¡No serviré!” es lo que tienes en el versículo 20. ¿Qué dice en el hebreo?

Keith: Veamos, en 2:20. Esperen.

Nehemia: Jeremías 2:20, es interesante. Es muy interesante. Muy bien. JPS dice, “¡No trabajaré!” La King James dice: “¡No voy a transgredir!” ¿Qué dice realmente? Así que, “¡No voy a transgredir!” es lo que realmente dice en el hebreo… más o menos. [riendo]

Keith: Esa es una cosita interesante que está pasando aquí.

Nehemia: Así que esto es lo que llamamos en hebreo qere-ketiv. Ahora, voy a darle a la gente una pequeña muestra de eso.

Keith: Esto es importante.

Nehemia: Este es un tema enorme, es un tema muy importante. Hay ciertas palabras en el manuscrito hebreo, y en el margen del manuscrito dice que se lean de manera diferente a como están escritas. A veces esto tiene que ver con lo que llamamos eufemismos, es decir, una palabra que ellos sentían que no podía ser leída en la sinagoga porque era tal vez una palabra sucia o una palabra espantosa. Pero la mayoría de ellas no son eso. La mayoría de ellas no son cuestiones de eufemismos; la mayoría de ellos son correcciones.

Lo que sucedió es que nos dicen que en los tiempos del Segundo Templo había tres manuscritos de la Escritura en el patio del Templo. Se llamaban Manuscritos del Patio del Templo, o el Sifre Ha-Azarah. Lo que hacían era alinear los tres manuscritos, uno al lado del otro, y compararlos. Y cuando había una diferencia, decían: “Vamos a tomar dos de tres”. Y en realidad había todo un gremio de escribas, que se llamaban los Correctores del Patio del Templo. Y hay toda una discusión en los primeros escritos de los rabinos, sobre estos correctores del patio del templo. ¿Quién pagaba sus salarios? Tal vez fue por ciertos sacrificios porque trabajaban para el Templo; hay toda una discusión sobre eso.

Pero en realidad podemos ver algunas de las cosas que hicieron aquí. En el cuerpo del texto hebreo dice, “lo e’evod” – “No trabajaré” – y en el margen dice “No lo leas e’evod – trabaja – pero e’evor – transgrediré, o literalmente, pasaré por alto, pero eso significa transgredir. Y ciertamente las fuentes judías han aceptado que la lectura marginal es la forma en que se supone que debemos entenderla, porque eso se basaba aparentemente en la lectura mayoritaria o era una corrección a veces de un error, y a veces se llega a un punto en el que la lectura en el cuerpo del texto no tiene ningún sentido y se corrige en el margen. En este caso, en realidad ambas lecturas tienen sentido.

Y a esto lo llamamos el qere-ketiv. Qere se escribe de forma extraña, se escribe Q-E-R-E en inglés, en hebreo es fácil: Kuf-Resh-Yud, y ketiv es K-E-T-I-V. ¡Eso es una tarea! Ve a buscar qere-ketiv, Q-E-R-E y K-E-T-I-V. En realidad es un tema enorme, qere-ketiv. Donde se vuelve importante – quiero decir, siempre es importante – pero donde se vuelve particularmente interesante para mí – es cuando llegamos al nombre Yud-Hei-Vav-Hei, donde muchos eruditos vendrían y dirían, “Oh, eso es un qere-ketiv, también.” Y la lectura marginal es Adonai y el cuerpo del texto es Yehovah. Excepto que allí es un poco diferente, porque la lectura marginal nunca dice Adonai. Así que, ahí están insertando algo en el margen basado en su propia especulación. Aquí está en el margen del manuscrito hebreo que dice, “léelo transgredió, no trabaja”.

Keith: Sabes que es interesante, acabo de hacer algo muy rápido mientras te explayabas…

Nehemia: Por cierto, para que la gente lo entienda, la King James tiene una lectura marginal, pero la mayoría de las otras traducciones tienen…

Keith: No, no, no, espera, no puedes robar eso. Esto es lo que hice: Tomé tres traducciones… Y esto es realmente lo que aprecio de que saques el tema, Nehemia. Aquí hay un ejemplo de cuando alguien puede hacer esto sin el hebreo. Todo lo que tienes es el NASB, la JPS y la KJV. La NASB dice, “No serviré”, en la JPS dice, “No trabajaré”, y en la KJV dice, “No transgrediré”. Si fuéramos como esos tipos con esos tres manuscritos, ¿qué diríamos? “¿Dos ganan y uno se va?” Es curioso, no toman el enfoque de la crítica textual es, la lectura más difícil, a veces se diría…

Nehemia: Y creo que hay algo de verdad en eso. Pero aquí el tema es algo muy sencillo; el cuerpo del texto tiene un Dalet y el margen tiene un Resh. ¿Y cuál es la diferencia entre la Dalet y la Resh? Un pequeño bulto. Y eso está tanto en la escritura del Segundo Templo como en la escritura original de Paleo. Realmente, sólo un pequeño bache entre la Dalet y la Resh, y aquí claramente en uno de los manuscritos tenía Dalet, y otro tenía Resh, y el tercero… esa es una pregunta, pero probablemente el tercero tenía el Resh, y así lo escribieron en el margen, Resh, léelo así. Pero no se atrevieron a cambiarlo completamente. Dijeron, y esto es algo que se ve en algunos de los escritos, dicen: “Cuando Elisha (Elías) venga y diga ‘¿Por qué lo cambiaste?’ podremos decir ‘Ahí, no lo cambiamos'”. El texto todavía se lee como se lee, pero para los propósitos de interpretación creemos que así es como debe leerse en base a la lectura de la mayoría. Pero no nos atrevemos a cambiarlo”. ¿No es increíble?

Keith: Hombre. De nuevo, amigos, esta es una oportunidad para que tengan la oportunidad de ver esto, de verlo con sus propios ojos, es realmente fenomenal. Y ya saben, cuando se trata de la palabra de Dios, ¿por qué no pasar por el proceso de tener que cavar, y buscar, y comprobar, y volver y avanzar? Es realmente emocionante hacer eso.

Nehemia: Y esto es lo que es realmente emocionante para mí: ver la sutil diferencia, que en hebreo es una diferencia entre un pequeño bache. Y luego me encontraré con gente que dice: “Los escribas judíos, falsificaron el texto, lo cambiaron, originalmente decía esto…” y esta es siempre su doctrina favorita. Y yo digo: “Un momento, cuando los escribas hacían algo, nos decían exactamente lo que hacían.”

Keith: Cuando lo hicieron…

Nehemia: Mostraron su trabajo. Mostraron sus deberes. Indicaron lo que estaban haciendo. Quiero decir, no dejaron ninguna duda sobre lo que estaban haciendo. Así que venir y decir, “Oh, hay esta conspiración judía por los escribas para falsificar algo en las Escrituras, bueno, no – estaban obsesionados acerca de si había un pequeño bache en esta carta o no. Y fueron tan meticulosos que dejaron los rastros. Dijeron, “Mira, dice esto en estos manuscritos, pero esto en este manuscrito – vamos a darles ambos.”

Keith: Saben, tengo que decirles algo, amigos, mientras escuchan esto. Una de las cosas que hice inicialmente, siempre vuelvo a la historia, sólo porque sabes que tú y yo estábamos sentados frente al muro, el Muro Occidental, hace unos días, y dije, volvamos al lugar donde te hice esta pregunta sobre el nombre. Pero más allá de eso, te pregunté algo más, y fue cuando vine por primera vez y dije, “Nehemia, escucha, necesito que me ayudes a tener acceso. Vamos a ser amigos, me vas a enseñar a leer mi rollo de la Torah, que no tiene vocales” – bueno, debería decir que no hay marcadores de vocales, pero hay vocales en él. Pero te pregunté eso, y dijiste, “¡No, no lo haré!” y fuimos de un lado a otro.

Pero cuando finalmente acordamos hacer esto, dije que quería saber cuatro cosas. Dije que quería saber algo sobre consonantes, vocales, acentos y notas masoréticas. Y tengo que darte algo de crédito, porque mientras estábamos pasando por eso – ya sabes, había un curso entero, Nehemia, ¡era un curso entero, amigos! Pero lo mejor de todo es tener acceso a esa información y luego ir a ver si esta es la Biblia que creo que es la palabra de Dios. Es como volver a la historia. Es como si estuvieras sentado con un escriba que dice, “Aquí, vimos esto, y lo cambiamos por eso, y aquí está el porqué.” Esa es la parte para mí que es tan asombrosa, que puedes pasar y sentirte como si estuvieras hace 1.000 o 2.000 años o lo que sea que haya sido, cuando eso realmente ocurrió. Eso es todo lo que tengo que decir sobre eso.

Nehemia: Probablemente hace unos 2.000 años. Manuscritos del patio del templo. ¿Podemos hablar de la frase “Rompí tu yugo, rompí tus cuerdas”?

Keith: ¡Por supuesto!

Nehemia: ¿Tienes eso?

Keith: No, veamos aquí… “Rompí tus ataduras”.

Nehemia: Ooooh.

Keith: “Rompí tu yugo” está ahí.

Nehemia: Oh, de acuerdo. Dice, “Rompí tu yugo, rompí tus cuerdas”, es una traducción literal. ¡Me encanta esa imagen! Porque algunas personas dirían, “Oh, la Torah, es esta carga”. De hecho, hay una frase en la tradición judía que se refiere al “yugo de la Torah”. Literalmente, usarán esa palabra “el yugo”. Y aquí está la imagen – hay un buey y tiene este yugo alrededor de su cuello y hay pequeños cordones a los que se une el arado, es una carga muy pesada. Y aquí Yehovah le dice a Israel, “Rompí tu yugo, rompí tus cuerdas”. La Torah no es una carga, es la libertad. Dios quitó el yugo y las cuerdas, pero nos negamos a avanzar en la libertad de la Torah, eso es lo que está pasando aquí en esta profecía. Permanecimos en la esclavitud de la superstición y la tradición, ofreciendo sacrificios en el Lugar Alto. De eso es de lo que se habla en este pasaje.

Keith: Me gustaría que dejaras a todos libres, si puedes, porque te encanta hacer esto. Así que, cuando dice, “Y esta gente estaba en cada colina alta y bajo cada árbol verde”. Cuando ves esta palabra, “todo árbol… que es verde”, para alguien que lee eso y dice que estaban adorando bajo el árbol, y estaban en la colina alta – hablamos de todos estos otros temas. Pero en lo que respecta al árbol verde, ¿cuál es su imagen? Estás en Israel…

Nehemia: Ni siquiera necesito imaginar lo que es. [riendo]

Keith: ¿No?

Nehemia: Esta es la belleza: mira, vas por Israel, e Israel no tiene muchos árboles. Recientemente estuve en Carolina del Norte… de hecho, tengo un muy buen amigo en Tennessee – ¡Eh Eddy! – y él tiene un trabajo cortando árboles, y los árboles crecen tan rápido que no hay fin a su trabajo cortando árboles. Me dijo una vez: “Todo el mundo habla de la deforestación, de cómo es un problema mundial, y tengo más árboles de los que puedo cortar”. En realidad es específicamente en ciertas situaciones de seguridad, como si tienes un gasoducto y hay árboles creciendo, las raíces están allí, la gente podría morir, puede explotar y estallar si no te deshaces de esos árboles en cierta proximidad del gasoducto. O, por ejemplo, en un aeropuerto.

Israel no es así. En Israel no tenemos muchos árboles. Y viajas alrededor y ves estos árboles que son árboles antiguos. En realidad vimos uno juntos, un árbol antiguo. A menudo se encuentran los árboles antiguos, hasta el día de hoy – y estoy hablando de árboles que fácilmente tienen 1.000, a veces 2.000 años de edad, tal vez más. Hay estos árboles gigantes que se extienden y son frondosos árboles verdes. Y a menudo tienen una tumba de un jeque musulmán a su lado, un hombre santo musulmán. Lo que sucedió es que los musulmanes, los árabes, cortaban todos los árboles que podían excepto los árboles sagrados. Algunos de esos árboles sagrados pueden tener miles de años. ¿Por qué digo eso? Porque si lees sobre la tradición musulmana, la tradición árabe sobre esos árboles, ellos creían que los árboles estaban habitados por diosas – los llamaban espíritus – y llamaban a esos espíritus “las hijas de Israel” o “las hijas de Jacob”. Lo que esto demuestra es que estas son antiguas tradiciones que probablemente se remontan a los israelitas que adoraban a las diosas que creían que vivían en estos árboles. Así que en realidad se ven estos árboles por todo el país, todavía están por aquí, y todavía son adorados por algunos de los habitantes locales.

Keith: ¿No es eso algo? Puedes leer el versículo, y en mi mente, por supuesto…

Nehemia: Y puedes ir a una ladera no muy lejos de aquí y puedo verlo…

Keith: ¡Y puedes verlo!

Nehemia: Esto es lo realmente trágico para mí. Algunos de estos árboles sagrados fueron adorados por los antiguos israelitas, los árabes llegaron, expulsaron a los judíos y continuaron adorando los mismos árboles, y hoy en día hay judíos que han vuelto y adoran a estos árboles otra vez. Los llaman las tumbas de los grandes rabinos – kivrei ha-tzadikim – las tumbas de los santos justos, refiriéndose a los rabinos muertos. Y ahora dicen que esa tumba que se suponía que era de un jeque musulmán, dicen que no, que en realidad es tal y tal rabino. En realidad, algunos de los mismos rituales que rodean a esos árboles siguen siendo practicados – ciertos tipos de ofrendas. ¡Es increíble, 2.000 años después!

Keith: Es curioso, dices eso, hemos estado en lugares donde se puede ver – ahora, los musulmanes dirán, “No, ese es el jeque fulano de tal”, y luego alguien más dirá, “No, ese es el rabino fulano de tal”.

Nehemia: Bien. En realidad hay un lugar no muy lejos de aquí, donde los cristianos, los judíos y los musulmanes dicen que hay una mujer enterrada en la tumba. Los judíos dicen que es Hulda la profetisa, mencionada en el Libro de los Reyes, los musulmanes dicen que es una santa musulmana de la que nunca he oído hablar, pero una mujer, y los cristianos dicen que es una mujer que fue martirizada por los romanos y que es una santa. ¿No es interesante? Los tres saben que hay una mujer enterrada allí, pero no se ponen de acuerdo sobre qué mujer, y los tres irán a rezar a esa tumba.

Keith: ¿No es eso algo?

Nehemia: El punto es que la adoración a estos árboles frondosos, era una práctica antes de que se escribiera la Torah, y continúan haciéndolo. Nada ha cambiado. Entonces, ¿cómo voy a dejar que la gente se enganche con eso?

Keith: No, no, no. Está bien, estamos bien. “Sin embargo, te planté una vid elegida, una semilla completamente fiel. ¿Cómo entonces te has convertido ante mí en los brotes degenerados de…?” Bien, este es el punto, Nehemia: algunas de estas personas que a veces toman la adoración… …y no crees que este sea el caso porque no estaba en tus antecedentes. Pero hay algunas personas que se mueven en un momento del invierno…

Nehemia: ¡Oh, vas a atar esto al árbol de Navidad! Adelante.

Keith: Y se acercan a esta época del invierno, y termina siendo este foco de adoración. Literalmente, hay algunas personas que, en lo que respecta a su árbol, el árbol real que traen a su casa, y lo colocan, y le cuelgan con todas esas cosas allí, es como si para algunas personas – y sé que hay gente aquí que está escuchando que entiende esto, porque realmente tengo una conexión con esto – donde la gente diría: “No toques el árbol, el árbol es sagrado. Es kadosh, kadosh, kadosh!”

Nehemia: ¿El árbol de Navidad?

Keith: No, te digo…

Nehemia: Decían: “Este árbol de Navidad es sagrado, no lo toques”.

Keith: Y te digo que de alguna manera… Siempre quieres dejar a la gente libre de culpa, “No, no es el…”

Nehemia: ¡No voy a dejar que se liberen! Estoy tratando de entender su lenguaje y contexto original. Miren, todos los que están escuchando esto ahora mismo, el 24 de diciembre, reúnanse con Keith Johnson con su hacha en el Rockefeller Center.

Keith: [riéndose] ¡Vamos a cortarlo!

Nehemia: Hashtag #vamosacortarlo.

Keith: ¡Acabemos con esto! No, me he metido en problemas por esto, y ciertamente sé que no es el caso de todo el mundo, y hay gente escuchando para la que no es el caso. No lo tratan de esa manera. Pero hay gente, honestamente, Nehemia, que en realidad… No digo que este árbol sea ese árbol, pero digo que lo que está debajo, lo que está detrás, cómo lo trata la gente, no está lejos de mi mente poder mirar en una colina y ver lo que la gente hace y ver lo que yo veo en muchos lugares. Es realmente aterrador.

Nehemia: Hashtag #vamosacortarlo.

Keith: ¡Bajémoslo! ¡Me querrías en esa pared!

Nehemia: ¡Me necesitas en ese muro!

Keith: De todos modos, ¿hasta dónde quieres llegar aquí…?

Nehemia: Mira, tenemos que saltarnos el final, porque se nos acaba el tiempo, ¿podemos ir al versículo 27 por favor? Si tienes algo más, hablemos de ello, pero si no, te espero en el versículo 27. Adelante. Di lo que tengas que decir.

Keith: Amigos, háganme un favor, miren el versículo 22 y piensen en cómo era cuando tenían que lavarse la boca con jabón. Sigamos adelante. Adelante, 27.

Nehemia: “Los que dicen al árbol: ‘Tú eres mi padre’, y a la piedra: ‘Tú me has dado a luz’, porque me han vuelto la espalda del cuello y no la cara. En el momento de sus problemas dicen: “¡Levántate y sálvanos!” Lo que significa que cuando las cosas están bien, van y adoran a los árboles y las piedras, y dicen “Oh, ese es mi Padre en el cielo, oh, nuestro Padre celestial” – hablando con alguna madera o alguna piedra. Pero cuando las cosas van mal, entonces de repente es, “¡Levántate y sálvanos!” Me encanta eso, esa es la palabra, “sálvanos”. Hoshi’enu.

Keith: “¿Pero dónde están los dioses que te creaste? Deja que se levanten, si pueden salvarte en el momento de tu problema.” Dios realmente…

Nehemia: Hay ironía en eso.

Keith: Dios realmente lo pone ahí fuera. “¿No acabas de llamarme: ‘Padre mío, eres el amigo de mi juventud’?” Ahora, esperen, chicos, aquí hay otro problema, tengo un gran problema.

Nehemia: ¿Amigo de tu juventud?

Keith: No, déjame decirte lo que pasa; 2:28, se acaba, y entonces es mi entendimiento que se supone que debemos ir a un versículo, 3:4. Voy a protestar. No voy a ir al versículo.

Nehemia: De acuerdo, nos saltamos ese. Déjame terminar el versículo 28: “Ki mispar arekha hayu elohekha Yehudah” – “porque los números de tus ciudades eran tus dioses, oh Judá”. En otras palabras, cada ciudad tenía su propia deidad. Tantas ciudades como tenían, es decir, tantos dioses como tenían. Y te diré, para mí este fue un versículo muy importante cuando estudiaba arqueología, porque los profesores nos presentaron alguna información para destruir nuestra fe. ¿Sabes que hacen eso en la universidad?

Keith: ¡Por supuesto!

Nehemia: Y dijeron, “Tenemos esta imagen de que en tiempos bíblicos eran monoteístas, pero no lo eran. Adoraban a muchos dioses, ¡mira los restos arqueológicos!” Y nos mostraban fotografías, y en realidad fuimos a ver los artefactos reales, incontables figuritas, pequeños dioses y diosas que fueron encontrados en la Ciudad de David en las excavaciones arqueológicas. Su punto era – olviden su fantasía judía de que nuestros antepasados eran monoteístas; eran politeístas, tenían muchos dioses y adoraban estatuas.

Cuando escuché esto por primera vez, dije “¡Whoa, espera un minuto!” Estaba un poco nervioso, y entonces recordé este versículo, y dije “¡Un momento, eso prueba lo que dijo Jeremías!” “El número de tus ciudades era el número de tus dioses, oh Judá”. Espera un minuto, ¿cómo socava esto mi fe? Esto prueba en realidad que lo que Jeremías estaba hablando… Y esto es del período de Jeremías, en estas excavaciones arqueológicas en la Ciudad de David. Así que estoy como “¡Espera un minuto, así que Jeremías sabía de lo que estaba hablando!”

Keith: ¡Lee el Libro, lee el Libro, lee el Libro, lee el Libro, lee el Libro, lee el Libro!

Nehemia: Sigue leyendo.

Keith: Bien, amigo mío. Esto es lo que vamos a hacer: vamos a hacer una oración. Chicos, realmente hay un desafío, chicos, nos hemos saltado muchos versículos, me siento mal por ello, pero no podemos, no podemos ir versículo por versículo. Chicos, esperen hasta que vean lo que viene.

Nehemia: Tengo que hablar de 3:4, es demasiado importante, lo leeré muy rápido: “He-lo me-ata karata li avi?” “¿A partir de ahora no me llamarás ‘mi padre’?” “Aluf neuray atah” “Eres el poderoso, el capitán, el jefe de mi juventud.” Me encanta eso de ahí, porque la palabra “aluf” que significa “poderoso” está conectada a la palabra “avi, av” “padre”. Esa es la palabra de la semana, Avi, Aleph-Bet-Yud, búscala. Esa es la palabra de la semana, Aleph-bet, o Aleph-Bet-Yud, “mi padre”. Y sé que hay algunas personas que dirán, “Oh, Aleph-Bet, un padre.” Es el aluf, el Aleph, que significa el “tazón” y el Bet, “la casa”. Pero en realidad, no necesitas “imágenes” de la palabra para conectar a padre y aluf, “poderoso”, está justo ahí, Jeremías 3:4, búsquenlo ustedes mismos.

Keith: Bueno, él se coló ese, amigos.

Nehemia: Ahora para tu oración.

Keith: Ahora para la oración. Padre, gracias porque eres nuestro verdadero Padre, Tú eres el que fue, es y será. Hombre, siendo un padre, sabiendo cuánto amo a mis hijos y luego pensando en cuánto amas a toda la creación, no puedo ni siquiera imaginar lo asombroso que eres. Danos perspectiva, y danos sabiduría, y danos deseo, y esperanza, y todas las cosas que necesitamos para continuar juntando todas las piezas para averiguar lo que Tu palabra dice para nosotros y Tu voluntad, y cómo caminar en Tu camino. En Tu nombre, amén.

Nehemia: Amén.

Nota de los traductores: Al leer esta traducción debe recordar que proviene de una transcripción de diálogos en inglés entre tres personas. Cada uno de ellos de países y culturas distintas. El formato del programa incluye la lectura de las porciones de la semana, comparando las versiones disponibles en inglés y el original hebreo directamente traducido por Nehemia Gordon. En los diálogos hay muchas frases idiomáticas en inglés que no necesariamente tenemos en el español, además se suma la dificultad de los regionalismos propios de nuestros países hispanoparlantes. Se han hecho cambios leves para mejorar la fluidez de la lectura y anotaciones en paréntesis cuando se ha entendido necesario aclarar el escrito. Las transliteraciones del hebreo, y el hebreo se han dejado igual que en la transcripción del original.

Esperamos que la transcripción anterior haya demostrado ser un recurso útil en su estudio. Si bien se ha realizado un gran esfuerzo para proporcionarle esta transcripción, debe tenerse en cuenta que el texto no ha sido revisado por los oradores y no se puede garantizar su precisión. Si desea apoyar nuestros esfuerzos para transcribir las enseñanzas en NehemiasWall.com, visite nuestra página de apoyo. ¡Todas las donaciones son deducibles de impuestos (501c3) en Estados Unidos y nos ayudan a empoderar a las personas de todo el mundo con las fuentes hebreas de su fe!

Leave a Reply